Seguinos en nuestras redes

Política

Duro editorial de El País de España sobre la reunión entre Alberto Fernández y Vladimir Putin

El medio español alertó por la falta de confianza en una estrategia diplomática que esta basada en poder sortear las urgencias económicas

El medio español El País publicó un duro editorial sobre la gira diplomática del presidente, Alberto Fernández, en el que hizo hincapié sobre la visita del mandatario a Rusia en medio de la escalada bélica entre aquel país y Ucrania y alertó sobre la falta de credibilidad en la estrategia de una “política exterior multilateral” que está “marcada por las urgencias”.

Para el diario europeo, la política exterior argentina está guiada por los problemas económicos que conllevan una inflación anual del 50% y las dificultades para hacer frente a los vencimientos de deuda con una Banco Central sin reservas. En este sentido, la visita a Rusia “es indicio inquietante de una diplomacia marcada por las urgencias” y que “la grave situación económica ha llevado al presidente Fernández a una maniobra inquietante de acercamiento a Putin”.

Titulada Riesgos en Argentina, el artículo destaca que Fernández “rompió con la estrategia de la Cancillería, basada en un intercambio sin compromisos” y donde se comparta una agenda multilateral. Por el contrario, Fernández aprovechó tener al mandatario ruso, Vladimir Putin, para realizar duras críticas contra Estados Unidos y no esconder su deseo de que Rusia aumente su influencia en la región.

Para ello, Fernández se mostró deseoso de que Argentina fuese “una puerta de entrada de Rusia en América Latina” y que el Kremlin puede tener un rol importante en reemplazar la dependencia del país con Estados Unidos y el FMI: “Rusia tiene un lugar muy importante”. Para el medio español, las llamativas declaraciones de Alberto Fernández “cayeron muy mal en Washington, donde Argentina necesitó meses de arduo trabajo diplomático para conseguir un apoyo explícito a las conversaciones con el FMI”.

La nota finaliza con una dura conclusión en la que la gira diplomática terminó por tirar por la borda la política exterior del Gobierno argentino basada en el “multilateralismo a ultranza” ya que carece de confianza “cuando se ofrece una relación de brazos abiertos a un país que hoy está al frente de una escalada bélica que recuerda a las dinámicas de la Guerra Fría. Ofrecer a Rusia una puerta de entrada a América Latina no es solo favorecer la presencia de un actor que hoy discute con la Casa Blanca; es también arriesgarse a caer en la misma trampa que se pretende evitar”.

TE PUEDE INTERESAR