Seguinos en nuestras redes

Campo

Un informe de La Rural reveló las consecuencias negativas del cepo a la exportación de carne impuesto por el Gobierno

El documento asegura que la carne aumentó un 18% entre marzo y junio, por encima de la inflación general

Para controlar la suba del precio de la carne, el Gobierno le aplico en mayo un fuerte cepo a las exportaciones de la misma para que toda la producción se volcara al mercado interno. Esta medida fue la consecuencia final de otras restricciones mas suaves que se fueron endureciendo desde marzo. Sin embargo, a más de tres meses de que se aplicaran dichas restricciones no solamente la situación no ha mejorado sino que empeoró.

Un informe realizado por el Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA), que analizó el efecto de la intervención oficial sobre el mercado de la carne y los resultados fueron contundentes: entre marzo y junio los precios se incrementaron un 18% mientras que las exportaciones cayeron, solo en junio, un 45%.

Según el relevamiento, al que tuvo acceso La Nación, en marzo pasado el precio promedio de nueve productos (asado de tira, vacío, bola de lomo, nalga, falda, osobuco, lomo, peceto y picada común) era de $600 el kilo. En tanto, en junio último ese promedio saltó a 708 pesos el kilo, un 18% más.

La carne aumentó 7 puntos porcentuales más de lo que subieron los alimentos en particular y la inflación en general”, detalló el informe. En el período evaluado por la SRA los alimentos subieron 11% y la inflación general 10,9%.

Respecto de los productores, la hacienda vio un retroceso en su valor en términos nominales y reales. “Hasta la tercera semana de julio se registra una caída nominal de entre un 5 y un 15% para la hacienda de exportación y entre un 1% y un 3% la hacienda para consumo, según la categoría”, dijo. La entidad precisó que la situación en la Argentina fue capitalizada por los productores de la región, sobre todo en Brasil y Uruguay.

A mediados de abril el productor argentino recibía por su novillo el mismo precio que su par uruguayo, hoy es un 20% menor”, señaló el trabajo. Sobre Brasil destacó que el precio de la hacienda en pie registró un aumento desde mediados de abril del 29%.

Afectados los consumidores con un precio que no bajó y los productores por la depresión del valor del ganado, por el cepo a la exportación se desplomó la exportación el mes pasado. En efecto, la sucesión de medidas hizo que de 63.288 toneladas peso producto de mayo último las ventas al exterior bajaran a 34.775 toneladas peso producto en junio pasado, según el reporte del instituto de la SRA en base Indec. “Las exportaciones cayeron en junio 45% respecto de mayo”, precisó la entidad.

En valor las ventas al exterior venían superando los 220-230 millones de dólares. Para la SRA, en junio ingresaron 108 millones de dólares menos que en mayo. En este contexto, la entidad indicó que la medida implementada por el Gobierno tuvo el siguiente resultado: “Todos perdimos”.

En esta línea, detalló: “Los productores, porque la hacienda perdió valor en término nominales y reales. Los consumidores, porque los precios aumentaron 18% a causa de las pérdidas de eficiencia en la integración de la res y deterioro de la complementación entre los diferentes destinos y mercados. El eslabón industrial, porque la producción cayó 10% en el segundo trimestre y esto los impulsó a trabajar con una mayor capacidad ociosa, por tanto menor capacidad para absorber parte de los costos fijos. El país, porque las exportaciones un junio cayeron en volumen 45% respecto de mayo. En un mes se perdieron divisas por U$S 108 millones”.

Nicolás Pino, presidente de la SRA señaló en una reunión en la que presentó el informe: “Los resultados obtenidos son muy claros. Las medidas tomadas por el gobierno nacional hicieron que todos perdamos: menos precio a los productores, menos actividad para la industria y el gobierno, y carne más cara para los consumidores”.

En este sentido, pino pidió al Gobierno terminar con el cepo a la exportación. “Desde la cadena de la producción volvemos a pedirle al presidente de la Nación que revea esta medida para que podamos retomar una agenda de trabajo con previsibilidad para generar competitividad y volver a ser los principales exportadores de carne del mundo”, reclamó.

Fuente: La Nación

Campo

Más trabas a las exportaciones: el Gobierno limitó la venta de maíz

Los productores tomaron la noticia con preocupación: “Es una pésima señal que trae desconfianza”.

El Ministerio de Agricultura limitó las exportaciones de maíz luego de completarse un saldo de 38,5 millones de toneladas fijas.

Además, el comunicado oficial expresa: “A partir del día de la fecha, sólo se aceptarán para su registro de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior dentro del régimen especial denominado DJVE-30 establecido por el Artículo 13 de la citada Resolución N° 128/19, siempre que las mismas correspondan con operaciones debidamente respaldadas con sus compras físicas y con barcos nominados con fecha estimada de arribo”.

Ante este anuncio, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, manifestó: “Seguir interviniendo y burocratizando los mercados es una pésima señal que trae desconfianza en los productores. Ya lo vivimos desde abril con la carne y ahora con el maíz. Nuestro país necesita que todos podamos trabajar libremente para producir sabiendo que vamos a poder vender”.

Por su parte, desde el Ministerio de Agricultura señalaron: “Queremos hacer el esfuerzo de que todo lo que se pueda exportar se exporte, pero al mismo tiempo asegurar que quede disponible el maíz que se necesita para abastecer el consumo interno. No hay ni limitaciones ni nada para comercializar al mercado externo, el mercado exportador está abierto y hay prioridad para el otorgamiento de declaraciones juradas de ventas al exterior para aquellos que ya tienen un negocio cerrado”.

Continuar leyendo

Campo

Alberto y CFK, juntos en un acto: “Necesitamos exportar y que entren divisas, a pesar de la deuda que nos dejaron”

El ministro de Agricultura encabezó el acto junto a los máximos líderes oficialistas y anunció un proyecto de ley que pretende fomentar el desarrollo integral del sector agroindustrial a partir de la inclusión de biotecnología

El ministro de Agricultura y Ganadería, Julián Domínguez, presentó un proyecto de ley que enviará al Congreso con el fin de poner en discusión una ambiciosa reestructuración del sector agropecuario. En el acto que tuvo lugar en Casa Rosada estuvo el presidente Alberto Fernández acompañado de su vice, que aunque esta vez no fue oradora, tenía que mostrar la -debilitada- unidad del Frente de Todos, a 45 días de las elecciones de medio término.

El flamante ministro Domínguez propuso llamar al proceso productivo del campo, de ahora en más, “agrobioindustrial”. Es decir, incluir la biotecnología a la cadena de valor, de cara al 2030 y en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. En ese sentido, Domínguez sostuvo que las decisiones que tomen estarían basadas en el conocimiento de las universidades, el know-how del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y de los productores.

“El Presidente me pidió que atendiera la seguridad alimentaria de los argentinos”, manifestó Domínguez, que a su vez promocionó la idea de posicionar al país como “líder agrobioindustrial en la producción de alimentos”.

El anuncio de semejante modernización del sector que menos apoyo electoral le brindó al gobierno no debe sorprender cuando, justo hoy, oficialmente se reanudaron las campañas. De esta manera, el oficialismo busca agradar al campo luego de un año y medio de tensiones, en especial con los exportadores de carne.

Más tarde fue el Presidente el que tomó la palabra, y sus argumentos no fueron muy diferentes a discursos anteriores. Celebró la ley, felicitó a Domínguez y dijo que era el resultado del trabajo del pasado año y medio. “Es una ley que ayuda al desarrollo integral de la Argentina. Nadie quiere un país en el que pocos ganen y millones pierdan”, sostuvo.

Y enseguida apuntó contra la pesada herencia del macrismo: “No hace falta que todos pensemos igual, pero tenemos que acordar en tener el país que nos merecemos. Necesitamos exportar para que entren divisas, a pesar de la deuda que nos dejaron. Lo que queremos es un campo con más industria y más tecnología, no es una o la otra”. Esto último, en referencia a la “grieta” interna rural, productores-industriales, y el sector de ciencia y tecnología que emerge como nuevo actor.

Del otro lado toman el anuncio con pinzas: “Tenemos que ver hechos, acciones concretas y resultados para estar seguros de que realmente todo esto va por un camino de progreso, de diálogo y trabajo conjunto y de definiciones de estrategias. Es lógico que uno sea cauteloso, porque son tantas medidas en contra que uno necesita ver que las cosas se concreten para ver si realmente hay otro modo de relacionamiento con el oficialismo”, le dijo hoy a Infobae el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Jorge Chemes.

Los funcionarios publicitaron esta ley como un impulso de industrialización, fomento de nuevas inversiones en la cadena de valor y valor agregado desde el origen del proceso productivo, sentando las bases de un desarrollo sostenible con el objetivo de generar empleo de calidad y propiciar un escenario para la llegada de inversiones. Un mundo color de rosa.

Continuar leyendo

Campo

Manzur y Domínguez se reunieron de urgencia para resolver el conflicto de las exportaciones de carne

Por órdenes del Presidente, el jefe de Gabinete y el ministro de Agricultura discuten una nueva política para remendar la relación con el campo, particularmente después de ver los resultados electorales en Entre Ríos y La Pampa

El Gobierno da un viraje de 180° tras la fulminante derrota electoral, a casi dos semanas de ver los resultados de las primarias. En ese sentido, Alberto Fernández ordenó a los flamantes jefe de Gabinete, Juan Manzur, y ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, a elaborar un paquete de medidas que alivien al campo, lo que apremia una solución a las restricciones en las exportaciones de carne.

La variante económica es lógicamente un factor importante para el sector ganadero, incluyendo productores y frigoríficos, que están atendiendo a varios fenómenos derivados de la limitación a las exportaciones: menores ingresos, y consecuentes despidos. Sin embargo, también se ponen en juego cuestiones políticas. El fracaso del Gobierno en las urnas de La Pampa y Entre Ríos lo obligan a tomar un rumbo diferente si busca remontar la elección.

En Entre Ríos, en las que votó el 72,4% del padrón, Juntos por el Cambio se impuso en todos los departamentos de la provincia y se impuso por amplísimo margen: 52% contra 39,5% del Frente de Todos. En La Pampa, en tanto, la participación fue de poco más del 69% y Juntos por el Cambio se impuso al oficialismo por poco más de diez puntos: 48,8% a 38,3 por ciento.

Con el objetivo de recomponer la relación con el campo, Domínguez ya ordenó a los funcionarios bajo su órbita a reunirse con representantes técnicos de la Mesa de Enlace de aquel sector -integrado la Sociedad Rural, Confederaciones Rurales, Federación Agraria y los cooperativistas de Coninagro-, y el martes recibirá a los referentes de esas instituciones.

Del otro lado, Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural, pide con seguridad: “Esperamos que los anuncios que vaya a realizar el Gobierno vayan en línea con el levantamiento total de la medida, que ya está demostrado que fue una decisión que no hizo más que dañar a la producción, a la industria, a los trabajadores de la industria y al país todo”, dijo a Radio Mitre.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR