Seguinos en nuestras redes

Economía

Las transferencias a provincias cayeron más del 80% en el primer semestre del año

El Ejecutivo nacional enfrenta críticas por la drástica disminución en los giros no automáticos a las provincias durante el primer semestre del año, mientras se negocian nuevos acuerdos de obras públicas con los gobernadores.

En la antesala del Pacto de Mayo, el presidente Javier Milei espera la firma de los gobernadores para implementar la “reconstrucción de las bases de la Argentina”. El Gobierno negoció durante meses con los mandatarios provinciales en busca de apoyo, en un contexto marcado por la tensión debido al recorte de transferencias.

Las transferencias que realiza la Nación a las provincias se dividen en dos categorías: automáticas y no automáticas. Las primeras son aquellas establecidas por leyes que asignan un porcentaje de un impuesto nacional a las provincias. Las no automáticas, en cambio, son discrecionales y sirven para cubrir necesidades corrientes (gastos diarios) o de capital (inversiones, obras, compras de bienes).

Una de las principales preocupaciones de los gobernadores es la significativa reducción de las transferencias no automáticas, que han mostrado recortes importantes mes a mes, acumulando un retroceso superior al 80% en el primer semestre del año. “Las transferencias no automáticas habrían caído un 83% real interanual durante el primer semestre del año”, señaló Nadín Argañaraz, presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

Pacto de Mayo: 17 gobernadores estarán presentes en Tucumán

Según Argañaraz, las mayores caídas se registraron en La Pampa, Formosa y La Rioja, con un descenso interanual real del 99% en esta última, lo que representa prácticamente una desaparición de los envíos no automáticos.

Estas tres provincias están gobernadas por el peronismo: Sergio Ziliotto, Gildo Insfrán y Ricardo Quintela, respectivamente. Ellos, junto con Axel Kicillof (Buenos Aires) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego), han decidido no adherir al Pacto de Mayo. En contraste, las menores bajas se observaron en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (-37,3%), Chubut (-52,1%) y Santa Cruz (-57%).

Obra pública

Además, como parte de su plan de ajuste, el Gobierno decidió discontinuar más del 70% de las obras públicas bajo su gestión. De un total de 2731 proyectos, 1094 se detendrán y de los 1637 restantes, 914 se transferirán a las provincias mediante convenios gestionados por el jefe de Gabinete, Guillermo Francos.

En las últimas semanas, se han firmado acuerdos con los gobernadores de Río Negro, Santa Cruz, Santa Fe, San Juan y San Luis, sumándose a los programas similares con Misiones, Santa Cruz, Catamarca, Chaco, Chubut, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Salta y Tucumán.

“Nosotros recibimos 2700 obras, el 77% eran obras por convenio y la mayoría eran menores, como un cordón cuneta. Eso no es obra, eso es política. Esas obras deben ser gestionadas por los intendentes o gobernadores. A la Nación le costaba más el chequeo y fiscalización de esas obras que la obra misma. La Nación debe enfocarse en obras de infraestructura que promuevan el desarrollo”, comentó el ministro de Economía, Luis Caputo, al ser consultado sobre el tema días atrás.

“Las provincias se están organizando fiscalmente. Empiezan a ver los frutos de esa organización. Me he reunido con muchos gobernadores de la oposición y están todos mucho más contentos. Algunos están replicando este modelo con los intendentes”, concluyó Caputo.

TE PUEDE INTERESAR