Seguinos en nuestras redes

Sociedad

Las pérdidas económicas en Corrientes ya alcanzarían los $70.000 millones

Los incendios y la sequía en la provincia condujeron que se destruyera más del 50% de la producción de yerba mate y citrícola, y desaparecieran unas 40.000 hectáreas de bosques implantados.

La magnitud de la crisis ambiental y ecológica que atraviesa Corrientes desde hace varias semanas se ha podido dimensionar no sólo a través de imágenes sino también de números exactos, que permiten vislumbrar el daño ocasionado tanto por los focos de incendio como por la sequía. Según un informe de las principales cadenas productivas de la región, las pérdidas económicas que enfrenta la región han ascendido a $69.056 millones.

Por el momento, el fuego ya destruyó más del 50% de la producción de yerba mate y citrícola, unas 40.000 hectáreas de bosques implantados, más de 200 millones de toneladas de arroz que no se van a cosechar y 80.000 terneros que equivalen a 20.000 toneladas de carne vacuna.

En lo que respecta al arroz, las hectáreas sembradas en la presente campaña llegan a 96.000, cerca de un 45% de la superficie nacional, y ya hay un 25% de pérdida. Si esa pérdida se calcula un precio de la tonelada en $24.840, las pérdidas del sector llegan a 4.968 millones de pesos.

“Con la salvedad que todavía queda por cosechar el 50% aproximadamente de la superficie total, y si no llueve en los próximos diez días la pérdida de productividad puede ser mayor. Por otra parte, el 65% del arroz sembrado en Corrientes se hace con agua de represa”, señala el informe.

“Esto es una catástrofe productiva, ambienta y social. Es como si hubiera pasado por Corrientes un terremoto. El problema está activo, todavía no terminó porque las lluvias fueron escasas y estamos convencidos que cuando lo haga la provincia va a quedar devastada”, aseguró Francisco Velar, director del Distrito Corrientes de la Sociedad Rural Argentina (SRA), en diálogo con El Cronista.

Otra de las actividades productivas de la provincia es la citricultura. La misma cuenta con 30.000 hectáreas, que están distribuidas en dos cuencas: una en la zona de Bella Vista, Concepción, y Mburucuya, y la otra en la zona de Monte Caseros y Mocoreta.

En la primera de ellas hay “grandes pérdidas de fruta 50% aproximadamente” que equivalen a 72 millones de kilogramos. “Como está la situación ya se sabe que se perderá la cosecha de fruta del otoño/invierno, que para el caso de la Zona Norte serian unas 50.000 toneladas, lo que haría un total de 200.000.000 millones de pesos de pérdida”.

En cambio, la segunda zona sufrió un menor impacto climático por haber tenido un mejor registro pluviométrico. Lo cual permitió una menor disminución de la productividad. En ese sentido, y en lo que respecta a la zafra 2021 que está por terminar, la calidad de la fruta es inferior, con lo cual se podrá comercializar solamente para la industria, ello significa un menor valor. Por otra parte, también se sabe que el perjuicio se prolongará en el tiempo, comprometiendo las zafras 2022 y 2023

TE PUEDE INTERESAR