Salud

Dolor menstrual: causas y cómo tratarlo

Qué hacer cuando comienza a afectar la calidad de vida

martes 20 de julio de 2021 - 7:37 am

La dismenorrea es el dolor uterino en el momento de la menstruación. En algunos casos puede ser leve y no requerir ayuda más allá de un antiinflamatorio el primer día, pero en otros puede ser tan incapacitante que se necesite hasta una baja laboral de varios días al mes.

Dichos síntomas también pueden acompañarse de náuseas y vómitos, diarrea o ansiedad. Al margen de la intensidad de las molestias, existen dos tipos de dolor menstrual: el puramente fisiológico o idiopático (se desconoce su causa) y el que se encuentra unido a una patología concreta, aunque lo más frecuente es que no haya ninguna afección.

La razón principal para explicar el dolor en el vientre y a menudo en las caderas, la zona inferior de la espalda y las piernas es que el cuerpo libera un grupo de hormonas que se llaman prostaglandinas para ayudar a contraer el útero y expulsar el tejido del endometrio que ya no participará en un futuro embarazo. En las jóvenes, el músculo está más contraído, por lo que la concentración de prostaglandina es mayor, por eso en ellas la incidencia del dolor es más grande también.

En todo caso, la enfermedad más común que está detrás es la endometriosis (cuando el tejido que reviste el interior del útero crece también fuera de él y crea una reacción inflamatoria), pero también lo puede causar un quiste anexial benigno, por ejemplo. La intensidad del dolor también varía entre mujeres. Si este no reacciona ante los analgésicos, podría tratarse también de una infección o un mioma, pero no de un tumor, porque estos no producen dolor.

Se tarda mucho tiempo en reconocer la endometriosis, por lo que un diagnóstico precoz es imprescindible para su manejo. Y es que si bien el dolor no siempre es originado por ella, en algunos casos si es un síntoma de esta enfermedad. El dolor que produce esta afección también se combate con análogos de la Gnrh, un grupo de fármacos que reducen los niveles hormonales. Y en algún caso muy grave se quita el útero para que no se contraiga el músculo, evitando el dolor.

¿Cómo saber en qué momento las molestias dejan de ser algo normal para convertirse en un asunto digno de consulta? Que duela no quiere decir que sea normal; siempre que moleste, hay que ir al ginecólogo. Y sobre todo si esto afecta a la calidad de la vida. Además, hay otros síntomas que cuando se asocian con el dolor menstrual también son motivo de consulta: dolor abdominal sin relación con la menstruación, dolor con la penetración durante el coito, molestias con la defecación o micción y síntomas gastro-intestinales.

Cuando la ovulación también duele, la causa es que el folículo se tiene que romper para liberar al ovocito y puede doler o, a veces incluso ser sangrante. Lo cierto es que en todos los casos, con o sin patología, mejora con ciertas pautas de estilo de vida, como hacer ejercicio regularmente, llevar una alimentación equilibrada y tomar medicación o realizarse algún tratamiento si el especialista así lo considera.

Fuente: Cosmopolitan

COMENTARIOS