Seguinos en nuestras redes

Deportes

Hecho lamentable en el fútbol argentino: piñas y batalla campal

Mandiyú y Ferroviario protagonizaron un escándalo en la final del torneo de “Primera A” de la Liga Correntina

Hecho lamentable en el fútbol argentino. La final del torneo de “Primera A” de la Liga Correntina terminó en un encuentro bochornoso. Mandiyú y Ferroviario llegaron hasta esa instancia y protagonizaron un escándalo: faltando pocos minutos para que termine el partido, los jugadores, integrantes del cuerpo técnico y el público invadieron la cancha formando una batalla campal.

Cuando iban 46′ del complementom, el Albo (con diez futbolistas) ganaba 1-0 con un golazo de Ariel Blanco. Se produjo un ataque muy prometedor para el Verde: Valenzuela cayó al piso dentro del área y todo Ferroviario pidió penal. Víctor Vallejos, árbitro del partido, no vio infracción y por lo tanto, no la cobró.

Todos los jugadores del Tren Verde y su entrenador, Osvaldo Chávez, rodearon al juez para protestarle la falta. Segundos más tarde, el arquero discutió con Emiliano Brunetti y lo golpeó en la cara.

La policía y las fuerzas de seguridad que se encontraban en el estadio tardaron varios minutos en reaccionar y los hinchas aprovecharon: rompieron el alambrado e ingresaron para pelear con los contrarios. Dadas las circunstancias el árbitro determinó suspender el partido por falta de garantías y dio como ganador a Mandiyú.

Publicidad

Publicidad
Publicidad

TE PUEDE INTERESAR