Seguinos en nuestras redes

Salud

Tips para hacer un asado “saludable”

Todos los consejos para disfrutar de esta tradición argentina

Un asado semanal puede aportar muchas calorías o no. Depende mucho del corte que elijas, la forma de preparación y la guarnición.

Este plato no podría estar completo sin una picada previa y un postre que acompañe la sobremesa. El es resultado es alrededor de 2.500 calorías en una sola comida, cuando la cantidad de calorías diarias recomendadas es de 2.200 a 2.500 para los hombres, y de 1.800 a 2.000 para las mujeres, según la actividad física que realicen.

Si se comienza con una picada, tené en cuenta que:

– Tres rebanadas de salamín tienen 100 calorías.

– Tres rebanadas de salamín con pan tienen 200 calorías.

– Cinco dados de queso compacto tienen 150 calorías.

– Ocho aceitunas tienen 50 calorías.

– Una taza de papas fritas tiene 150 calorías.

Si acompañás la picada con un vermout:

Se agregan unas 150 calorías; mientras que si lo hacés con una copa de vino, 120. El comienzo del asado, cuando se disfrutan de los embutidos y achuras, es muy abundante en grasa y calorías:

– Chinchulines (30g, una orejita): 60 calorías.

– ¼ de provoleta: 160 calorías.

– ¼ de molleja: 230 calorías.

– ½ morcilla: 100 calorías.

– Un choripán: 380 calorías.

Si se eligen carnes grasas, se suma mucho valor energético:

– 100 g de asado de tira: 190 calorías.

– Una tira de matambrito de cerdo: 240 calorías.

– 100 g de pechito con manta: 260 calorías.

Y con las guarniciones:

– Papas fritas: 400 calorías.

– Una taza de ensalada de papas y huevo con mayonesa: 250 calorías.

– Una papa chica al plomo con una nuez de manteca: 200 calorías.

Ahora bien, ¿es posible disfrutar de un asado saludable? No todas las carnes son malas ni el asado es un pecado. Es posible seguir disfrutándolo siempre y cuando se cuiden un poco las calorías y las grasas. Todas las carnes, ya sean de vaca, pollo, pescado o cerdo, aportan una cantidad similar de proteínas, pero difieren en la cantidad de otros nutrientes, como minerales y grasas.

Los cortes de carne de vaca tienen dos tipos de grasa: la externa, que es fácilmente extraíble, y la intramuscular, esas vetas blancas que se entremezclan con la pulpa, y que no pueden ser eliminada. La cantidad y calidad de esta grasa depende de la edad, el sexo, la raza, la velocidad del crecimiento y la alimentación del animal.

Por regla general, los cortes de menor contenido graso son los que se encuentran en los cuartos traseros, como el lomo por ejemplo.

– Carne de vaca: nalga, cuadrada, peceto, colita de cuadril, bola de lomo, lomo, bife angosto, palomita.

– Cerdo: lomo, solomillo con hueso, costilla con o sin hueso.

– Cordero: los cortes de la media caña de la pierna tienden a ser más magros, incluyen la pierna, el brazo y el lomo.

El consumo recomendado de carnes debe ser de 150 g por día para las mujeres y de 200 g para los hombres adultos, y en los niños, de 15 a 20 gramos por cada año de edad hasta llegar a los 150g. Lo más aconsejable es tres veces por semana carne de vaca (puede incluirse cordero); dos veces, pescados grasos (por su contenido de omega 3); una vez, pollo; y una vez, cerdo magro.

Consejos prácticos y saludables

Distintos ingredientes les agregan sabor a las carnes y salsas sin añadir grasa extra:

Salsa inglesa o Worcestershire: cada cucharada aporta 15 calorías.

Salsa tabasco: cada cucharada aporta 20 calorías.

Pasta de tomate: cada cucharada aporta 15 calorías.

Salsa de soja: cada cucharada aporta diez calorías.

Salsa teriyaki: cada cucharada aporta 12 calorías.

Decile sí a las marinadas: estas le otorgan un sabor extra a las carnes magras, con la ventaja de que suman pocas calorías. Una manera fácil de hacerlas es con las bolsas con cierre hermético, colocando un trozo de cualquier carne en la bolsa y luego agregando los condimentos o marinada que vayas a emplear. Cerrala procurando quitar completamente el aire y chequeando que toda la carne esté embebida con la marinada. Conservala en la heladera hasta el momento de llevarla a la parrilla. Cada tanto, mové la bolsa para que se marine de forma pareja.

Animate al toque dulce: esto les otorga un toque distinto a las carnes. Probá con con incorporar algún elemento de sabor dulce como jugos de frutas, miel o azúcar negra. Pero con cuidado, ya que una cantidad excesiva puede provocar que las carnes se quemen cuando están a fuego fuerte.

Cociná cualquier vegetal a la parrilla: no solo el morrón o las papas quedan deliciosos, de hecho, cualquier vegetal sabe mejor grillado. Las verduras pueden marinarse de antemano durante una hora aproximadamente para resaltar todo su sabor, o si no disponés de tanto tiempo, simplemente pincelalas con aceite de oliva y ajo.

Las más adecuadas para cocinar a la parrilla son:

– Cebollas, tanto las blancas como las moradas. Cortalas en rodajas de un centímetro de grosor.

– Batatas y papas: envolvelas en papel de aluminio.

– Choclo: directamente en la mazorca.

– Hongos frescos, como el portobello o el París grande.

– Calabaza: cortada en rodajas de un centímetro de espesor.

– Zucchini y berenjena: cortados en láminas de dos centímetros.

– Espárragos.

Fuente: Selecciones

Salud

Los riesgos de planchar el pelo cuando está mojado

Consejos para un acabado más profesional sin dañarlo

La plancha del pelo es una herramienta aliada de nuestro look, pero su uso excesivo o inadecuado puede hacer que el cabello acabe dañado y resentido. Existen algunas dudas al respecto, y una de ellas es qué sucede si se la pasa cuando está mojado.

Esta es una gran equivocación que puede acabar destrozándolo, salvo que tengas una plancha para pelo mojado. Las planchas comunes, a pesar de estar diseñadas para no quemarlo, tienen una enorme potencia que aumenta enormemente la temperatura del cabello. Si a esto le añadimos vapor, podemos llegar a cocerlo, dañando su cutícula. Es por eso que la mejor opción es hacerlo cuando está seco. Además, si se puede, es recomendable que, después de secarlo con el secador, lo dejes enfriar para evitar que se sobrecaliente.

El pelo puede aguantar todo tipo de condiciones, agentes externos, productos y peinados. Sin embargo, si queremos tenerlo sano, debemos cuidarlo y protegerlo de todo aquello que pueda estropearlo. Si usás la plancha con regularidad, además de hacerlo con el pelo seco, es importante que antes lo protejas del calor.

Lo primero es conseguir un tratamiento capilar específico para pelos secos. Esto aportará un toque extra de hidratación, evitando la sequedad que causa. También deberás aplicarte una vez por semana una mascarilla específica para tu tipo de pelo, dejándola actuar un mínimo de 20 minutos y masajeando bien para que se hidrate y repare.

Antes de plancharte debés aplicarte un bloqueador capilar, que aislará el cabello, logrando que las altas temperaturas no lo dañen. Este tipo de productos se venden como bálsamos o cremas en supermercados y tiendas específicas. Conseguirán que tu pelo luzca sano a pesar de abusar de instrumentos de calor.

Aunque protejas bien tu pelo, es aconsejable que uses la plancha lo menos posible. Por otro lado, aunque tengamos una buena en casa, no siempre conseguimos los resultados que esperamos a la hora de alisarnos. Estas son una serie de consejos lograr un acabado profesional:

– El pelo siempre debe estar limpio y sano, para que luzca brillante y homogéneo.

– Tiene que estar completamente seco y atemperado, además de proveerle de un buen protector térmico.

– Para prevenir nudos y frizz, antes de proceder a planchar y alisarlo, asegurate de que está bien desenredado y peinado.

– Para que el resultado sea más preciso, la clave es no tener prisa y dividir el pelo en mechones pequeños con la ayuda de un peine.

– La mejor técnica es recoger el pelo, alisando desde las partes más bajas a las más altas de la cabeza, planchando siempre de raíz a puntas.

– Entre mechón y mechón, esperá a que se enfríe un poco para que vaya adquiriendo la forma y no toma demasiada temperatura.

– Para el frizz evitá los cepillos y usá un peine de púas anchas. Mejor si es de madera, para que no haga efecto la electricidad estática, logrando un alisado más uniforme.

Fuente: Un cómo

Continuar leyendo

Salud

Limón: todos los beneficios que aporta este cítrico

Motivos para incluirlo en tu alimentación

El limón alberga una importante variedad de vitaminas, antioxidantes y bactericidas y lo podés usar para aderezar, elaborar licores, ingrediente en recetas saladas o dulces. Como el resto de cítricos, la principal propiedad es su aporte en vitamina C, la cual constituye aproximadamente el 88% de su aporte vitamínico, y un 50% del porcentaje de peso de su composición nutricional.

Pero no es la única, porque también posee otras vitaminas como la A, B, E,K y P. Además de otros nutrientes interesantes para el buen funcionamiento del cuerpo, como son  los antioxidantes, como el ácido cítrico, que ayuda a eliminar las toxinas que se acumulan y que pueden favorecer la aparición de ciertas enfermedades. En cuanto a los minerales se destaca especialmente la presencia del potasio, selenio, calcio, hierro y magnesio.

Beneficios para tu salud:

Aliado contra las bacterias: tiene un poder bactericida y es por ello que muchos trucos de limpieza caseros se basan en esta fruta, e incluso productos químicos lo incluyen en su formulación. Pues bien, el organismo también se beneficia de su poder para luchar contra las bacterias que amenazan al cuerpo.

Sistema inmune fuerte: en invierno, el sistema inmunológico se ve mucho más expuesto a los virus típicos de esta época, por eso es importante fortalecerlo. En este sentido, el limón es gran aliado por su alto contenido en vitamina C y flavonoides, que refuerzan las defensas del organismo y previene enfermedades respiratorias.

Es un alcalinizante: los minerales que deja en el cuerpo después de la digestión ayudan a eliminar iones de hidrogeno y disminuir la acidez.

Détox: es la fruta détox por excelencia, ya que estimula el hígado y ayuda a eliminar toxinas. Uno de los remedios más eficaces para desintoxicar tu hígado, es tomar todas las mañanas en ayunas el jugo de un limón recién exprimido junto con medio vaso de agua, y esperar media hora para que haga su efecto antes de tomar otros alimentos.

Cuida de tu sistema digestivo: el agua con limón en ayunas tiene efecto saciante y apenas tiene calorías. Además, el limón aumenta los movimientos de los intestinos, lo que facilita la expulsión de las heces. También ayuda a realizar las digestiones pesadas.

Cuida el cerebro: también se puede beneficiar de su consumo habitual por la elevada cantidad de potasio que contiene, que contribuye a disminuir los problemas de aumento en la presión arterial y mantiene sanos los vasos sanguíneos. Gracias a ello mejora la circulación en el sistema nervioso, evitando accidentes cerebrales y aumentando las capacidades cognitivas.

Fuente: Día

Continuar leyendo

Salud

Alcohol y embarazo: cinco recomendaciones a tener en cuenta

Las dudas más frecuentes respecto a su consumo

Si estás embarazada y te preguntás si podés tomar una copa de vino o alguna bebida alcohólica sin afectar la salud del bebé y la tuya, puede que recibas muchas opiniones al respecto y te podrías confundir.

Algunos doctores recomiendan que lo evites completamente durante el embarazo. Otros sugieren que tomar, ocasionalmente, una bebida alcohólica ligera, no necesariamente afecta la salud del bebé. A continuación, algunas de las dudas más frecuentes.

¿Cuánta cantidad de alcohol puedo tomar estando embarazada?

No hay forma de saber cuánto alcohol es “seguro” para tu salud y la de tu hijo durante el embarazo. Algunos expertos indican que podría tener riesgos a largo plazo en el desarrollo del bebé. Lo que sí es seguro es que mientras más tomes, los riesgos aumentan.

Muchos profesionales de la salud recomiendan evitar totalmente el consumo durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre, pues se incrementan los riesgos de sufrir una pérdida. En algunos casos, se le ha relacionado también al nacimiento prematuro. Si decidís tomar, es importante que el límite máximo sea de dos unidades, no más de una vez a la semana y nunca tanto como para sentir los efectos de la ebriedad.

¿Cuáles son los riesgos más severos?

Estar en un estado de ebriedad o beber alcohol con regularidad estando embarazada puede causar serios daños en el bebé. Cuando hablamos de beber con regularidad nos referimos a más de seis vasos de alcohol en una sola sesión.

Cada vez que tomás una bebida alcohólica, el alcohol va directo a tu sangre. Una vez que está en tu sistema sanguíneo, puede alcanzar a tu bebé a través de la placenta. A medida que incrementes la cantidad de bebidas alcohólicas, el riesgo aumenta para tu bebé de sufrir problemas en su desarrollo y en toda su vida. Estos problemas van desde el trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF), síndrome de alcoholismo fetal, problemas del sistema nervioso, entre otros.

¿Qué es el Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF)?

Se caracteriza por problemas cognitivos y de comportamiento, lo que son causados por anormalidades en la estructura del cerebro. El desarrollo de este órgano no ha sido completado como debería, lo que hace que se muestren problemas físicos y de comportamiento, como:

– Dificultad de aprendizaje y memoria

– Dificultad en el control de las emociones

– Dificultad para seguir instrucciones

– Dificultad para la socialización y comunicación plena

– Dificultad para realizar actividades diarias como vestirse o comer.

Si bebí alcohol en mi anterior embarazo y no pasó nada, ¿puedo hacerlo nuevamente?

Cada embarazo es diferente. Tomar bebidas alcohólicas puede afectar el desarrollo de uno más que otro. La edad de la madre, el ambiente, la alimentación y el contexto emocional también juegan un rol importante para llevar un embarazo tranquilo y sin problemas.

¿Qué hago si he tomado alcohol sin saber que estaba embarazada?

Lo más importante es parar su ingesta inmediatamente. Te sentirás mejor y tu bebé tendrá grandes oportunidades de nacer sin ninguna complicación. Si estás buscando quedar embarazada, no tomes alcohol. Puede que no sepas que estás gestando rápidamente y este puede dañar la salud del bebé incluso si tiene menos de 2 meses de formación.

Cada caso es diferente, si estás pensando en la posibilidad de tomar una bebida alcohólica ligera estando embarazada, lo mejor es consultar con tu médico obstetra para que te recomiende qué es mejor para la salud ambos y para que tengas un embarazo sin complicaciones.

Fuente: Auna

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR