Seguinos en nuestras redes

Economía

El tiempo se termina, las opciones también

El posible acuerdo con el Fondo Monetario Internacional no es el fin del camino, sino apenas el principio

Columna de opinión publicada originalmente en Infobae

Más allá del relato oficial, no será este un fin de año con buenas noticias. La pobreza no cesa, la inflación en niveles record, las inversiones y la generación de empleo que no son una realidad y los dólares que ya prácticamente no se encuentran en las arcas del Banco Central, o al menos eso es lo que muestran sus números.

En el medio de este desaguisado estamos a días de tener que cumplir con el último vencimiento del año con el FMI: algo más de 1.800 millones de dólares que se irán (sin fecha de regreso) a la espera de un acuerdo con el organismo que nos permita refinanciar cerca de 45.000 millones de dólares, refinanciación esta que será acompañada seguramente con algunos años de gracia para que seguramente dentro de algún tiempo no muy lejano volvamos incumplir, obligándonos nuevamente a tener que renegociar lo que se pacte también en esta oportunidad. Padecemos de incumplimiento crónico.

Lo cierto es que el posible acuerdo con el Fondo Monetario Internacional no es el fin del camino, sino apenas el principio. Si bien el final feliz con el organismo debe llevar consigo un plan que implique la posibilidad de en algún momento podamos hacer honor a nuestros compromisos, sabemos que esto será un cúmulo de buenas intenciones que no resolverán los verdaderos problemas del país.

Desde ya que el desafío principal que tiene la República Argentina es el de la generación de empleo a través de la inversión y el impulso del sector privado, aunque para que esto ocurra hacen falta reformas estructurales que lejos están de figurar en la hoja de ruta de la política argentina. La creación de empleo es lo importante, lo verdaderamente crítico.

Luego existen cuestiones de carácter urgente que deben resolverse en el corto plazo. La falta de dólares es una de ellas. Increíblemente en uno de los países que ostenta tener la mayor cantidad de dólares físicos por habitante, el BCRA está prácticamente sin reservas. El cepo al dólar y por sobre todo la brecha cambiaria hacen cada vez más crítica la situación. Por un lado quienes exportan y generan los dólares están sin incentivos para hacerlo: un dólar que ostenta un valor en torno a los 200 pesos al exportador se lo pagan en el mejor de los casos 106 pesos (si es que tienen la suerte de no estar sujeto a retenciones). Por otro lado (siguiendo con la misma lógica) el apetito del importador se dispara: con un dólar en torno a los 200 pesos, nada más apetecible que importar comprando bienes en el exterior con un dólar a 106 pesos. Incluso con la expectativa que este tipo de cambio se encuentra por debajo del valor que algún día alcanzará, las compras se incrementan por sobre lo habitual.

La solución que le ha encontrado el Gobierno al problema de los dólares es rudimentariamente sencilla y se basa en simplemente no permitir a absolutamente nadie hacerse de unos dólares, no importa el motivo. Si uno quiere viajar, no se le permite hacerlo (o al menos no a toda la clase media que gustaba de viajar al exterior y su única posibilidad era hacerlo financiado). Si uno desea importar, las autorizaciones tardan e incluso muchas veces nunca llegan. Si uno quiere comprar para ahorrar, no es posible hacerlo en el mercado oficial.

Ante la limitada visión del Gobierno esto roza la perfección: esquilmo al exportador, le compro los dólares baratos y los uso solo yo, sin vendérselos prácticamente a nadie. Si bien en algún punto dentro de la lógica kirchnerista esto podría resultar auspicioso, cometen el error de olvidar un pequeño detalle: el 80% de lo que se importa está ligado a la industria y a la producción. Buena parte de los productos que existen dentro de las fronteras del país tienen algún componente importado. No permitiendo importar indefectiblemente generan un estancamiento profundo de la economía y aquí tendrán que tomar una decisión: corregir el mercado cambiario y permitir que se importe libremente o tendrán que enfrentar el costo de un nuevo freno a la actividad económica en una sociedad que ya no puede más. No existirá crecimiento si no se permiten importar insumos, maquinarias y demás bienes necesarios para poder crecer.

El otro gran desafío que reviste urgencia es el de resolver (en lo que ellos llaman el “Plan Plurianual”) un presupuesto que se ajuste a las necesidades que imperan en virtud del posible acuerdo con el fondo: achicar el agujero fiscal. Entender que no se puede gastar más de lo que ingresa implica entender que para pagar las deudas nos debe sobrar dinero. En la práctica lo que el Ministro de Economía Martín Guzmán pretende es exponer números más acordes con un déficit que ronde el 3%. Lo interesante es que esto se lograra en parte ajustando las tarifas de los servicios públicos (tarifas que están atrasadas más del 100%) y deberán aquí pagar el costo del impacto inflacionario que generarán estos ajustes en los subsidios a las tarifas.

Sin embargo la situación parece no importarle a los funcionarios de turno: dicen que este año se crecerá un 10% (ya no tienen en cuenta la brutal destrucción económica que se propició durante el año 2020), que la inflación se encuentra atravesando un proceso de desaceleración (a pesar de estar en torno al 50% anual), y que el año que viene el país crecerá un 4% (sin absolutamente ningún argumento) y por sobre todo, el Estado está y seguirá presente.

Sin demasiado sustento hay que tener expectativas y ser optimista en que el nivel de delirio que impera hoy en quienes gobiernan la Argentina no esté por encima de la imperiosa necesidad de enfrentar de una buena vez los problemas reales, estructurales, serios y urgentes y evitar así lo que pueda ser una nueva crisis de proporciones incalculables en la República Argentina.

Economía

Golpe al bolsillo: el Gobierno dio luz verde al aumento de tarifas en 2022

Luz, gas, prepagas y colegios: los incrementos que se vienen este año

El bolsillo de los argentinos viene siendo golpeado hace largos años con un salario que nunca iguala a la inflación y el 2022 tampoco será de recuperación y recomposición de los ingresos. Para este año se prevén aumentos en las prepagas, cuotas de colegios y tarifas que se sumarán a la inevitable aumento del dólar -que ya se encuentra en valores récords-, producto de la devaluación del peso.

Todo esto genera un cóctel para que las perspectivas de inflación sigan aumentando y el consumo siga cayendo. Un relevamiento de la consultora Scentia, al que tuvo acceso Clarín, refleja que en 2021 el consumo masivo cayó 2,1%, en lo que fue el sexto año consecutivo de retroceso.

Lo cierto es que los aumentos ya comenzaron a regir desde el primer mes del año: en enero las prepagas subieron 9% sus cuotas, en lo que fue el último incremento de la tanda de cuatro alzas iguales que el Gobierno les autorizó el año pasado. De todos modos las empresas de medicina del sector privado aseguran que estos incrementos no son suficientes y pujarán por más ajustes durante el año.

Los aumentos no darán respiro y nuevamente en febrero se actualizarán las tarifas de luz y gas con subas para todos los usuarios que rondarían el 20%. Para el resto del año se prevén más aumentos con la salvedad que habrá un diferencial para los sectores más bajos y alzas para las clases medias en base de su nivel de consumo y la zona en la que viven.

La lista sigue, otro de los incrementos será en las cuotas de los colegios privados: el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires autorizó una suba de 17% para las escuelas que cuentan con subvención del Estado.

Esta situación está atada también al futuro de las negociaciones con el FMI. Si finalmente se alcanza un acuerdo, el ingreso de los argentinos dependerá del nivel de ajuste y devaluación sugerida por el board en Washington. Caso contrario, no renegociar y entrar en default, el país acentuará su inflación que licuará los ingresos.

Continuar leyendo

Economía

Columna de Joseph Stiglitz: el economista afirmó que no incluyó a la inflación por “falta de espacio”

El Nóbel de Economía se retractó y admitió que las palabras de su artículo generaron controversia.

El Nóbel de Economía, Joseph Stiglitz, respondió a las críticas tras su columna de opinión en la que calificó de “milagro económico” a la gestión del presidente Alberto Fernández y del ministro de Economía, Martín Guzmán. Economistas nacionales e internacionales descalificaron su informe por no haber incluido aspectos negativos como la inflación o la emisión monetaria.

Joseph Stiglitz reconoció que el término “milagro” generó controversia:. “Si uno usa esa palabra está invitando a la crítica. Tal vez eso fue demasiado fuerte”, expresó el economista estadounidense en diálogo con Bloomberg. Y continuó con su defensa indicando que su objetivo en el polémico artículo era hablar de la “economía real”, razón por la que asegura que no le alcanzó el espacio para escribir sobre la inflación del 50,9% del año 2021.

Moldavsky, preocupado: no puede competir con Stiglitz

En respuesta al Nóbel de Economía, Willem Buiter y Anne Sibert de Birkbeck, lo contradijeron respecto a su visión de la Argentina. El profesor invitado en Columbia y la profesora de la Universidad de Londres redactaron una columna en conjunto. Los economistas afirmaron que Argentina “se dirige hacia otro desastre económico. Su recuperación apenas ha sido lo suficientemente fuerte como para compensar otras deficiencias”.

En el ámbito nacional, Federico Sturzenegger, ex presidente del Banco Central, se sumó a la lista de críticos de Joseph Stiglitz. El académico argentino le dijo a su par estadounidense que se pregunte “por qué el Gobierno rechazó 12 millones de vacunas de Pfizer en 2020”.

Sturzenegger le explicó a Stiglitz que esa fue “una oscura decisión que condenó a entre 20 o 30 mil argentinos a una muerte prematura. Si obtienes una respuesta avísanos, a los argentinos aún se les debe una”. Mientras que el economista Juan Carlos de Pablo fue más directo y dijo que el ganador del Nóbel “es un caradura“.

Continuar leyendo

Criptomonedas

La columna vertebral y la unidad fundamental de Bitcoin en 2021 y más allá

Bitcoin es una criptomoneda líder en el mundo que ha aumentado enormemente su valor en el mercado virtual. Aun así, de alguna manera, debido a las crisis y otras perturbaciones financieras, la disminución de su precio es bastante visible. Después de una caída del 3% en el valor de Bitcoin, aún ha logrado atraer a millones de personas. Según el informe de noviembre, el precio de Bitcoin está volviendo gradualmente a la misma posición que tenía antes. La gente de estos días está más interesada en la minería de Bitcoin, ya que es una red extensa y requiere poder informático.

Es una de las tecnologías que se estudian para un examen, es decir, cómo Bitcoin confirma todas sus transacciones. Según los últimos informes, varios países otorgan autoridad legal a Bitcoin para operar. Sin embargo, estos países no permiten una libertad total, aun así, hay grandes esperanzas en la enorme red Bitcoin. Las redes de Bitcoin no pueden desarrollarse sin los mineros, que están detrás del desarrollo y la protección de la red de los piratas informáticos.

Estas personas tienen conocimientos especializados en computadoras y juegan un papel para proteger la red Bitcoin. Por lo tanto, este estudio realizado por numerosos países está a favor del sitio oficial Sistema BitIQ Sin embargo, es responsabilidad de las personas investigar un poco sobre los mineros de Bitcoin. Por este motivo, uno nunca debe depender de las experiencias de otras agencias o personas, porque una experiencia de práctica es más beneficiosa que el conocimiento digital.

  • Los bancos centrales enfrentan varios problemas debido a que países como India no prohíbe las criptomonedas en su regulación. Sin embargo, antes de dirigirse hacia las ventajas de la minería, es fundamental destacar que el 15 de noviembre de 2021, las autoridades centrales publicaron un informe de que el gobierno tiene previsto solucionar el flujo de Bitcoin. Además, un jurado se sentó para identificar todos los casos pendientes del gobierno debido a la evolución y la participación de las criptomonedas.

 

  • A pesar de encontrar muchos inconvenientes para el gobierno, el gobierno central no logró desactivar el flujo de criptomonedas. Según el asesor financiero empleado por el Banco de la Reserva de la India, la imposición de regulaciones sobre las criptomonedas puede cambiar dinámicamente el desequilibrio del mercado virtual. Además, Bitcoin es una criptomoneda que es muy negociada y el gobierno no debería dar ningún paso que pueda desequilibrar la economía y a los empresarios del país.

 

  • El dinero tradicional es publicado o autorizado por el banco central. El Banco de la Reserva tiene el poder absoluto de emitir nueva moneda debido a la situación económica. Mientras que en el caso de Bitcoin, es todo lo contrario porque los mineros de Bitcoin reciben Bitcoin cada 10 minutos. El compromiso de los mineros de Bitcoin con la criptomoneda se debe a su contribución y esfuerzos para verificar cada transacción.

 

  • Dado que es un proceso impresionante y envolvente, personas de diferentes partes del país se han vuelto mineros Bitcoin. No existe absolutamente ninguna regulación sobre el tipo de ciudadanos y la edad. Cualquier persona que tenga conocimientos relacionados con software y computación puede participar. Ser minero Bitcoin ha sido la actividad más razonable en 2021 porque las personas involucradas en la minería de Bitcoin ganaron alrededor de 60 millones de dólares.

 

  • La verificación de las transacciones en bloques se realiza resolviendo rompecabezas. Después de resolver los rompecabezas, parece fácil que se le recompense con varios bitcoins. Sin embargo, cuando una persona entra para resolver el rompecabezas dado, que está presente en bloques, se da cuenta de la complicación y exigencia de un alto nivel de CI. Por lo tanto, nunca se debe olvidar que se deben considerar varias cosas para verificar la transacción.

 

  • La tecnología de Bitcoin es accesible y es bastante inteligente entender que Bitcoin es una amplia red y el software es muy fuerte. Ninguna persona puede validar rápidamente la transferencia de Bitcoin sin el apoyo de los mineros Bitcoin. El blockchain agrega un instrumento en el desarrollo de criptomonedas, ya que es un libro contable público e inteligente que brinda todos los detalles de la transacción de la persona. El propietario de Bitcoin puede revisar los detalles que ha confirmado a través de Bitcoin. Es bastante simple para las personas manejar su cuenta Bitcoin y su libro contable público.

Por lo tanto, debido a los crecientes ataques de piratería, los requisitos para ser minero Bitcoin han aumentado en la actualidad. Una persona necesita el 51% de potencia de hash para piratear el dispositivo. Bien, es casi imposible apuntar a un porcentaje tan grande.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR