Seguinos en nuestras redes

Economía

Estiman una inflación del 85% para el 2022 si no hay acuerdo con el FMI

De esta manera fue pronosticado por una consultora que modeló un eventual escenario ante un posible fracaso en las negociaciones con el organismo de crédito internacional.

El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional es uno de los principales temas que el Gobierno de Alberto Fernández tiene en su agenda de cara a las estrategias políticas y económicas que implementará el país durante el 2022. Si bien se ha convertido en un centro debate y análisis la postura que tomará el oficialismo, un posible fracaso en las negociaciones podrían augurar un mal futuro para la Argentina.

De esta manera fue pronosticado por la consultora Equilibra, que calculó cómo impactaría en la economía acordar luego del primer semestre de 2022, es decir, si el país entra en default.

El principal desvío que prevé la entidad para dichas estimaciones es que, pese a que las partes desean llegar a buen puerto, no se logre un acuerdo con el FMI. “Modelamos un escenario en el que Argentina incumpliría los pagos con el FMI, cayendo a mediados de año -aunque sea transitoriamente- en un atraso, conocido como ‘arrears’ en la jerga del FMI”, explicaron.

“El incumplimiento con el Fondo implicaría el cierre del acceso al financiamiento a la mayoría de los organismos financieros internacionales (como el BID y Banco mundial), comprometiendo incluso futuros desembolsos ya pactados (BID y CAF). Además, el Club de Paris gatillaría intereses punitorios y el sector privado perdería cartas de crédito de exportación, acceso preferencial a mercados internacionales e Inversión Extranjera Directa (IED)”, apuntaron.

“En el escenario de ‘no acuerdo con el FMI’ la actividad caería en promedio 2%, la inflación se aceleraría al 85%, no habría reducción del déficit primario, el financiamiento del bache fiscal se cubriría principalmente con emisión, y tanto el riesgo país como la brecha treparían”, indicaron los economistas liderados por Martín Rapetti.

“La inflación se aceleraría durante la primavera -llevándola a promediar 8% mensual- revirtiendo la recomposición real de las tarifas de servicios públicos de inicios de año y hundiendo el poder adquisitivo de los salarios. A lo largo de 2022, el tipo de cambio oficial se duplicaría, la inflación y las tarifas de servicios públicos treparían 85%, mientras que los salarios sólo aumentarían 75%”, aseguraron desde Equilibra.

En cuanto a las necesidades de financiamiento en moneda extranjera, por la cesación de pagos el acceso al crédito se cierra totalmente.

Economía General

Sin el apoyo de EE.UU., ¿Argentina está a tiempo de un giro cristinista?

La reunión entre Santiago Cafiero y Antony Blinken no fue lo exitosa que el Gobierno esperaba. Con un complejo frente internacional, la renegociación de la deuda pasa a un segundo plano para las potencias. Sin embargo, en caso de que las negociaciones con el FMI no prosperen, ¿qué alternativas le quedan a nuestro país a esta altura?

Artículo publicado originalmente en Border Periodismo

Más de dos años después de asumir el gobierno de Alberto Fernández, la cuestión de la deuda sigue sin resolverse. Tras sellar un acuerdo con los acreedores privados en que el exministro de Macri Hernán Lacunza calificó como «razonable y ecuánime», aún queda por arreglar la reestructuración con el principal acreedor de la Argentina: el Fondo Monetario Internacional.

Para hacerse cargo del problema, Fernández eligió a Martín Guzmán, discípulo de Joseph Stiglitz, y apostó a los buenos vínculos de Gustavo Beliz (secretario de Asuntos Estratégicos) y Jorge Argüello (Embajador argentino en EEUU) con representantes norteamericanos. Este medio se puso en contacto con fuentes oficiales para saber si existe una estrategia alternativa en caso de que no se consiga cerrar un acuerdo con el FMI. La respuesta fue escueta: «Simplemente, se está en estado de negociación. No hay nada que decir de momento. Se trabaja. Nada más que agregar«. En tanto, desde Cancillería se limitaron a responder con el protocolar comunicado emitido tras la infructuosa reunión entre Santiago Cafiero y Antony Belkins.

¿Es normal que todavía no se haya llegado a reestructurar la deuda? En una entrevista con #BORDER, Bernabé Malacalza, docente de la maestría en Estudios Internacionales de la Universidad Tocuato Di Tella, relativizó la demora y explicó qué pasaría si el gobierno del Frente de Todos y el organismo de crédito no llegaran a un acuerdo al final del día. «Técnicamente, no sería default, sino ‘fall into arrears’. Tras el ‘arrears’, se abre una nueva negociación«. A su vez, el investigador agregó que «la historia del FMI dice que «del ‘arrears’ se sale» y «no suelen prologarse demasiado». Asimismo, advierte que en la última década solo se registran «short-term arrears», es decir, acuerdos con «changüís» de hasta 180 días.

En tanto, el investigador del CONICET recordó que, en caso de que la Argentina entrara en «fall into arrears», se sumaría al lote de 20 países que todos los años se atrasan en los pagos. Incluso, Malacalza menciona el problema de la deuda argentina para Estados Unidos como «una preocupación a diez años que permanecería bajo la atenta mirada del ala técnica» (la más reacia a firmar «cualquier cosa») del Departamento del Tesoro de aquel país.

Accionario mayoritario del Fondo, y único país con poder de veto, Estados Unidos ocupa un lugar central en la mesa de decisiones del organismo de crédito. En ese sentido, la gira de Alberto Fernández a Rusia y a China, prevista para la primera semana de febrero, puede ser leída como una búsqueda de apoyo del Gobierno argentino de otros países que son rivales de EEUU. Sin embargo, el doctor en Ciencias Sociales estima que, en lo que respecta a su rol en el Fondo, «tanto Rusia como China, tienen posturas bastante coincidentes con los Estados Unidos» en cuestiones financieras.

Entonces, ¿se trata de ver la película y no la foto? A medias: por empezar, la próxima semana la Argentina debería desembolsar U$S 731 millones para cancelar el próximo vencimiento del 28 de enero (sin contar los intereses). Según los cálculos de algunos economistas, las reservas netas del BCRA rondarían los U$S 2000 millones. Además, en marzo, la Argentina tendría que cancelar otros U$S 2900 millones, un número que excede la liquidez con la que contaría el Central.

Es por eso que la urgencia de un «Plan B» se impone. Pero ,¿existe tal cosa? Alejandro Bercovich, economista y conductor del programa «Pasaron cosas» (Radio con Vos), recuerda que, en caso de que la administración Fernández espere que su gira a Rusia y China de febrero se traduzca en un desembolso de dinero, o en un guiño por parte de ambas potencias, se estaría incurriendo en un error. «La diplomacia china tiene tiempos que se miden en décadas y no en semanas como los nuestros. Sería impensable que Alberto se vuelva de los Juegos Olímpicos de Invierno (NdeR: asistirá a su inauguración en Pekin) con un contenedor de plata para pagar el vencimiento de marzo». Y añadió: «Si está buscando un posible apoyo, se lo está buscando muy improvisadamente«.

A su vez, el periodista pone el complejo escenario internacional como telón de fondo de la intentona de Fernández: «Sería impensable que Putin, en medio de los aprestos del enfrentamiento bélico con la OTAN, le preste una atención más que superficial a la situación Argentina, por más buena relación que pueda haber».

En esa línea, el director del documental «Fondo», ve más viable la irrupción de una eventual alianza regional, a partir de la elección de gobiernos de izquierda en Bolivia, Chile y Perú, que funcione como dique de contención contra el FMI, que la aparición un repentino apoyo de Xi Jinping y Vladimir Putin a nuestro país: «En las nuevas circunstancias, si el Fondo si no refinancia esta deuda con Argentina, la empujaría una profundización de la crisis que afectaría a todos esos países vecinos, que no solo podrían reaccionar por simpatía política, si no porque se vean afectados sus intereses, especialmente los de Brasil, donde hay históricamente una rivalidad con EEUU mucho más seria que la que pueda levantar cualquier desde Argentina«. En esa línea, recuerda que cuando China «amagó» con poner dinero para formar un fondo monetario paralelo cuando en 2006 se lanzó el grupo BRICS (NdeR: la asociación económico-comercial formada por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), Estados Unidos «redobló su confrontación» contra sus países miembros, a través de las denuncias contra Dilma Rousseff que derivaron en su destitución y el juicio a Lula, sucesos que, según Bercovich, estuvieron «entremezclados» con intereses estadounidenses.

Pagadora serial desde los tiempos de Néstor Kirchner, la vicepresidenta se encuentra en la incómoda situación de tener que hacer un arreglo a costa del impopular ajuste que exige el FMI para firmar el acuerdo. En ese marco, la expresidenta se maneja con ambigua habilidad, aunque algo quedó claro: el apoyo irrestricto a Guzmán, que era explícito hasta hace pocos meses, ya no es tal.

Encerrada en su propia narrativa, CFK llegó a decir públicamente que la Argentina debería pagarle al FMI con dinero fugado en paraísos fiscales. Incluso, se animó a pedirle al organismo que ayude al país a recuperar ese capital por su responsabilidad en la entrega de un préstamo que iba contra su propio convenio constitutivo. Este acto puede leerse como un reflejo de la desorientación de la titular del Senado en la resolución de este problema heredado de la gestión Macri.

En una alusión un poco más directa sobre el tema, Fernández de Kirchner resaltó en su última misiva que su gobierno le pagó al Fondo en 2021los U$S 5.160 millones . Y cerró su comunicado con una fina ironía: «La ‘pandemia macrista’ nos quita las divisas que tanto necesitamos como país porque al FMI hay que pagarle completa y exclusivamente en dólares… porque por más que le insistimos no nos acepta pesos».

Continuar leyendo

Economía

Dólar hoy: el “blue” sigue sin encontrar techo y vuelve a batir su récord histórico

La cotización libre opera nuevamente con tendencia alcista y sube 50 centavos respecto al cierre de la jornada del lunes.

De cara al pago de $1.068 millones que se realizará al Fondo Monetario Internacional en los próximos días, los bonos del último canje siguen en caída libre ante temores de default y el dólar “blue” mantiene su tendencia alcista para las operaciones de venta. De esta manera, vuelve a batir su récord histórico al subir 50 centavos y ofrecerse a $219,50 en cuevas de la city porteña.

Por su parte, los dólares financieros operan en ambos sentidos. El MEP con AL30 cae casi 1% y cotiza por debajo de $ 218. El CCL con ese mismo bono y con el GD30 se muestra estable, por encima de los $ 217 en ambos casos, mientras que con la acción de YPF sube 1,8% y supera los $ 223.

En cuanto al oficial, el minorista avanzó a $ 110,10 en el promedio de las entidades financieras que releva el Banco Central (BCRA), mientras el mayorista cotiza en $ 104,64, marcando un incremento de diez centavos en relación al cierre de la jornada anterior. En ese sentido, la brecha cambiaria con el dólar informal se ubica por encima de los 110 puntos porcentuales.

“La brecha actual lleva 104 días en torno a 100% (sólo descendió por factores estacionales uno pocos días en diciembre hasta 93,9%). Tomando perspectiva histórica, resulta evidente que es una rara avis para la macroeconomía argentina reciente: sólo estuvo por encima de estos valores durante 1 día en 2013 y durante 12 en octubre 2020″, afirmaron desde Portfolio Personal de Inversiones (PPI).

Por otro lado, el economista Luis Palma Cané consideró que “la suba del dólar blue es consecuencia de una pésima política económica”, y aseguró que el ahorrista prefiere esa moneda y no el peso porque “está cansado de que lo estafen”.

Palma Cané estimó que en el mercado cambiario “se invierte la curva de demanda: lo normal es que cuando sube un precio, baja la cantidad demandada. Pero con el dólar, más sube el precio y más sube la cantidad demandada, porque nadie quiere quedarse atrás”.

“A nivel cambiario, la atención de los operadores sigue en el ritmo del crawling-peg y el saldo de las intervenciones del BCRA, toda vez que continúan bajo presión las reservas netas líquidas a la espera de las definiciones sobre el FMI, las cuales podrían acercarse a fines de esta semana”, indicó el economista Gustavo Ber.

“Dicho complejo panorama continúa siendo reflejado por los dólares financieros y libres que continúan sostenidos ante una acelerada búsqueda de refugio por parte de los inversores ante la posibilidad de un escenario incluso de mayor volatilidad”, apuntó el titular del Estudio Ber.

Continuar leyendo

Economía General

Una de cada cuatro PyMEs planea aceptar pagos cripto en 2022

Además, el 82% de las PyMEs encuestadas dicen que ofrecerán algún tipo de opción digital para los pagos este año.

Por Cripto247.com

Un estudio realizado por el gigante mundial de pagos y tarjetas de crédito VISA reveló que casi el 25% de los pequeños y medianos negocios tiene previsto empezar a aceptar criptoactivos como medio de pago en 2022.

El sondeo fue realizado a 2250 propietarios de PyMEs de toda América, Asia y Europa, con 100 o menos empleados y dio a conocer sorprendentes datos respeto al presente y futuro de los pagos cripto y la adopción de criptomonedas. Según la encuesta, el 82% de las PyMEs encuestadas dicen que ofrecerán algún tipo de opción digital para los pagos este año.

El 73% de los encuestados afirma que considera que aceptar nuevas formas de pago es un factor clave para su crecimiento, y el 24% de las empresas encuestadas afirma que tiene previsto aceptar pagos en bitcoin y otras criptomonedas.

 

Leer másPayPal y Visa reafirman su apoyo al ecosistema cripto a pesar de la caída del precio de bitcoin

 

El informe, que también encuestó a 1.000 clientes mayores de 18 años, concluyó que los consumidores están acelerando la digitalización de los pagos prefiriendo cada vez más pagar con medios digitales y cripto.

En ese rubro, más de la mitad de los consumidores encuestados (53%) respondieron que esperan pasar a no utilizar dinero en efectivo en los próximos 10 años, el 25% dijo que ocurrirá en los próximos dos años y el 16% ya utiliza sólo pagos digitales.

En cuanto a las ventajas de los pagos digitales, la facilidad para comprar en línea (47%), seguida de un menor riesgo de robo (38%) y la comodidad (37%) fueron las principales respuestas.

Por su parte, las PyMEs también están preparadas para adaptarse a una era de pagos sin efectivo, ya que el 64% afirma que tiene previsto depender exclusivamente de los pagos digitales en la próxima década, mientras que el 41% dice que podría hacerlo en los próximos dos años.

 

Seguir leyendo:

► Uruguay inaugura su primer ATM cripto en Punta del Este
► Las criptomonedas y el efecto El Salvador en Latinoamérica
► Legalización de BTC en El Salvador: cómo impactará en el resto de Latinoamérica

 

Sumate a la comunidad Cripto247Seguinos enTwitterInstagramFacebookYouTubeTelegramy enterate de todas las noticias del mundo cripto al instante.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR