Seguinos en nuestras redes

Economía General

Sufren las reservas del BCRA: Guzmán chequea el pronóstico ante advertencias por una sequía como la del 2018

Los empresarios del agro advierten que hay buena parte del área sembrada bajo riesgo de perderse ante la falta de lluvias; ¿cómo impactaría esto en las ya debilitadas arcas del BCRA?

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) sigue de cerca el pronóstico meteorológico. La afirmación surge de un propio director del organismo regulador que reconoció ante NEXOFIN que la sequía es uno de los factores que más preocupa a los jerarcas del BCRA.

Uno de los principales aliados en el intento por engrosar las reservas de la entidad fueron los exportadores del sector agro. Los números hablan por sí solos: en 2021 cerró con la harina de soja siendo el principal motor exportador argentino, representando un 14,2% del total. De cerca lo sigue el maíz, que con un 11% de peso en las exportaciones del país, fue el segundo producto más exportado el año pasado. Además, según el INDEC, el tercer lugar quedó en manos del del aceite de soja, con un 6,9% de peso específico.

El Financial Times reveló que en el BCRA sólo quedarían USD 400 millones de reservas líquidas

Esto demuestra la gran dependencia que tienen las exportaciones argentinas del sector agro. Sin embargo, en las últimas semanas, señales de alerta climática preocuparon a los empresarios del sector y, por crelación transitiva, al Gobierno y al Banco Central.

Tras un fin de año positivo, que permitió alcanzar un récord en la producción de trigo, se precisan lluvias abundantes en el verano para que las estimaciones sobre las cantidades a cosechar se mantengan. “En la última semanal los ingenieros coinciden en que el panorama dio un vuelco y da miedo ver el estado actual de los lotes. Hay 25% del maíz regular a malo y 15% de la soja de primera regular”, dijeron desde la Bolsa de Comercio de Rosario la semana pasada.

Campo: la Sociedad Rural y la CRA se van del Consejo Agroindustrial Argentino

Según estimaciones realizadas por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), el horizonte productivo de la soja se colocaría entre 40 y 41 millones de toneladas, unos cinco millones menos que la proyección inicial de la campaña gruesa 21/22. En tanto que en el maíz proveen una caída de productividad superior al 10%.

El fantasma del 2018

Consultado por La Nación, Cristian Russo, jefe de estimaciones de la BCR argumentóque esta campaña tiene en común con la del 2017/2018 el efecto Niña sobre Niña. “Lamentablemente, este patrón de Niña sobre Niña golpea en los rindes y vamos a estar sacando una reducción en maíz que va a ser, casi diría, mayor que la que estábamos estimando en enero de 2018″, dijo.

Entre los empresarios ven un escenario similar al del 2018. Así lo explicó Gustavo Grobocopatel en diálogo con el Canal de la Ciudad: “Vamos a tener menos producción y hasta que no llueva no sabemos cuánto va a ser. Probablemente, va a ser compensada parcialmente por el aumento de los precios, pero nunca es suficiente. Así que estamos en un momento complicado y con mucha incertidumbre que se suman a otras propias de lo que pasa en el país y en el sector”.

Un dato preocupante que se suma a este escenario es la falta de respuestas por parte del Gobierno Nacional ante esta difícil situación. Por ejemplo, la Ley de Emergencia Agropecuaria dispone apenas $ 500 millones; es decir, el 0,03% de la cosecha de soja prevista para 2022.

 

Economía

Golpe al bolsillo: el Gobierno dio luz verde al aumento de tarifas en 2022

Luz, gas, prepagas y colegios: los incrementos que se vienen este año

El bolsillo de los argentinos viene siendo golpeado hace largos años con un salario que nunca iguala a la inflación y el 2022 tampoco será de recuperación y recomposición de los ingresos. Para este año se prevén aumentos en las prepagas, cuotas de colegios y tarifas que se sumarán a la inevitable aumento del dólar -que ya se encuentra en valores récords-, producto de la devaluación del peso.

Todo esto genera un cóctel para que las perspectivas de inflación sigan aumentando y el consumo siga cayendo. Un relevamiento de la consultora Scentia, al que tuvo acceso Clarín, refleja que en 2021 el consumo masivo cayó 2,1%, en lo que fue el sexto año consecutivo de retroceso.

Lo cierto es que los aumentos ya comenzaron a regir desde el primer mes del año: en enero las prepagas subieron 9% sus cuotas, en lo que fue el último incremento de la tanda de cuatro alzas iguales que el Gobierno les autorizó el año pasado. De todos modos las empresas de medicina del sector privado aseguran que estos incrementos no son suficientes y pujarán por más ajustes durante el año.

Los aumentos no darán respiro y nuevamente en febrero se actualizarán las tarifas de luz y gas con subas para todos los usuarios que rondarían el 20%. Para el resto del año se prevén más aumentos con la salvedad que habrá un diferencial para los sectores más bajos y alzas para las clases medias en base de su nivel de consumo y la zona en la que viven.

La lista sigue, otro de los incrementos será en las cuotas de los colegios privados: el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires autorizó una suba de 17% para las escuelas que cuentan con subvención del Estado.

Esta situación está atada también al futuro de las negociaciones con el FMI. Si finalmente se alcanza un acuerdo, el ingreso de los argentinos dependerá del nivel de ajuste y devaluación sugerida por el board en Washington. Caso contrario, no renegociar y entrar en default, el país acentuará su inflación que licuará los ingresos.

Continuar leyendo

Economía

Columna de Joseph Stiglitz: el economista afirmó que no incluyó a la inflación por “falta de espacio”

El Nóbel de Economía se retractó y admitió que las palabras de su artículo generaron controversia.

El Nóbel de Economía, Joseph Stiglitz, respondió a las críticas tras su columna de opinión en la que calificó de “milagro económico” a la gestión del presidente Alberto Fernández y del ministro de Economía, Martín Guzmán. Economistas nacionales e internacionales descalificaron su informe por no haber incluido aspectos negativos como la inflación o la emisión monetaria.

Joseph Stiglitz reconoció que el término “milagro” generó controversia:. “Si uno usa esa palabra está invitando a la crítica. Tal vez eso fue demasiado fuerte”, expresó el economista estadounidense en diálogo con Bloomberg. Y continuó con su defensa indicando que su objetivo en el polémico artículo era hablar de la “economía real”, razón por la que asegura que no le alcanzó el espacio para escribir sobre la inflación del 50,9% del año 2021.

Moldavsky, preocupado: no puede competir con Stiglitz

En respuesta al Nóbel de Economía, Willem Buiter y Anne Sibert de Birkbeck, lo contradijeron respecto a su visión de la Argentina. El profesor invitado en Columbia y la profesora de la Universidad de Londres redactaron una columna en conjunto. Los economistas afirmaron que Argentina “se dirige hacia otro desastre económico. Su recuperación apenas ha sido lo suficientemente fuerte como para compensar otras deficiencias”.

En el ámbito nacional, Federico Sturzenegger, ex presidente del Banco Central, se sumó a la lista de críticos de Joseph Stiglitz. El académico argentino le dijo a su par estadounidense que se pregunte “por qué el Gobierno rechazó 12 millones de vacunas de Pfizer en 2020”.

Sturzenegger le explicó a Stiglitz que esa fue “una oscura decisión que condenó a entre 20 o 30 mil argentinos a una muerte prematura. Si obtienes una respuesta avísanos, a los argentinos aún se les debe una”. Mientras que el economista Juan Carlos de Pablo fue más directo y dijo que el ganador del Nóbel “es un caradura“.

Continuar leyendo

Economía

La directora del FMI le pidió a los países que tienen deuda en dólares que “actúen pronto”

Qué podría pasar si Argentina no renegocia su deuda y entra en default

El mercado vive horas de incertidumbre ante la posibilidad de que la Reserva Federal estadounidense aumente la tasa del interés, algo que podría dificultar el acceso al crédito internacional a los países que tienen problemas de deuda. En este sentido, la directora del FMI, Kristalina Georgieva, les alertó en su discurso en el Foro Económico de Davos: “¡Actúen ahora! Si tienen que extender vencimientos, por favor háganlo, si tienen que hacer correcciones cambiarias, es el momento para hacerlo”.

Las palabras de quien está al mando del organismo crediticio no son ajenas a la Argentina que tiene una deuda de 44 mil millones de dólares, precisamente con el FMI que es quien realizó la alerta por lo que aquí esas declaraciones calan más hondo e interpela al Gobierno argentino que aún no ha logrado cerrar un acuerdo.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, planeaba cerrar un acuerdo antes de que finalice el año pero las negociaciones aún no llegaron a buen puerto y hoy es una incógnita si finalmente habrá un nuevo plan de pagos para antes de marzo, mes en el que hay un vencimiento de 2.800 millones y que Argentina no tiene el dinero para hacerle frente.

En caso de no pagar, el país entraría en default y volvería a quedar excluida de cualquier línea de financiamiento que ponga en marcha ese organismo o cualquiera de sus pares internacionales (Banco Mundial o Interamericano de Desarrollo). En caso de que la situación no se regularice se irá empeorando con el tiempo.

Si el incumplimiento supera los 6 meses, para el FMI el deudor entra en la categoría de “atrasos prolongados” (protracted arrears), algo que ya le sucedió con 31 países, “la mayoría de bajos ingresos, con severos conflictos políticos y sociales (por ejemplo, revoluciones como fue el caso de Cuba) o guerras”, asegura un informe de Quantum Finanzas.

Cuando los atrasos se prologan hasta los meses 18 o 24 meses, “el FMI decide primero la suspensión del derecho de voto del país miembro y finalmente su exclusión como miembro de la institución”, agrega el mismo documento.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR