Seguinos en nuestras redes

Cultura

Papelón de Alberto Fernández: cometió otro error de Historia en el acto del Día de la Independencia

El Presidente confundió quién era Macacha Güemes, una de las mujeres fundamentales que participaron del proceso revolucionario

Mientras relataba las hazañas de los libertadores José de San Martín, Manuel Belgrano y Martín Miguel de Güemes en el acto de la Independencia en Tucumán, al Presidente una vez más se le confundieron los papeles cuando quiso destacar el rol de las mujeres que, aunque no se les haya dado el mismo reconocimiento a lo largo de la historia, cumplieron un rol fundamental en el camino a la soberanía del país y la región.

“Armó una suerte de guerra de guerrillas por orden de San Martín. Lo hizo acompañado por una mujer, por varias. Macacha Güemes, su esposa, pero también por una mujer emblemática para la liberad de América Latina: Juana Azurduy”, dijo con seguridad.

Pero Magdalena (Macacha) Güemes de Tejada, fue hermana y una de las colaboradoras de máxima confianza del General.

Dotada de habilidad política, se puso al servicio de su hermano en los momentos clave. Uno de sus mayores logros fue en 1815, cuando gracias a sus gestiones se llegó a la paz de los Cerrillos, luego de la delicada situación surgida entre Güemes y las fuerzas de Buenos Aires al mando del general Rondeau.

Güemes se encontraba con ella cuando una partida realista lo atacó e hirió en Salta el 7 de junio de 1821, causándole la muerte pocos días después. Macacha continuó participando en los sucesos políticos de la provincia con la audacia que la caracterizaba. Fue muy querida por el pueblo debido a la generosidad con que ayudaba a los necesitados.

Además fue la celestina que arregló el matrimonio de su hermano con Margarita del Carmen Puch, hija de Dorotea Velarde y Domingo Puch, un afincado español de notable fortuna.

Cultura

Carne de consumo personal, y otras imágenes sobre el cuerpo

Jorge Thefs toma el escenario para poner en jaque la gordofobia y la homofobia en un sensible monólogo

Por M. Florencia Avena

Devenir. Reciclo esa palabra que Jorge Thefs, el autor, director, productor, iluminador, performer, y protagonista no usó para el título original de Carne de consumo personal.

Carne es un monólogo sobre la gordofobia con la cuota justa de humor (con la que Jorge pide permiso a su público para leer un papel), drama (con el que Jorge cuenta la muerte), y pop necesarios para soltar el cuerpo con la tranquilidad y el estilo con que lo hace un artista. Él tiene 24 años y kilos que no le pesan como quisieran algunxs (muchxs).

La escena se monta en Nün Teatro-Bar, en el barrio porteño de Villa Crespo. Al costado de la barra hay una puerta alta de madera que invita a querer abrirla, y es ahí donde Jorge, todos los viernes de octubre a las 23.00, rompe la cuarta pared y le habla a la audiencia que escucha atenta, como si él no estuviera actuando.

Con una, dos, docenas de preguntas nos introduce en sus lugares más íntimos pasando por sus dudas más superficiales.

“¿Cuántas fotos entran en 428 GB? ¿Cuántos VHS entran en un disco externo? ¿Cuánto pesan mis recuerdos? ¿Cuántos pixeles tiene mi infancia? ¿Dónde están las cosas que perdí entre los 4 y los 24, incluidas mi virginidad y dignidad? ¿Cuánto quiero volver a tener 5? ¿Puedo organizar el cúmulo de materiales que soy para que sean útiles?”

En esa vorágine reconoce que a veces se siente hipócrita: le gustaría ser vegano, pero ama las milanesas. Y no lo dice para justificarse, no necesita el aval de nadie porque su aceptación personal queda demostrada en cómo se apropia del espacio. Así, de repente puede levantar la pierna en un grand battement de clásico vistiendo un conjunto rosa de plush; o cantar un tango que nadie compuso mientras baila cual vedette de revista; o simplemente sentarse en un banquito cuando el relato se pone melancólico.

La ficción toma prestados los cinco temas que aquejan al ser humano: el amor, la amistad, la pasión, la traición, la muerte. Jorge trae anécdotas de la infancia documentadas en cintas VHS, y mientras corren recuerda a los otros Jorge Thefs con los que coincidió en esta vida, su padre y su abuelo.

Pasa a la adolescencia y cuenta la primera vez que se encontró con su sexualidad. Pasa a la adultez y cuenta la vez que amó. “Él era alemán”, dijo.

La obra es un relato en carne propia, si se permite el juego de palabras, que representa los vínculos atravesados por un tercero, la comida. Es la mediadora en todos los planes y eventos sociales. Un desayuno en pareja, el velorio de un familiar, el asado del domingo.

Pero, ¿qué implica toda la carne que somos? ¿Cuántos productos consumidos a lo largo de nuestra vida nos constituyen? ¿Qué importa eso? ¿En qué devenimos cuando nuestra máquina deja de funcionar? ¿En qué devenimos mientras está viva? Jorge Thefs demuestra que más que carne, somos las imágenes de los recuerdos, experiencias, personas, deseos y contradicciones que le imprimimos al cuerpo.

Continuar leyendo

Cultura

La RAE le volvió a decir que no al lenguaje inclusivo

La RAE lo volvió a rechazar de plano afirmando que “no supone discriminación sexista alguna”

A pesar del creciente uso por parte de algunos sectores de la sociedad, el lenguaje inclusivo sigue generando polémica cada vez que la Real Academia Española (RAE) ratifica su posición sobre el debate.

Fue a través de la cuenta de Twitter de la institución, que interactúa permanentemente con los usuarios a través del hashtag #RAEconsultas. En esa dinámica, un internauta preguntó irónicamente: “Hola @RAEinforma, tengo una #dudaRAE. Este famoso lenguaje inclusivo ¿es una jerigonza o un galimatías?”.

Es una pregunta capciosa -y para nada inocente- que plantea al lenguaje inclusivo como una dificultad, ya sea porque no se comprende linguísticamente (jerigonza) o porque no se entienden las ideas que transmite (galimatías).

En tanto, la RAE fue tajante al afirmar que el uso tradicional del masculino no tiene una connotación discriminatoria. “#RAEconsultas Lo que comúnmente se ha dado en llamar «lenguaje inclusivo» es un conjunto de estrategias que tienen por objeto evitar el uso genérico del masculino gram., mecanismo firmemente asentado en la lengua y que no supone discriminación sexista alguna“. Es decir que, paradójicamente, no acepta un nuevo uso de la lengua basándose en un argumento que se apoya en el uso de la lengua.

Pero no es la primera vez que la RAE se pronuncia de esta manera.

Una de las respuestas que esbozó el año pasado advertía: “El uso de la letra ‘e’ como supuesta marca de género inclusivo es ajeno a la morfología del español, además de innecesario, pues el masculino gramatical (‘chicos’) ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género”.

Mientras tanto, el lenguaje inclusivo trasciende el colectivo LGBTIQ+ y gana espacio en distintas instituciones a nivel mundial.

Continuar leyendo

Cultura

Una razón más para tomar mate: científicos descubrieron que la yerba disminuye el riesgo de tener Parkinson

Por lo menos tres estudios diferentes lo confirman

Una buena noticia para los tomadores compulsivos de mate, y para los que todavía no están convencidos -si existen- de la magia de esta bebida y su folklore, también. Es que científicos de diversos centros de estudios y universidades coinciden en que ingerir mate de manera habitual disminuye la posibilidad de contraer Parkinson.

Ya hay un amplio consenso entre la comunidad científica que lo avala. Una de las iniciativas estuvo en manos de la médica neuróloga Emilia Gatto, quien en 2015 realizó un estudio poblacional y comprobó la relación inversa entre el alto consumo de mate y el desarrollo del Mal de Parkinson. Gatto está a cargo del Servicio de Neurología del Sanatorio de la Trinidad Mitre y es Jefa del Área Movimientos Anormales del Ineba; además ejerce como directora asociada de la Sede del Curso Superior de Neurología de la Facultad de Medicina de la UBA.

“Se trata de una enfermedad que tiene un alto componente genético, pero también existen factores ambientales que son potencialmente modificables”, sostuvo la especialista, que realizó un estudio de campo tomando una población de 223 pacientes con la enfermedad y realizó 406 casos de control.

Otro estudio que vincula el consumo de yerba mate con el Mal de Parkinson estuvo a cargo de Irene Taravini, bioquímica e investigadora del CONICET y de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER). Ella pudo comprobar que “el consumo de yerba mate durante muchos años contribuiría a la ralentización de la progresión del proceso neurodegenerativo que experimentan las neuronas dopaminérgicas en pacientes con la enfermedad de Parkinson”.

En la misma línea se encuentran los desarrollos de Juan Ferrario, licenciado y doctor en Ciencias Biológicas (UBA) e investigador adjunto del Conicet, en el Instituto de Ciencias Farmacológicas (Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA).

El Instituto Nacional de Yerba Mate (INYM) enseguida replicó la buena nueva: “Es la conclusión a la que arribaron varias investigaciones realizadas y que serán presentadas el próximo 14 de octubre en la VI Jornada de Divulgación Científica Yerba Mate y Salud, que se desarrollará bajo la modalidad virtual”.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR