Seguinos en nuestras redes

Campo

Un informe de La Rural reveló las consecuencias negativas del cepo a la exportación de carne impuesto por el Gobierno

El documento asegura que la carne aumentó un 18% entre marzo y junio, por encima de la inflación general

Para controlar la suba del precio de la carne, el Gobierno le aplico en mayo un fuerte cepo a las exportaciones de la misma para que toda la producción se volcara al mercado interno. Esta medida fue la consecuencia final de otras restricciones mas suaves que se fueron endureciendo desde marzo. Sin embargo, a más de tres meses de que se aplicaran dichas restricciones no solamente la situación no ha mejorado sino que empeoró.

Un informe realizado por el Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA), que analizó el efecto de la intervención oficial sobre el mercado de la carne y los resultados fueron contundentes: entre marzo y junio los precios se incrementaron un 18% mientras que las exportaciones cayeron, solo en junio, un 45%.

Según el relevamiento, al que tuvo acceso La Nación, en marzo pasado el precio promedio de nueve productos (asado de tira, vacío, bola de lomo, nalga, falda, osobuco, lomo, peceto y picada común) era de $600 el kilo. En tanto, en junio último ese promedio saltó a 708 pesos el kilo, un 18% más.

La carne aumentó 7 puntos porcentuales más de lo que subieron los alimentos en particular y la inflación en general”, detalló el informe. En el período evaluado por la SRA los alimentos subieron 11% y la inflación general 10,9%.

Publicidad

Respecto de los productores, la hacienda vio un retroceso en su valor en términos nominales y reales. “Hasta la tercera semana de julio se registra una caída nominal de entre un 5 y un 15% para la hacienda de exportación y entre un 1% y un 3% la hacienda para consumo, según la categoría”, dijo. La entidad precisó que la situación en la Argentina fue capitalizada por los productores de la región, sobre todo en Brasil y Uruguay.

A mediados de abril el productor argentino recibía por su novillo el mismo precio que su par uruguayo, hoy es un 20% menor”, señaló el trabajo. Sobre Brasil destacó que el precio de la hacienda en pie registró un aumento desde mediados de abril del 29%.

Afectados los consumidores con un precio que no bajó y los productores por la depresión del valor del ganado, por el cepo a la exportación se desplomó la exportación el mes pasado. En efecto, la sucesión de medidas hizo que de 63.288 toneladas peso producto de mayo último las ventas al exterior bajaran a 34.775 toneladas peso producto en junio pasado, según el reporte del instituto de la SRA en base Indec. “Las exportaciones cayeron en junio 45% respecto de mayo”, precisó la entidad.

En valor las ventas al exterior venían superando los 220-230 millones de dólares. Para la SRA, en junio ingresaron 108 millones de dólares menos que en mayo. En este contexto, la entidad indicó que la medida implementada por el Gobierno tuvo el siguiente resultado: “Todos perdimos”.

Publicidad

En esta línea, detalló: “Los productores, porque la hacienda perdió valor en término nominales y reales. Los consumidores, porque los precios aumentaron 18% a causa de las pérdidas de eficiencia en la integración de la res y deterioro de la complementación entre los diferentes destinos y mercados. El eslabón industrial, porque la producción cayó 10% en el segundo trimestre y esto los impulsó a trabajar con una mayor capacidad ociosa, por tanto menor capacidad para absorber parte de los costos fijos. El país, porque las exportaciones un junio cayeron en volumen 45% respecto de mayo. En un mes se perdieron divisas por U$S 108 millones”.

Nicolás Pino, presidente de la SRA señaló en una reunión en la que presentó el informe: “Los resultados obtenidos son muy claros. Las medidas tomadas por el gobierno nacional hicieron que todos perdamos: menos precio a los productores, menos actividad para la industria y el gobierno, y carne más cara para los consumidores”.

En este sentido, pino pidió al Gobierno terminar con el cepo a la exportación. “Desde la cadena de la producción volvemos a pedirle al presidente de la Nación que revea esta medida para que podamos retomar una agenda de trabajo con previsibilidad para generar competitividad y volver a ser los principales exportadores de carne del mundo”, reclamó.

Fuente: La Nación

Publicidad

Campo

“Es una emboscada y una extorsión”: la Sociedad Rural rechazó el nuevo cepo del Gobierno

Durante una conversación con Radio Mitre, Nicolás Pino criticó el modo de comunicación del Banco Central de la República Argentina sobre el “dólar soja

Durante las últimas horas, el Banco Central prohibió acceder al mercado de cambio a quienes liquidaron sus tenencias bajo el esquema denominado “dólar soja“. Por supuesto, la medida generó rechazo del campo.

“El Banco Central le hizo una emboscada a los comercializadores de soja, porque abrió una puerta, les dio una posibilidad, el productor respondió con muchísimas ventas, y una vez que se llenó, que se hicieron muchísimas operaciones vienen con esta medida”, comentó Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

“El Banco Central nos tiene acostumbrado a esto, hace unas semanas sacó una limitante para el que tenía más del 5% de soja en su poder, el acceso al crédito se le iba a ver encarecido. Todas son parece como extorsiones”, agregó el protagonista.

Nicolás Pino

Durante una conversación con Eduardo Feinmann en Radio Mitre, Pino sostuvo lo siguiente: “El Banco Central tiene la capacidad de comunicar siempre muy difícil. Ahora nos dicen que no es para productores esto. Ahora dicen no personas físicas, pero yo puedo ser una SA o una SRL que me dedico a sembrar”.

Ricardo López Murphy tildó de “salame” a Daniel Arroyo por un proyecto de ley

Publicidad

“Ayer tuve un intercambio de WhatsApp con el secretario Bahillo. Seguramente hoy con la Mesa de Enlace veremos de juntarnos a conversar”, cerró el presidente de la SRA en el programa “Alguien tiene que decirlo”.

Continuar leyendo

Campo

Dólar soja: el Gobierno recauda, pero crece la preocupación por los daños colaterales

Además de la inflación, por la emisión que implica adquirir los dólares del campo, hay más efectos adversos de la medida

El ritmo de liquidación de la soja tras el anuncio de un dólar soja a $200 dejó un dato alentador para el Gobierno y las expectativas que se habían fijado en el equipo del ministro de Economía Sergio Massa.

En la primera semana de vigencia de la medida se acumularon ventas por unos 4 millones de toneladas –el Gobierno afirmó que había unos 30 millones de toneladas de soja sin vender, un número que para analistas del mercado granario es más cercano a los 22 millones– y eso se tradujo en unos US$ 1.660 millones que pudo comprar el Banco Central de la República Argentina (BCRA) para engrosar sus reservas. Si se restan las ventas –unos US$ 600 millones– las reservas del BCRA tuvieron un plus de poco más de US$ 1.000 millones.

En ese sentido, la medida aparece como eficaz: logró motivar la decisión de venta de los productores que con un mejor precio, pero con la cosecha finalizada, usarán los pesos extras para anticipar compras de insumos, maquinaria u otros bienes para la próxima campaña.

Aun así, siempre hay un pero. El impacto de una intervención tan aguda y directa en un mercado, va a generar el movimiento de otras piezas, repercute en otros mercados con los que la soja se vincula y también con otras variables de la macro.

Publicidad

Estos son algunos de los efectos. Sube y baja de la soja. Antes de la medida del dólar soja la tonelada del poroto con descarga inmediata se pagaba $ 50.670. El nuevo valor implicó un desdoblamiento del tipo de cambio para ese mercado y dejó el precio, en las primeras horas de la vigencia de la medida, en torno a los $ 72.000 la tonelada. Pero la fuerte liquidación que se acumuló durante la semana terminó desplomando los precios. Primero recortó a $ 70.000, luego a $ 69.000 y cerró el viernes a $ 67.000.

Más inflación. Los dólares que genera la liquidación de la soja es la recompensa que buscaba el BCRA que necesita hacerse de divisas para alimentar sus escuálidas reservas. Pero esos dólares se compran con pesos y para ello el Gobierno recurre a la emisión, lo que puede terminar acelerando la inercia inflacionaria que, desde hace tiempo, está en una dinámica cada vez más dañina y difícil de controlar.

Desde la consultora de mercado Quinquena detallaron el posible costo de la medida en términos de emisión. Señalan que si se compran los esperados US$ 5.000 millones, con un impacto neto en reservas de US$ 2.000 millones, el efecto monetario sería de $ 588.400 millones. A estas fuentes de emisión hay que sumar el pago de intereses de Leliq y pases, previsto para el mes que, bajo el nuevo nivel de tasas de interés, rondaría los $ 380.000 millones.

Esto implica que en total en el mes el BCRA estaría inyectando casi $ 970.000 millones nuevos en el mercado. En términos de base monetaria, esta emisión equivale a 22,5 puntos. La decisión de instrumentar este nuevo esquema tiene un impacto monetario altamente significativo”, señalan.

Publicidad

Desde la fundación FADA, el economista David Miazzo apunta: “Sin duda va a generar algún impacto en la inflación porque requiere de mayor emisión. Lo que demuestra esta medida es que va a ser eficaz en términos del objetivo de incrementar las reservas, pero servirá por uno o dos meses. Y tiene costos importantes. Esto pasa cuando no hay reglas claras, no se incentiva la inversión y la producción. Se avanza con una medida que es un parche excepcional y que no resuelve los problemas de fondo”.

Es una medida inconsistente desde la macroeconomía. Lo único que logra el Gobierno es hacerse con un colchoncito de dólares para hacer frente a una devaluación que es inevitable a esta altura. Solo resta ver cuándo llegará”, afirmó.

Distorsión de precios. El incremento del valor de la soja, que escaló este mes, generó también un fuerte aumento para los alimentos que consumen los ganados porcino, aviar y vacuno que demandan harina de soja. El efecto dominó del aumento de costos, también impacta en la producción de leche y huevos.

Cómo se alquila. Otro efecto de la medida es que genera mucho ruido a la hora de definir el costo del alquiler de los campos, aunque no se dediquen a la producción de soja. El valor de los alquileres siempre se referencia en quintales de soja, con la pizarra de Rosario. Pero el nuevo precio de la soja a valor ‘dólar soja’ dista mucho del que había en agosto y nadie sabe qué pasará en octubre o noviembre, si es que la medida no se mantiene.  “Movieron todos los precios y no sabemos qué hacer. La verdad que así es muy complicado”, expresó un productor local.

Publicidad

Daños colaterales va a haber. No hay ninguna medida de devaluación, aunque sea parcial, que no tenga consecuencias de aumento de precios. Es imposible evitar la suba cuando vos devaluás y acá la devaluación es fuerte, es un 40% largo. En economía el almuerzo gratis no existe”, sintetizó un analista del mercado agrícola.

 

Continuar leyendo

Campo

Dólar soja: evalúan implementar un tipo de cambio a $200 para estimular las exportaciones

El nuevo esquema buscaría una mejora en el valor que reciben los productores del sector agropecuario y estaría destinado únicamente a la compra de soja

Ante el fracaso del dólar soja que implementó el Gobierno con el objetivo de generar un aumento en la venta de granos y, por consiguiente, un mayor ingreso de divisas, desde la cúpula política y económica evalúan establecer un nuevo tipo de cambio a $200. No sólo significaría para los productores una mejora en el valor que reciben sino también la llegada al mercado cambiario de un total de US$ 5.000 millones.

La iniciativa que se desprende del ministerio de Economía que comanda Sergio Massa se implementaría el próximo mes y únicamente para la compra de soja. Asimismo, los exportadores deberán adherirse de forma voluntaria para participar de este régimen especial.

Esta mañana en el mercado cambiario el dólar mayorista cotizaba a $138,74 por unidad. El dólar especial implicaría una mejora del 44% para el precio que reciben los productores.

El Gobierno no sólo apostaría al nuevo régimen de liquidación sino que también habría una apertura de exportaciones para el maíz. Este último caso, acercaría dólares aunque sin ese mecanismo extraordinario.

Publicidad

Cuánto representan las exportaciones

Concretamente, deberían venderse al exterior 6,3 millones de toneladas de soja que representan, a precios de exportación, US$ 3.849 millones. En la oleaginosa en total los productores tienen algo más de 21 millones de toneladas sin comercializar del último ciclo agrícola.

Además, ante la posibilidad de que se abran 4 millones de toneladas de cupo para exportar maíz, podría ingresar una suma cercana a los 1.160 millones de dólares. En este cereal restan comercializar unos 14 millones de toneladas.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR