Espectáculos

La última foto de Raffaella Carrà antes de morir

La cantante italiana había participado de un acto benéfico semanas atrás a su fallecimiento y el director de la ONG compartió la imagen de la diva.

jueves 15 de julio de 2021 - 2:46 pm

El repentino fallecimiento de Raffaella Carrà causó conmoción y tristeza no solo en el ambiente del espectáculo italiano, sino también a nivel internacional, donde la diva supo trascender fronteras y llegar a un público diverso, entre ellos el latinoamericano. Si bien en el último tiempo la cantante se había mantenido alejada de la vida pública, recientemente se conoció la última foto de la cual fue protagonista antes de morir, y que esconde detrás una solidaria acción.

Semanas atrás de conocerse la trágica noticia, la autora de grandes éxitos como “A far l’amore comincia tu”, “Hay que venir al sur”, “Tanti Auguri” o “Caliente, caliente” donó un inmueble en la localidad toscana de Porto Santo Stefano, que usaba como gimnasio, a una asociación de voluntariados.

Los medios italianos informaron que se trata de una casa de 160 metros cuadrados “de gran valor” donada a la Confraternidad de Misericordia de Porto Santo Stefano, en la península del Argentario, su segunda casa y donde reposarán sus cenizas.

La donación fue confirmada por el encargado de la organización, Roberto Cerulli, quien publicó una imagen de la artista el día de la firma ante notario en Roma, con una gabardina y el rostro completamente cubierto con una mascarilla y unas oscuras gafas de sol.

 

La última foto de Raffaella Carrà, semanas antes de morir a sus 78 años.

 

Cerulli recordó el momento en el que la cantante lo llamó para darle a conocer la buena noticia: ” ‘Roberto, soy Raffaella, he estado pensando en algo: me gustaría donarte uno de mis edificios en Porto S. Stefano. Puedes hacer tus actividades allí…’ Y todavía me quedé sin palabras. Intenté darle las gracias… pero nada: no me dejó. Nos había cedido uno de sus fondos de más de 160 metros cuadrados en Porto S. Stefano en Via Panoramica. Un gran regalo por su valor inmobiliario. Así que nos reunimos con ella en Roma, en la oficina del notario”, explicó.

El encargado de la ONG contó que su presencia se caracterizó por su hospitalidad, disponibilidad y dulzura: “Nos entretuvo en muchas conversaciones, y en cuanto le insinuábamos algún tipo de agradecimiento, siempre desviaba la conversación”, comenzó explicando.

Sin embargo, mientras oficializaban la entrega del inmueble, Cerulli pudo percibir el estado en el que se encontraba la artista, al que asoció a una suerte de premonición de su destino: “A pesar de su habitual dinamismo, llevaba unas gafas oscuras y una máscara ajustada: parecía que quería ocultar algo… y quizás, a la luz de esta tragedia, creo que quería guardarse su secreto y no mostrárselo a nadie.

El hombre reveló cómo fue el cierre del encuentro: “Le regalamos una foto con una hermosa vista de Porto S. Stefano, una toma realizada por nuestro voluntario Marco Solari, que desde lo alto de su dron reunió nuestra sede, el hermoso paseo marítimo y la plaza. Y a la derecha una dedicatoria a ella: ‘A Raffaella Carrà, como pequeña muestra de gratitud y reconocimiento de cada voluntario que, gracias a su gesto, encuentra el estímulo para un renovado compromiso de servicio a favor de los que sufren y necesitan’. Simplemente nos despedimos, con una foto de recuerdo que casi no quiso tomar”.

 

 

Por último, Roberto le preguntó a Raffaella si podía contar al mundo en inmenso gesto que había hecho aquel día, pero ella le dijo que “no era la hora”. “Hoy creemos que ha llegado el momento”, cerró Roberto Cerulli dedicándole el posteo a la gran Raffaella.

COMENTARIOS