Seguinos en nuestras redes

Economía

Tras un nuevo pago, las reservas del Banco Central se redujeron en más de USD 1600 millones

En el inicio de la semana, el Banco Central adquirió USD 41 millones, pero las reservas disminuyeron considerablemente debido al pago de compromisos con los tenedores de bonos.

Este lunes, el Gobierno cumplió con pagos de deuda a los tenedores de bonos, lo que provocó una caída significativa en las reservas del Banco Central, que disminuyeron en más de USD 1600 millones.

El Ejecutivo debía cancelar entre martes y miércoles USD 2600 millones a los tenedores de los bonos AL30 y GD30, los cuales son los más líquidos de la deuda soberana argentina y tienen una gran influencia en la medición del riesgo país. De acuerdo a lo trascendido, hoy se pagaron aproximadamente USD 1600 millones.

Como resultado, a pesar de que la autoridad monetaria compró USD 41 millones en el primer día de la semana, las reservas internacionales se redujeron a USD 28.345 millones.

En este contexto, el segundo semestre será más exigente en términos de acumulación de divisas para el BCRA, que este mes también deberá cubrir un vencimiento de USD 640 millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por lo tanto, la administración de las reservas se enfocará en las operaciones relacionadas con el comercio. En otras palabras, no habrá cambios en el cupo de USD 200 para ahorro que se puede comprar en los bancos, ni en el ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial, que se mantendrá en 2% mensual.

Deuda: el Gobierno deberá enfrentar vencimientos por más de USD 3500 millones en julio

Además, el ministro de Economía, Luis Caputo; el titular del Banco Central, Santiago Bausili; y el presidente Javier Milei han reiterado que no hay una fecha establecida para eliminar el cepo. Sin embargo, dentro del Gobierno, empieza a surgir la idea de una eliminación gradual de las restricciones para acceder al mercado de cambios. Esto implica que el desmantelamiento de las restricciones será progresivo y dependerá de ciertas condiciones.

“Los inversores continúan expectantes de una ‘hoja de ruta’ hacia el segundo semestre que incluya al menos una gradual liberación del cepo, toda vez que la normalización cambiaria se considera condición necesaria para continuar con el ordenamiento de la economía, hasta el momento concentrado en lo fiscal y en la mejora de la hoja de balance del BCRA”, señaló al respecto el economista Gustavo Ber.

Y añadió: “Los operadores no sólo están atentos a los contactos con el FMI en busca de un posible nuevo acuerdo que incluya fondos frescos sino también la dinámica de las reservas dado que resultan importantes para la salida del cepo, más allá de que este tercer trimestre será más desafiante ante una combinación de menor oferta y mayor demanda bajo los lineamientos vigentes del ‘crawling-peg’ y ‘blend’”.

“A la espera de señales desde dicho frente cambiario es que los dólares financieros y libre continúan alrededor de los $1400, zona en la cual podrían apuntar a intercalar un respiro, aún cuando despierta inquietudes que la ‘brecha’ se ha acomodado por encima del 50% y ello podría comenzar -de sostenerse en el tiempo- a generar eventuales distorsiones así como afectar las expectativas de los agentes económicos”, señaló el especialista.

Paralelamente, el equipo económico trabaja en los detalles de la reglamentación de la migración de los pases al Tesoro. Para ello, se publicará un DNU a través del Ministerio de Economía con los detalles de la Letra Fiscal de Liquidez, que tendrá entre uno y dos años de vencimiento y liquidez diaria.

El objetivo del traslado de los títulos del Banco Central al Tesoro es suspender esa vía de emisión en la autoridad monetaria, pero requiere que el Ejecutivo mantenga el superávit de sus cuentas para cubrir esos pasivos.

TE PUEDE INTERESAR