Seguinos en nuestras redes

Europa

Mientras las tropas rusas asedian Kiev, el presidente ucraniano alertó: “Esto es una declaración de guerra a toda Europa”

El Kremlin asegura que destruyó 74 instalaciones militares ucranianas y buscan controlar la planta nuclear de Chernobyl

Tras las primeras horas desde que Vladimir Putin anunciara el inicio de una operación militar en Ucrania, las tropas rusas han estado atacando desde el este, el sur y el norte, gracias al apoyo que tiene del régimen bielorruso, y han logrado importantes avances.

Las fuerzas rusas ya se encuentran a kilometros de Kiev, la capital Ucraniana, luego de que se confirmara que a las 11:00 hs (hora argentina) que habían tomado el aeropuerto Antonov, un aeropuerto internacional de cargas en Ucrania, localizado cerca de Hostómel, a unos 15 kilómetros de la capital.

Según el Estado Mayor, el ejército ruso ha intentado repetidamente una ofensiva, pero el ejército ucraniano la rechazó. Según el ejército ucraniano, la parte rusa sufrió grandes pérdidas y se retiró, y varios soldados rusos fueron capturados. Rusia no comentó sobre estos informes y no proporciona detalles sobre sus pérdidas.

Los ataques se repiten en todas las ciudades importantes del país, incluso en el oeste, cerca de la frontera con Polonia, un país que pertenece a la OTAN y que si es amenazado podría cambiar totalmente la ecuación de la guerra.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, denunció que Rusia está intentando tomar el control de la planta nuclear de Chernobyl, cuya ubicación es estratégica ya que se encuentra en la ruta más directa entre la Kiev y la frontera con Bielorrusia, donde Rusia tiene apostados a 30 mil soldados esperando la señal para invadir el país.

“Las fuerzas de ocupación rusas están tratando de apoderarse de la planta de energía nuclear de Chernobyl. Nuestros defensores están dando la vida para que no se repita la tragedia de 1986. Informé de esto al primer ministro de Suecia”, sostuvo. Y alertó: “Esta es una declaración de guerra contra toda Europa”, en un pedido desesperado para que las potencias occidentales se involucren en el conflicto.

Hasta el momento, el Gobierno ucraniano confirmó la muerte de 50 personas: se trata de 40 militares y 10 civiles, una evidencia de que los objetivos rusos no son exclusivamente militares. Cientos de imágenes comienzan a circular en las redes de aviones que lanzan misiles contra edificios de departamentos donde viven ucranianos ajenos al conflicto.

“La gente está muriendo” dijo en conferencia de prensa el embajador ucraniano en el Reino Unido.

Entre los objetivos militares, Rusia asegura que destruyó 74 instalaciones terrestres desde el inicio de los ataque entre los que se encuentran 11 aeródromos de la fuerza aérea, tres puestos de mando y una base naval.

TE PUEDE INTERESAR