Seguinos en nuestras redes

Entrevistas Nexofin

Entrevista a Gonzalo Aziz: sus inicios, un viaje a España y el desafío de Hacer un puente

En diálogo con Nexofin, el periodista de Radio Mitre y TN describe su pasión por cubrir temas políticos, analiza las prioridades de la pospandemia y comparte sus objetivos personales para el futuro

Desde temprana edad, Gonzalo Aziz consideró a la música como una de las cosas más importantes de su vida. Había aprendido a tocar la guitarra gracias a su padre y el costado artístico era de las cosas que más le “tiraban” a nivel vocacional.

Sobre el final de la secundaria -y aún dudando sobre qué camino profesional seguir- la psicopedagoga de su colegio le sugirió anotarse en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires. Le veía pasta para el mundo de las ciencias sociales y la comunicación.

Gonzalo siguió el consejo y, según cuenta a NEXOFIN, fue una suerte de amor a primera vista; en especial, con el periodismo político.

Publicidad

Su formación académica incluye también un Master de Políticas Públicas en la Universidad Austral y un paso como profesor de Historia Argentina en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

Para reforzar sus conocimientos, en 2021 decidió viajar a España para cursar un posgrado en la Escuela de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid.

“Dejas las costumbres y la zona de confort… pasas a vivir en otro país de cero; la experiencia fue maravillosa”, explica Aziz a NEXOFIN.

Publicidad

En el Viejo Continente aprovechó para realizar un proyecto personal: el podcast Hacer un puente nace de las vivencias personales que tuvo en el Grupo Clarín entre los años 2010 y 2013.

A lo largo de su carrera se desempeñó en el periodismo freelance y en el diario deportivo Olé. Desde hace 19 años que trabaja en los noticieros de El Trece y de TN. También es conductor con Sandra Borghi del programa “Aire de Noticias” (domingo de 9 a 11) en Radio Mitre.

Al detallar su experiencia en el medio ubicado en el barrio porteño de Constitución, el comunicador explica: “Algo que disfruté mucho es la posibilidad de entrevistar a los presidentes de la Argentina y el mundo. La posibilidad de interactuar con las personas que le cambian el rumbo a nuestro país”.

Publicidad

En diálogo con Nexofin, el periodista de Radio Mitre y TN recorre sus inicios en la profesión, describe su pasión por cubrir temas políticos y comparte sus objetivos personales para el futuro.

Nexofin (N): ¿Cuándo descubriste que querías ser periodista?

Gonzalo Aziz (GA): Fue raro como me di cuenta que quería ser periodista político. Desde los nueve que toco la guitarra (desde los diez que estudio piano); la música fue una de las cosas más importantes de mi vida (mi papá me enseñó a tocar la guitarra).

Publicidad

Vengo de una casa que es tradicional: mi papá es ingeniero y mi mamá es docente. Cuando llegué a 5to año y el test vocacional decía que yo tenía que ser músico… a mis padres eso les generó un cimbronazo.

Empecé a dudar sobre qué hacer y la psicopedagoga del colegio me sugirió anotarme en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires como para poder adentrarme en el mundo de las ciencias sociales y la comunicación.

Apenas empecé a estudiar (fue muy loco) sentí que era la carrera de mi vida; me dieron muchas ganas de trabajar en los medios. En primer año empecé a trabajar en una radio… casi un amor a primera vista.

Publicidad

Con el correr de los años, con las materias vinculadas a la historia política, descubrí que mi verdadera pasión profesional era el periodismo político.

Esto fue ratificado en el año 2008 con el problema entre el Gobierno y el campo por las retenciones móviles; una jefa del canal me pidió que me haga cargo de la cobertura parlamentaria del debate.

Vine por primera vez al Congreso a trabajar y ahí ratifiqué lo que sentí tiempo atrás: el amor y la decisión de ser periodista político.

Publicidad

N: ¿Cuál es la satisfacción más grande que te da la profesión?

Es muy difícil elegir un solo momento; tuve la suerte de cubrir un montón de acontecimientos históricos que les cambiaron la vida a muchos argentinos y argentinas.

Sentí la satisfacción que como periodista político estaba siendo de puente entre la historia y las personas.

Publicidad

Creo que ese es el verdadero rol social, la misión que tenemos los periodistas… de ser un vehículo entre lo que pasa en un país y la gente que vive ahí.

Que se hayan enterado por mí o mis compañeros de esas cosas… es una sensación muy hermosa; siente que la misión está cumplida.

N: ¿En qué momento de tu vida estás hoy?

Publicidad

Muy especial: vengo de graduarme en Maestría en Políticas Públicas en la Universidad Austral y posgraduarme en Liderazgo Político en la Universidad Complutense de Madrid.

Es el momento de transición entre lo que es el periodismo político y el análisis político; me formé para ser analista político.

Si bien es cierto que muchas de mis intervenciones en la radio y la televisión tienen que ver con el análisis de la política… creo que es el momento en el cual tengo que empezar a encaminar mi carrera para dotarla únicamente del rol de analista político.

Publicidad

Me formé para eso; hice todo lo que corresponde en términos académicos y laborales para lograrlo.

Vengo trabajando como acreditado parlamentario desde el año 2008 y como acreditado en Casa de Gobierno desde el año 2011. Estoy en un momento de madurez profesional muy lindo como para que eso empiece a ocurrir.

Publicidad

N: ¿Qué recuerdos tenés de tu etapa en la Escuela de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid?

Hermoso, la verdad. Haber estado en España estudiando en la universidad más prestigiosa de ese país y en una de las más prestigiosas de Europa fue una experiencia hermosa. Primero, hay un factor humano (determinante) que es conocer compañeros de otros espacios del mundo.

Segundo, la Universidad Complutense es una casa de estudio muy prestigiosa… han pasado los políticos más importantes de España y Europa.

Publicidad

En tercer lugar, la experiencia de vivir en un país que no es la Argentina; con una idiosincrasia similar a la nuestra es algo que te hace crecer un montón.

Dejas las costumbres y la zona de confort… pasas a vivir en otro país de cero; la experiencia fue maravillosa.

N: ¿Y cómo profesor de Historia Argentina en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA)?

Publicidad

La experiencia docente fue una de las cosas más maravillosas que me ha pasado como profesional. La Universidad de Buenos Aires es la más prestigiosa de la Argentina y una de las más prestigiosas de toda América; ha dado mucho en el aporte académico y de profesionales.

Haber sido profesor fue algo maravilloso que lo recuerdo con mucho cariño y orgullo.

Además, me permitió compartir con un montón de estudiantes mis pensamientos, miradas, escucharlos, aprender de ellos… fue todo positivo. Espero en algún momento volver a hacerlo.

Publicidad

N: ¿Cuándo surgió la idea del podcast Hacer un puente?

Es mucho más que un podcast: es una manera de ver la vida, una marca personal mía y mi manera de moverme en mí día a día. Soy de los que creen que uno tiene que contemplar que existe otro y es distinto.

Uno aprende y es mejor gracias a las diferencias. No lo cancelo, anulo o le bajo el volumen… lo escucho y aprendo. Desde ese lugar/espíritu nació Hacer un puente… de la necesidad de terminar con la grieta en la Argentina.

Publicidad

¿Sabes por qué? Nos deja la imposibilidad de tener políticas que trasciendan a los gobiernos de turno… la pelea permanente, la cultura de la confrontación hace que los dirigentes que sostienen a la Argentina no se pongan de acuerdo en nada.

Las reglas de juego son inestables y el sector privado (el único capaz de hacer inversiones productivas que genere trabajo en los países) no invierte.

Hacer un puente es una colaboración a cambiar la cultura política de la Argentina, terminando la confrontación y dándole el lugar a una cultura política del abrazo, diálogo, concertación y de los acuerdos.

Publicidad

Publicidad

N: A lo largo de tu carrera en TN y Radio Mitre, ¿qué es lo que más te gustó cubrir?

¡¡Uff!! Acá te diría que muchas cosas; algo que disfruté mucho es la posibilidad de entrevistar a los presidentes de la Argentina y el mundo. La posibilidad de interactuar con las personas que le cambian el rumbo a nuestro país.

Estar presente en primera fila en los acontecimientos que le cambiaron la vida a millones de personas. La 125 fue un hito en mi vida profesional… las elecciones presidenciales… son muchas.

Publicidad

Te puede interesar:

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

N: Se cumplieron 20 años de la crisis del 2001, ¿cómo recordás ese momento particular?

Lo recuerdo con mucha angustia; en esa época trabajaba de periodista freelance y no estaba en la trinchera como hoy. El impacto que tuvo en mi familia y amigos; ver a mi papá angustiado y nervioso. Era bastante joven, tenía 22 años y fue difícil.

N: Fuera del aire, ¿cuáles son las cosas con las que disfrutas tu vida personal?

Publicidad

Todo lo que implique estar en contacto con el otro; soy un tipo muy sociable. Disfruto de los asados, la familia y los amigos… viajar (una de las cosas que más amo).

Soy fanático de andar en moto y disfruto mucho de la música (tocar el piano/guitarra y cantar); es algo que atraviesa mi vida hasta el último día.

N: Hablemos de actualidad, ¿cuáles son, a tu juicio, las prioridades de la pospandemia?

Publicidad

Lo que este país va a necesitar es cambiar la cultura política que rige la historia argentina desde siempre, que es la cultura de la confrontación.

Por una cultura que promueva el diálogo, acuerdos y que eso promuevan políticas públicas que trasciendan a los gobiernos de turno. Si no nos sentamos a la mesa y no tenemos la vocación de ceder algunas cosas, el país no va a salir adelante.

Hay que entender que todos somos argentinos y todos debemos bregar para que este país salga adelante.

Publicidad

N: ¿Qué lectura hacés sobre la primera mitad del mandato de Alberto Fernández?

La separaría en dos: un primer año auspicioso, más allá de la pandemia; los dirigentes de la Argentina invitados por el Gobierno parecía que se iban a sentar a buscar soluciones en conjunto.

Después, lamentablemente, el segundo año de pandemia (casualmente de campaña electoral) en el cual la Argentina volvió a lo mismo de siempre y el Gobierno cometió los mismos errores: promover la grieta, pelearse con el otro y no buscar soluciones de fondo a los problemas (económicos y sociales).

Publicidad

El Gobierno no ha hecho cosas inteligentes ni eficaces para resolverlos; me parece que la calificación no es buena.

N: ¿Cómo ves la interna de Juntos por el Cambio en Diputados?

No deja de ser una alianza política inmersa en este país llamado Argentina. Juntos por el Cambio no le escapa a la manera en la cual se hace política; tiene un problema a resolver: definir qué país quiere para los próximos años; tenés un sector que busca promover el diálogo pero que compite dentro de ese espacio con otro sector que busca exactamente lo mismo que el kirchnerismo duro (promover la conflictividad permanente).

Publicidad

Publicidad

N: Vamos con un pequeño ping-pong, ¿virtudes y defectos?

Como virtudes te diría que soy una persona que empuja, va para adelante y nunca se rinde. Lo aprendí de mis padres. Tengo un profundo sentido de lo social y soy muy empático; me es muy fácil relacionarme con el otro.

Soy un tipo muy leal; la lealtad es mi valor principal. No traiciono nunca; es mi gran virtud.

Publicidad

Defectos: soy un tipo muy testarudo; me cuesta bajar un cambio. Es un defecto llevar al extremo algunas de mis virtudes (por ejemplo, ser demasiado emocional; eso hace que uno pierda el juicio racional y pragmático de las cosas).

Soy muy perfeccionista (no está bueno eso porque muchas veces te pone en situación de conflicto con el otro).

N: ¿Algún blooper que recuerdes con gracia de una cobertura?

Publicidad

Me acuerdo uno que fue tremendo. En la cobertura de las elecciones del año 2011 estaba en el búnker del Frente para la Victoria; de repente me escribe (supuestamente) una productora cuyo apellido era casi idéntico que el apellido del gerente del canal.

Pensando que era esa productora le respondo como le respondo a un compañero de trabajo… que es con libertad.

Le digo “Es increíble cómo me rompen las pelotas con estas boludeces” por mensaje; cuando se lo mando me doy cuenta que en realidad era el gerente del canal. No sabía cómo pedirle disculpas. Básicamente, lo había mandado a la mierda jeje.

Publicidad

N: ¿Tu lugar en el mundo?

No es uno solo; te diría que hay dos o tres. Uno es Villa La Angostura en Neuquén; solemos ir con mi familia y compartimos muchas cosas.

Otro lo descubrí este año y es Madrid; es una de las ciudades más hermosas del planeta donde me siento muy feliz.

Publicidad

N: ¿Frase motivacional?

Hoy es siempre todavía, toda la vida es ahora.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Gonzalo Aziz es…?

Publicidad

Es un buen tipo; leal a la gente que quiere, ama a su país… que todos los días se levanta para tratar de hacer algo para que la gente que lo rodea viva un poquito mejor y es un buen amigo.

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR