Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo eliminar el mal olor del baño

Los posibles motivos y cómo actuar en cada caso

Una mala distribución de las tuberías del baño o que este no cuente con buena ventilación son algunas de las posibles causas de que tu baño huela mal. A continuación, los posibles motivos y cómo actuar.

1. Poros, fisuras o aberturas

Debés realizar una inspección en el lugar. En general, se trata de una rendija dañada o una abertura que está muy cerca de la red de alcantarillado general.

2. Sifones obstruidos o averiados

Los sifones son mecanismos que, en condiciones óptimas, retienen agua en su interior para evitar la formación de malos olores. Si tenés problemas con el suministro de agua en tu casa, el aire circula con libertad por el sifón. Y es muy probable que el hedor provenga de las juntas, poros y desagües conectados al mecanismo.

3. Una ventilación mala o escasa

Cuando no circula el aire, es inevitable que se produzcan olores desagradables. Si en tu caso esto sucede porque este espacio no cuenta con ventanas, verificá que el sistema de ventilación no esté obstruido. Es común encontrar polvo, entre otros agentes, que limitan el paso del aire por la rejilla.

4. Sellado de tuberías deficiente

Existe la probabilidad de que las conexiones de la tuberías no se hayan sellado de forma correcta o con el material adecuado, lo que desencadena la fuga de gases de la red de saneamiento.

5. Llevás mucho tiempo sin reemplazar la tubería

Aunque las tuberías viejas no estén fallando en su función principal, puede que sí sean las causantes del mal olor. Esto se debe a que la acumulación de desechos propicia un ambiente perfecto para bacterias y levaduras.

6. Tuberías en las que se estanca el agua

En ocasiones, la fuente del mal olor es el agua estancada en una de las partes de la tubería. Estos olores suelen ser provocados por las bacterias y el moho que se forman donde el agua no fluye como debería hacerlo.

Consejos para eliminar el mal olor

1. Limpiá el tacho de basura con bicarbonato de sodio

Formá una pasta suave de bicarbonato y agua para limpiarlo. Luego, enjuagá la mezcla con agua y vinagre. Esperá a que el tacho se seque y esparcí un poco de bicarbonato allí antes de colocar la bolsa de basura. Renovalo cada 15 días como mínimo, así será más efectiva la acción desodorante.

2. Neutralizá los malos olores de la tubería con bicarbonato

Si el olor perturbador proviene del sifón, una combinación de bicarbonato con vinagre y agua tibia puede resultar. O podés sustituir el vinagre por una gotas de un aceite esencial de olor fuerte y agradable. En ese punto, agitá la mezcla y vertila por los desagües del lavatorio, ducha y bañadera. Este neutraliza los malos olores, mientras que el vinagre desinfecta la zona.

3. Vertí un poco de detergente en el tanque de agua del inodoro

Si bien es cierto que existen gran variedad de pastillas para el inodoro, una opción para eliminar olores es verter un poco de detergente para la ropa en el tanque de agua del inodoro. Es común que este se asiente en el fondo, por lo que cuando tires de la cadena se liberará parte de su perfume.

4. Usá vinagre para limpiar superficies, desagües y demás

Es perfecto para acabar con bacterias, levaduras y moho. Según el lugar, podés usarlo de distintas maneras. Algunas son:

– Superficies afectadas: mezclá vinagre con agua en una botella con atomizador. Luego, rociá la superficie y limpiá con un paño húmedo.

– Desagües: para acabar con los microorganismos dañinos que se concentran en las tuberías, vertí una taza llena de vinagre por el desagüe y dejá que actúe.

– Ambientador: mezclá dos tazas de agua, una cucharadita de bicarbonato de sodio, una de vinagre y algunas gotas de tu aceite esencial favorito en una botella con atomizador para perfumar el lugar.

5. Limón

Conocido por su aroma cítrico, puede neutralizar los olores desagradables, siempre y cuando el baño esté limpio. Cortá varias rodajas y colocalas en un lugar estratégico. Hay quienes parten el limón por la mitad.

6. Encender fósforos o velas aromáticas

Encender uno al momento de tirar la cadena es útil, ya que el olor a quemado suele ser más fuerte que el del baño. Sin embargo, debés considerar que esta solución no se mantiene por mucho tiempo, razón por la que volverá el olor. En ese caso, son más recomendables las velas aromáticas, cuyo perfume se puede prolongar por más tiempo.

7. Repará las tuberías y juntas defectuosas

Si luego de tu inspección te has percatado de que hay fisuras o fugas en el sifón, intentá reemplazar las empacaduras, o colocar masilla y cintas aislantes de plomería. Prestá especial atención al cercado del inodoro y al manguetón de este. En caso de encontrar fallas, tomá las medidas correctivas necesarias. Al haber aire de los acueductos circulando de manera libre, permanecerá el hedor.

8. Ventilá todos los días

Aireá el baño por lo menos 10 minutos cada día. Si tiene ventanas, junto con la puerta, podés aprovechar la ventilación cruzada. Si la ventilación es proporcionada por un sistema, debés asegurarte de limpiarlo y acabar con cualquier obstrucción que impida la circulación del aire. Si no contás con ninguna de estas opciones, acudí a un experto para que te indique cuál podría ser la mejor forma para ventilar.

9. Secá muy bien las toallas

Suelen desprender un olor a humedad que se esparce por todo el baño, y se considera poco agradable. Secalas muy bien y reemplazalas cada cierto tiempo.

10. Creá tu propio ambientador

Son efectivos, económicos y fáciles de hacer. Con ellos podés asegurar un suministro permanente para aromatizar. Para iniciarte con este truco, tomá una botella con atomizador y colocá en su interior agua con unas 10 gotas de un aceite esencial de naranja o del aroma de tu elección. Agitá el frasco y pulverizá en el lugar cada vez que quieras.

Fuente: Mejor con salud

Salud

Ideas para aprovechar los tomates antes de que se te pongan feos

Si no sabés como usarlos antes de que se echen a perder, tomá nota de estas cinco opciones

Si en tu cocina se acumularon demasiados tomates y no querés que se echen a perder, aprovechá su versatilidad y sacales provecho antes de que se pongan feos. Estas son algunas ideas.

Polvo de tomate

Esto te permite aprovechar las pieles que normalmente terminan en la basura. Colocalas en tiras en una bandeja, metelas al horno y dejalas secar hasta que queden crujientes sin nada de humedad. odés hacerlo también en el microondas, en la freidora de aire o dejando que les de el sol en verano. Después trituralas bien hasta que quede bien pulveriza y reservá en un tarro para aderezar cremas, ensaladas, tortillas y masas.

Tomates confitados

Para acompañar tostadas o ensaladas podés crear tus propios tomates en conserva. Colocá en una sartén los tomates con aceite de oliva virgen extra, ajo, sal, pimienta y albahaca y romero fresco. Saltealos alrededor de veinte minutos y guardalos en la heladera una vez que se atemperen con el propio aceite de la cocción. El sabor es sorprendente.

Tomates asados

Con esta idea, en menos de una hora tenés una guarnición perfecta que te facilitará muchas recetas. Para condimentar un plato de pasta, sobre una ensalada, acompañando un pescado o simplemente junto a otras verduras como entrante funciona y solo necesitás colocarlos en una bandeja de horno con dos ajos con piel, aceite de oliva virgen extra y bien de especias como hierbas provenzales para después dejar que se hagan durante aproximadamente media hora a 180ºC.

Salsa de tomate

Un clásico con el que podés hacer toda la cantidad que quieras ya que luego lo podés congelar en pequeños recipientes. Hay tantas recetas como hogares ya que hay quien solo le pone cebolla, quien añade un poco de ajo, a quien le gusta con albahaca o quien prefiere perejil.

Tomates secos

Una manera de usar los tomates que no vayas a poner en guisos es dejando que pierdan su humedad y concentren su sabor. Una forma de hacerlo que es poner en una cacerola agua y añadir los tomates cuando rompa a hervir. Cocinar durante 20 minutos, escurrirlos bien y terminarlos de secar con un trapo. Después, meterlos en un tarro con ajos aplastados y pelados, pimienta, orégano y albahaca para después cubrir bien todo con aceite de oliva virgen extra. Hasta dos semanas te aguantan sin problema en la heladera.

Fuente: Mía revista

Continuar leyendo

Salud

Diez beneficios del tilo para la salud

Cuáles son las propiedades medicinales de esta planta

El tilo es una planta con amplias propiedades medicinales, sobre todo por ser consumida en forma de té. Estos son diez de sus beneficios.

1- Es un antiespasmódico, ya que relaja los músculos y alivia el estrés. Suele consumirse en forma de aceite esencial obtenido a partir de sus flores.

2- La ansiedad también podrá ser calmada mediante los aceites esenciales o a través de una infusión de tilo; en cualquiera de los dos casos ayuda a descansar mejor.

3- Es un poderoso sedante usado para bajar la presión sanguínea y tratar las palpitaciones nerviosas.

4.- La flor de tilo se usa para los estados gripales, como descongestionante de los pulmones y la nariz. Incluso para bajar la fiebre en caso que sea necesario.

5- Junto con la manzanilla y la menta, una infusión de tilo facilita la digestión.

6- Para la inflamación de amígdalas se hacen enjuagues con tilo y bicarbonato de sodio.

7- Se usa como diurético natural.

8- Es utilizado para los trastornos del hígado y la vesícula biliar.

9- Trata hinchazones y úlceras en la piel.

10- Tiene propiedades emolientes que son usadas en cremas y lociones para aliviar la picazón y curar la piel seca. Las flores de tilo mezcladas con las flores de aciano ayudan a reducir las ojeras y la celulitis.

Fuente: Culturizando

Continuar leyendo

Salud

Cinco remedios naturales para combatir la alergia de otoño

Cómo contrarrestar los síntomas que puede generar este clima

El clima otoñal genera en muchas personas picazón en la nariz y ojos, lagrimeo, congestión nasal y estornudos. La alergia es una afección propia de esta temporada y se presenta generalmente a primeras horas de la mañana. Sus síntomas se asemejan a los del resfriado, y puede ser aliviada mediante algunas preparaciones a base natural.

Según algunos estudios, los causantes más comunes de la alergia en otoño son el polen de la ambrosía, el moho y los ácaros del polvo, estos últimos se incrementan en lugares húmedos dentro del hogar y también pueden desarrollarse en el exterior, y suelen propiciar los estornudos continuos y la congestión nasal.

Estas son cinco opciones naturales para combatir los síntomas:

1. Vinagre de manzana: funciona como antibacteriano y antiviral para minimizar los síntomas. Gracias a su poder antihistamínico y antiinflamatorio logra hacer frente a la alergia. No se debe tomar directamente porque puede producir irritaciones, sino que hay que mezclar una o dos cucharadas de vinagre de manzana en un vaso de agua con limón.

2. Menta: posee flavonoides que inhibe la liberación de histamina en el organismo, por lo que es un remedio natural muy eficaz para tratar la alergia. Podemos consumirla en infusión.

3. Cúrcuma: es un antiinflamatorio natural, tanta es su popularidad que se le suele llamar ibuprofeno de la naturaleza. Esta raíz reduce la liberación de histamina, favorece el bloqueo de inmunoglobulina E y así, además de prevenirlos, también disminuye los síntomas de la alergia. Puede ser añadida a los platos gastronómicos, batidos, bizcochos, o bien, preparada en infusión con leche vegetal.

4. Vitamina C: es un componente antihistamínico que refuerza el sistema inmune y ayuda a eliminar o disminuir los síntomas asociados a la alergia. Está presente en cítricos, el pimiento rojo, el kiwi, los tomates y también podemos consumirla en suplemento, siempre que sea vitamina C liposomada para asegurar su biodisponibilidad.

5. Infusión de ortiga: actúa de forma inmediata para aliviar los síntomas. Bloquea la producción de histamina por parte del organismo, haciendo que el impacto de la alergia se minimice. Basta con hervir agua y añadir unas hojas de ortiga, también puede agregarse menta o hierbabuena para potenciar su efecto y mejorar su sabor.

Fuente: Vos

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR