Seguinos en nuestras redes

Salud

Cuatro cambios en la piel que no hay que ignorar

Qué pueden decirnos estos signos

Por ser el órgano más grande del cuerpo y uno de los más visibles, la piel aporta pistas reveladoras de nuestro estado de salud. Pero sus mensajes no siempre son claros. Muchos cambios cutáneos pueden obedecer a distintas causas.

Supongamos que de pronto te da picazón por todos lados: los principales sospechosos irían desde el clima seco hasta la insuficiencia renal (opción más probable). Consultar al médico o al dermatólogo respecto a estas anomalías es importante.

Sin embargo, ciertas alteraciones pueden ser signo de algo más serio. Casi todos sabemos que hay que estar alerta ante la aparición de posibles signos de cáncer, como llagas que no cicatrizan y lunares que supuran, sangran o mudan su tamaño, color o forma. A continuación, otros indicios de problemas no tan superficiales.

1. Dermatitis herpetiforme

Esta afección crónica es típica de la celiaquía. Si a menudo te salen granos o ampollas que causan prurito en codos, antebrazos, rodillas o glúteos, quizá seas intolerante al gluten.
Curiosamente, la gente con dermatitis herpetiforme no suele experimentar las molestias estomacales características de la celiaquía.“En caso de presentarse, los síntomas son leves e incluyen diarrea, dolor abdominal y retortijones. Eso no obsta para que haya daño intestinal y mayor riesgo de padecer linfoma u otro cáncer de sangre. Al parecer, apegarse a una dieta sin gluten reduce el riesgo. Es indispensable confirmar el diagnóstico de dermatitis y, de ser positivo, mantenerla bajo control. El médico puede hacer una biopsia para buscar los anticuerpos que la delatan.

2. Palmas en tripa

Si la superficie de las palmas se engrosa y adopta un aspecto rugoso (líneas y arrugas que sobresalen), es probable que se trate de palmas de terciopelo, trastorno que debe su nombre a la similitud con la textura de los intestinos. Aunque este es raro, suele ir acompañado de cáncer en el 90 por ciento de los casos (por lo general de pulmón o estómago). Todavía no se sabe cómo es que un tumor en otra parte del organismo puede afectar así los tejidos manuales. Lo importante es que este síntoma suele aparecer antes que otros con objeto de alertarnos de manera oportuna.

3. Ictericia

La pigmentación amarillenta de la piel y los ojos es frecuente entre recién nacidos ya que su hígado aún no trabaja de modo óptimo. Por otro lado, entre las causas más comunes de ictericia en adultos se encuentran la hepatopatía (hepatitis o cirrosis, por ejemplo), cálculos biliares o tumores que obstruyen las vías biliares o las lesiones hepáticas asociadas al uso de fármacos o complementos. Acudí a consulta médica sin demora.

4. Acantosis nigricans

Se trata de un trastorno caracterizado por la presencia de segmentos de piel gruesa, aterciopelada e hiperpigmentada que suelen aparecer en los pliegues cutáneos, como el cuello y las axilas. Algunas lesiones son benignas; otras se asocian al uso de ciertos compuestos (como dosis elevadas de niacina); sin embargo, de ordinario apuntan a una resistencia a la insulina. En pocas palabras, corre mayor riesgo de padecer diabetes.

Esta es una de las manifestaciones cutáneas más frecuentes de la diabetes y la prediabetes; no obstante existen otros síntomas: presencia de manchas cafés en los tobillos, bultos amarillentos de tamaño de un garbanzo en el cuerpo o placas de piel gruesa, oleosa y tensa en las manos y los dedos de los pies.

Fuente: Selecciones

Salud

Consejos para evitar las manchas en la piel

Algunos tips para cuidar tu cutis

Pese a que casi todas las mujeres tienen manchas en la piel, que se deben al envejecimiento, los efectos del sol y a cambios hormonales que se dan tanto en los embarazos como llegada la menopausia, entre otros factores, hay que estar atentas a su morfología y características.

Es fundamental vigilar posibles cambios y consultar con un especialista si se diese alguno de los signos de alerta sobre los que conviene estar atentos. Entre ellos, la presencia de granitos, costras o úlceras que sangran y no se curan al cabo de un mes.

El dermatólogo habla de los criterios de alarma A-B-C-D-E a la hora de saber si una mancha o nebus son malos: asimetría, bordes irregulares, color heterocromo (negro, azulado o marrón oscuro), diámetro de más de 6 mm o evolución cambiante (se oscurece, sangra o pica). Si se presenta alguno de estos síntomas es conveniente consultar para descartar cáncer de piel, que en el caso de melanoma tiene una tasa de supervivencia a los cinco años del 90%.

La mayor parte de manchas, sin embargo, son benignas y, aunque en muchos casos apenas se notan, pueden suponer un problema estético para algunos. Las causas son múltiples, y entre ellas se encuentran el factor genético y la edad, las infecciones cutáneas o, una de las principales, la exposición solar. Esto no significa que no debamos tomar sol, sino que debemos hacerlo con cuidado. Hay que evitar las horas de máxima incidencia (de 12 a 17 h), y repetir la aplicación de fotoprotector cada dos horas. Escoger el fotoprotector adecuado al tipo de piel y emplear pantalla total en la cara si querés evitar la aparición de manchas, además de usar gorro y lentes de sol cuando te expongas directamente.

Otro error habitual que puede dar lugar a la aparición de manchas es proteger el rostro del sol únicamente cuando vamos a la playa o nos exponemos de forma directa, y en muchos casos únicamente en verano. Es importante usar una crema protectora con un factor de protección alto (como mínimo SPF 30) todos los días, también en invierno y aunque esté nublado. Para ello, la cosmética ofrece múltiples posibilidades, desde cremas hidratantes con factor de protección incorporado hasta cremas con color de textura fina y agradable que podemos aplicar sobre la hidratante diaria. Existen algunas zonas del rostro especialmente propensas a las manchas, donde tenemos que ser especialmente rigurosas con la aplicación de crema: es el caso del labio superior, sobre todo, y de la zona de las bolsas y ojeras.

Una mala alimentación también puede favorecer la aparición de manchas, aunque es cierto que un cambio de dieta no va a producir milagros sobre las manchas en particular ni sobre el aspecto de la piel en general. Con una alimentación adecuada la piel del cuerpo y del rostro pueden ganar cierta tersura, pero ni la dieta ni la suplementación van a producir resultados milagrosos. De todos modos, se recomienda una alimentación rica en antioxidantes, responsables de frenar el envejecimiento celular y, por tanto, de contrarrestar los efectos de este, entre ellos la aparición de manchas.

Los antioxidantes se encuentran sobre todo en los alimentos de origen vegetal, que deberían constituir la base de la dieta. Consumir alimentos con grandes cantidades de carotenos, como tomate, pimiento, espinacas o zanahoria. Los carotenos actúan como precursores de la vitamina A y protegen a las células de la oxidación, ya que estas se encuentran expuestas constantemente a oxidantes ambientales como la radiación ultravioleta, el tabaco y el ozono.

Los dos tratamientos más frecuentes para eliminar las manchas son la exfoliación química y la laserterapia. La primera consiste en aplicar una solución ácida en la zona afectada para eliminar las capas superficiales de la piel. La laserterapia es similar a la anterior pero más precisa, ya que el dermatólogo puede disparar con láser a las zonas afectadas y tiene un mayor control del tratamiento. Si las manchas son incipientes se pueden tratar con métodos menos agresivos, como exfoliaciones en profundidad, la aplicación de ácido kójico (que inhibe la producción de melanina), ácido azelaico (con propiedades antioxidantes y despigmentantes) o la hidroquinona. Para emplear cualquiera de ellos, es fundamental hacerlo siempre mediante prescripción médica, en función del tipo de piel y estado de salud.

Fuente: Antena 3

Continuar leyendo

Salud

Las siete bebidas más antioxidantes

Cuáles son las que más ayudan a prevenir el efecto de los radicales libres

Si querés prevenir el efecto de los radicales libres en el organismo debés consumir alimentos y bebidas antioxidantes. Sustituir las bebidas gaseosas, alcohólicas o los jugos envasados por bebidas antioxidantes y naturales va a ayudar a combatir los radicales libres, que son los causantes del envejecimiento y los que nos hacen enfermar.

De este modo, evitaremos el azúcar, los edulcorantes, los aromas artificiales y los colorantes y, por contra, añadiremos vitaminas y minerales a nuestra alimentación. Estas son las siete bebidas antioxidantes que podés incorporar.

1. Té verde

Esta infusión milenaria es popular gracias a su alto poder antioxidante y anticancerígeno. También es un excelente depurativo que ayuda a eliminar el exceso de líquidos y toxinas del organismo, a la vez que un buen remedio para proteger el sistema cardiovascular.

Algunos productos cosméticos ya incluyen té verde entre sus componentes, que destaca por su contenido en polifenoles, sustancias antioxidantes. Es más antioxidante que el té negro porque está menos procesado, ya que las hojas se cuecen al vapor y se secan, pero no se dejan fermentar.

2. Kombucha

El té de kombucha es un probiótico natural rico en enzimas, aminoácidos y vitaminas. Se elabora con té verde o negro, por lo que incrementaremos los beneficios de estas infusiones medicinales. Podemos comprarlo ya elaborado o bien hacerlo en casa, dejando fermentar el té con el hongo de kombucha y azúcar.

3. Mosto

Es el jugo de la uva, una de las frutas más antioxidantes, por lo que es una bebida sin alcohol ideal para sustituir al vino. La uva contiene dos tipos de antioxidantes, los flavonoides y la vitamina E, las cuales ayudan a combatir el envejecimiento del organismo. Podés elaborarlo en casa, licuando uvas con su piel y semillas, que también contienen muchos nutrientes. También podés batirlas con un poco de agua y colarlas.

4. Limonada

Es un antioxidante ideal para beber a diario. Gracias a su contenido en vitamina C, el limón protege de los radicales libres, a la vez que ayuda a producir colágeno y glóbulos rojos, así como a cuidar huesos y dientes. De ser posible, preparala con limones ecológicos, para poder triturar también su cáscara, donde se encuentran la mayor parte de los antioxidantes.

5. Jugo de granada

Es una fruta incluso más antioxidante que el té verde y el mosto, ya que es muy rica en flavonoides y antocianinas, así como vitaminas C y E. El jugo del fruto del granado es una bebida excepcional y deliciosa. No obstante, el mayor poder antioxidante está en su cáscara, igual que en caso del limón. Podés dejarla secar al sol y triturarla hasta convertirla en un polvo fino. Así podremos añadirlo a todo tipo de jugos y batidos.

6. Bebida de cacao

El cacao puro, a diferencia del chocolate, es medicinal con muchos beneficios. Destaca, además, por ser el alimento más antioxidante del mundo, gracias a su contenido en flavonoides. Evitá el chocolate y los subproductos similares ricos en grasas y azúcares, y sustituilos por cacao puro. Si te resulta demasiado fuerte, podés endulzarlo con un poco de estevia o miel, y mezclar con alimentos saludables como avellanas molidas, aceite de coco o bebidas vegetales.

7. Batido verde

Ideal para desayunos nutritivos y saludables. Los batidos verdes incluyen vegetales como las espinacas, las hojas de remolacha, los berros o las acelgas, los cuales se combinan con frutas como la banana, las fresas, la manzana, el kiwi o la pera. Los vegetales de color verde contienen altas cantidades de antioxidantes, como los beta-carotenos o la vitamina E.

Fuente: Mejor con salud

Continuar leyendo

Salud

Cuánto dura el “amor ciego”

Algunas cuestiones en el paso del enamoramiento al amor

El paso del enamoramiento al amor tiene una fecha concreta. Y ocurre alrededor de los seis meses de noviazgo. Es en ese lapso es cuando suelen coincidir tres eventos claves y determinantes en la historia de toda relación: la revelación de las imperfecciones hasta entonces ocultas o disimuladas, la primera pelea que supera la categoría de “roce” y finalmente, la presentación de los padres.

“Los primeros meses de una pareja son los del enamoramiento: esa suerte de embriaguez maravillosa que nos convence de que el otro es perfecto (o casi) y que, por reflejo, enaltece nuestra autoestima. Su sustrato psicológico es la idealización, la misma que de niños nos hacía sentir perfectos a nuestros padres, y permite que sobre algunos elementos de la realidad se proyecten nuestros ideales y expectativas, de modo que él o ella sea lo que siempre soñamos”, explica Pedro Horvat, médico psiquiatra y psicoanalista especialista en vínculos familiares y de pareja.

La primera pelea no tiene por qué ser sobre algo importante, pero sí suficiente como para romper esta ilusión especular. Es el primer momento en que el otro aparece claramente como otro. No es casual que, como señala la encuesta el sitio de citas Match.com, “la revelación de las imperfecciones del otro” ocurra inmediatamente después de esa pelea fundacional; más precisamente, también en promedio, a los 173 días de iniciada la relación.

Lo que se pone a prueba, afirma el médico psiquiatra Roberto Sivak, “es la aceptación y tolerancia a las imperfecciones que se invisibilizan en el enamoramiento inicial. La idealización propia de esa etapa y la exaltación amorosa mediada hormonalmente va cediendo y se observan ‘imperfecciones’ en lo físico, en comportamientos mucho más visibles ante la posibilidad de convivir o diferentes códigos en gustos, amistades o valores. De generalizar lo positivo se pasa rápidamente a cuestionar y desvalorizar al que era objeto de amor”.

El fin de la magia inicial no deja de ser un desafío, que demanda que las energías se dirijan ya no a reconstruir la situación previa a la pelea, sino a establecer una relación ya no basada en el enamoramiento, sino en un conocimiento más real del otro. “A partir de ahí, comenzará la laboriosa construcción de un vínculo con alguien distinto a mí, y de eso se trata (si lo logran) el paso del enamoramiento al amor –precisa Horvat–. Paradójicamente, esa primera pelea es fundante y necesaria”.

¿Cuáles suelen ser los motivos que desencadenan esa primera discusión? “Aunque no se puede generalizar, los valores personales –gusto estético, puntualidad, noción de orden, o posiciones sobre género, afinidades ideológicas o políticas– suelen ser el disparador. Quizás se evidencien diferencias sobre manejo de poder o dinero”, indica Sivak.

Presentar al novio(a) a los padres siempre tiene un valor significativo, pero menor al que tenía en generaciones anteriores. Los padres pueden llegar a conocer a varias parejas sin que el hecho implique un compromiso particular. En muchos casos terminan ‘legitimando’ la estabilidad lograda por la pareja cuando pueden ver que el compromiso es serio.

En la actualidad el valor de presentar la pareja a los padres difiere de aquel que se le asignaba décadas atrás. Las parejas jóvenes hoy recorren un camino de consolidación distinto del que se transitaba un par de generaciones atrás. Liberados de convenciones, salen juntos, a veces, durante mucho tiempo, sin más acuerdos que algunas pautas de respeto mutuo. Cuando deciden convertirse en novios, esto no implica necesariamente un proyecto, sino, sobre todo, un compromiso de fidelidad, que hasta ese momento era ambiguo. En este contexto, conocer a los padres no es intrascendente, pero carece del sentido formal de antes. Es, sí, una forma más de acercamiento, de incorporación del otro en el mundo propio y tiene un valor mucho más afectivo que de compromiso. Aun así, en la cultura familiar, la opinión de los padres no es indiferente e incide en que esta inclusión sea más o menos feliz.

Fuente: El tiempo

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR