Seguinos en nuestras redes

Política

Gracias a un guiño de la AFIP, Cristina Kirchner sumó un nuevo sobreseimiento

La vicepresidente era investigada por una deuda impositiva pero el organismo recaudador desestimó la denuncia

El año judicial de la vicepresidente, Cristina Kirchner, cierra de gran manera luego de sumar otro sobreseimiento a los que ya obtuvo en las causas “dólar futuro”, “Memorándum con Irán” y “Hotesur-Los Sauces”. Ahora, el juez federal de Río Gallegos, Claudio Vázquez, sobreseyó a Cristina Kirchner en una causa por presunta evasión tributaria.

Al disponer el sobreseimiento de la vicepresidenta, según reconstruyó La Nación, el juez Vázquez convalidó el pedido de la Fiscalía Federal con asiento en la capital santacruceña, que con la firma del fiscal subrogante Julio Zárate, concluyó que debía cerrarse la investigación.

Zárate arribó a esa conclusión tras recibir un informe de la AFIP que contradijo otro del propio organismo. Es decir, que el organismo que preside Mercedes Marcó del Pont reportó que Fernández de Kirchner no arrastra deudas con el fisco, cuando antes había determinado que adeudaba $8,1 millones en impuestos, multas e intereses.

La causa comenzó en 2017, cuando por medio de expediente 9958 la Justicia Federal de Santa Cruz, comenzó una investigación a la expresidente por la presunta infracción del Régimen Penal Tributario. En octubre de 2017 la Fiscalía Federal requirió la colaboración de la AFIP para analizar las declaraciones tributarias de Cristina y de su hijo Máximo, y el origen y declaración de los US$ 4,6 millones descubiertos en una caja de seguridad a nombre de su hija Florencia.

Tiempo después el equipo de la AFIP presentó sus conclusiones. Estimó que Cristina Kirchner registraba problemas en sus declaraciones juradas correspondientes al Impuesto a las Ganancias 2011, 2012 y 2016 por $ 2,1 millones, más otros $ 3,6 millones en intereses y $ 2,4 millones adicionales en multa. Total: $ 8,1 millones. Es decir, que superaba el umbral mínimo de punibilidad, por lo que correspondía avanzar con una causa penal, además de una ejecución fiscal que tramitó por separado con el expediente “Fisco Nacional AFIP c/ Fernández, Cristina Elsabet s/ Ejecución Fiscal”.

Sin embargo, tras el retorno al poder del kirchnerismo en 2019, los aires judiciales cambiaron y Cristina Kirchner presentó dos escritos –uno ante la Justicia; el otro ante la AFIP-, denunciando “hostigamiento fiscal”, procedimientos administrativos “clandestinos” en su contra y la conformación de un “grupo de tareas” dentro de la AFIP para perseguir a ella y sus hijos. Apoyada en esos planteos, pidió la nulidad de todo lo actuado.

¿Qué planteó Cristina Kirchner, en particular? Entre otros puntos, según resaltó el periodista Hugo Alconada Mon, que la AFIP debió notificarla a otro domicilio distinto a su “domicilio fiscal”, que durante décadas fijó en la calle Alcorta número 76 de Río Gallegos. Planteó que dado que su contador, Víctor Manzanares, se encontraba detenido, ella jamás pudo realmente defenderse. Lo cierto es que ya en 2017, aun siendo contador de los Kirchner, Manzanares había cambiado el domicilio para la calle 9 de Julio 161 donde finalmente quedó detenido.

Para la AFIP, el planteo de Cristina Kirchner fue válido al consideró que debió cursarse la notificación a otros domicilios ya que el sentido de esa notificación es que el contribuyente pueda defenderse, aportar precisiones y argumentar lo que considere necesario.

Pero la líder del Frente de Todos fue más allá. “Además de exigir la declaración de nulidad de todo lo actuado”, reclamó, “solicito especialmente que, en su carácter de Administradora Federal, ordene la realización inmediata de una investigación administrativa, a los fines de determinar la totalidad de los funcionarios intervinientes en las presentes actuaciones y el resultado y fundamentos de su intervención”.

El pedido también fue efectivo: los funcionarios de la AFIP que participaron en el análisis tributario de la familia Kirchner fueron desplazados dentro del organismo, junto a otros contadores, abogados y auditores que investigaron a –o testificaron en tribunales sobre- Lázaro Báez, Cristóbal López o Ricardo Echegaray.

 

Fuente: La Nación

TE PUEDE INTERESAR