Seguinos en nuestras redes

Economía

El dólar cerró su mejor año a nivel mundial desde 2015

El euro bajó con respecto a la libra esterlina y el dólar canadiense se posiciona como la mejor moneda de 2021. El peor desempeño fue para el yen japonés

El dólar cerró el 2021 con una ganancia de casi el 7% luego de que los inversores apostaran a que la Junta de la Reserva Federal (FED) aumentará las tasas antes que otras grandes economías en un escenario de creciente inflación derivada de las medidas de recuperación post COVID-19.

Con una inflación en subida, la Fed se verá obligada a aumentar las tasas de interés y se espera que lo haga a partir de marzo. Sumado a esto, la economía norteamericana muestra una recuperación sostenida que puede respaldar a su moneda. El índice dólar, que mide al billete verde frente a seis grandes rivales, bajó un 0,29% a 95,729.

Entre las principales monedas, la de peor desempeño frente al dólar fue el yen japonés, que ha bajado alrededor de un 10% este año. Por el contrario, el mejor desempeño lo tuvo el dólar canadiense, que se mantuvo plano durante el año, ayudado por las expectativas de que el Banco de Canadá comenzará a endurecer su política monetaria en enero.

El euro bajó poco más del 7% en 2021, con analistas de Scotiabank proyectando un debilitamiento de la moneda de la Unión Europea el próximo año. Con respecto a su competidora local, la libra esterlina, disminuyó un 6% en tanto la incertidumbre por el impacto del COVID-19 impulsó la moneda británica. Además, los analistas esperan más subidas de tasas del Banco de Inglaterra en 2022.

El viernes, el euro subió un 0,33% a 1,1362 dólares, mientras que la libra esterlina subió un 0,21% a 1,3527 dólares. El yen bajó un 0,03% a 115,075 por dólar.

Mientras tanto, se suman a los índices las variantes digitales con el Bitcoin como la criptomoneda más famosa. Este año, el BTC subió un 1,66% a 47.931,97 dólares. Sin embargo, terminó el año muy por debajo de su pico de 69.000 dólares.

Economía

Acuerdo con el FMI: el gasto público creció por encima de la inflación

Subsidios energéticos, transferencias a provincias, gastos de funcionamiento del Estado y también de capital, todos ellos crecieron por encima de la inflación

Puntos a considerar en materia económica: para el segundo trimestre habría problemas para llegar a los objetivos que se fijaron con el FMI.

Según detalla la periodista Virginia Porcella en Infobae, la realidad de los números indica que el gasto público no para de crecer y que ninguno de los rubros que eran susceptibles de sufrir algún recorte experimentó una baja alguna.

Subsidios energéticos, transferencias a provincias, gastos de funcionamiento del Estado y también de capital, todos ellos crecieron por encima de la inflación.

Lo mismo que las prestaciones sociales, que a pesar de la presunción de que la alta inflación “licuaría” ese gasto, tuvieron un desempeño exactamente inverso con un avance de diez puntos por encima del promedio de precios.

En ese rubro puntual, tuvo alto impacto el anuncio de Guzmán el mes pasado de un bono para jubilados y el de Refuerzo de Ingresos de $18.000.

Tras las presiones de Massa, Martín Guzmán prepara modificaciones en el impuesto a las ganancias

“Los datos de los primeros meses del año (por una combinación entre decisiones políticas e impactos externos) anticipan que cumplir con este target luce una misión imposible”, aseguró la economista Lorena Giorgio en su último informe para la consultora Equilibra.

El desequilibrio aceptado por el FMI no debe superar 2,5% del PBI. En los primeros cuatro meses del año, se acumuló un rojo de 0,4% del PBI, el doble de lo registrado para el mismo período en 2021, cuando el déficit totalizó 3% del producto.

Continuar leyendo

Economía

Tras las presiones de Massa, Martín Guzmán prepara modificaciones en el impuesto a las ganancias

El Gobierno nacional anunciará el nuevo piso en las próximas horas.

En las próximas horas, el Gobierno nacional anunciará la actualización del impuesto a las ganancias tras el reclamo que le hizo Sergio Massa a Martín Guzmán. El presidente Alberto Fernández encabezaría un acto oficial este viernes en el que se comunicarán las nuevas modificaciones.

De esta manera se subirá el piso para el pago del impuesto y se excluirían las dos cuotas de aguinaldo. El presidente de la Cámara de Diputados estaba evaluando avanzar con una modificación de la ley por su cuenta. Es por ello que el Presidente habría intervenido para apaciguar los cruces entre Sergio Massa y el ministro de Economía.

Por no actualizar el mínimo no imponible, más de 100 mil personas comenzaron a pagar el impuesto a las ganancias

Según adelantaron desde el Palacio de Hacienda, la modificación “comprende la actualización de la deducción especial en los dos tramos previstos en la ley original, de acuerdo con las proyecciones actualizadas de salarios“.

“Además, incluye la exención de la primera y segunda cuota del sueldo anual complementario, para ese universo de contribuyentes, dado que la medida entrará en vigencia en el mes de junio“, agregaron.

Sergio Massa le había pedido a Guzmán que “efectivice la delegación de facultades que este Congreso efectuó y proceda a incrementar” el piso de Ganancias, para llevarlo de los 225.000 pesos actuales a 265.000 pesos.

Continuar leyendo

Economía

Inflación: entre las 4 más altas de los últimos 80 años y la más alta en tres décadas

Si no se le muestra al ciudadano de a pie que el ajuste tiene un propósito real y no toman medidas aisladas, la espiralización inflacionaria estará a la vuelta de la esquina

Columna de opinión publicada originalmente en Infobae

De acuerdo al informe de la Cámara de Comercio y Servicios, podemos ver que revelo que durante los últimos 100 años la tasa de inflación promedio fue de 105% anual, alcanzando un máximo histórico de 3079% en 1989.

Si hacemos un recorrido histórico desde el primer dato oficial de precios al consumidor (después de esta serie histórica Indec modificó la metodología de relevamiento de precios, con periodos donde el IPC dejo de medirse), veremos que en los últimos 60 años (desde 1943 hasta el 2003), fue en la presidencia de Raúl Alfonsín en la que se registro la mayor tasa de inflación anualizada, con un 398%. El contexto trajo devaluaciones, cambio de símbolos monetarios, recesiones y hasta una plan monetario drástico (la convertibilidad) para reducir el aumento generalizado de precios.

Este recorrido, nos da cuenta de dos cosas: primero, convivir con inflación superior a un dígito es lo usual para Argentina, y segundo, llevamos 80 años sin poder solucionarlo.

A partir del 2003, el nivel de inflación lejos de bajar continúa aumentando, ya que hasta el momento la inflación del gobierno Alberto Fernández marca un récord. Si acumulamos toda la inflación hasta abril 2022 (29 meses) da como resultado un nivel de inflación es de 159,36%, dato que si se compara con otros gobiernos, como el de Néstor Kirchner, observamos que este tuvo un acumulado de 24%, CFK I con 30%, CFK II 100% y MM con 95%.

En términos más sintéticos, la gestión Fernández convive con una inflación mensual promedio de 3,3%, una interanual de un 49% y el segundo peor registro de pérdida de poder adquisitivo de la serie. Si usamos la mediana estadística para todos los gobiernos, se reafirma que este mandato califica como el peor registro en 30 años.

 

 

Recordemos que al encontrarnos dentro del programa del FMI, tenemos metas a corto plazo que cumplir con respecto a las metas de política fiscal, ya que se espera que para el 2022 el déficit sea en -2,5%, y que eventualmente se llegue a 2025 con un déficit fiscal de 0%. O sea, no hay más espacio para errores.

Es importante ver que estamos frente a una economía donde ya no tenemos (y no es posible) mas “anclas” del tipo financiero y económico. Dentro del marco del FMI uno de los requisitos es “la normalización de los precios de la economía” y evitar seguir usándolos como anclas inflacionarias. Por lo cual, el Gobierno viene usando diversas formas para normalizar los precios económicos, por ejemplo entre ellas tenemos al dólar oficial que se encuentra acelerándose en un 4% mensual (versus el crawling peg mensual para 2021 de un 1%), tarifas públicas que se encontrarían repuntando en junio, los combustibles al no estar más congelados subieron en torno al 40% desde enero, paritarias salariales que gran parte de ella aumentan por sobre la inflación mensual y con cláusulas de ajustes en corto plazo, pero otras siguen perdiendo en términos reales, como por ejemplo, los planes sociales y jubilaciones, los cuales a pesar de los bonos extras (IFE 4 y Bono a jubilados), continúan licuándose contra la inflación.

Todas estas medidas que se están aplicando son para normalizar la economía, pero antes de ver esta mejora el ajuste será el primer impacto hacia el equilibrio. Todas estas medidas, deben venir acompañadas de un plan integral que permita estabilizar todos los desajustes. Si no se le muestra al ciudadano de a pie que el ajuste tiene un propósito real y no toman medidas aisladas, la espiralización inflacionaria estará a la vuelta de la esquina. De no haber confianza en que el plan funcione el siguiente paso es que se presione aún más sobre el salario real para que deje de perder contra la inflación generando una espiral inflacionaria.

Si sumamos a esto que las metas de política monetaria no se están cumpliendo, ya que con una cosecha récord el BCRA no está logrando acumular dólares en las reservas internacionales (hasta abril se acumuló USD 113 millones), son solo muestras que la devaluación futura se acerca, por lo cual aquella meta de inflación para el 2022 de 33%, hoy ya quedo no sólo olvidada y desfasada, sino que el mismo gobierno acepta la posibilidad real de un waiver es mucho más probable que contener los efectos de la inflación.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR