Seguinos en nuestras redes

Notas de Opinión

Axel Kicillof inició un proceso de despoder similar al de Alberto Fernández

Axel Kicillof comienza a debilitarse y parece seguir los pasos de Alberto Fernández en materia de pérdida de poder político. No sólo le han intervenido el Gabinete los Barones del GBA, sino que además corre el riesgo de quedarse sin el control de las dos cámaras de la Legislatura bonaerense.

Gentileza: MDZ

La figura política de Axel Kicillof se comienza a deteriorar rápidamente después de la derrota en las PASO que obligó a Cristina Fernández de Kirchner a aceptar la intervención de su Gabinete con los Barones del Gran Buenos Aires como protagonistas. Su debilitamiento empieza a parecerse aceleradamente al del presidente Alberto Fernández. Ninguno de los dos podrá superar el mote de mariscales de la derrota si se confirman o amplían los números negativos del 12 de septiembre.

De todas formas, el problema más grave para el gobernador de Buenos Aires pasa por el fantasma de perder el control de la Legislatura a manos de Juntos. Si se confirman los números de las PASO en noviembre, la oposición podría no solo ratificar el control del Senado, sino además quedarse con el manejo de la Cámara de Diputados, escenario inédito para una administración peronista en el distrito bonaerense.

Además, la coalición del PRO y la UCR tiene intenciones de pelear por la presidencia de Diputados que hoy ocupa Federico Otermin, hombre de confianza de Insaurralde y Máximo Kirchner. Uno de los candidatos a competir es Maximiliano Abad, presidente del radicalismo bonaerense, aunque desde el PRO también aspiran a manejar esa caja. Buscarán condicionar al mandatario bonaerense como hiciera el PJ con María Eugenia Vidal, quien siempre necesito de la oposición para gobernar, sobre todo a Sergio Massa.

En el Senado el objetivo de Juntos es quedarse con la vicepresidencia que tiene a cargo el legislador del Frente de Todos, Alfredo Rubén Fisher, oriundo de Laprida. Ese lugar es estratégico porque reemplaza a la vicegobernadora Verónica Magario cuando no puede estar en las sesiones. Suenan varios nombres de la oposición, pero primero deberán definir quien reemplaza a Roberto Costa como titular del bloque. Cristian Gribaudo, con el apoyo de Jorge Macri y Daniel Angelici, parece ser número puesto, aunque no habría que descartar a Joaquín De la Torre.

Este probable escenario de perder el control de la Legislatura golpearía aún más a Kicillof por su estilo tan reacio a la negociación. Quedaría más atado de manos y dependería de la rosca entre los intendentes propios y Juntos. No podría lograr la aprobación de una ley sin consensos, ni siquiera el Presupuesto. Todo parece indicar que naufraga la gran apuesta política de Cristina para el 2023.

 

Notas de Opinión

Tinelli y Lammens, entre el fantasma de la quiebra y el adelanto de elecciones

En medio de la peor crisis de su historia, Marcelo Tinelli y Matías Lammens han dejado sus peleas de por medio y volvieron al diálogo para tratar de evitar la hecatombe de San Lorenzo. El fantasma de la quiebra sigue presente. Especulan con adelantar las elecciones en el club

Columna publicada originalmente en MDZ

La dramática situación económica, institucional y deportiva que golpea a San Lorenzo pone en evidencia el descontrol político que han generado Marcelo Tinelli y Matías Lammens desde que desembarcaron en el club de Boedo. Si bien el blindaje mediático del que gozaron en todos estos años les permitió ir barriendo bajo la alfombra, lo cierto es que la grave crisis es indisimulable y muchos voceros de la institución creen que sólo se puede empezar a revertir “si se hace un urgente llamado a elecciones presidenciales anticipadas” para darle volumen político a una conducción absolutamente desprestigiada.

Desde hace tiempo se viene comentando de una fuerte pelea que distanció a Tinelli de Lammens, pero al igual que Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández, ambos dirigentes están obligados a seguir aliados para evitar el peor de los escenarios. Por eso decidieron reunirse el jueves pasado y hacerlo público. También fue de la partida Horacio Arreceygor, el titular del sindicato de la televisión, quien está a cargo del club por el pedido de licencia del conductor televisivo.

Para peor, según anticipó el viernes el sitio de NEXOFIN, trascendieron fotos que comprometen seriamente al gremialista ultra K. Arreceygor se mostró sonriente junto al líder de la barrabrava del Ciclón el pasado 11 de octubre, en la derrota ante Colón de Santa Fe. Las fotos se viralizaron en las últimas horas y suman un nuevo golpe a la cuestionada dirigencia, que encuentra en la barrabrava su único anclaje de apoyo interno. El amigo del actual presidente es histórico cabecilla de “La Buteler”, Cristian Evangelista, alias Sandokán, quien está en la lista de personas que tienen prohibido el ingreso al estadio.

Mientras tanto, más allá de la abultada deuda del club y el festival de cheques rechazados, el objetivo prioritario que tiene el oficialismo es reunir los casi 2,5 millones de dólares que necesita para levantar la inhibición de la FIFA por la deuda con Palestino y poder incorporar jugadores en el próximo receso, al mismo tiempo que la construcción del nuevo estadio empieza a transformarse en una quimera que usó el oficialismo como distractivo para los ilusionados socios e hinchas, quienes actualmente se muestran enfurecidos.

“La situación es dramática, Marcelo y Matías hicieron un desastre, pero la mayoría de la dirigencia es responsable, nadie se plantó a tiempo y ahora es tarde para todo”, dice un referente de la oposición. Varios conocedores del club no ven factible el adelanto de las elecciones porque no hay consenso para generar una lista que logre legitimidad. “Si la idea es respaldar a Arreceygor con votos es una locura, a este muchacho no le da el pinet y hasta fue un títere”, dice un opositor. No hay candidato que, con su sola presencia, logre frenar el creciente mal humor de la masa societaria.

Además, Tinelli y Lammens también están debilitados políticamente fuera del club. Fueron perdiendo respaldos que podrían ayudar ahora a San Lorenzo. El ministro de Deportes podría ser removido de su cargo después del 14 de noviembre y está en mala relación con el kirchnerismo, sobre todo con Andrés Larroque, simpatizante del club y ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires. Joaquín De la Torre, hombre fuerte de San Miguel y de Juntos, también tomó distancia del oficialismo.

La única terminal que mantiene San Lorenzo con la política es a través del intendente del club, Sergio “Chiche” Constantino, quien además es funcionario del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del gobierno de CABA. Es un nexo con Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno porteño siempre se mostró interesado en tener un buen vínculo con San Lorenzo y con la dupla hoy cuestionada. Además, también tiene en su entorno al expresidente del HSBC, Gabriel “Pájaro” Martino, que estuvo en la conducción al principio del ciclo ruinoso y actualmente es muy crítico.

Fuente: Gentileza MDZ

Continuar leyendo

Notas de Opinión

Mapuches violentos: sus nexos con una ministra, ex montoneros y La Cámpora

Los vínculos de los usurpadores de tierras con movimientos pro kurdos y pro palestinos. Insólitos apoyos de organismos públicos a la violencia

Columna publicada originalmente en Clarín

La gobernadora de Río Negro caminaba sola por la ruta 40 cuando sintió que un piedrazo le zumbó por un costado. Después otro. Le tiraban desde atrás. Nunca se dio vuelta. Siguió caminando. Intentaban amedrentarla.

Durante esa caminata se convenció de que su agresor le advertía que tenía la pericia suficiente para tirarle rocas con velocidad peligrosa y puntería notable. No la lastimaron. Podrían haberlo hecho.

La mandataria sabía desde donde provenía esa agresión. El 19 de octubre del año pasado iba a bordo de su camioneta para controlar el desalojo de un campo tomado por mapuches violentos. Los dueños de la estancia El Foyel habían quedado “prisioneros” de supuestos aborígenes que entraron en sus tierras para usurparlas, y durante días no les permitieron salir de la casa mientras ellos merodeaban los alrededores.

La Justicia había ordenado que la policía actúe sobre ese grupo de violentos y logró sacarlos de esas tierras privadas. Pero en solidaridad con sus “compañeros” otra comunidad identificada también como mapuche, aunque sin sustento legal que apoye ese origen, había cortado la ruta federal 40 generando un caos de tránsito en el que quedó varada la gobernadora.

Fue por eso que se bajó del vehículo oficial para intentar hablarles a los “piqueteros”. Le gritaron “loca”. Le exigieron a los alaridos que se vaya: “¡Tómesela de acá! ¡Esto es territorio mapuche! Usted no es autoridad mía. Nunca voy a creer en ustedes. Tengo sangre mapuche”.

Ella solo les pedía “diálogo”. No hubo. Pasó un año desde aquel incidente que tomó relevancia nacional. Los “mapuches” que cortaban el tránsito en la zona siguen moviéndose por esas tierras de Villa Mascardi. Y los incidentes graves se multiplicaron tanto en Río Negro como en Chubut y Neuquén.

Carreras se cansó de la falta de ayuda de la Casa Rosada y denunció públicamente que hay funcionarios nacionales que apoyan estas acciones. Algunos de los últimos ataques fueron denunciados por la gobernadora en la Justicia bajo la figura de “terrorismo”. El conflicto se complejizó. Los “mapuches violentos” tiene ahora ascendencia e influencia en el poder político K.

El ministro de Medio Ambiente, Juan Cabandié, separado de La Cámpora pero con afinidad con su dirigencia, avaló que su organismo retire la querella que Parques Nacionales lideraba contra una comunidad supuestamente aborigen que se adueño de una zona del Parque Nacional Nahuel Huapi. Otras tomas de terrenos reciben “solidaridad” en solicitadas públicas firmadas por organismos del Estado que controla la agrupación juvenil K.

Dos ex jefes de Montoneros, Fernando Vaca Narvaja y Roberto Perdía, con llegada a los Kirchner, asisten a un sector de los “mapuches violentos” cuando tienen problemas con la Justicia. Vaca Narvaja es padre de Camilo Vaca Narvaja, quien fue pareja y tuvo una hija con Florencia Kirchner. Su hermano, Sabino Vaca Narvaja, es embajador argentino en China. El padre, Fernando, fue funcionario de Río Negro.

El trabajo de Vaca Narvaja con los “mapuches” violentos fue confirmado a Clarín por fuentes que dialogaron del tema con el ex montonero.

“Para él, el avance de la RAM es una reivindicación de su pasado guerrillero, la verdad, no lo entiendo”, agregó una fuente inobjetable con respecto a esa interlocución.

La polémica sobre este conflicto patagónico que lleva años pero se profundizó en esta era K, pasó a ser parte de la agenda mediática internacional. Fue cuando trascendió que que el embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa, le prestó asistencia consular en el ámbito jurídico a quien admite ser el líder de la RAM, Facundo Jones Huala, quien cumple en el país trasandino una condena de nueve años de cárcel, confirmada por la Corte Suprema de Chile, tras comprobarse que fue uno de los autores de la quema de una propiedad en Pisu Pisué, además de haber sido descubierto portando armas ilegales.

Ese hecho ocurrió en el 2013 y es un indicio más de cómo la pelea mapuche a través de la violencia tiene alianzas a un lado y otro de la cordillera. Antes de ser extraditado desde Argentina a Chile, y mientras duró el caso de Santiago Maldonado, quien antes de morir ahogado en un territorio usurpado por la RAM protestaba en una ruta por la liberación del reo.

La abogada de Facundo Jones Huala era en ese momento la actual ministra de Género, Elizabeth Gómez Alcorta.

Hasta ahora, la funcionaria no hizo declaraciones al respecto.

Defendió siempre la inocencia de su cliente, como corresponde en un país bajo estado de derecho.

Días antes de recibir la asistencia de Bielsa, Jones Huala había lanzado una arenga para movilizar aun más la violencia de las tomas de tierras, incendios y diversos ataques en la Argentina.

Desde la cárcel en Chile, envió una carta que se difundió en la Argentina.

Entre otras frases, Jones Huala le pedía a sus seguidores “menos llanto y más combate”, y agregó: “Quienes no nos sentimos representados por los institucionales y cobardes no tenemos por qué obedecerlos ni seguirlos, ni seguir dejando que se impongan. ¿Ellos se imponen y los agresivos somos nosotros?”.

Al texto de Jones Huala le siguieron más incidentes muy violentos que provocaron la reacción de Carreras, la respuesta fría que recibió de la Casa Rosada, y declaraciones en cadena de dirigentes ultra K, como el senador Oscar Parrilli, que defendió a los “mapuches” (es originario de Neuquén y conoce muy bien la trama y el conflicto desde hace casi una década); o de la titular de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto.

Carreras recibió la solidaridad de otro gobernador de la región que sufre los ataques de los “mapuches” violentos. Mariano Arcioni, de Chubut.

Los últimos ataques que se adjudicó la RAM fueron los siguientes:

El 20 de septiembre pasado esta organización usurpó tierras privadas en el paraje Cuesta del Ternero: de la toma participa, como anticipó Gonzalo Sánchez en Clarín, la hermana de Jones Huala.

El 3 de octubre un incendio intencional arruinó la oficina de atención turística de El Bolsón. Al día siguiente se prendió fuego con combustible, adrede, un campamento que Vialidad Nacionalidad montó en el Cerro Catedral, corazón del turismo de Bariloche. Una familia que vive cerca de ese lugar fue atada por los atacantes de la RAM. Ellos se identificaron como los autores del desastre. Dejaron carteles llamando a una guerra contra la Argentina. Y otros con amenazas con la gobernadora Carreras. La mandataria denunció esos hechos con la calificación de “terroristas”.

Lo mismo hizo el 20 de octubre pasado cuando de nuevo se prendió fuego de modo intencional al club Andino Pilquitrón, utilizando combustible para que todo arda.

Otra vez quedaron escritas amenazas contra ella y contra el intendentes de El Bolsón, Bruno Pogliano.

Este fin de semana, la mandatario rionegrina denunció en Radio Mitre que al menos un organismo estatal ayuda a la usurpación de tierras de supuestas comunidades originarias. Es el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), al mando de su coterránea, Magdalena Odarda. Y cuyo vicepresidente es Luis Pilquimán, antes “mapuche” en lucha, hoy procesado porque siendo funcionario usó su cargo y bienes del Estado para mantener y ayudar a usurpadores de tierras ajenas. Como las que aun persisten en Villa Mascardi.

La RAM, de acuerdo a informes de las fuerzas de seguridad nacionales a los que accedió Clarín, tendría apoyo financiero y político de dirigentes vinculados a la reivindicación de los kurdos, un pueblo que pelea por su independencia dentro de un Estado que no reconocen, como Turquía y Siria. Lo mismo con dirigentes que pelean por la causa pro Palestina en contra de Israel. Hay documentación indubitable del apoyo de dirigentes kurdos a la RAM. Igual que investigaciones que intentan establecer lazos entre ex cuadros de la guerrilla Sendero Luminoso con este pelea de supuestos aborígenes argentinos.

Se podrían dar detalles de esos otros nexos.

El ex secretario de Seguridad de la Nación, Gerardo Millman, que indagó en la problemática mapuche, afirma que está convencido que “los montoneros son el sustento ideológico de los violentos de la Comarca Andina. Si dejamos que esa violencia avance la usurpación puede convertirse en ocupación y tenemos un espejo doloroso en el que mirarnos; son las Malvinas”.

En un sentido similar se expresó la senadora nacional de Neuquén, Lucila Crexell. Las actuales autoridades nacionales parecen restan importancia a lo que gobernadores y ex funcionarios no.

En rigor, el poder K parecen alentar a la violencia que no repudia públicamente.

El INAI, por caso, depende del Ministerio de Justicia. Su titular es el rionegrino Juan Martin Soria. No hizo declaraciones sobre los “mapuches” violentos.

Un ejemplo de la politización K de este tipo de hechos ocurrió en la usurpación de las tierras en Cuesta del Ternero, Río Negro.

Mapuches con aval normativo y personería jurídica repudiaron esos hechos.

Mientras quienes tomaron esas tierras privadas recibieron apoyos en una solicitada de gremios docentes K y de hasta entes públicos manejados por La Cámpora: entre quienes rubricaron ese texto se puede leer a “Radio Nacional Bariloche” y “Radio Nacional El Bolsón”. Medios públicos a favor de la RAM.

Algo cambió en el poder.

Aunque Carreras lidera ahora las quejas de provincias cansadas de convivir con ataques amenazantes de encapuchados impunes.

Continuar leyendo

Notas de Opinión

El Gobierno, como Mauro Icardi, va camino a quedarse sin el pan y sin la torta

Sin autoridad ni un eje que lo ordene, el ejecutivo patina ante cualquier problema complejo que se le presente: sea la Resistencia Mapuche, la inflación o la deuda; generando rechazo tanto entre quienes quieren que se radicalice, como en los que aún esperan de él moderación

Columna publicada originalmente en Todo Noticias

Siempre el peronismo tuvo “alas”, reunió a gente de muy distintas inclinaciones en un todo heterogéneo. Pero nunca como ahora careció tan alevosamente de eje y de rumbo: sin nadie que articule y resuma tantas diferencias en su seno, los papelones se vuelven constantes y su conducción termina enojando a tirios y troyanos.

Alberto Fernández está en el foco de esta constante y múltiple desilusión. Su equívoco rol se puede constatar, por caso, en los conflictos violentos que agitan el sur cordillerano: el presidente se las está ingeniando para hacer enojar, a la vez, a los que apoyan y a quienes rechazan la Resistencia Mapuche.

Mandó finalmente los gendarmes que se le pedían. Pero los desautorizó, diciendo que no es su función garantizar allí el orden. Con lo cual impide a los uniformados enviados cumplir cualquier función mínimamente efectiva para controlar el conflicto. Se aseguró, igual, un involucramiento confuso en la situación: así que, si ella empeora, va a ser en parte su culpa, y si mejora no va a ser gracias a él. ¿Podría Alberto hacerlo aun peor? Debe estar estudiando el asunto, a ver si logra superarse.

Con la inflación el Ejecutivo avanza por el mismo camino. Como anunció un congelamiento, pero dando tiempo a las empresas y comerciantes a remarcar sus precios antes de que se cerrara la discusión al respecto, provocó una aceleración de las subas, sobre todo en alimentos, en los últimos diez días. Que va a caerle muy mal a un electorado ya bastante harto de estas tonterías.

Encima está ahora comprometiéndose a formar un ejército de inspectores para fiscalizar. Pero como no van a tener poder de policía, solo son militantes con ganas de hacer campaña populista dura y pura, tienen altas chances de empeorar aún más las cosas: generarán más rechazo en los comerciantes y en general en los sectores que desconfían de este tipo de medidas, así como desilusión en quienes sueñan con que se hagan efectivas a cualquier costo.

La frutilla del postre de estos despropósitos la ofrece la trajinada discusión sobre la deuda y el FMI. El presidente, su ministro de Economía y su nuevo jefe de Gabinete no escatiman esfuerzos para dejarle en claro a los inversores internos y externos su firme compromiso con el objetivo de cerrar un acuerdo cuanto antes, incluso dicen que estarían ya en condiciones de firmarlo, sino fuera por la campaña. Mientras el mismo presidente, justamente en actos de campaña, no deja de avalar las posturas más radicales sobre el carácter supuestamente espurio de esa deuda, dando la razón a quienes le lanzan todo tipo de improperios por juntarse siquiera con los emisarios del imperio que pretenden cobrarla.

Alberto, no hace falta decirlo, cumple en todo esto un papel bastante lamentable. Pero es solo una parte del problema. Es el entero gobierno del Frente de Todos el que naufraga en medio de sus ambigüedades. Y tanto la propia Cristina Kirchner como la conducción “frentetodista” en pleno colaboran a desorientar a sus distintas audiencias, que como no están del todo aisladas una de las otras, escuchan también lo que se les promete a las demás.

El fondo del asunto es que carecen de una voz que arbitre esas diferencias, o un espacio en donde se sintetice un mensaje global. Así que van dando tumbos, de un lado al otro, dejando a su paso un reguero de desconfianza.

En ese marco, Roberto Feletti puede sacar los conejos que quiera de la galera. Y sumarle a la “platita”, el “vinito” y las promesas que se le ocurran. Corre, en cualquier caso, un alto riesgo de quedar mal, en poco tiempo, tanto con los consumidores como con los empresarios. Y la desfachatez clientelista y extorsiva de la campaña oficial pierde, en simultáneo, buena parte de su potencial efectividad: no es casual que algunos jueces, atentos al clima de bronca y desconfianza reinante, estén despertándose de su letargo e intervengan con oportunos fallos para deslegitimarla aún más de lo que está. Faltan apenas dos semanas para saber concretamente hasta qué punto.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR