Seguinos en nuestras redes

Norteamérica

Covid-19: Estados Unidos debió desechar al menos 15 millones de vacunas

Un informe de NBC News reveló el monumental derroche por productos averiados y errores humanos mientras decenas de países tienen un bajísimo porcentaje de población inoculada

Particular historia en los Estados Unidos: una investigación periodística realizada por la NBC News señaló que el país norteamericano desechó, al menos, 15.1 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus.

Incluso señaló que tan solo en agosto, momento en que la variante Delta provocó un fuerte aumento de los contagios, 3.8 millones de inmunizaciones fueron desperdiciadas.

Según estiman, este número podría ser aún más elevado, ya que algunos proveedores estatales y federales, incluso Estados, no han informado la totalidad de las inmunizaciones que debieron desestimarse desde el 1° de marzo de este año.

En lo que se refiere a las cadenas nacionales de farmacias, estos datos podrían ser un poco más fidedignos, según explicaron.

“Cuatro cadenas nacionales de farmacias reportaron más de 1 millón de dosis desperdiciadas cada una, según datos publicados el martes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés)”, destacaron desde el medio norteamericano.

En esa línea, detallaron que la cadena Walgreens informó que debió desechar casi 2.6 millones de dosis, número que la posicionó al frente entre las farmacias, mientras que CVS reportó 2,3 millones de dosis desperdiciadas, Walmart admitió 1,6 millones y Rite Aid confirmó 1,1 millones.

Según argumentó Kristen Nordlund, portavoz de los CDC, al medio norteamericano, el número de dosis desechadas “sigue siendo extremadamente bajo, lo que demuestra una sólida asociación entre el gobierno federal, las jurisdicciones y los proveedores para vacunar a la mayor cantidad de personas posibles de personas y reducir el desperdicio”.

Mundo

EE.UU. aplicará nuevas normas de ingreso al país a partir del 8 de noviembre: qué vacunas están autorizadas

La fecha pautada para que entre en vigencia la normativa se aplica tanto para los viajes aéreos internacionales como a los viajes terrestres.

La Casa Blanca anunció durante la jornada del viernes que los visitantes extranjeros que estén completamente vacunados contra el covid-19 podrán viajar a Estados Unidos a partir del 8 de noviembre.

“La nueva política de viajes de Estados Unidos que requiere la vacunación de los viajeros extranjeros a Estados Unidos comenzará el 8 de noviembre”, dijo Kevin Muñoz, subsecretario de Prensa de la Casa Blanca, en Twitter.

Y agregó: “Este anuncio y la fecha se aplican tanto a los viajes aéreos internacionales como a los viajes terrestres. Esta política se rige por la salud pública, es estricta y coherente”.

De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) podrán ingresar a los Estados Unidos quienes tengan la pauta completa con alguna de las siguientes vacunas:

Moderna;

Pfizer;

Janssen (Johnson & Johnson);

Oxford/Astrazeneca (y su versión india, Covishield);

Sinopharm;

Sinovac;

Por el momento, la vacuna Sputnik V, fabricada por el Centro de Investigación Gamaleya, no figura en los listados por no haber sido aprobada ni por la OMS, la Unión Europea ni por los Estados Unidos.

Las mismas normas se aplicarán también a los viajes no esenciales en las fronteras terrestres estadounidenses -México y Canadá- y a los visitantes que lleguen al país norteamericano en ferry de pasajeros.

Continuar leyendo

Mundo

Detuvieron al acusado del tiroteo en la escuela secundaria en Texas que dejó cuatro heridos

El episodio comenzó tras una pelea entre dos estudiantes en la que uno de ellos sacó un arma y comenzó a disparar

La localidad de Arlington, en el estado de Texas, vive horas dramáticas luego de que se desarrollara un tiroteo dentro de la escuela secundaria Timberview. La policía local informó que la balacera dejó cuatro heridos y que el agresor se dio a la fuga.

En una rueda de prensa, el jefe adjunto de la Policía de Arlington, Kevin Kolvye, explicó que una de las víctimas sufrió heridas leves y rechazó tratamiento médico, mientras que los otros tres fueron llevados a un hospital. Kolvye precisó que tres de los heridos son estudiantes y el otro es un adulto que creen que podría ser un profesor.

El principal sospechoso sería Timothy George Simpkins, de 18 años de edad, quien estaría a bordo de una Dodge Charger 2018 Silver con matrícula PFY-6260.

En un primer comunicado la policía de Arlington notificó lo sucedido y la existencia de un profugo pero sin dar nombre alguno: “Estamos en la escena de un tiroteo en la Escuela secundaria Timberview. Llevamos adelante una búsqueda metódica en colaboración con otras dependencias y agencias”.

Cerca de una hora más tarde, la misma fuerza individualizó al sospechoso y solicitó la colaboración con cualquier información que pueda ayudar a dar con el paradero de Simpkinks luego de publicar en su cuenta de Twitter datos sobre el tirador y una imagen del mismo.

Finalmente, tras algunas horas prófugo, las autoridades confirmaron la detención del sospechoso: “Será acusado de tres cargos de agresión agravada con un arma mortal”, afirmaron por redes sociales.

A partir de las investigaciones preliminares, la policía cree que hubo un pelea en una de las aulas en la segunda planta entre dos estudiantes y que uno de los dos empleó un arma. Durante el suceso se cerraron los accesos al centro educativo y los estudiantes y profesores estuvieron confinados en las aulas y oficinas del instituto.

Los episodios de tiroteos dentro de colegios en Estados Unidos es un problema al que no se le encuentra solución: el suceso se produjo pocos días después de un tiroteo en una escuela autónoma de Houston en la que quedó herido un administrador.

Uno de los más recordado de los últimos años ocurrió en 2018 cuando 17 estudiantes murieron en un tiroteo de un ex alumno en una escuela secundaria en Parkland, Florida. Ese año hubo 25 tiroteos en escuelas y 23 más en 2019.

Continuar leyendo

Mundo

Alarma en Estados Unidos tras registrar la inflación más alta en los últimos 30 años

En solo un año los precios subieron un 4,3%

La inflación es un problema que pese a lo que se cree en Argentina, rara vez enfrentan los países ya que poseen una política monetaria y fiscal seria. Ahora, el indice de aumento de precios en Estados Unidos comienza a ocupar un lugar más relevante en la agenda pública y entre las preocupaciones de sus habitantes luego de que el país registre en agosto un 4,3 por ciento anualizado; una cifra que no se veía desde hace 30 años.

El Bureau of Economic Analysis informó este viernes que fue el salto más pronunciado desde enero de 1991. El índice mensual también se mantuvo elevado, con un alza del 0,4 por ciento por segundo mes consecutivo.

Según informa Clarín, quitando los precios de de los alimentos y la energía, que tienden a ser volátiles, la inflación se situó en el 3,6%, donde ha estado desde junio. Sigue siendo una tasa muy por encima del objetivo de la Reserva Federal del 2% anual. En paralelo, los ingresos de los norteamericanos solo crecieron un 0,2%.

A Los problemas de inflación se le suman los de suministro ya que por la pandemia la caída en la producción reduce la oferta de materiales críticos y las empresas se ven obligados a pagar más para poder seguir produciendo. Esto representa un problema para la Casa Blanca, ya que el aumento de los costos reduce el poder adquisitivo de los votantes y las casas y los automóviles (que en Estados Unidos se renuevan con frecuencia) resultan mucho más caros y difíciles de comprar.

Por su parte, la oposición republicana ataca al presidente y dice que el salto de los precios sucede por el creciente gasto público que ha sido financiado con un alarmante endeudamiento y mayor emisión monetaria.

En este sentido, apuntalan su critica a la inflación para frustrar los planes del equipo económico de Biden de aprobar mayor endeudamiento para aumentar más el gasto. De hecho, ahora se ha postergado en el Congreso el debate sobre un millonario paquete de infraestructura.

Un informe de Reuters revela que el alta inflación está recortando el gasto. El gasto real de los consumidores aumentó un 0,4% en agosto tras una caída del 0,5% revisada a la baja en julio. Con los datos de agosto y julio en la mano, los economistas predijeron que el crecimiento del gasto de los consumidores probablemente se reduciría a una tasa anualizada de alrededor del 1% en el tercer trimestre.

 

Con información de Clarín

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR