Seguinos en nuestras redes

Salud

¿Se puede hacer ejercicio con un tatuaje recién hecho?

Todas las dudas y consejos a tener en cuenta

Los tatuajes necesitan cuidados posteriores. Con respecto a las actividades deportivas luego de hacerte uno, puede que surjan dudas. Seguí leyendo para saber qué precauciones tomar.

Cada uno es distinto y cada tatuaje es diferente, dependiendo de su extensión y de la zona tatuada, pero es importante recordar es una agresión que sufre la piel, una herida superficial que requiere unos mínimos cuidados para que cicatrice correctamente y no se infecte. Cualquier práctica deportiva implica movimiento, estiramiento de los músculos y de la piel, roce con el equipamiento deportivo, quizá algún pequeño golpe y sudor. Todas estas situaciones pueden afectar negativamente en un tatuaje aún con la tinta fresca.

El sudor no es el mejor amigo de un tatuaje reciente porque implica humedecer la zona, algo que retardaría la cicatrización y podría favorecer la aparición de una infección. Además, en algunos casos la sudoración natural puede influir en la correcta absorción de la tinta. Así, puede que si hacés ejercicio el resultado final no sea el que esperas porque las líneas del tattoo pierdan nitidez o se deformen.

Entrenar en el gimnasio, salir a correr, practicar deportes de contacto (fútbol, basquet…) o meterte en el mar o una pileta para hacer natación con el tatuaje recién hecho, no es la mejor idea. Los riesgos de irritación por el sudor y también por el roce inevitable, el peligro que implica darte un golpe o hacerte un rasguño o la influencia del agua de la piscina, son factores que impiden que cicatrice de forma correcta.

Si tu tatuaje es pequeño y está en una zona en la que sabés que haciendo cierto tipo de ejercicio no va a rozarse, podés hacerlo, tan solo se trata de evitar que una herida se roce, se humedezca mucho por el sudor o reciba algún golpe.

Como cualquier otra pequeña herida, el tatuaje se convierte en una zona algo delicada que requiere protección y cuidados para evitar que se infecte. El tiempo de espera antes de retomar la práctica deportiva es relativo y va a depender del tipo de tattoo y sobre todo de su evolución, algo que debés vigilar atentamente.

Si te has hecho uno pequeño que cicatriza favorablemente, por precaución, debés esperar aproximadamente 1 semana antes de hacer ejercicio (al menos cinco días). Para tatuajes grandes, por ejemplo, que cubran gran parte del pecho o de la espalda, prolongar este tiempo hasta las 2 o 3 semanas como mínimo es lo más aconsejable. Antes siempre debés comprobar que tu tatuaje se va secando y cicatrizando. Además, las escarificaciones, al ser heridas más grandes en la piel, sí necesitan de más tiempo para curar bien, por lo que es recomendable no hacer ejercicio que pueda rozar la zona o estirarla de forma que dificulte que se cure.

Ante el menor síntoma de infección, hinchazón o malestar general, es conveniente acudir a la consulta médica.

En resumen, como norma general, no debés hacer actividad física porque tu tatuaje necesita una serie de cuidados básicos a tener en cuenta para que no te cause problema alguno y puedas lucirlo bien en muy poco tiempo. No obstante, dependerá de la extensión y evolución del tattoo y del tipo de ejercicio que quieras hacer. Así, que además de evitar hacer ejercicios que fuercen la zona y puedan rozar la piel, tomá nota de estos cuidados básicos:

– Una vez retirado el film protector que te haya colocado el tatuador justo después de finalizar (dejalo al menos 4 horas), lavá la zona con agua templada y un jabón neutro. Secá para que se inicie la cicatrización, preferentemente con papel absorbente y nunca frotes o restriegues, solo da toques suaves, con cuidado.

– Seguí siempre de manera estricta las indicaciones que te haya dado el tatuador. Probablemente te habrá recomendado alguna pomada o crema cicatrizante y con propiedades antibacterianas y antibióticas que tendrás que aplicar una o dos veces al día.

– Procurá tener el tatuaje al aire cuando sea posible, pero cubrilo con un apósito para evitar roces por ejemplo con la ropa, que deberá ser lo más holgada posible.

– Con un tatuaje recién hecho es esencial evitar la exposición al sol.

– Los primeros días no realices actividades acuáticas.

– Extremá la higiene, especialmente de tus manos, al hacer las curas de tu tatuaje (lavado diario y pomada).

– Cuando avance la cicatrización y el tattoo se vaya secando, aplicá crema hidratante al menos una vez al día para evitar que la piel se resquebraje o se descame en exceso.

Fuente: Un cómo

Salud

Tres universidades públicas exigirán el pase sanitario para asistir a las clases presenciales

Se trata de la Tecnológica Nacional, La Matanza y La Plata; qué dicen desde la UBA

De cara al comienzo del próximo ciclo lectivo, tres universidades públicas ya adelantaron que exigirán a sus alumnos el pase sanitario como requisito para tener clase de forma presencial. Se tratan de la Universidad de La Matanza (UNLaM), la Universidad de La Plata (UNLP) y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

Según informaron las tres casas de altos estudios, se pedirá a los estudiante que tengan, al menos, dos dosis de alguna de las vacunas contra el coronavirus. A su vez, se evaluarán los casos de aquellos que no se hayan inmunizados por cuestiones médicas. En tanto, los no vacunados deberán presentar un “test con resultado negativo” para poder asistir a clases de forma presencial.

Lo cierto es que no hay una disposición del Gobierno que obligue a las universidades a proceder de esta manera ya que las mismas gozan de autonomía. A su vez, se trata de una decisión tomada de forma individual ya que ni el CIN (Consejo Interuniversitario Nacional) de las universidad públicas ni el CRUP (Consejo de Rectores de Universidades Privadas) de las privadas afirmaron que sea una medida que se este analizando de forma colectiva. De todos modos, conforme se acerque el inicio de clases y los números de contagios sigan altos, se espera que otras universidades se sumen en las próximas horas.

Por lo pronto, la UBA (universidad con la mayor masa de alumnos del país) adelantó que acatará lo que dispongan las autoridades nacionales: Si ni el gobierno nacional ni la Ciudad nos exigen pase sanitario, nosotros no lo vamos a pedir de forma independiente”.

El gobierno nacional ya adelantó que el pase sanitario no regirá para las escuelas ya que la vacunación no es obligatoria, pero tampoco pondrán trabas a que las universidades, que gozan de autonomía, puedan solicitarlo.

Continuar leyendo

Salud

Diez signos que advierten de una amistad tóxica

Algunas señales a las que conviene estar atentos

La toxicidad en una relación no solo se observa en las parejas románticas, sino en otros ámbitos, entre ellos la amistad. Estas son diez señales que te advierten de ello:

1.No se muestra interesado en vos

Le hablás y apenas te escucha u ocurre algo importante en tu vida y se olvidó completamente. Solamente habla de sí mismo, y cuando hablás sobre vos parece aburrirse y rápidamente busca cambiar de tema.

2. Te juzga constantemente

Siempre encuentra fallas en tus decisiones, critica tus elecciones de vida, no comprende tus acciones y te lo hace saber. Constantemente comienza sus frases con “Si fuera vos, yo …” con un lado moralizador, porque no respeta tus decisiones, tus opiniones o tus valores.

3. Parece celoso de tus logros

Cuando te sucede algo bueno, dudás en decírselo porque temés su reacción. No se alegrará por vos, sino que buscará ver el lado negativo, encontrar críticas fáciles, etc. Un amigo de verdad se alegra con las buenas noticias y apoya en las malas.

4. Ejerce poder sobre vos para influenciarte a hacer cosas negativas

Un verdadero amigo no debe ejercer ningún poder, como mucho puede ser una buena influencia, pero de ninguna manera una mala. Si te está presionando para que actúes de manera irresponsable o peligrosa. Si no busca tu felicidad sino la suya en las acciones que te empuja a realizar, es mejor cortar contacto.

5. No respeta compromisos

Te decepciona con regularidad, sentís que siempre tiene mejores cosas que hacer que estar con vos y no te senís como una persona importante. Olvida sus citas con regularidad.

6. No se comunica con vos

Las amistades en la edad adulta no son las mismas que en la adolescencia en las que podíamos pasar horas charlando por teléfono. Las obligaciones con la familia y el trabajo dejan poco espacio para la amistad. Sin embargo, un verdadero amigo siempre encontrará el tiempo para pedir noticias tuyas.

7. No busca soluciones por sí mismo

Que te pida tu opinión es algo normal y halagador, pero cuando se vuelve sistemático, puede dar la sensación de que no puede arreglárselas sin vos. Cuando surgen los reproches porque no les ofrecés soluciones es que existe una dependencia emocional, que rápidamente puede volverse insalubre.

8. Constantemente necesita que hagas cosas por él

Te necesita para cualquier cosa. Si la reciprocidad en los favores está a la orden del día, todo está bien, pero si hay un desequilibrio, es hora de poner límites.

9. No tenés ganas de verlo

No sabés por qué, pero no respondés a sus llamadas y postergás sus salidas. Tenés una sensación de malestar cuando hablas con él y / o cuando lo ves. Y ver a un amigo normalmente debería ser una fuente de placer… Ya hay muchas obligaciones en la vida, no hace falta que sumes más.

10. Te hace sentir culpable

Él siempre tiene la razón, te hace dudar de tus elecciones, te hace preguntas llenas de insinuaciones, y siempre te culpa por todo. Este vínculo le permite reforzar su mala autoestima, pero destruye la tuya en el proceso.

Fuente: Mente asombrosa

Continuar leyendo

Salud

Cinco formas de identificar la carne en mal estado

Factores que delatan que no se encuentra en condiciones óptimas para su consumo

Resulta fundamental conservar correctamente la carne, ya que las posibilidades de enfermarse debido a una intoxicación alimentaria aumentan exponencialmente cuando esta no es fresca o no se ha guardado de manera adecuada.

Cómo saber si está en mal estado:

1. Verificá la fecha de caducidad

Antes de comprar cualquier bandeja de carne, comprobá la fecha de caducidad que se especifica en el envase. En el caso de que la fecha ya se haya pasado, entonces no debés comprarla, no importa lo bajo que sea su precio, pues podría estar en mal estado y ser un riesgo para tu salud.

Así mismo, si el envase no tiene fecha de caducidad, lote o fecha de envasado, tampoco la lleves, más que nada por seguridad. Lo mejor que podés hacer es elegir la carne completamente fresca.

2. Comprobá el color

Es otro de los principales elementos que te alertarán, y es que no tiene por qué haber pasado de su fecha de vencimiento para estar en mal estado. Tené en cuenta las siguientes indicaciones:

– La carne de aves de corral puede ser desde un color blanquecino azulado a un tono más amarillo.

– La carne cruda de cerdo, en condiciones óptimas, debe presentar un color grisáceo-rosado.

– Normalmente, se asocia la carne picada con un color rojo brillante; sin embargo, este no es su color natural y se produce debido a que está expuesta al aire. Si la carne picada fresca ha sido envasada al vacío y se mantiene a partir del oxígeno, su color debería ser una especie de rojo púrpura. Por otro lado, contrariamente a lo que se cree, cuando se vuelve algo marrón, no significa que esté en mal estado, sino que pertenece a animales de mayor edad. Además, en muchas ocasiones la propia iluminación de la tienda puede causar una variación en el color, dándole un tono marrón-rojizo.

3. Olela

Es quizás la forma más fácil de saber si está en mal o buen estado. Así, sea cual sea el tipo, en el caso de que huela mal o a rancio no es comestible y debés deshacerte de ella. Especialmente, la de aves de corral desprende un olor muy distintivo que alerta que no se encuentra en buenas condiciones, se trata de una especie de olor pútrido que rápidamente puede identificarse.

4. Comprobá su consistencia

Tomá el tiempo que necesites para inspeccionarla al detalle y no olvides que la podrida, normalmente, presenta una textura viscosa que delata que las bacterias ya han empezado a multiplicarse sobre su superficie. Es posible que la carne en mal estado también esté algo pegajosa y cuente con áreas verdosas o ennegrecidas, signo de que los hongos ya han empezado a proliferar y crecer.

5. Comprobá el sabor

Si a pesar de tener sospechas decidís cocinarla y al probarla notás un sabor que difiere a como debería es evidente que es mejor que no te la comas.

Fuente: El español

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR