Seguinos en nuestras redes

Sociedad

Desopilante: faltó a su casamiento y fue reemplazado por un maniquí y un iPad

El joven se había intoxicado y tuvo que ser hospitalizado el mismo día de su boda. Sin embargo, ello no impidió que la pareja siguiera adelante con el evento en el lugar decidido

Una de las situaciones de boda más desopilantes se viralizó en la red social TikTok: un novio se enfermó el día de su casamiento pero no dejó que su salud empañara los planes de un día feliz. Así, le pidió a su flamante esposa que fuera al gran evento sin él.

El joven se había intoxicado y tuvo que ser hospitalizado el mismo día de su boda. Sin embargo, ello no impidió que la pareja siguiera adelante con la boda en el lugar decidido.

Para reemplazarlo, alguien puso un iPad con la foto del novio en un poste con ruedas y hasta lo vistió de gala dejando un robótico novio improvisado.

@thevictorianyoungsvillehe had severe food poisoning & is doing better now! 😅 #weddingtiktok #manifestation #relationships #selfcare #wedding #fyp #horrorstory #weddingfail♬ SAD GIRLZ LUV MONEY Remix (feat. Kali Uchis and Moliy) – Amaarae & Kali Uchis

Youngsville, el lugar donde se realizó la fiesta en Carolina del Norte, publicó un video de la insólita solución de los novios en TikTok, generando todo tipo de comentarios. La chica cortó el pastel con el maniquí de su novio y bailó durante toda la noche con él.

Contó que era el tercer intento de casarse durante lo que fue la pandemia por coronavirus. “Hemos estado felices juntos durante casi ocho años, y hay muchos más por venir”, explicó

Policiales

Pilar: cinco personas mataron a golpes a un joven en la puerta de un boliche

Por el crimen ya hay dos detenidos, una mujer de 18 y un hombre de 22

El horror se apoderó de la noche de pilar, luego de que un joven fuera brutalmente asesinado a golpes y piedrazos por parte de una patota de cinco personas a la salida de un boliche en dicha localidad.

La victima se trata de Brian Cuitiño, un joven de 22 años que había ido a bailar el jueves por la noche junto a su hermana de 19 al boliche Napoleón, ubicado en Las Magnolias al 700 del barrio La Esmeralda. Cerca de las 6 de la mañana se produce una altercado dentro del boliche por lo que los hermanos deciden retirarse del establecimiento.

Brian esperaba en la calle, mientras su hermana iba a buscar el auto, cuando un Ford Focus gris lo cruzó y de allí descendieron dos mujeres y tres hombres quienes lo atacaron brutalmente a golpes de puño, patadas, y hasta piedrazos.

Fuentes policiales consultadas por La Nación informaron que llegaron al lugar tras un llamado al 911 por una pelea. Una mujer, que se identificó como Paula Cuitiño, de 19 años, contó que dos mujeres y tres hombres habían golpeado a su hermano. Los efectivos constataron que el hombre que yacía en el piso presentaba una fractura encéfalo craneana. Brian murió el domingo por la tarde en el hospital Sanguinetti.

La investigación quedó en manos del fiscal Gonzalo Agüero de la UFI N.º 4. Tras las primeras tareas investigativas para dar con los autores del hecho, que incluyeron la visualización de las grabaciones de diferentes cámaras privadas y pública y testimonios recabados en el lugar, la policía pudo identificar al vehículo en el que se trasladaban los atacantes.

A partir de esos datos, el fiscal ordenó un allanamiento en el domicilio donde estaba registrado el vehículo donde fue secuestrado el Ford Focus y, gracias a los documentos que había en el auto, pudo establecerse que quien lo conducía era Lucas Castillo, de 22 años, quien no se encontraba en su domicilio. Sin embargo, los investigadores lograron detenerlo en su lugar de trabajo en la localidad de Garín.

En el allanamiento al domicilio de Castillo se pudo secuestrar un pantalón de jean azul con agujeros, una remera azul y un par de zapatillas Nike de color negro con vivos naranjas que eran justamente las ropas que vestía uno de los atacantes al momento del hecho, según se pudo observar en las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona, según consigna el medio pilardiario.com.

Posteriormente se logró identificar al resto de los involucrados y, tras dos allanamientos más, se detuvo a una joven de 18 años.

En las redes sociales, varios amigos de la víctima se expresaron con mensajes de dolor y pedidos de justicia por el joven.”Dejaron a esta criatura sin su papá, No tienen piedad ni conciencia. #JusticiaXBraian”, publicó un amigo del joven junto a una foto de la víctima con su bebé recién nacido. Otra amiga pidió “Justicia x Braian” y que su crimen “no quede impune”.

Continuar leyendo

Salud

Algunas de las frutas y verduras con más agua

Formas saludables de hidratarte más allá de beber agua

Gran parte de la hidratación del cuerpo se debe a los alimentos que tomamos. Las frutas y verduras son las que más nos hidratan, siendo algunas de ellas casi en su totalidad agua. Estas son algunas de las que mayor porcentaje tienen:

Calabaza: la cruda es, casi en su totalidad, agua: 89,4 gramos por cada 100 gramos del producto comestible.

Lechuga: es una gran fuente de agua: 95,2 gramos por cada 100 gramos del alimento.

Sandía: se deshace en nuestra boca porque 94,6 gramos de 100 gramos del producto es agua.

Rábano: es un vegetal que, entre otras cosas, es una rica fuente de hidratación: 94,8 gramos de agua por 100 gramos de porción.

Calabacín: se trata de una verdura muy hidratante, concretamente 94,6 gramos por cada 100 gramos.

Acelga: un vegetal de hoja lleno de agua para hidratar el organismo. Las crudas tienen 94,4 gramos de agua por cada 100 gramos.

Tomate: los maduros aportan 90,4 gramos de agua por cada 100 gramos de producto comestible.

Apio: cuenta con 94,4 gramos de agua por cada 100 gramos.

Endibia: aportan mucha cantidad de agua, concretamente 93,8 gramos por cada 100 gramos

Espárrago: por cada 100 gramos, 92,8 gramos es agua.

Pepino: 100 gramos contienen 95,7 gramos de agua.

Coliflor: tiene 92,5 gramos de agua por cada 100 gramos de producto.

Melón: es una fuente rica en agua: 92,4 gramos de agua por cada 100 gramos de esta fruta.

Berenjena: un vegetal muy típico en verano que aporta 92,2 gramos de agua por cada 100 gramos.

Fresa: por cada 100 gramos, 89,6 gramos es agua.

Rúcula: por cada 100 gramos, 91,7 gramos es agua.

Mandarina: por cada 100 gramos, 88,2 gramos es agua.

Repollo morado: por cada 100 gramos, 92,3 gramos es agua.

Fuente: ABC Bienestar

Continuar leyendo

Salud

Los alimentos que más rechazan bebés y niños y qué hacer para que coman de todo

Cómo generar un hábito de alimentación saludable

Aunque a la hora de introducir la alimentación complementaria hay bebés que aceptan cualquier comida, por lo general suele ser más habitual que muestren una resistencia a frutas y verduras, e incluso se sumen otros alimentos conforme crece.

Los tres alimentos que más rechazo provocan en bebés y niños, según su edad:

De seis a 12 meses

Tanto las frutas como las verduras son alimentos bajos en calorías, lo que puede identificarse en el paladar del bebé como un alimento que no les va a aportar energía. Esto hace que inconscientemente lo rechacen para poder favorecer el consumo de otros más calóricos, como pan, pasta o arroz.

Sin embargo, como padres debemos entender que las frutas y las verduras son alimentos que deben estar diariamente porque les aportan fibra, vitaminas y minerales esenciales para su desarrollo.

Entre dos y tres años

Pasado el periodo de la alimentación complementaria, aparece otro momento crítico en la alimentación. Es la etapa de neofobia, donde rechaza probar nuevos alimentos e incluso deja de comer otros que ya tenía perfectamente introducidos en la dieta.

Es un comportamiento habitual, totalmente normal e innato. Aunque prácticamente cualquier alimento puede ser rechazado sin razón alguna, los más habituales vuelven a ser de nuevo las frutas y las verduras de color verde, indica el portal Bebés y más.

De pequeños evitamos inconscientemente comer alimentos nuevos que pudieran suponer un riesgo para nosotros por ser venenosos, lo cual es frecuente entre los de origen vegetal por ser ciertamente amargos. Este amargor, típico de venenos y tóxicos, nos hace rechazarlos sin razón. Pero además de este rechazo innato a ciertos alimentos, estas son otras dos posibles causas detrás de la neofobia:

Los propios gustos del niño: durante los primeros están constantemente expuestos a nuevos sabores de alimentos, olores, texturas… Ante toda esta oferta, es normal que muchos les resulten extraños o poco apetecibles.

Haber experimentado sensaciones negativas con un alimento: como haber sufrido un atragantamiento, tener intolerancia o alergia no diagnosticada o haberse encontrado mal tras la ingesta.

A partir de tres años

Es más frecuente que salga de su núcleo familiar y comience a comer fuera de casa (comedor escolar, casas de familiares, eventos sociales…). Esto contribuye a que su paladar se vaya estimulando y empiecen a notar las diferencias entre las recetas y técnicas de cocina habituales en su casa, y lo que hay fuera. De ahí que haya quienes parezcan comer mejor en casa de la abuela o en el colegio, que en su propia casa o viceversa.

Los alimentos más rechazados en esta etapa siguen siendo las frutas y las verduras, a las que también se empieza a sumar el pescado. Igualmente, hay que recordar que se encuentra en una fase de descubrimiento absoluto de nuevos sabores, lo que hace que puedan rechazar sin razón los que devoraban siendo bebés, o bien comenzar a aceptar de pronto otros alimentos que antes odiaban.

En el extremo opuesto de los alimentos más rechazados se encontrarían aquellos que más aceptación tienen en prácticamente todas las etapas de la alimentación. Estos combinan su sabor dulce con un aporte de calorías medio-alto, como por ejemplo el arroz, la pasta, el huevo, las papas y las grasas saludables. Son muy agradables al paladar y les aportan mucha energía. Esto hace que los elija de forma innata, pues sabe que le aportarán nutrientes y energía suficiente para seguir creciendo.

Ante el rechazo a ciertos alimentos y predilección por otros, los padres podemos caer en el error de dejar de ofrecerle aquellos  que le cuesta más trabajo comer y decantarnos por los que prefiere. Pero es fundamental que su dieta sea completa, variada y equilibrada desde que son bebés, pues cada grupo de alimentos tiene unas propiedades determinadas y beneficios.

¿Qué podemos hacer para conseguir que coman de todo sin presiones?

En los bebés de seis a 12 meses, esta etapa de introducción a la alimentación complementaria, lo importante es que los alimentos actúen como estímulo o experiencia más que como fuente principal de nutrientes, porque la leche materna sigue siendo su principal fuente de energía.

Igualmente, hay una serie de pautas que podemos llevar a cabo para favorecer el momento de la comida:

– Hacer que la hora de comer y el ambiente sean agradables.

– Dejar que sea el bebé quien decida cuánto quiere comer.

– Exponerlo a los alimentos en su formato entero para que se familiarice con ellos. Si nunca le hemos presentado un brócoli, es menos probable que se lo coma años después, porque le generará rechazo.

– Entender que pueden llegar a necesitar una exposición de hasta 15 veces un mismo alimento hasta que lo aceptan.

– No forzarle a comer nada: es una etapa de descubrimiento y el objetivo no es que se coman todo, sino que lo prueben, jueguen, se relacionen de forma segura y se diviertan comiendo.

En los bebés de entre dos y tres años, las mismas pautas anteriormente mencionadas servirían también para este grupo. Debemos hacer de la comida un momento placentero, positivo y agradable, y ofrecerle todos los alimentos de forma natural y respetuosa para que de a poco  los vaya incorporando a su dieta.

Por otro lado (y aunque puede resultar un tanto frustrante) no debemos enfadarnos ni irritarnos si no come y entender que la neofobia muchas veces no atiende a razones específicas, siendo una etapa que irá pasando.

A partir de tres años, ya en la primera infancia, son muchos los hábitos que podemos adoptar para que acaben comiendo de todo a lo largo de su vida y teniendo una relación sana y positiva con la comida.

Así, a todos los consejos anteriormente mencionados, se suman también:

– Predicar con el ejemplo: con que nos vean comiendo alimentos saludables es más que suficiente para generar un efecto positivo en su ingesta.

– No restringir el acceso a determinados alimentos: prohibir uno solo generará más ganas de comerlo.

– Involucrarles en los menús preguntando lo que quieren comer y dejando que cocinen o formen parte de la preparación de los mismos.

– No usar sus alimentos favoritos como recompensa, ni otros como castigo.

– No forzarlo a comer ningún alimento. A veces, basta con esperar un tiempo y volvérselo a ofrecer para que lo acepte, pero otras veces será cuestión de ingenio y creatividad en la cocina. Así, por ejemplo, en lugar de ofrecerles una ensalada y un pollo a la plancha, probemos a hacerles un wok de espaguetis integrales con verduras, una pizza casera con verduras y pollo… Tenemos que encontrar el equilibrio entre lo rico, lo saludable y lo divertido.

Fuente: Bebés y más

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR