Seguinos en nuestras redes

Política

¿El cristinismo le suelta la mano a Alberto Fernández o presiona para que renuncien sus ministros?

El presidente se había negado a realizar cambios en el gabinete y a remover de sus cargos a Martín Guzmán (Economía), Santiago Cafiero (jefe de Gabinete) y Martín Kulfas (Producción), apuntados por el ala dura del kirchnerismo

Por Alan Abud (@alanabud_)

En un día de turbulencia política para el Gobierno, el Frente de Todos muestra dos caras de cómo maneja la crisis política que dejó la derrota electoral en las PASO del último domingo. En las últimas horas se conocieron las presentaciones de renuncias de varios ministros y funcionarios de primera linea. El puntapié inicial lo dio el ministro del Interior, Wado de Pedro, al que siguieron con pocos minutos de diferencia la titular del PAMI, Luana Volnovich, la titular de la ANSES, Fernanda Raverta, el ministro de Tecnología, Roberto Salvarezza, y el ministro de Justicia, Martín Soria, el ministro de Vivienda, Jorge Ferraresi, el ministro de Ambiente, Juan Cabandié.

Sin embargo, en paralelo, horas más temprano, el presidente, Alberto Fernández, se había mostrado con el ministro de Economía, Martín Guzmán, casualmente con uno de los apuntados por el cristinismo para que deje su cargo al no estar de acuerdo con su gestión. La actitud de Fernández evidencia dos situaciones: en primer lugar intenta mostrar poder puertas adentro de la coalición al compartir un acto con uno de los funcionarios más resistidos; en segundo lugar, el mandatario quería mostrar una imagen de unidad y de que continuaran por el mismo rumbo.

Sin embargo, en cuestión de minutos el conjuntos de funcionarios que responden a Cristina Kirchner le derrumbaron su estrategia: ¿le están soltando la mano ya que no están de acuerdo con el accionar del Gobierno desde la derrota en las PASO o simplemente al poner las renuncias a disposición (no implica que sean indeclinables) intentan presionar a Fernández para que haga lo mismo con sus ministros Santiago Cafiero (jefe de Gabinete), Matías Kulfas (Producción) y Guzmán?. Estos tres son los más resistidos por la vicepresidente.

Lo cierto es que esta maniobra del kirchnerismo ya se había visto en Santa Cruz, donde la gobernadora, Alicia Kirchner, le pidió la renuncia a todo su gabinete tras la escandalosa derrota electoral en aquella provincia. Situación similar ocurrió en Buenos Aires luego de que todo el gabinete de Axel Kicillof le presentara la renuncia.

Política

“No hace falta mandar una renuncia a un diario”: Claudio Moroni cruzó a “Wado” de Pedro

Luego de los recambios en el Gabinete, el ministro de Trabajo cuestionó la actitud de su colega de Interior en declaraciones a una radio.

A pesar de los cambios, la tensión en el Gabinete de Alberto Fernández sigue latente: Claudio Moroni cruzó Eduardo “Wado” de Pedro, por ofrecer su renuncia tras la derrota electoral del oficialismo en la PASO, acto emulado por demás funcionarios.

“No hace falta mandar una renuncia al diario”, dijo el ministro de Trabajo sobre su colega del Interior.

“Si el presidente considera que el gabinete debe continuar, seguirá. Si considera que debe cambiar, cambiará. No es necesario presentar renuncias, porque es el presidente el que decide. No hace falta mandar una renuncia al diario…”, dijo Moroni en Radio con Vos.

Después, aclaró que “es evidente que uno no tiene un derecho natural a ocupar un cargo, eso se terminó con la monarquía” e insistió: “La firmeza del Gabinete depende de la decisión del Presidente, no depende de los ministros”.

“No hay por qué tener gestos ampulosos de presentar renuncias o cosas así. No hace ninguna falta”, opinó el funcionario para dar por finalizado su abordaje sobre la cuestión.

Continuar leyendo

Política

Con el embarazo de Fabiola Yáñez, Alberto es el cuarto presidente en convertirse en padre durante sus funciones

La Unidad Médica Presidencial informó que la Primera Dama se encuentra cursando la décima semana y que su salud está bajo el estricto control de aquel organismo

Se confirmó el rumor que nació en medio del destape de la fiesta de Olivos: Fabiola Yáñez está embarazada. Así lo informó la Unidad Médica Presidencial, a cargo del doctor Federico Saavedra.

Las especulaciones comenzaron a mediados de agosto, cuando la primera dama fue fotografiada tocándose la panza en el acto de relanzamiento del programa Previaje, en el Parque Nacional Iguazú, al que acompañó al Presidente -y futuro papá.

En el parte médico, Saavedra informó que “su estado de salud es bueno y bajo estricto control médico”.

Según el comunicado, Yáñez se encuentra cursando “la décima semana de su embarazo (único)”. Por lo que, al sacar cuentas, cuando comenzaron las sospechas ya llevaba un mes en la dulce espera. Por aquel entonces recién se conocían las fotos del festejo en la Residencia de Olivos y estallaba el escándalo de las visitas de personalidades del espectáculo.

Por último, el equipo médico aseguró que sería el portavoz oficial de la evolución del caso “con el fin de comunicar con precisión”.

El cuarto presidente

De esta manera, Alberto Fernández se convierte en el cuarto presidente de la Nación en ser padre en ejercicio de la función pública. El antecedente más cercano es del primer mandato de Julio Argentino Roca, quien fue padre de Agustina Eloisa Roca en 1881 y Elena Josefina Roca Funes en 1883.

Más atrás, fue Santiago Derqui como presidente de la Confederación Argentina (1860-1861),  quien junto a Modesta Garcia de Cossio tuvo seis hijos. La última de ellos, María del Carmen Modesta Leonor Derqui García de Cossio, fue quien llegó al mundo mientras su padre estaba en ejercicio.

Justo José de Urquiza, antecesor de Derqui, entre otras hazañas, tuvo 23 hijos en total. 11 mientras estaba casado y 12 extramatrimoniales, frutos de siete relaciones. De la larga lista, aquellos que llegaron durante los mandatos de su padre fueron: Justa de Urquiza y Costa (1854), Justo José Salvador de Urquiza y Costa (1856), José Cayetano de Urquiza y Costa (1858) Flora del Carmen de Urquiza y Costa (1859). Lejos de abandonarlos, Urquiza reconoció y legitimó a los doce que habían nacido de su unión con Dolores Costa a través de la Ley 41, impulsada por él, con la que logró que estuvieran en una posición de igualdad “en cuanto a la patria, potestad, herencia y demás derechos civiles”.

 

Continuar leyendo

Economía

Argentina insólita: el Presupuesto de Guzmán tiene el apoyo macrista y la oposición kirchnerista

El ministro de Economía defenderá su proyecto de Presupuesto 2022 ante el Congreso antes de octubre, pero desde el oficialismo retrasan la exposición para ajustar los puntos que vayan a contramano de las medidas que están lanzando en los últimos días, con la vista en las elecciones generales de noviembre

Guzmán está entre la espada y la pared. Es que la convicción de que es posible reducir el déficit fiscal sin que ello implique un recorte del gasto público en asistencia social se convirtió en su marca personal. Sin embargo, la desconfianza en el Ministro viene precisamente de su espacio político y, por el contrario, quienes ven su plan económico con buenos ojos son los legisladores opositores.

El proyecto del Presupuesto 2022 fue enviado al Congreso la semana pasada pero en el medio hay incertidumbres que obligan al ministro Martín Guzmán a ser cauto antes de exponer en Diputados, porque su estrategia puede ir a contramano de las medidas que comenzó a anunciar el Gobierno los últimos días.

Entre rumores y tensiones en el interior de la coalición, quien puso algo de claridad fue el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Baja, Carlos Heller. “Creo que es razonable que conozcamos los anuncios en materia económica y social, ya que algunos o muchos van a tener impacto presupuestario más allá del 31 de diciembre. Antes, probablemente, y no tengo información, estoy conjeturando, probablemente el propio Ejecutivo haga ajustes al presupuesto sobre la base del impacto de las próximas medidas”.

La sesión promete ser un verdadero espectáculo. Por un lado, porque el ministro de Economía se cruzará con una compañera del Frente de Todos conocida por su “honestidad brutal”, la diputada Fernanda Vallejos, y con el ala kirchnerista con el que Guzmán ya había tenido cruces cuando el debate sobre el subsidio a la energía y el escándalo del funcionario Federico Basualdo lo pusieron en el ojo de la tormenta. La percepción que tienen en el oficialismo es que Guzmán realizó un ajuste fiscal sobre la base de sub ejecución de partidas de obra pública y con recortes de ingresos, sobre todo de los jubilados. Del otro lado, los diputados de Juntos por el Cambio abrazan la decisión del Ministro de recortar la ayuda del Estado en pos de la reducción del déficit.

“Uno puede prever matemáticamente cuál debería ser tal o este aumento pero también tiene que ver y mirar y observar cómo está la sociedad. Uno no puede actuar en base, simplemente, a cuentas matemáticas sino que tiene que ver también cómo eso impacta en la realidad y en el día a día de nuestra gente”, dijo el presidente del bloque oficialista, Máximo Kirchner.

Desde el sector que responde a Cristina Fernández de Kirchner, la mayor preocupación es concretamente que Guzmán persiste con la intención de “topear” en 1,5% del PBI el monto del subsidio a los servicios públicos en 2022, un planteo que hizo este año y del que salió mal parado cuando quiso destituir a Basualdo, respaldado por la Vicepresidente.

En la redacción del proyecto de presupuesto, Guzmán postuló que los subsidios indiscriminados debían ser un tema del pasado y que, en adelante, regiría un esquema segmentado en el cual únicamente aquellos sectores en los cuales la ayuda estatal se justifique tendrán la tarifa reducida. Lo que, como ya es costumbre para la política, el “tarifazo” impactará en los bolsillos de la clase media.

Guzmán es políticamente correcto con su espacio al advertir que “reducir el déficit no es de derecha”, a la vez que desde el Gobierno se habla de ajustes salariales y de planes de asistencia social por encima de la inflación, así como de la implantación permanente de un “salario universal” que llegaría a un universo de al menos dos millones de personas. Para convencer a sus compañeros de partido, Guzmán argumenta que en 2022 las arcas de la AFIP se engordarán con el ingreso de un 46,7% más que este año. Como la inflación oficial prevista es de 33%, esto implica que la recaudación tributaria crecerá en términos reales un 10% respecto de este año, y sin crear ni subir ningún tributo.

El horizonte que pueden llegar a compartir es la promoción de una “matriz tributaria progresiva”, en la que quienes contribuyan sean aquellos sectores alcanzados por el Impuesto a los Bienes Personales, se insinuó una suba en las retenciones a las exportaciones agrícolas y también en los últimos días se recalentó el debate sobre una nueva versión del aporte extraordinario a las Grandes Fortunas.

Los dos modelos de país ahora se discuten puertas adentro de la administración Fernández-Fernández.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR