Seguinos en nuestras redes

Entrevistas Nexofin

Entrevista a Martín Bachiller: amor por los deportes, historias sobre el golf y una charla con Tiger Woods

En diálogo con Nexofin, el comunicador de TyC Sports recuerda su infancia en Bariloche, el arribo a Buenos Aires, comparte detalles de sus diferentes coberturas y habla sobre su presente laboral en Urbana Play

Martín Bachiller tiene una clara pasión en su vida: el deporte. La actividad lo acompaña desde su infancia en la ciudad de San Carlos de Bariloche, cuando iba al Club Andino local, donde los residentes como él podían esquiar sin necesidad de incurrir en los grandes gastos que afrontan los turistas que visitan la ciudad todos los años.

Luego, al terminar la escuela, viajó desde Río Negro a Buenos Aires y estudió Derecho por mandato familiar. Pero como quería seguir ligado al mundo del deporte, encontró en el Marketing Deportivo una respuesta a su ya marcada vocación.

“Yo vine en el 90; me acuerdo ratearme de la facu para ver un partido de Copa Davis que no se pudo terminar el domingo contra Alemania (jugaba Martín Jaite y lo terminó ganando) y que se completó el lunes. No podía creer poder estar en una ciudad que tenía todo ese tipo de cosas”, recuerda Bachiller, vía WhatsApp, a NEXOFIN.

Actualmente se desempeña en la pantalla de TyC Sports cubriendo golf. Luego de estar con el grupo de Metro y Medio en Radio Metro, en 2021 se incorporó a Urbana Play. Se lo puede escuchar en el programa Perros de la Calle (lunes a viernes de 9 a 13).

Durante octubre, junto a Sofía Martínez, lanzaron el ciclo Urbana Play Club (sábados de 8 a 10) para brindar la información de los principales eventos deportivos de la Argentina y el mundo.

Al detallar sobre su reciente rol en el medio ubicado en el barrio porteño de Colegiales, el protagonista explica: “A Sofi la conocí en Tokio, estaba trabajando para la TV Pública y estábamos en el mismo hotel. Nos ayudamos mutuamente en las coberturas. Un día salió al aire en Perros y nos dimos cuenta que había mucha química”.

En diálogo con Nexofin, el comunicador de TyC Sports recuerda su infancia en Bariloche, el arribo a Buenos Aires, comparte detalles de sus diferentes coberturas en el golf y habla sobre su presente laboral en Urbana Play.

Nexofin (N): Empecemos desde el principio. Sos oriundo de Bariloche, ¿cómo fue tu infancia?

Martín Bachiller (MB): Fue una infancia muy linda para vivir. Bariloche es una ciudad espectacular (en ese momento era un pueblo; más chiquito que ahora).

Siempre cuento que te da la posibilidad de hacer un montón de deportes que en otro lugar como Buenos Aires (sería complicado).

Mi viejo es médico y no somos millonarios; sin embargo, esquiaba, jugaba al futbol, rugby, tenis… Iba al Club Andino Bariloche donde los residentes esquiaban por poca plata. Mi infancia estuvo rodeada de deportes.

N: De no haber sido el marketing deportivo, ¿qué otra carrera hubieras elegido?

Empecé estudiando Derecho por mandato familiar (mi abuelo y mi tío eran abogados y tenían un estudio en Buenos Aires). Cuando vine a estudiar Derecho lo hice por un par de años; claramente no me gustaba. Por suerte, me volqué para el lado del marketing.

¿Qué otra carrera hubiese elegido? No sé; la verdad es que me gustaba Arquitectura. De haber podido elegir me hubiese dedicado siempre algo con el deporte.

Si vuelvo a 20 años atrás y me preguntan… lamentablemente hay un montón de carreras que antes no estaban. Lo más cercano que encontré, en ese momento, era el marketing deportivo.

N: Siguiendo la línea del deporte que mencionas, ¿cuál es tu mirada sobre el futuro de los egames?

La verdad es que conozco bastante poco; pero, me apasiona como van creciendo (tengo que empezar a involucrarme más). Son el futuro y el presente por la movida que arman que es increíble.

En algún momento va a ser como un híbrido entre lo que vos hagas desde tu dispositivo y hasta lo que suceda en una cancha de fútbol. No sé como pero va a haber una interacción así.

N: ¿Cómo fue el cambio al llegar a Buenos Aires?

Fue duro; tenía mucha familia acá (abuelos, mi vieja y tenía amigos). Vine con varios que también estaban en la misma; no me puedo quejar, hay gente que la pasa peor.

Lo que más me impresionaba era como había colectivos a toda hora y lugar. Vivía en Las Heras y Ugarteche y escuchaba los colectivos a la noche; no lo podía entender y me parecía increíble.

Desde el punto de vista del deporte, las primeras veces que iba a la cancha (la noche anterior no podía dormir). Si el partido era a las 3… a las 11 ya estaba ahí; me gustaba el programa de comer un Paty, ver la Reserva, la Primera, volver y a la noche ver Fútbol de Primera.

Yo vine en el 90’; me acuerdo ratearme de la facu para ver un partido de Copa Davis que no se pudo terminar el domingo contra Alemania (jugaba Martín Jaite y lo termino ganando) que se completó el lunes. No podía creer poder estar en una ciudad que tenía todo ese tipo de cosas.

N: Precisamente que hablas de algunas historias de acá, ¿cuál ha sido tu anécdota más intensa?

Tuve muchas buenas experiencias. Trabajé un par de años con Alejandro Gravier y Valeria Mazza (era re chico y ella estaba ahí arriba con Naomi Campbell, Cindy Crawford y Claudia Schiffer). Fue divertido.

Lo conocí a Bill Clinton en una cena a beneficio de Olimpiadas Especiales (es la fundación de los Kennedy en los Estados Unidos y Valeria en ese momento era la madrina).

Estuve tomando el té con Tyra Banks; me emborraché con Tico Torres (era el baterista de Bon Jovi y estaba casado con Eva Herzigová que era amiga de Valeria). Fue un verano en la casa de ellos en Punta del Este; el tipo era un monstruo y nos quedamos hablando hasta tarde.

N: Hablemos de golf. Para los que no son seguidores del deporte, ¿afecta al golfista jugar en soledad?

Es una gran pregunta la que haces. Cuando fue la pandemia, el golf fue uno de los primeros deportes que volvió y en el PGA Tour en la no pandemia los torneos se siguen muchísimo (hay canchas donde tenés 50 mil personas en una día y en el total del torneo fueron 200 mil).

Es mucha presión; el golf es uno de los deportes individuales que más plata reparte (para que te des una idea el año que viene va a haber bolsas de 20 millones de dólares por fin de semana; la tradicional es de 12).

El hecho de jugar solos a los novatos les sirvió; como todo en deporte y actividad hay grandes jugadores (Tiger Woods, Rory Mcllroy, Dustin Jhonson, Jordan Speith, Brooks Koepka y Justin Thomas) que se alimentan del público; necesitan de esa adrenalina. A mucho los afecta y a otros no. Les complica o no les motiva jugar en soledad.

N: Hiciste coberturas de Majors, PGA Championship, Masters de Augusta e US Open, ¿una historia del detrás de escena que te haya quedado?

Son torneos con estructuras increíbles. Me sigue impresionando como son chicos los que están jugando (todos multimillonarios; el 80% que juega un Mayor son tipos que están recontra salvados y lo hacen por la pasión y la competencia).

Me acuerdo de Dustin Jhonson en el Tour Championship; venía puntero y cómodo con una temporada espectacular. Un viernes jugó y no le gustó como le pego arriba del Green (hacía un calor y estuvo jugando cinco horas); terminó, se comió un sanguchito y le metió tres horas más.

Todos lo hacen: Emiliano Grillo, Joaquín Niemann… Hay mil historias de sacrificio; no dejan de ser chicos con un montón de responsabilidades. A veces, estallan por lados. El tour es realmente increíble.

Y la que te puede gustar: hace un par de años, Tiger Woods estaba lesionado (2017) en la Presidents Cup en Liberty Nacional; estaba en el staff de capitanes. En pleno festejo quedé mano a mano con él y no podía sacarme una foto (no quería cagar el momento).

Le conté que era argentino y me dijo que había estado en el sur (le encantaba cazar y pescar). Cuando venía lo hacía de incógnito desde su avión a lugares privados donde no hay una foto que lo pruebe; le pregunté si había jugado y me dijo que cuando iba de vacaciones no tocaba un palo.

Te puede interesar:

N: Pasemos a tu presente laboral, ¿cómo surgió el proyecto de #UrbanaPlayClub junto a Sofía Martínez?

Antes estaba con el grupo de Metro y Medio (que fue después Vuelta y Media cuando pasaron a Urbana Play). Andrés Pandiella me convocó y arranqué en Perros de la Calle; cuando fueron los Juegos Olímpicos fui a hacer una cobertura para varios programas de la radio. En ese momento, Andrés ya me había contado que tenía la idea de hacer un programa de deportes.

A Sofi la conocí en Tokio (estaba trabajando para la TV Pública y estábamos en el mismo hotel); nos ayudamos mutuamente en las coberturas.

Un día salió al aire en Perros y nos dimos cuenta que había mucha química (Pandiella lo vio). Cuando volvimos le empezamos a dar forma al proyecto; súper felices y entiendo que sale muy bien.

N: A la hora de hablar de golf, esquí, rugby y fútbol, ¿cuál es tu preparación para las transmisiones?

Preparo mucho; soy disléxico (necesito estar muy seguro de lo que preparo). Disfruto estar preparando cualquiera de los programas o deportes; es mi pasión. Es la mejor forma de estar seguro que lo que voy a decir al aire no es una burrada.

Justo el otro día lo hablábamos con Sofi; nos pasa a ambos con muchas horas de preproducción. No me gusta equivocarme; prefiero estar seguro de los datos e historias que cuento al aire.

Por suerte, Internet te permite ahorrarte muchos pasos. Siempre, trato de poner en contexto el torneo, los participantes y si puedo tener un dato de los protagonistas (previo o posterior).

N: Finalizada la tarea, ¿qué te gusta hacer cuando no trabajas?

Adivina!!! Jaja Me gusta mucho hacer deporte, acompañar a mis hijos a hacer deportes, estar con mis amigos (tengo la suerte de tener muchos amigos acá en Buenos Aires y en Bariloche)… compartir la pasión por el deporte y la culinaria; tengo unos lindos fines de semana mezclando deportes y asado.

Mi mujer me acompaña en eso de educar a los chicos en el deporte. Es una linda forma de vida; no nos colguemos de una etiqueta de que solamente el deporte te salva de la droga.

También la música tiene un componente muy grande en mi vida; soy baterista aficionado y con unos amigos tengo una banda que por suerte me bancan. Rodeado de familia por suerte; la banda es de papás del colegio.

N: Vamos con un pequeño ping-pong, ¿el mejor jugador de golf argentino que viste?

Ángel Cabrera.

N:¿Un podio de grandes canchas en el país?

1) Olivos Golf 2) Playa Grande 3) Chapelco

N: ¿Qué cosas te exasperan en el campo de juego?

¡Que no levanten los piques!

N: Si pudieras elegir a un profesional para jugar, ¿a quién elegirías?

Tiger Woods.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Martín Bachiller es…?

Ufff…no sabría bien como definirme . Si te puedo decir un dicho que aplico para todos los ámbitos de mi vida familiar, laboral y social: No hay peor gestión que la que no se hace.

Entrevistas Nexofin

Entrevista a Gonzalo Aziz: sus inicios, un viaje a España y el desafío de Hacer un puente

En diálogo con Nexofin, el periodista de Radio Mitre y TN describe su pasión por cubrir temas políticos, analiza las prioridades de la pospandemia y comparte sus objetivos personales para el futuro

Desde temprana edad, Gonzalo Aziz consideró a la música como una de las cosas más importantes de su vida. Había aprendido a tocar la guitarra gracias a su padre y el costado artístico era de las cosas que más le “tiraban” a nivel vocacional.

Sobre el final de la secundaria -y aún dudando sobre qué camino profesional seguir- la psicopedagoga de su colegio le sugirió anotarse en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires. Le veía pasta para el mundo de las ciencias sociales y la comunicación.

Gonzalo siguió el consejo y, según cuenta a NEXOFIN, fue una suerte de amor a primera vista; en especial, con el periodismo político.

Su formación académica incluye también un Master de Políticas Públicas en la Universidad Austral y un paso como profesor de Historia Argentina en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

Para reforzar sus conocimientos, en 2021 decidió viajar a España para cursar un posgrado en la Escuela de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid.

“Dejas las costumbres y la zona de confort… pasas a vivir en otro país de cero; la experiencia fue maravillosa”, explica Aziz a NEXOFIN.

En el Viejo Continente aprovechó para realizar un proyecto personal: el podcast Hacer un puente nace de las vivencias personales que tuvo en el Grupo Clarín entre los años 2010 y 2013.

A lo largo de su carrera se desempeñó en el periodismo freelance y en el diario deportivo Olé. Desde hace 19 años que trabaja en los noticieros de El Trece y de TN. También es conductor con Sandra Borghi del programa “Aire de Noticias” (domingo de 9 a 11) en Radio Mitre.

Al detallar su experiencia en el medio ubicado en el barrio porteño de Constitución, el comunicador explica: “Algo que disfruté mucho es la posibilidad de entrevistar a los presidentes de la Argentina y el mundo. La posibilidad de interactuar con las personas que le cambian el rumbo a nuestro país”.

En diálogo con Nexofin, el periodista de Radio Mitre y TN recorre sus inicios en la profesión, describe su pasión por cubrir temas políticos y comparte sus objetivos personales para el futuro.

Nexofin (N): ¿Cuándo descubriste que querías ser periodista?

Gonzalo Aziz (GA): Fue raro como me di cuenta que quería ser periodista político. Desde los nueve que toco la guitarra (desde los diez que estudio piano); la música fue una de las cosas más importantes de mi vida (mi papá me enseñó a tocar la guitarra).

Vengo de una casa que es tradicional: mi papá es ingeniero y mi mamá es docente. Cuando llegué a 5to año y el test vocacional decía que yo tenía que ser músico… a mis padres eso les generó un cimbronazo.

Empecé a dudar sobre qué hacer y la psicopedagoga del colegio me sugirió anotarme en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires como para poder adentrarme en el mundo de las ciencias sociales y la comunicación.

Apenas empecé a estudiar (fue muy loco) sentí que era la carrera de mi vida; me dieron muchas ganas de trabajar en los medios. En primer año empecé a trabajar en una radio… casi un amor a primera vista.

Con el correr de los años, con las materias vinculadas a la historia política, descubrí que mi verdadera pasión profesional era el periodismo político.

Esto fue ratificado en el año 2008 con el problema entre el Gobierno y el campo por las retenciones móviles; una jefa del canal me pidió que me haga cargo de la cobertura parlamentaria del debate.

Vine por primera vez al Congreso a trabajar y ahí ratifiqué lo que sentí tiempo atrás: el amor y la decisión de ser periodista político.

N: ¿Cuál es la satisfacción más grande que te da la profesión?

Es muy difícil elegir un solo momento; tuve la suerte de cubrir un montón de acontecimientos históricos que les cambiaron la vida a muchos argentinos y argentinas.

Sentí la satisfacción que como periodista político estaba siendo de puente entre la historia y las personas.

Creo que ese es el verdadero rol social, la misión que tenemos los periodistas… de ser un vehículo entre lo que pasa en un país y la gente que vive ahí.

Que se hayan enterado por mí o mis compañeros de esas cosas… es una sensación muy hermosa; siente que la misión está cumplida.

N: ¿En qué momento de tu vida estás hoy?

Muy especial: vengo de graduarme en Maestría en Políticas Públicas en la Universidad Austral y posgraduarme en Liderazgo Político en la Universidad Complutense de Madrid.

Es el momento de transición entre lo que es el periodismo político y el análisis político; me formé para ser analista político.

Si bien es cierto que muchas de mis intervenciones en la radio y la televisión tienen que ver con el análisis de la política… creo que es el momento en el cual tengo que empezar a encaminar mi carrera para dotarla únicamente del rol de analista político.

Me formé para eso; hice todo lo que corresponde en términos académicos y laborales para lograrlo.

Vengo trabajando como acreditado parlamentario desde el año 2008 y como acreditado en Casa de Gobierno desde el año 2011. Estoy en un momento de madurez profesional muy lindo como para que eso empiece a ocurrir.

N: ¿Qué recuerdos tenés de tu etapa en la Escuela de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid?

Hermoso, la verdad. Haber estado en España estudiando en la universidad más prestigiosa de ese país y en una de las más prestigiosas de Europa fue una experiencia hermosa. Primero, hay un factor humano (determinante) que es conocer compañeros de otros espacios del mundo.

Segundo, la Universidad Complutense es una casa de estudio muy prestigiosa… han pasado los políticos más importantes de España y Europa.

En tercer lugar, la experiencia de vivir en un país que no es la Argentina; con una idiosincrasia similar a la nuestra es algo que te hace crecer un montón.

Dejas las costumbres y la zona de confort… pasas a vivir en otro país de cero; la experiencia fue maravillosa.

N: ¿Y cómo profesor de Historia Argentina en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA)?

La experiencia docente fue una de las cosas más maravillosas que me ha pasado como profesional. La Universidad de Buenos Aires es la más prestigiosa de la Argentina y una de las más prestigiosas de toda América; ha dado mucho en el aporte académico y de profesionales.

Haber sido profesor fue algo maravilloso que lo recuerdo con mucho cariño y orgullo.

Además, me permitió compartir con un montón de estudiantes mis pensamientos, miradas, escucharlos, aprender de ellos… fue todo positivo. Espero en algún momento volver a hacerlo.

N: ¿Cuándo surgió la idea del podcast Hacer un puente?

Es mucho más que un podcast: es una manera de ver la vida, una marca personal mía y mi manera de moverme en mí día a día. Soy de los que creen que uno tiene que contemplar que existe otro y es distinto.

Uno aprende y es mejor gracias a las diferencias. No lo cancelo, anulo o le bajo el volumen… lo escucho y aprendo. Desde ese lugar/espíritu nació Hacer un puente… de la necesidad de terminar con la grieta en la Argentina.

¿Sabes por qué? Nos deja la imposibilidad de tener políticas que trasciendan a los gobiernos de turno… la pelea permanente, la cultura de la confrontación hace que los dirigentes que sostienen a la Argentina no se pongan de acuerdo en nada.

Las reglas de juego son inestables y el sector privado (el único capaz de hacer inversiones productivas que genere trabajo en los países) no invierte.

Hacer un puente es una colaboración a cambiar la cultura política de la Argentina, terminando la confrontación y dándole el lugar a una cultura política del abrazo, diálogo, concertación y de los acuerdos.

N: A lo largo de tu carrera en TN y Radio Mitre, ¿qué es lo que más te gustó cubrir?

¡¡Uff!! Acá te diría que muchas cosas; algo que disfruté mucho es la posibilidad de entrevistar a los presidentes de la Argentina y el mundo. La posibilidad de interactuar con las personas que le cambian el rumbo a nuestro país.

Estar presente en primera fila en los acontecimientos que le cambiaron la vida a millones de personas. La 125 fue un hito en mi vida profesional… las elecciones presidenciales… son muchas.

Te puede interesar:

N: Se cumplieron 20 años de la crisis del 2001, ¿cómo recordás ese momento particular?

Lo recuerdo con mucha angustia; en esa época trabajaba de periodista freelance y no estaba en la trinchera como hoy. El impacto que tuvo en mi familia y amigos; ver a mi papá angustiado y nervioso. Era bastante joven, tenía 22 años y fue difícil.

N: Fuera del aire, ¿cuáles son las cosas con las que disfrutas tu vida personal?

Todo lo que implique estar en contacto con el otro; soy un tipo muy sociable. Disfruto de los asados, la familia y los amigos… viajar (una de las cosas que más amo).

Soy fanático de andar en moto y disfruto mucho de la música (tocar el piano/guitarra y cantar); es algo que atraviesa mi vida hasta el último día.

N: Hablemos de actualidad, ¿cuáles son, a tu juicio, las prioridades de la pospandemia?

Lo que este país va a necesitar es cambiar la cultura política que rige la historia argentina desde siempre, que es la cultura de la confrontación.

Por una cultura que promueva el diálogo, acuerdos y que eso promuevan políticas públicas que trasciendan a los gobiernos de turno. Si no nos sentamos a la mesa y no tenemos la vocación de ceder algunas cosas, el país no va a salir adelante.

Hay que entender que todos somos argentinos y todos debemos bregar para que este país salga adelante.

N: ¿Qué lectura hacés sobre la primera mitad del mandato de Alberto Fernández?

La separaría en dos: un primer año auspicioso, más allá de la pandemia; los dirigentes de la Argentina invitados por el Gobierno parecía que se iban a sentar a buscar soluciones en conjunto.

Después, lamentablemente, el segundo año de pandemia (casualmente de campaña electoral) en el cual la Argentina volvió a lo mismo de siempre y el Gobierno cometió los mismos errores: promover la grieta, pelearse con el otro y no buscar soluciones de fondo a los problemas (económicos y sociales).

El Gobierno no ha hecho cosas inteligentes ni eficaces para resolverlos; me parece que la calificación no es buena.

N: ¿Cómo ves la interna de Juntos por el Cambio en Diputados?

No deja de ser una alianza política inmersa en este país llamado Argentina. Juntos por el Cambio no le escapa a la manera en la cual se hace política; tiene un problema a resolver: definir qué país quiere para los próximos años; tenés un sector que busca promover el diálogo pero que compite dentro de ese espacio con otro sector que busca exactamente lo mismo que el kirchnerismo duro (promover la conflictividad permanente).

N: Vamos con un pequeño ping-pong, ¿virtudes y defectos?

Como virtudes te diría que soy una persona que empuja, va para adelante y nunca se rinde. Lo aprendí de mis padres. Tengo un profundo sentido de lo social y soy muy empático; me es muy fácil relacionarme con el otro.

Soy un tipo muy leal; la lealtad es mi valor principal. No traiciono nunca; es mi gran virtud.

Defectos: soy un tipo muy testarudo; me cuesta bajar un cambio. Es un defecto llevar al extremo algunas de mis virtudes (por ejemplo, ser demasiado emocional; eso hace que uno pierda el juicio racional y pragmático de las cosas).

Soy muy perfeccionista (no está bueno eso porque muchas veces te pone en situación de conflicto con el otro).

N: ¿Algún blooper que recuerdes con gracia de una cobertura?

Me acuerdo uno que fue tremendo. En la cobertura de las elecciones del año 2011 estaba en el búnker del Frente para la Victoria; de repente me escribe (supuestamente) una productora cuyo apellido era casi idéntico que el apellido del gerente del canal.

Pensando que era esa productora le respondo como le respondo a un compañero de trabajo… que es con libertad.

Le digo “Es increíble cómo me rompen las pelotas con estas boludeces” por mensaje; cuando se lo mando me doy cuenta que en realidad era el gerente del canal. No sabía cómo pedirle disculpas. Básicamente, lo había mandado a la mierda jeje.

N: ¿Tu lugar en el mundo?

No es uno solo; te diría que hay dos o tres. Uno es Villa La Angostura en Neuquén; solemos ir con mi familia y compartimos muchas cosas.

Otro lo descubrí este año y es Madrid; es una de las ciudades más hermosas del planeta donde me siento muy feliz.

N: ¿Frase motivacional?

Hoy es siempre todavía, toda la vida es ahora.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Gonzalo Aziz es…?

Es un buen tipo; leal a la gente que quiere, ama a su país… que todos los días se levanta para tratar de hacer algo para que la gente que lo rodea viva un poquito mejor y es un buen amigo.

Continuar leyendo

Entrevistas Nexofin

Entrevista a Laura Di Marco: construcción de libros, psicología política y su salida de Mitre

En diálogo con Nexofin, la periodista y conductora de LN+ recuerda los primeros pasos de su profesión, explica el proceso de sus escritos utilizando las emociones y detalla el motivo de su salida de Radio Mitre

El primer capítulo de Laura Di Marco con el periodismo se escribió cuando, de adolescente, comenzó a hacer entrevistas en el barrio porteño de Villa Urquiza. Luego, una influencia clave en su formación vocacional llegó de la mano de su padre, quien le coleccionó el Juicio a las Juntas en la época de Raúl Alfonsín.

Laura luego estudió Sociología en la UBA y, en el año 1991, comenzó su carrera como periodista a los 23, con una beca de perfeccionamiento en Clarín. Escribió en diversos diarios y revistas, pero actualmente es columnista política en La Nación.

Me copé mucho con la gráfica; me encanta escribir. Fui la primera mujer en La Nación que empezó a escribir artículos de opinión. En general, los medios/el periodismo político es un medio hostil para las mujeres… difícil, somos pocas. Hablé con Norma Morandini y me decía que en los 70 no podía ni firmar; trabajaba en Clarín y las mujeres no firmaban. No hay columnistas políticas; sí las que escriben información política… somos pocas las conductoras de programas de radio, tele, editorialistas (el lugar más prestigioso del periodismo)… es un medio machista. Está cambiando con las nuevas generaciones; como es el caso de José del Rio en La Nación que tiene muy en cuenta el tema de género”, analiza Di Marco, vía telefónica, a NEXOFIN.

Durante los últimos años, la protagonista publicó libros que exploran el lado oculto de diversos personajes de la política: “Macri. Historia íntima y secreta de la élite que llegó al poder”; “Cristina Fernández. La verdadera historia”; “Las jefas. Quiénes son, cómo llegaron y cómo viven las ejecutivas más poderosas de la Argentina” y “La Cámpora. Historia secreta de los herederos de Néstor y Cristina Kirchner”.

En “Los cuadernos de Laura. Historias verdaderas sobre el amor, la vida y la resiliencia”, la autora de best sellers sobre política se inserta en la intimidad de las personas.

Hoy se destaca como conductora del programa La Trama del Poder, en LN+. Luego de seis años, la escritora decidió poner fin a su vínculo con Radio Mitre, donde su última participación era con Pablo Rossi, en el programa “Volviendo a casa”.

Al detallar su experiencia en el medio televisivo ubicado en el barrio porteño de Colegiales, la analista política explica: “Fui aprendiendo ese lenguaje, hace cinco años que hago La Trama del Poder. Es la primera vez que juego así en primera; es un canal al que estoy muy orgullosa de pertenecer, y estoy contenta de poder hacer esta experiencia en televisión que me fascina”.

En diálogo con Nexofin, la periodista y conductora de LN+ recuerda los primeros pasos de su profesión, explica el proceso de sus libros y detalla el motivo de su salida de Radio Mitre.

Nexofin (N): ¿En qué momento nació tu interés por el periodismo?

Laura Di Marco (LDM): De chica hacía entrevistas en mi barrio; me gustaba escribir. Era la dictadura y preguntaba sobre el peronismo, me intrigaba y la gente salía corriendo. Era una chica y no sabía exactamente qué era lo que pasaba en la Argentina.

Ahora justo voy a escribir un libro sobre el peronismo; en mis artículos abordo mucho sobre el peronismo.

A mi viejo la encantaba la política; me regaló y me coleccionó el Juicio a la Juntas en la época de Alfonsín. Era antiperonista; le encantaban los diarios y mirábamos juntos a Bernardo Neustadt.

Ahí nació mi vocación; en la adolescencia estudié teatro y estaba entre eso y periodismo. Las cosas se me fueron dando en el periodismo.

N: ¿Cómo fueron tus primeros pasos, a los 23 años, en Clarín?

Gané una beca; me case muy jovencita y fui mamá a los 21 años. Antes hacía algunas colaboraciones y trabaja en Radio Continental con Osvaldo Granados. Gané una beca para jóvenes; fue tocar el cielo con las manos.

Los becarios lo hacíamos en el verano y me parecía impresionante pasar por los bares y ver que la gente leía notas mías (estaba en Información General y escribía sobre incendios y accidentes).

Me emocionaba entrar en la Redacción; al llegar a mi casa tenía que bajar la adrenalina que me provocaba.

Entendí que yo quería hacer eso; me acuerdo que en ese momento decía “Quiero seguir cubriendo incendios toda mi vida”. Toda esa adrenalina que me enamoró y cautivó.

N: De no haber sido la comunicación, ¿hubieras estudiado psicología?

Sí. Tengo una mirada como analista política donde incorporo emociones; no se puede entender la política si vos no entendés la dimensión psicológica de los personajes.

Como el periodismo político los hacen varones no está muy abordada esa cuestión (es más, a veces es mal vista).

Es imposible entender a Cristina Kirchner si vos no entendés su vida, no analizas en términos de sus emociones… mucho de lo que hace no tiene que ver con una estrategia política. Eso es un sello en mí, en mis libros, en mis columnas políticas… el poder abordar desde una integralidad una situación política.

Muchas veces se desarman alianzas o se definen situaciones de gobierno por cuestiones personales/emocionales.

El otro día me preguntaba “¿Cuánto de la descalificación que Franco Macri produjo sobre Mauricio Macri hizo que no pudiera seguir adelante con un segundo mandato?”.

Esto no te lo cuenta nadie; ningún colega mío va a hacer ese análisis (tal vez lo piense, no digo que no lo diga). Lo abordo mucho en mi libro “Macri: Historia íntima y secreta de la élite argentina que llegó al poder”.

Me gusta mucho la psicología y me parece súper compatible con el periodismo y el análisis político.

N: ¿Qué disfrutas más: el proceso de investigación periodístico o el proceso de escritura de un nuevo libro?

Disfruto mucho cuando está hecho; padezco bastante el armado. Se parece a cuando tenés hijos chiquitos (disfrutas cuando crecen). Pasa con los viajes, también (tienen como una parte engorrosa y uno disfruta cuando terminan).

Me encanta promocionar el libro, tener que corregir… por ahí disfruto del proceso son determinadas entrevistas (cosas que en la radio y la televisión no se puede hacer) que es charlar, tener una charla con un entrevistado político donde te revele cosas… que surjan revelaciones durante el proceso de investigación de un libro; me pasó con Macri, Cristina, La Cámpora… es muy trabajoso y siempre le dedico mucho tiempo.

N: “Los cuadernos de Laura” fue tu primer escrito no político, ¿cuál es la devolución que tenés en el día a día con el público?

Enorme. Una de las cosas por las cuales me da mucha tristeza despedirme de Radio Mitre es por la enorme audiencia.

Fue como abrir mi diario íntimo con historias propias e historias de otra gente… de resiliencia, amor, vida… La historia tiene una resolución o una enseñanza.

Hay gente que está muy sola que escucha la radio; miles de veces por mensajes me contaban sus historias.

Las devoluciones fueron impresionantes; creo fervientemente que el periodismo es servicio, comunicación, información, análisis… pienso mucho en el público.

Comparto mis fallas como madre, como pude mejorarlas un poco…. muestro mi lado menos presentable.

N: Luego de seis años, ¿por qué decidiste salir de Radio Mitre?

Básicamente creo que se cumplió una etapa. Estaba conduciendo con Pablo Rossi un programa, la radio no me garantizaba la continuidad de esa conducción y sentía que el lugar que me ofrecía a mí no me satisfacía.

Tengo ganas de que los proyectos me gusten; liderar equipos como hago en LN+ y mis libros. A veces, en los medios hay reconversiones.

Para estar en un lugar que no me convence, prefiero buscar otros horizontes.

Te puede interesar:

N: Hoy se te ve en la pantalla de LN+ en La Trama del Poder, ¿cómo te organizas con la rutina?

Tengo un chat con mis productores y con la gente del canal; empezamos a armar el plantel programa el lunes (la narrativa y los invitados). Los jueves me dedico básicamente a hacer el programa.

Son como libros; fui aprendiendo ese lenguaje (hace cinco años que hago La Trama del Poder).

Es la primera vez que juego así en primera; es un canal que estoy muy orgullosa de pertenecer y contenta de hacer esta experiencia en televisión que me fascina.

N: Sobre el periodismo político, ¿cuáles son las colegas que te gusta consultar?

Me gusta mucho Romina Manguel (no necesariamente coincido), María O´Donell, Mariel Fitz Patrick (me parece que es súper seria en el periodismo de datos; debería tener más relevancia), Luciana Vázquez, Mónica Gutiérrez, Pola Oloixarac como escritora (me encanta y me divierte muchísimo sus columnas)… creo que no me olvido de ninguna.

N: ¿Cómo ves la realidad del país?

Difícil, muy difícil. La veo en un momento de inflexión; de cambio generacional… veo dos años sumamente difíciles, falta de liderazgo tanto en la coalición gobernante como en la oposición.

Veo como un momento de transición: la muerte de lo viejo y el surgimiento de algo nuevo que no empieza a despuntar.

Una nueva generación política que quiere superar la grieta que tanto daño le hizo a la Argentina y otra muy aferrada al enojo.

La Argentina sin un acuerdo político (donde este gran parte la política adentro) no tiene futuro/destino.

Veo también un desgaste lamentable de la democracia como sistema político (una insatisfacción de la gente que me parece peligroso porque puede resultar en una deriva autoritaria, anti política o fuera de sistema).

Se puede disparar para cualquier lado; como una crisis/oportunidad pero me preocupa porque las crisis no siempre tienen buenas resoluciones.

N: Vamos con un pequeño ping-pong, ¿un personaje que te gustaría entrevistar?

Cristina Kirchner.

N: ¿Lugar en el mundo?

Tengo varios; Córdoba… Traslasierra.

N: ¿Frase motivacional?

“Salta y aparecerá la red” de Julia Cameron.

N: ¿Una actividad cuando no trabajas?

Escuchar música.

N: ¿Radio o televisión?

Televisión.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Laura Di Marco es…?

¡Ay, qué difícil! Es una mujer que busca romper moldes.

Continuar leyendo

Entrevistas Nexofin

Entrevista a Martín De Ambrosio: cambio climático, trabajo en pandemia y el rol del periodismo científico

En diálogo con Nexofin, el comunicador recuerda sus mayores obstáculos, detalla sobre sus coberturas en la ONU, el armado de sus escritos y comparte su objetivo en el programa Hablemos Todo Hoy en Radio Metro

Desde chico, en su La Pampa natal, Martín De Ambrosio sabía que quería dedicarse al periodismo o alguna actividad relacionada como la docencia o la escritura. Al terminar sus estudios secundarios, Martin decidió estudiar Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires (UBA).

A lo largo de su prometedora carrera, el protagonista trabajó en los diarios Pagina/12 (2000-2005) y Perfil (2005-2013); y hoy es colaborador del diario La Nación y del sitio SciDev.Net, entre otros. También ha participado como columnista de diferentes programas de radio (Planeta Azul; Entretapas) y ha trabajado en televisión (Científicos Industria Argentina, entre otros).

Es autor de varios libros, entre los que se encuentran El mejor amigo de la ciencia, El deportista científico, Por qué corremos, Guardapolvos, Mentes brillantes en cuerpos enfermos y Todo lo que necesitás saber sobre el cambio climático.

Un punto a destacar es que cubrió las cumbres de cambio climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de Cancún (2010), Lima (2014), París (2015), Bonn (2017) y Madrid (2019). También fue vicepresidente (de 2015 a 2017) de la Red Argentina de Periodismo Científico.

“La RADPC es horizontal y se arma ese esquema de autoridades por un requerimiento legal de las entidades del estilo que tiene la organización de las personas jurídicas en el país”, explica De Ambrosio a NEXOFIN.

Desde 2021 sumó un nuevo desafío: forma parte del equipo del programa Hablemos Todo Hoy (lunes a viernes de 6 a 10 de la mañana) liderado por Nacho Otero en Radio Metro.

Al detallar su experiencia en el medio ubicado en el barrio porteño de Colegiales, el comunicador explica: “Es interesante toda la dinámica de la primera mañana; el objetivo es que la gente que está despertándose o desplazándose por la ciudad tenga un panorama de lo más importante que está pasando y acaso tenga algunas herramientas para la toma de decisiones”.

En diálogo con Nexofin, el comunicador recuerda sus mayores obstáculos, detalla sobre sus coberturas en la ONU, el armado de sus escritos y comparte su objetivo en el programa Hablemos Todo Hoy en Radio Metro.

Nexofin (N): Naciste en la provincia de La Pampa, ¿qué actividad te imaginabas desarrollar?

Martín De Ambrosio (MDA): Es curioso, pero desde chico sabía que quería dedicarme al periodismo o alguna actividad relacionada (docencia, escritura).

De hecho, en el secundario había que elegir una orientación a los 13 años y a pesar de que había una de “laboratorio”, que era la que habían elegido casi todos mis amigos, me incliné por la de “medios de comunicación”. Así que eso, un tipo empecinado.

N:¿Cuáles recordás como los mayores obstáculos que debiste sortear en la vida?

¿En la vida en general? Muchísimos. La vida debería venir con instrucciones de uso, como aquella novela de Georges Perec. Por eso lo que conviene es, de algún modo, mantener el espíritu de aprendizaje que es la base de la niñez y de la ciencia.

N: ¿Cómo fue el cambio al llegar a Buenos Aires?

Posiblemente, de las mejores cosas que me pasaron en la vida. Salir de un secundario apático en Santa Rosa y encontrarme de repente con la Universidad de Buenos Aires, toda la juventud, todo el tiempo.

Desde ya, hubo algunos impactos en el cambio del estilo de vida. Pero en balance, me resultó maravilloso. Bueno, y de hecho no dejé de vivir en esta ciudad nunca más.

N: Hablemos sobre la profesión, ¿cómo evalúas la calidad del periodismo científico en la Argentina?

Estamos trabajando desde la Red Argentina de Periodismo Científico (RADPC) para que cada vez esté más jerarquizada. Y aunque siempre hay una cierta tendencia a ver el vaso medio vacío, creo que el nivel es razonablemente bueno; ojalá entre todos podamos mejorarlo.

En ese sentido, la pandemia generó un montón de luces sobre la especialidad que hay que aprovechar. La receta no es mágica: estudiar (leer, hablar con expertos) y trabajar mucho.

N: Fuiste vicepresidente de la Red Argentina de Periodismo Científico, ¿qué recuerdos tenés de esa etapa?

La RADPC es horizontal y se arma ese esquema de autoridades por un requerimiento legal de las entidades del estilo que tiene la organización de las personas jurídicas en el país.

De todos modos, junto con Matías Loewy que era el presidente durante esos dos años y el resto de la comisión directiva, tratamos de hacer lo que hace la Red: impulsar la profesión, capacitaciones, talleres y demás.

Te puede interesar:

N: Estuviste en varias cumbres de cambio climático de la ONU, ¿una historia del detrás de escena que te haya quedado?

Muchas. Pero te cito una en particular de la primera de ellas, en Cancún en 2010.

Fui a uno de los eventos paralelos, como se los llama a los actos que no forman parte de la agenda oficial de las negociaciones, en el que un grupo de científicos veganos hacían una cuenta que resultaba en apariencia fácil: si todo el mundo dejaba en pocos meses de comer carne se acababa el problema del cambio climático.

Primero me hizo reír, después me shockeó el planteo, pero la moraleja es que me permitió ver -como si fuera una parábola- lo complejísimo que es el asunto del cambio climático, que incluye no sólo esquemas, gráficos y ecuaciones sino dimensiones humanas y culturales profundas. ¿Cómo iba yo, pampeano al fin, aceptar el fin de los asados?

N: Debido a la pandemia, ¿qué cambios hubo en tu forma de trabajo?

Como decía antes, la pandemia puso al periodismo científico con un foco inédito; cambiaron asuntos relacionados con cómo tratar los resultados de una investigación.

En particular con los artículos publicados directamente en línea y difundido a través de redes sociales, sin tener el aval de la revisión de pares (un proceso que se da antes de que vea la luz en revistas especializadas, como Science, Lancet o Nature, por ejemplo).

N: Siguiendo el hilo, ¿algo olvidado qué aprendiste con el aislamiento?

El valor del esfuerzo del trabajo durante horas y horas. Pero asimismo la necesidad de frenar en algún momento, hacer alguna actividad física (llegué a correr media hora en el interior de mi departamento, rebotando contra las paredes) y alguna actividad distractiva.

Mantener la salud mental es clave, se vio, no sólo para nuestra profesión.

N: ¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

Además de la radio y la escritura de notas periodísticas, sigo editando libros de colegas. Algo que me gusta y entusiasma.

Ojalá pronto vean la luz porque merecen tener sus lectores (te lo digo yo que me estoy divirtiendo al leerlos y editarlos).

N: En 2021 te sumaste a Hablemos Todo Hoy en Radio Metro, ¿cuál es tu objetivo al comunicar en los medios masivos?

Es interesante toda la dinámica de la primera mañana; el objetivo es que la gente que está despertándose o desplazándose por la ciudad tenga un panorama de lo más importante que está pasando y acaso tenga algunas herramientas para la toma de decisiones.

También divertirse y, ocasionalmente, llevarse alguna idea de qué pasa en el terreno de la ciencia y la salud.

N: Has escrito varios libros, ¿tenés pensado realizar otro y sobre qué trataría?

Por ahora, no. Ojalá más adelante tenga el tiempo y alguna que otra idea contundente.

N:¿Cómo te llevás con ese proceso de escritura?

Me gusta, pero es muy absorbente: casi casi 24×24 y la verdad es que no tiene el retorno material adecuado.

Lo que le digo a la gente que quiere escribir y publicar: hay que tener muchas ganas.

N: Vamos con un pequeño ping-pong, ¿libro que recomiendes?

Ficciones de Jorge Luis Borges. Una breve historia de casi todo, de Bill Bryson.

N: ¿Club de fútbol?

Boca Juniors, Boca Juniors, gran campeón del balompié.

N: ¿El gol que más gritaste?

Uh, también muchos. No sabría decir en toda mi historia de hincha cuál es el más más más de todos. Pero te cito dos, relativamente cercanos en el tiempo.

Tevez a Gimnasia para ser campeón justo antes de la pandemia (ese día fue completo, porque Maradona estuvo por última vez en la Bombonera y se lo despidió como merecía).

Y Maxi Rodríguez de penal a Holanda en Brasil para llegar a la final del Mundial (tuve la suerte de estar en la cancha).

N: Para cerrar en un concepto, ¿Martín De Ambrosio es…?

¿Un periodista de ciencias? Ponele.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR