AFA

El “robo” a Boca, consecuencia de un error táctico de Tapia en la Conmebol

Tapia presionó en marzo del 2021 para que el macrista Héctor Baldassi fuera expulsado de la comisión de Árbitros de Conmebol, con la intención de sumar puntos con el gobierno actual, que de todos modos ya le soltó la mano. Su operación terminó el brasileño Wilson Senemele siendo presidente de esa comisión, lo que costó la desventaja que hoy sufren los equipos argentinos

miércoles 21 de julio de 2021 - 11:53 am

La historia que se dio en La Bombonera entre Boca y Atlético Mineiro, de manera increíble se volvió a dar en Belo Horizonte. Marcelo Weigandt aprovechó un grosero error del arquero Everson para mandar la pelota a la red, pero después de unos minutos de incertidumbre la jugada terminó siendo anulada por intermedio del polémico VAR, que vio un offside milimétrico de un jugador que, según la interpretación de los árbitros, participó de la jugada al obstaculizar al arquero.

Los fallos del VAR hicieron que el equipo xeneize se sintiera estafado y sobran razones para ello. Pero al mismo tiempo, estos fallos pusieron en guardia a todos los equipos argentinos que aún se mantienen en carrera: ¿los polémicos fallos fueron contra Boca o en favor de los clubes brasileños?

Si bien es conocido que el presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, no tiene buenos hilos de comunicación con la Conmebol -las relaciones no son su fuerte-, esta situación no hace más que acrecentar la responsabilidad de la AFA al momento de pelear y velar por los intereses de los clubes argentinos.

Sin embargo, la mala relación entre el pope de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, y el titular de la Conmebol, Alejandro Domínguez, refleja la incapacidad de la asociación argentina de fútbol de representar de manera adecuada a los clubes argentinos. Al mismo tiempo, estos quiebres entre Tapia y Domínguez son los que alimentan la versión de que lo ocurrido en los partidos de ida y vuelta de Boca podría tratarse de una estratagema de la Conmebol de perjudicar a todos los clubes argentinos y favorecer a los brasileros, cuya asociación pisa fuerte en el fútbol sudamericano.

Al mirar atrás, el vínculo entre Tapia y Domínguez comenzó a resquebrajarse en 2019, cuando AFA sintió que se perjudicó a la Selección Argentina con los arbitrajes en la Copa América de ese año. En aquél torneo -que quedó en el recuerdo por la denuncia de Lionel Messi, que tildó de “corrupta” a la Conmebol- la AFA le envió una carta a Domínguez cuestionando duramente a la Confederación la que dinamitó la relación.

La carta no fue bien recibida por la asociación regional y esto llevó a Domínguez a convencer a sus pares de expulsar a Tapia de su cargo en FIFA. Argentina empezó a perder peso en Conmebol y muchos dirigentes creen que, por eso, los arbitrajes favorecen a los clubes brasileños. 

Una muestra fue en la última Copa América. A la AFA la durmieron con la designación del árbitro de la final de la Copa América. Se eligió al que pretendía Brasil. Es más, se decidió cuando la Selección estaba volando rumbo a Rio de Janeiro para que ni si quiera tenga margen de maniobra. Por suerte, no influyó en la final.

En las últimas horas, varios dirigentes de clubes que juegan Copa Libertadores y Sudamericana se mostraron preocupados por los arbitrajes que favorecieron a Atlético Mineiro ante Boca. Pero también los que favorecieron a Fluminense ante Cerro Porteño (le anularon un gol por VAR a Cerro) y a Palmeiras ante Colo Colo (penal inexistente). Es por eso, que ante la mala relación con AFA, decidieron hablar directamente con Conmebol.

Un dato no menor es que Tapia presionó para que el macrista Héctor Baldassi fuera expulsado de la comisión de Árbitros de Conmebol. Domínguez accedió, pero a Tapia le salió mal la jugada: Conmebol no le permitió a la Argentina nombrar reemplazante. Hoy el presidente de esa comisión es el brasileño Wilson Seneme. El intento de Tapia por quedar bien con el Gobierno argentino, le costó la desventaja a los equipos argentinos que padecen hoy.

COMENTARIOS