Seguinos en nuestras redes

Economía

Las cuatro razones por las que el dólar blue no deja de subir y tocó un récord de $195

La divisa marginal subió cuatro pesos respecto al cierre del jueves, alcanzando un valor histórico, y la brecha cambiaria superó el 94%

La última rueda de la semana volvió a desarrollarse con la misma tendencia que las jornadas anteriores. En ese sentido, durante este viernes el dólar “blue” mantuvo el alza en sus operaciones y fue ofrecido a $195, un nuevo récord para el 2021 que iguala al anotado durante el mismo período el año pasado. Y la política no carece de responsabilidad en ello.

Es que a días de las elecciones y sin un panorama claro del Gobierno, el ámbito más libre de la economía, al estar por fuera de toda regulación, es gobernado únicamente por la ley de la oferta y la demanda. Es decir, que mientras los compradores superen a los vendedores, el precio aumentará. Aquí las razones de la tendencia alcista de la moneda paralela.

1- El dólar blue estaba rezagado

Tomando los valores inflacionarios y la consecuente disminución en la compra de dólares, el billete paralelo no había mostrado un salto tan brusco en lo que va de 2021. Es que a pesar de registrar en los últimos meses subas constantes, acumulando un 16,5%, lo hizo por debajo del 37% de inflación. Mientras tanto, el dólar “ahorro” controlado por el Banco Central creció 17,4%; los financieros contado con liquidación y MEP, avanzaron casi 28%.

2- Inflación, el pecado original

Cuando se esperaba cerrar el mes en un 3%, el mercado sorprendió al Gobierno con cincuenta centésimos por encima de esa cifra. Frente a este escenario, los pronósticos para octubre tampoco son alentadores, y por eso los ahorristas buscan cobertura. No resulta extraño entonces que, frente a la incertidumbre de cara a las elecciones, se registren movimientos alarmantes. Así lo explicó la economista María Castiglioni, de C&T Asesores Económicos a TN: “Muchas de las cuestiones que han tranquilizado las expectativas cambiarias, como el potencial acuerdo con el Fondo o que el Gobierno iría hacia un déficit más bajo y, por ende, hacia una menor necesidad de emisión, ya no están más. Hoy los anuncios son de más gasto público y son caldo de cultivo para alentar a una situación inestable”. La rueda seguirá girando en tanto el Gobierno siga sin encontrar una solución estructural, y los ahorristas vean en el dólar su capacidad de ahorro más factible, en lugar de invertir en bienes de capital.

3- Problemas de base

Federico Furiase, economista de Ank, habla de esa falla “estructural”. “El nivel de reservas del Banco Central es muy bajo y hay mucha incertidumbre. Todo eso desemboca en un mercado que se dolariza por donde puede”, apunta. De ahí la variedad de tipos de cambio que ya tocamos, al menos de oído.

A inicios de este mes, dice Fernando Marull, socio de la consultora FMyA, se endureció el cepo en el contado con liquidación y el MEP, y eso le sumó presión al paralelo.

“La nueva ronda de regulaciones hizo que muchas de las cotizaciones libres ya estén operando bien por arriba de los $190. El dólar Senebi llegó a operar en $200. El informal está arbitrando todas estas distorsiones, a las que se suman las mayores presiones dolarizadoras en la previa de las elecciones”, suma Lorena Giorgio, economista jefe de Equilibra.

4- Elecciones, la punta del iceberg

La incertidumbre política siempre tiene impacto en el plano económico. Naturalmente, las expectativas sobre la conducción del país son determinantes de ambas. Joaquín Waldman, jefe de investigación de Ecolatina, explica que el tipo de cambio en calendario electoral tiene que ver con que “el comportamiento de pisar el tipo de cambio en año electoral y que salte post-elecciones ya es conocido; por otra parte, porque van muchos meses en los que crece por debajo de la inflación y por último, por las regulaciones crecientes, que dan la pauta de que se ‘va complicando’”.

Economía

Kulfas defendió la medida del BCRA: “La gente que viaja al exterior no es pobre, quien se quiera ir al exterior que se lo pague”

El ministro de Desarrollo Productivo se pronunció sin rodeos sobre la disposición del Banco Central de prohibir la financiación en cuotas de pasajes, hospedaje y compra de bienes y servicios en el exterior

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, se refirió a la medida que adoptó el Banco Central de prohibir la financiación en cuotas de viajes al exterior, contemplando los gastos de pasajes, hospedaje y compras. “Quien se quiera ir al exterior que lo haga, pero que se lo pague”, sentenció el funcionario en declaraciones a Radio Continental.

“La gente que viaja al exterior no es pobre, seamos claros, y la clase media tiene muchas opciones dentro del país para el verano”, apuntó sin pelos en la lengua. De esta manera puso en jaque las declaraciones de la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, que ajustada al guion para cuidar la imagen del gobierno dijo que todos íbamos a poder “viajar y cumplir nuestros sueños”. Así se aseguran un crecimiento del mercado interno pero a costa de una restricción que frena a miles de ciudadanos que quieren salir del país, ya sea por ocio, trabajo o para visitar a algún familiar.

“La gente va a seguir viajando pero financiando las tarjetas de crédito de otra manera”, había dicho Cerruti al anunciar la disposición, pero incluso ante las preguntas en la rueda de prensa fue esquiva para reconocer que se limitaban las posibilidades de la clase media.

A contramano, Kulfas declaró hoy: “La cuestión es muy clara, estamos en un escenario de reactivación y tenemos que priorizar que continúe. Lamentablemente hay algunas medidas que pueden caer un poco antipáticas”.

Asimismo el ministro explicó que la decisión se enmarca en un esquema de planificación de las divisas, y no a una negociación con el FMI. “Las reservas tienen que estar robustas para sostener un plan económico consistente y que no se generen saltos abruptos de cambio”. Y enseguida ilustró comparando con la gestión anterior: “Esto ya lo vimos, Macri tuvo devaluaciones muy fuertes que llevaron a que haya inflación y aumento de la pobreza”, sostuvo.

Continuar leyendo

Economía

Jubilados: el Gobierno redujo en $12.000 millones el presupuesto para pagar sentencias favorables

La medida se publicó en el Boletín Oficial de este viernes mediante el DNU 809/2021.

El Gobierno nacional tomó la decisión de reducir en $12.000 millones la partida del Presupuesto Nacional para el pago de los juicios favorables a jubilados y pensionados. Actualmente se registran 280.000 juicios y 80.000 sentencias firmes.

La medida se publicó en el Boletín Oficial mediante el DNU 809/2021. El mismo disminuye de $ 91.277 millones a $ 79.277 millones el crédito autorizado “destinado al pago de deudas previsionales reconocidas en sede judicial y administrativa y aquellas establecidas en los acuerdos transaccionales celebrados en el marco de la Ley Nº 27.260 como consecuencia de retroactivos originados en ajustes practicados en las prestaciones del Sistema Integrado Previsional Argentino a cargo de la ANSES”.

Esta decisión forma parte del reajuste del Presupuesto Nacional por el retraso de las partidas presupuestarias a causa de la inflación y por los nuevos gastos autorizados que se financian con recortes.

Según los datos de ANSES, entre enero y septiembre se pagaron 39.671 sentencias “superando la cantidad de sentencias resueltas durante los 9 primeros meses de 2019 (38.303)”.

El proyecto de Presupuesto 2022 prevé destinar una menor cantidad de dinero al pago de esos fallos judiciales. El artículo oficial lo fija en $80.086 millones, un 1% más a la partida ajustada en 2021.

Los delirios cristinistas junto a los empobrecidos jubilados

Por otra parte, el último informe enviado al Congreso indicó que los juicios de jubilados en trámite eran de 268.998 y el flujo anual de juicios iniciados contra ANSES en diciembre 2019 sumaron 2.080; en 2020 son 14.126; y en 2021 hasta mayo, 8.037.

Los pagos de sentencia se mantienen desde hace varios años en un promedio de entre 40.000 y 45.000 por año. Según la ley previsional, las sentencias firmes deben ser canceladas dentro de los 120 días.

Continuar leyendo

Negocios

Argentina abrió una licitación para comprar trenes nuevos y acomodó el terreno para que Rusia sea adjudicataria

Después de tres años de abrir la oferta, la compañía rusa Transmashholding (TMH) cerró un millonario negocio con el Gobierno para fabricar trenes en el país, tras dejar en el camino a dos competidoras

En 2018, el Ministerio de Transporte de la Argentina abrió una licitación para reemplazar un lote de trenes chinos que hasta hoy acumuló algunos claroscuros. Es que el tres de junio pasado, la megaempresa rusa Transmashholding (TMH) anunció que estaba todo listo para firmar un contrato en el que proveerían a la Argentina con 560 trenes eléctricos. Sin embargo, de este lado del charco nunca anunciaron la adjudicación de la inversión.

El proceso fue iniciado por el entonces ministro de la administración Macri, Guillermo Dietrich, que llamó a licitación para reemplazar los trenes chinos que actualmente corren por las vías del ramal San Martín. Se buscaba cambiar los coches adquiridos durante la gestión de Florencio Randazzo al frente de la cartera de Transporte, en 2013, porque eran tecnología vieja y ni siquiera contaban con aire acondicionado.

Al negocio de la compra de 70 formaciones eléctricas por 880 millones de dólares se postularon tres empresas: la argentina Vemerkiper Ingeniería, la francesa Alstom y la rusa Transmashholding (TMH). En 2019 se conocieron las ofertas de cada una, pero no se resolvió quién sería la adjudicataria.

Llegado el cambio de gobierno, la operación continuó: “Nos pareció que lo mejor era seguir con aquel proceso, ya que estaba bien encarado y, además, para ganar tiempo y no generar rumores de que anulamos el llamado para hacer otro a medida de alguien. Creímos que era lo más transparente”, dijeron a LA NACION fuentes de la empresa ferroviaria estatal.

La oferta de la empresa argentina se dio de baja, quedando sólo en competencia la compañía rusa, estrechamente ligada al presidente Vladimir Putin, y la francesa. Con un jugador menos, la orden de compra se mantuvo.

El pasado 3 de junio, el presidente de Trenes Argentinos, Martín Marinucci, viajó a Rusia a una exposición de vehículos auspiciada y financiada por THM. En el sitio web de la empresa lo presentaron como invitado, y después publicaron un comunicado oficial: “Transmashholding se prepara para firmar un importante contrato para el suministro de trenes eléctricos a la Argentina. El volumen es de 880 millones de dólares, unos 560 coches. Este será un análogo del Ivolga, que se opera en Moscú”, dijo el director general de TMH, Kirill Lipa. Entonces, el titular de la empresa agregó: “Se espera la firma del contrato en los próximos días”.

Aunque en la Argentina ni siquiera se había avanzado en la adjudicación, durante los días subsiguientes la francesa sería descalificada por una cuestión de diseño: Argentina pedía tres puertas por vagón en lugar de dos, como ofrecía Alstom. De esa manera, THM se convertía en la única en carrera.

En octubre, fue el propio Lipa quien se embarcó en un viaje relámpago el día 13 a territorio austral para que le dieran una respuesta. Aunque no se asentó en el Registro de Audiencias, el ruso se reunió con el Ministro de Transporte, Alexis Guerrera; con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; y con Marinucci. Volvió satisfecho a Rusia con el informe IF 2021 98425581 bajo el brazo, fechado el 15 de ese mes. Allí se dejó por escrito que las otras ofertas ya habían sido descartadas y que TMH se ganaba la inversión. También se describió el crédito que se tomará al Eximbank de Rusia -por hasta US$850 millones- con un período de gracia de 48 meses y un plazo de 108 meses mínimos de repago de la deuda, con un interés en dólares de Libor seis meses más 2,5% anual.

Días previos a las elecciones de medio término en nuestro país, la Casa Rosada le abría las puertas al representante diplomático de Putin. “El 2 de noviembre el Embajador de Rusia D. Dmitry Feoktistov se reunió con el Jefe de Gabinete de Ministros D. Juan Luis Manzur. Se abordaron las perspectivas del desarrollo de la cooperación bilateral económica y comercial, incluyendo la esfera de transporte ferroviario”, se puede leer en la cuenta de Twitter oficial de la embajada.

Con este escenario parece que, lobby mediante, finalmente se reactivarán los talleres de Mechita, en la provincia de Buenos Aires, para poner en marcha una nueva formación de trenes made in Rusia.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR