Seguinos en nuestras redes

Salud

Alimentos que no son tan saludables como aparentan

En ocasiones cometemos errores por desconocimiento o por la influencia del marketing, el cual promete vendernos como saludable un producto que no lo es tanto

La industria nos ha hecho pensar que algunas opciones alimentarias son más saludables que su versión original. Sin embargo, esto no siempre es así y nos puede hacer caer en errores.

Es necesario estar muy atento al etiquetado para evitar comprar productos de calidad inferior a la esperada. A continuación, algunos errores típicos a la hora de elegir alimentos.

1. Bebidas vegetales en lugar de leche

Las bebidas vegetales se postulan como una alternativa saludable para sustituir la leche de vaca, sobre todo en personas con intolerancias. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. La mayor parte de estas bebidas suelen contener una elevada cantidad de azúcar y muy poca cantidad del ingrediente que debería de ser casi principal en su composición.

Esta ingesta de azúcar, muy superior a la que correspondería la misma cantidad de leche de vaca, resulta demasiado agresiva para la salud pancreática. Producirá un pico de glucosa en sangre con la posterior sobre demanda de insulina, lo cual fomenta la aparición de resistencias y el desarrollo de diabetes tipo 2 en edades tempranas.

Por lo tanto, siempre que no existan alergias, la leche debe de ser un alimento de consumo preferente a las bebidas vegetales. Existen variedades de leches enriquecidas o sin lactosa para los intolerantes.

En el caso de optar por una bebida vegetal, es necesario fijarse en el etiquetado y elegir aquella que no contenga azúcares añadidos en su composición. No obstante, este tipo de bebidas pierden bastante calidad organoléptica en su versión sin azúcar.

2. Consumo de azúcar bajo otro nombre

El azúcar se ha convertido en el enemigo número uno de la salud en la sociedad actual. En el mercado nos podemos encontrar con sustancias que presentan la misma capacidad endulzante, pero con distinto nombre. Esta situación conduce al pensamiento de que estamos adquiriendo una sustancia distinta y, por ende, más saludable, cuando no es así.

Tanto la miel, como el sirope de arce, la panela, etcétera, son sustancias en cuya composición se encuentra mayoritariamente el azúcar. El impacto de las mismas sobre la curva de glucosa es muy similar y, por tanto, su ingesta supone un estrés importante a nivel pancreático.

La única solución endulzante que se conoce en la actualidad, y que no presenta una influencia a priori sobre la curva de glucosa, son los edulcorantes artificiales. Sin embargo, no se conocen con seguridad sus efectos sobre la salud renal y hepática a medio y largo plazo, por lo que se recomienda su consumo con moderación.

3. Productos de pastelería sin azúcares añadidos

Cuentan con la ventaja de tener las características organolépticas de sus homólogos azucarados, pero con un impacto menos negativo sobre el organismo. La realidad es que el azúcar no es el único enemigo de este tipo de productos. Normalmente se trata de alimentos sometidos a altas temperaturas y con una gran cantidad de grasas trans.

La presencia de estas últimas, junto con la formación de acrilamida durante su proceso de cocción, los convierte en potencialmente peligrosos para la salud. Las últimas investigaciones corroboran los efectos nocivos de la acrilamida en el organismo, por lo que es preciso restringir su consumo. Además, no es extraño que contengan colorantes y conservantes que, en ocasiones. pueden resultar poco seguros o nocivos a largo plazo. Por estos motivos, siempre es más interesante consumir alimentos frescos o hechos en casa, que este tipo de productos industriales.

Para mantener una buena salud, es necesario priorizar el consumo de alimentos frescos frente a los procesados, reducir la ingesta de azúcares o sus derivados, evitar la fritura en aceites vegetales a altas temperaturas para, de este modo, limitar la ingesta de acrilamida. Esta sustancia se caracteriza por su toxicidad y su potencial cancerígeno a largo plazo.

Es necesario recalcar la cautela a la hora de consumir edulcorantes artificiales. Se desconoce con exactitud cuáles son los efectos secundarios de estas sustancias sobre la salud hepática y renal a largo plazo.

Fuente: Mejor con salud

Salud

Coronavirus en Argentina | Confirman 400 nuevos contagios y 3 muertes en el último día

Así lo reportó este domingo el Ministerio de Salud de la Nación; con estos registros el número total de casos acumulados asciende a 5.272.551

El Ministerio de Salud de la Nación reportó este domingo un total de 3 muertes y 400 nuevos contagios de coronavirus en el país en las últimas 24 horas.

Sala de Situación Coronavirus online – Ministerio de Salud de la Nación

Con estos registros el número total de casos acumulados asciende a 5.272.551 y son 115.666 los fallecidos a causa de la enfermedad desde el brote de la pandemia en Argentina.

A la fecha, se registran 17.270 casos positivos activos en todo el país y ya 5.139.615 pacientes se han recuperado de Covid-19.

Continuar leyendo

Salud

Los riesgos del mal uso de los lentes de contacto

Cómo evitar infecciones

Los lentes de contacto son un tratamiento corrector de la visión, muy seguro, pero no exento de provocar alguna infección ocular. La queratitis (inflamación de la córnea), producida generalmente por la acanthamoeba, es la infección más frecuente, aunque hay otros factores que favorecen la aparición de infecciones:

– Uso prolongado. Si bien se suele tener muy interiorizado que hay que dejar descansar el ojo por la noche, no se es tan consciente cuando las horas de vigilia se alargan. Es recomendable retirarlos al final de la jornada, aunque no sea la hora de acostarse, y usar unos lentes convencionales. De la misma manera que al ir a dormir realizamos un ritual como retirar el maquillaje, quitar los lentes de contacto también ha de incluirse como hábito ineludible.

– No limpiar adecuadamente las lentes, el estuche, reutilizar la solución limpiadora o no usar una de específica para lentes de contacto. Mantener una buena higiene de los elementos y de las manos a la hora de ponerlas o sacarlas del ojo es básica primero para no dañar la lente y segundo para no ser nosotros mismos la vía de la infección ocular.

– Factores ambientales que produzcan sequedad ocular.

– Presencia de microbios bajo la lente.

– Bacterias, hongos y parásitos.

– Virus del herpes.

Todo ello puede producir una sintomatología variada que se manifiesta principalmente por un enrojecimiento del ojo, picor y en ocasiones dolor, secreciones oculares y lagrimeo, sensación de la presencia de un cuerpo extraño en el ojo, así como fotofobia y visión borrosa. Toda una serie de síntomas molestos que se agravan con rapidez si no se tratan de manera específica.

Además, algunas de estas infecciones oculares, en especial las producidas por la acanthamoeba, muy habitual y de difícil tratamiento, pueden provocar, en los casos graves, cicatrización de la córnea y requerir un trasplante debido a los problemas de visión. Por este motivo ante cualquier sospecha, acudir al oftalmólogo para que haga una revisión y aplique el tratamiento adecuado evitando.

Si bien el uso de lentillas está cada vez más extendido no siempre en el tratamiento corrector más indicado, por ejemplo, en personas que:

– Tienen alergias graves.

– Son propensas a las infecciones oculares.

– Tienen tendencia a la sequedad ocular.

– Trabajan en espacio con mucho polvo.

– No son capaces o no pueden llevar un estricto control de higiene y cuidado de los ojos y de los lentes.

Para evitar cualquier infección es necesario revisar periódicamente las lentes para detectar cualquier imperfección que pudiera producir un rasguño o la aparición de vasos sanguíneos en la córnea. Estas revisiones se harán en función del tipo de ojo, el problema que se presente y las necesidades visuales. Evitar adquirir lentes cosméticas de colores o para disfraces en establecimientos no especializados, ya que no gozan de las supervisión de un oftalmólogo que pueda garantizar la seguridad de su uso.

Fuente: 65 y más

Continuar leyendo

Salud

“Síndrome del domingo”: cómo trabajar esta angustia

Cómo se manifiesta y qué se puede hacer al respecto

La transición del fin de semana a la semana laboral es algo que puede provocar ansiedad. Entonces, cuando llega el domingo, es común experimentar algunos sentimientos desagradables.

El término popular acuñado para estos sentimientos es el “Síndrome del domingo por la tarde”. Psicológicamente, el temor que siente antes de que comience la semana laboral es una respuesta a la percepción de algún tipo de amenaza. La sociedad nos anima a trabajar duro, lo que resulta en que muchos trabajen a todas horas del día y de la noche para sentirse seguros en su trabajo o para poder llegar a fin de mes.

Para algunos de nosotros, el trabajo es nuestra identidad y, por lo tanto, nos volvemos adictos al mismo, un término que a menudo se conoce como Workaholic. A menudo luchamos por lograr un equilibrio entre éste y la vida personal y, como resultado, la transición brusca de un fin de semana relajado a una semana laboral intensa es difícil.

Cuando llega el fin de semana, muchos pasan el sábado poniéndose al día con las tareas domésticas y mandados, dejando el domingo como el único día para relajarse y divertirse. Es normal tener algo de ansiedad sobre la próxima semana laboral; después de todo, hacer malabares con una carrera, una vida personal y otras responsabilidades puede ser complejo. Para algunos, sin embargo, podría estar indicando un problema subyacente más profundo.

Quizás no disfrutás de tu trayectoria profesional actual. Tal vez no se estés cuidando lo suficientemente bien y tu estrés y tu vida personal se estén filtrando en tu vida laboral. Tal vez odiás tu trabajo o estás en un ambiente laboral tóxico. Tomarse el tiempo para reflexionar sobre tus sentimientos para descubrir si algo está sucediendo debajo de la superficie que está desencadenando esta ansiedad y miedo, puede ayudar a diferenciar entre un caso simple de “Síndrome del domingo” y algo más serio que requiere una atención significativa.

Algunas formas de manejar la ansiedad:

Dormir lo suficiente

Es beneficioso para la salud física y mental. Muchos no dormimos durante la semana laboral y trataremos de ponernos al día los fines de semana, un término conocido como “falta de sueño”, lo que provoca un aumento de la depresión, ansiedad y cambios de humor. Aunque no podemos deshacer el impacto del sueño corto tratando de dormirnos demasiado los fines de semana, podemos intentar conseguir un poco más de tiempo para dormir por la noche durante la semana y mejorar los comportamientos que conducen a un mejor sueño.

Creá un ambiente cómodo para dormir: invertí en una cómoda cama y ropa de cama y asegurate de que tu dormitorio sea relajante, oscuro y fresco. Guardá y apagá todos los dispositivos electrónicos al menos una hora antes de acostarte.

Evitá o limitá la cafeína y el alcohol durante el día: evitá beber cafeína por la tarde y el alcohol un par de horas antes de acostarte. La cafeína puede evitar que duermas y el alcohol disminuye la latencia del sueño, lo que significa más despertares nocturnos.

Qué hacer cuando termina la semana laboral

Cuando llegues del trabajo durante la semana, tomate un tiempo para relajarte del estrés y luego concentrate en su vida hogareña, ya sea pasar tiempo con la familia, hacer mandados, terminar las tareas de la casa, disfrutar del tiempo al aire libre o preparar una cena nutritiva. Cuando salgas del trabajo, ya sea que eso signifique salir de la oficina o apagar la computadora de tu casa, dejá el trabajo mentalmente y dedicate completamente su tiempo personal.

Alejate de la electrónica

Los fines de semana son su momento para relajarse y descansar, pero a menudo estamos pegados a los teléfonos, revisando correos electrónicos de trabajo, lo que puede crear estrés innecesario. Aunque es tentador estar al tanto de cualquier problema importante y prepararse para la semana siguiente, es una tarea que te dejará sintiéndote agotado. A muchos les resulta útil desactivar todas las notificaciones de trabajo durante el fin de semana para evitar que su teléfono se convierta en una fuente de ansiedad.

Planificá algo divertido para el domingo por la noche

Puede ayudarlo a dejar de pensar en regresar al trabajo el lunes. Intentá cocinar una nueva receta todos los domingos por la noche (y prepará muchas sobras para el resto de la semana), unite a un gimnasio y asistí a una clase de entrenamiento o hacé planes para la cena o planes para la noche de juegos con amigos para ayudarte a dejar de pensar en la próxima semana.

Fuente: Urgente 24

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR