Seguinos en nuestras redes

Salud

Beneficios de realizar una siesta corta

Qué puede aportar al organismo unos 20 minutos de descanso

Las siestas cortas son una herramienta valiosa para recuperar el estado de alerta y la energía con la que iniciamos el día. Su principal beneficio es contrarrestar los efectos fisiológicos que ocurren en el cuerpo desde que nos despertamos.

Esto ayuda a mejorar el estado de ánimo, a reaccionar a estímulos más rápidamente, a reducir la posibilidad de cometer errores y a enfocarnos y poner más atención en lo que tenemos que hacer por la tarde.

Su duración debe oscilar entre 10 y 20 minutos. Pero si lo que buscamos es mejorar la memoria, la creatividad, las funciones perceptivas o procesos cognitivos, se requiere una más larga, de hasta 90 minutos.

En las más largas —de entre 60 y 90 minutos— entramos en la fase REM, y ese sueño profundo es el mismo tipo del que tenemos durante la noche y por eso conlleva los mismos beneficios.

Hacer una siesta corta es como nadar o andar en bicicleta: es decir, es una habilidad que requiere entrenamiento y que, en poco tiempo y sin gran esfuerzo, puede adquirirse. Para ello, si tenés la posibilidad de dedicarle un tiempo, poné una alarma para asegurarte de no pasarte de largo. Si practicás todos los días dormir a la misma hora, tu cuerpo incorporará el hábito de asociar esa actividad a un tiempo específico. Esto demora unos tres meses el pasar de ser una persona que no puede hacer una siesta a una que lo hace con facilidad.

Lo importante es no forzarse a dormir, sino simplemente acomodarse en la cama, un sillón o un lugar que resulte cómodo, oscurecer la habitación o usar una mascarilla para cubrirse los ojos y aprovechar ese momento para estar quieto y descansar. También es recomendable cinco minutos antes de hacer una siesta dejar de mirar el teléfono o leer correos, respirar con calma y quizás beber un poco de agua.

Los beneficios no solo se obtienen si nos dormimos sino también del simple hecho de cerrar los ojos por entre 10 y 20 minutos y hacer una pausa, que es buena para los que han dormido bien la noche anterior y para los que no, aunque no debemos sobrepasar el tiempo (en el caso de la siesta corta 20 minutos, y en una completa los 90 minutos) si no queremos sentirnos aletargados al despertarnos.

Para algunos, las siestas son algo ideal para descansar y empezar de nuevo, pero para otros este es el tipo de descanso equivocado. Se recomienda en este último caso buscar una alternativa como salir a caminar, hacer ejercicio o meditar.

Fuente: BBC Mundo

Salud

Coronavirus en Argentina | Confirman 12 muertes y 1521 nuevos contagios en el último día

Así lo reportó este sábado el Ministerio de Salud de la Nación; con estos registros el número total de casos acumulados asciende a 5.325.560.

El Ministerio de Salud de la Nación reportó un total de 12  muertes y 1521 nuevos contagios de coronavirus en la Argentina en las últimas 24 horas.

Con estos registros el número total de casos acumulados asciende a 5.325.560. Son 116.517 los fallecidos a causa de la enfermedad desde el brote de la pandemia en el país. A la fecha, se registran 19.536 casos activos en la Argentina.

Por su parte la ocupación de camas de Unidad de Terapia Intensiva (UTI) está en 35,2% a nivel nacional, mientras que en el AMBA el número es de 39,5%. En estos momentos hay 593 personas internadas en UTI. Según informó el Ministerio, se realizaron 33.472 testeos en las últimas 24 horas.

Los distritos que más casos registraron fueron: Provincia de Buenos Aires (558); Tucumán (261); Ciudad Autónoma de Buenos Aires (235); y Córdoba (119). En cuanto a las muertes, se produjeron once en la Provincia de Buenos Aires y una en Mendoza.

Continuar leyendo

Salud

Síntomas de la adicción a los videojuegos

Qué puede generar en niños y adultos esta adicción

La pandemia ha potenciado la adicción a los videojuegos de chicos, adolescentes y adultos. El encierro incrementó el aburrimiento, lo que llevó a un aumento de las horas diarias dedicadas a las pantallas.

“El uso adecuado de los videojuegos es efectivo para desarrollar una estimulación funcional y habilidades cognitivas básicas para el aprendizaje como la atención, la percepción, la memoria y las funciones ejecutivas. Sin embargo, en exceso, pueden producir cierta adicción, estrés, comportamientos antisociales, vista cansada, problemas de oído, lesiones varias y dolores de espalda”, explicó al portal Con Bienestar Mariela Caputo, psicopedagoga y máster en Neuropsicología Clínica.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) agregó un tipo de dificultad específica al que llamó el “desorden por videojuegos” dentro de los problemas mentales, debido a estos nuevos síntomas.

Su uso está asociado directamente con el sistema de recompensa del cerebro, que espera recibir un tipo de satisfacción y placer ante un logro adquirido. Hay algunos juegos que están diseñados especialmente para que esto pase, teniendo como garantía que el usuario siga consumiéndolo.

La especialista advirtió: “Cuando este circuito se retroalimenta de una manera intensa, se generan grandes cantidades de dopamina, que llevan a un estado de euforia, que lo puede inducir a sentir apatía y ansiedad. Cuando hay un exceso de dopamina, el cerebro induce al cuerpo a llevar a cabo movimientos innecesarios, como los tics repetitivos”.

La dependencia puede generar preocupaciones, impulsos o comportamientos excesivos o mal controlados con respecto al uso de la computadora y el acceso a Internet que conducen a un impedimento o angustia.

El estrés en la vida conduce a un anhelo por comportamientos y mecanismos de escape. El uso excesivo de estos medios es un factor de riesgo para el desarrollo de conductas adictivas

Fuente: Con Bienestar

Continuar leyendo

Salud

Ibuprofeno y paracetamol: diferencias y cuándo tomar cada uno

Son dos de los analgésicos más usados para aliviar alguna molestia, dolor o cuando tenemos fiebre, pero ¿qué diferencias hay entre ambos?

Es habitual que cuando sentimos malestar, dolor de cabeza, muscular o el comienzo de síntomas gripales, usemos medicamentos para aliviarlos, siendo el ibuprofeno y el paracetamol los más habituales.

Ambos se utilizan como analgésicos, pero a menudo se toma uno u otro sin tener el suficiente conocimiento sobre cuál es el más adecuado según la afección. El ibuprofeno tiene un perfil más antiinflamatorio y el otro uno más antipirético, pero la adecuación de uno u otro va a depender de algunos factores.

Ibuprofeno

Se puede usar en niños, adolescentes y adultos en función de la dosis. Por su actividad antipirética, antiinflamatoria y analgésica, tiene indicaciones aprobadas en ficha técnica muy variadas, desde el tratamiento de procesos reumáticos agudos o crónicos, lesiones de tejidos blandos, tratamiento de procesos dolorosos de intensidad leve y moderada como dolor dental, post operatorio, dolores musculares (como contracturas) o de espalda (lumbalgias), cefalea y dismenorrea primaria, así como el tratamiento sintomático de la fiebre.

Se debe utilizar de manera correcta, empleando la dosis eficaz más baja durante el menor tiempo posible para controlar los síntomas. En adultos y adolescentes a partir de 12 años (o mayores de 40 Kg de peso) se pueden usar tomas de 400 mg cada 6-8 horas, no llegando a tomar más de 1200 mg al cabo de 24 horas. Esto puede tener variaciones en determinadas circunstancias, por ejemplo, en mayores de 65 años cabe la posibilidad de que se necesite una reducción de la dosis habitual, debido al uso de otros tratamientos o por la presencia de otros problemas de salud.

De manera general, usado en dosis menores a 1200 mg/día y en tratamientos cortos es una opción efectiva y segura que puede ser indicada por un farmacéutico, debiendo reconducir las dosis elevadas y prolongadas en el tiempo que no estén realizadas bajo prescripción médica.

Se ha sugerido que el empleo de las formulaciones de sales de ibuprofeno presentan una rápida absorción o características para acelerar la absorción, proporcionando una mejor analgesia que el estándar, en dolor agudo.

Paracetamol

También se puede usar en niños, adolescentes y adultos en función de la dosis. Está indicado para el tratamiento sintomático del dolor de intensidad moderada. Se puede emplear en adultos y adolescentes (mayores de 16 años o con un peso superior a 50 kg, en el caso de las presentaciones de 1 g. que no precisen prescripción médica). Se puede tomar cada 6-8 horas, según necesidad, no excediendo la cantidad de 3 g cada 24 horas.

Como precaución, evitar la administración de dosis altas durante periodos prolongados de tiempo ya que se incrementa el riesgo de daño hepático, debido a que entre sus efectos adversos destaca la hepatotoxicidad. Tener precaución en personas que presenten otros problemas de salud o usen otros medicamentos ya que esto puede disminuir la biodisponibilidad y que la dosis usada no esté siendo eficaz.

Si el dolor se mantiene durante más de 5 días, la fiebre durante más de 3 días o bien el dolor o la fiebre empeoran o aparecen otros síntomas, se deberá evaluar la situación clínica.

Fuente: Normon

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR