Seguinos en nuestras redes

Economía Internacional

Buscan descendientes italianos en el mundo que quieran vivir y trabajar en Calabria

Maida es la primera ciudad en lanzar el proyecto pero se busca estimular de la misma manera otras regiones del sur. Empresas, universidades y gobierno trabajan en conjunto para desarrollar la política de repoblación

El municipio calabrés de Maida se convirtió en pionero de un ambicioso proyecto de repoblación de la región, en colaboración con la Associazione Unione Italo Discendenti nel Mondo (UID), Casa Calabria, y la Universidad de Calabria (Unical). Juntas, las instituciones buscan atraer a los millones de ítalo descendientes desperdigados en el mundo ofreciéndoles estudio, trabajo y vivienda para rejuvenecer la ciudad. A su vez, se quiere repetir el impulso en otras zonas del sur, como Friuli-Venezia Giulia.

Maida es un pueblo de la provincia de Catanzaro, Calabria, donde viven unos 4.600 habitantes. Andrea Pacia, presidente de la UID, en diálogo con la agencia de noticias ANSA, reconoció que el objetivo de la iniciativa es promover el conocimiento de la lengua y la cultura italianas, ya que se evidenció que la mayoría de los descendientes que tramitan la ciudadanía buscan instalarse en otros destinos europeos.

La historia se da vuelta porque además, la funcionaria destacó que la medida se orienta a captar los linajes que en los siglos XVIII y XIX emigraron a América en busca de oportunidades.

Italia necesita a sus ítalo-descendientes, y a los italianos en el mundo porque es un país envejecido, y tras la pandemia todo cambió completamente. Pero es preciso crear las condiciones para el regreso: tenemos 21 millones de ítalo-descendientes en la Argentina, 42 millones en Brasil, podemos prácticamente rejuvenecer a Italia cuando queremos”, confió Pacia.

“El proyecto de invitación a repoblar pueblos y pequeños municipios, y en particular el tema del ingreso a Italia de las generaciones de descendientes de italianos, sobre todo de las áreas en crisis de América Central y del Sur, o más en general con un desarrollo inferior al nuestro, evalúa los principales límites y obstáculos a su integración”, precisó Pacia, de los cuales el idioma constituye la principal barrera.

Los trámites de ciudadanía también serán facilitados. “Los empresarios se pusieron a disposición; además ahora es posible que la persona que tramita el reconocimiento de ciudadanía obtenga durante la espera un permiso de trabajo”, adelantó.

Requisitos

El proyecto comenzará en septiembre, y serán seleccionadas alrededor de 15 postulantes que escriban a la UID, que tendrán que garantizar una permanencia de seis meses en el municipio de Maida.

“Nosotros preguntaremos cuántos son, qué quieren, evaluaremos también si quieren quedarse. Deberán permanecer en Maida seis meses y se le ofrecerá trabajo en el sector agrícola -la cosecha de olivas, de uvas, entre otros- o en las distintas áreas del turismo. Los ítalo-descendientes, que hablan español, portugués, inglés, tienen precisamente por eso ventaja”, subrayó.

TE PUEDE INTERESAR