Seguinos en nuestras redes

Política General

Hugo Moyano fue al choque contra dos ministros de Alberto Fernández por los bloqueos que organiza Camioneros

El sindicalista apeló a su historia con el kirchnerismo para defender las medidas de fuerza de Camioneros, a las que calificó como “legítimos reclamos”

Hugo Moyano abrió este miércoles una zanja con el Gobierno nacional al considerar que los ministros Matías Kulfas y Claudio Moroni “cuestionan públicamente los legítimos reclamos del sector trabajador” y les pidió que “repasen el pasado de luchas comunes antes de evaluar con ligereza” los bloqueos que realiza su gremio, a los que calificó como “legítimos reclamos del sector trabajador ante comportamientos abusivos de parte de la patronal empresaria”.

“Tengan presente que siempre que las circunstancias y determinados actores amenazan la salud de nuestras instituciones o boicotean medidas de gobierno de corte popular, Camioneros es el gremio que sale a la calle a luchar por la justicia social”, aseguró.

El jefe sindical envió una carta pública a Kulfas luego de que el ministro de Desarrollo Productivo declarara que al Gobierno “le preocupan los bloqueos a empresas por parte de Camioneros”. El gremialista aseguró: “Trabajamos en conjunto con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y buscamos las soluciones. No son situaciones generalizadas”.

En el texto, Moyano recordó que su sindicato fue el único que salió a la calle en 2008 para respaldar al gobierno kirchnerista en el conflicto con el campo a raíz de la Resolución 125: “En ese entonces, naturalmente, no se hablaba de preocupación por los bloqueos sino que se agradecía el compromiso por la estabilidad de las instituciones”.

También destacó que Camioneros, “ante un pedido de la entonces Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner”, trasladó 32 camiones con más de 900 cabezas de ganado desde Azul, provincia de Buenos Aires, hasta el frigorífico Coto de González Catán, y se encontró en las rutas con “más de 1.500 personas de la entidades rurales generando el piquete e impidiendo el paso de los camiones, arrojándole botellas a las cabinas de los camiones y miguelitos para pinchar las ruedas”, pese a lo cual logró avanzar y “garantizar” el abastecimiento de carne.

Otro episodio que mencionó Moyano en su carta a Kulfas fue “cuando en el momento más acuciante de la pandemia, trasladamos desde Misiones 25.000 camas para los centros de salud de emergencia que se improvisaban para atender la ola de contagios y enfermos por el Covid-19, y cuando pusimos a disposición del sistema nacional de salud el Sanatorio Antártida”.

“Apelo a este ejercicio de memoria, confiando en que los señores ministros evalúen con sensatez y empatía sus declaraciones, y tengan presente que siempre que las circunstancias y determinados actores amenazan la salud de nuestras instituciones o boicotean medidas de gobierno de corte popular, Camioneros es el gremio que sale a la calle a luchar por la justicia social”, sostuvo el dirigente.

En el bloqueo de Camioneros al centro de distribución de Mercado Libre en La Matanza, el año pasado, Moroni llegó a hablar con Hugo Moyano para desactivar la protesta y trascendió que el jefe sindical accedió a apartar de las negociaciones a su hijo Pablo, que había liderado la medida de fuerza, como un gesto de buena voluntad para alcanzar una solución a ese conflicto con la empresa de Marcos Galperin.

Fue pública, en cambio, la postura crítica de Moroni cuando los Moyano bloquearon depósitos del supermercado Walmart en reclamo de que despidieran, indemnizaran y volvieran a emplear a 500 empleados de esa firma que había comprado Francisco de Narváez: “No hay ninguna norma que obligue a la empresa a pagar”, sentenció.

Uno de los casos más dramáticos por este tipo de medidas de fuerza se dio el año pasado en Rosario, donde el Sindicato de Camioneros de Santa Fe bloqueó durante noventa días a la empresa Razzini por un conflicto de encuadramiento gremial y los activistas sindicales amenazaron e intimidaron a sus dueños y a los empleados que querían trabajar. La empresa recurrió a la Justicia, que detuvo e imputó a quienes impedían el acceso a dos de sus plantas. Y Verónica Razzini, una de las dueñas de la firma rosarina, lanzó el Movimiento Empresarial Anti Bloqueos (MEAB) para ayudar a otras compañías que sufren los bloqueos y coordinar una estrategia para resistir esas protestas de Camioneros.

Política

Baby Etchecopar: “Esto no es un ministro de Economía que se va, es un golpe que viene”

El periodista Ángel Pedro Etchecopar, conocido como Baby Etchecopar, se refirió a la renuncia del ministro de Economía Martín Guzmán y habló de un golpe institucional orquestado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y La Cámpora.

A través de un video casero que difundió mediante su cuenta personal en la red social Twitter, el conductor de radio y TV comenzó diciendo: “Estoy desesperado porque estoy en mi casa, hoy no tengo programa y no se los puedo explicar bien, pero esto es un golpe”.

En este sentido, el periodista continuó: “Es un golpe institucional que se da justo un fin de semana”. En referencia al accionar del Gobierno, aclaró: “Nos vinieron preparando, nos vinieron durmiendo, nos vinieron acomodando, y hoy lo pegaron”.

Hablándole a  sus seguidores, Etchecopar expresó frente a cámara: “¿Qué es lo que busca este golpe? Que Cristina y La Cámpora se apoltronen en el sillón de Rivadavia y no se vayan más, como Maduro, Castro y todos los compañeros que tienen en la región”.

A través de la filmación, el periodista interpeló a sus oyentes y los convocó a la acción. En este sentido, sostuvo: “¿Qué hacemos? No hay que dormirse. Es muy peligroso y la semana que viene puede ser tarde. Tenemos que estar con los ojos abiertos”.

En esta línea, Etchecopar agregó: “La oposición ya tiene que estar trabajando. Los fiscales y jueces de la Nación ya tienen que ponerse las pilas porque esto no puede pasar”. Y concluyó: “Esto no es un ministro de Economía que se va, es un golpe que viene”.

 

 

Continuar leyendo

Política

Alberto Fernández tras la renuncia de Guzmán: ¿Un gesto al ala feminista del gobierno o un guiño al mercado?

Todesca, Batakis y D’Alessandro son los nombres que mencionan para una ministra mujer, pero en el mercado hablan de Massa, Redrado o Agis

El presidente Alberto Fernández convocó de urgencia a la Quinta de Olivos a sus asesores más cercanos para analizar la crisis en el Gobierno que detonó la renuncia sorpresiva de Martín Guzmán al Ministerio de Economía. La tarea urgente es definir un nombre antes del lunes cuando abran los mercados.

En ese sentido, el mandatario se debate entre elegir a una economista mujer, en un gesto al ala feminista que lidera Vilma Ibarra, quizás la asesora más influyente de Fernández, o un nombre que pueda tranquilizar a los mercados luego de una semana en que el dólar volvió a cotizar en alza y la inflación confirmará la misma tendencia.

En el primer caso, el Presidente evalúa los nombres de Silvina Batakis, ex ministra de Economía de la Provincia de Buenos Aires durante la gestión de Daniel Scioli. Actualmente, ocupa la secretaría de Provincias del Ministerio del Interior, el nexo de la cartera que preside Wado de Pedro con las provincias.

Otra alternativa es Mercedes D’Alessandro quien fundó la ONG Economía Feminista y se desempeñó como directora de Economía, Igualdad y Género del Ministerio que hasta este sábado conducía Guzmán. La economista dejó el cargo a fines de marzo pasado.

El tercer nombre es el de Cecilia Todesca, economista del Grupo Callao, la agrupación más cercana al mandatario, quien actualmente se desempeña como número dos de Santiago Cafiero en la Secretaría de Relaciones Económicas Internacionales de Cancillería.

Sin embargo, fuentes del mercado coincidieron en que ninguna de las tres opciones tienen la trayectoria para frenar la corrida que tiene al Gobierno contra las cuerdas, ni la llegada a los principales círculos del poder económico para recrear las expectativas.

En ese sentido, sostienen que el principal problema del gobierno es político y no económico, por lo tanto lo ven a Sergio Massa como el oficialista con la muñeca política necesaria para surfear la crisis. Además es el único del Frente de Todos que supo mantener canales de diálogo abierto entre el kirchnerismo y el albertismo, una condición fundamental para comenzar a transitar una salida a la crisis.

Por otro lado, se baraja el nombre de Emmanuel Álvarez Agis, ex viceministro de Economía de Axel Kicillof y el hombre de Alberto Fernández que negoció la transición con Mauricio Macri en 2019.

Si bien, Álvarez Agis tiene experiencia en el sector privado y en las finanzas, lo consideran con menos incidencia en el mercado que Martín Redrado, otro de los nombres que se consideran para reemplazar a Guzmán.

 

 

Continuar leyendo

Política

“Yo no sabía que Alberto era así, tan boludo”: el enojo de CFK contra el presidente en una reunión íntima

La grieta en el Frente de Todos por el rumbo económico del país sigue ampliándose

El Gobierno no encuentra solución a la turbulencia financiera que disparó el dólar y el riesgo país, mientras que los bonos no encuentran piso y siguen cotizando a la baja. Ante la necesidad de dar una respuesta a la opinión pública optaron por el viejo conocido “golpe de mercado”.

Mientras tanto, el BCRA sigue viendo como los dólares se le escapan de las manos y apuesta por un mayor cepo para evitar que la sangría sea tan fuerte: menos importaciones y compra en cuotas o gasto a cuenta en dólares son las nuevas disposiciones de Miguel Pesce, aunque claro está que la falta de divisa norteamericana continuará su curso.

Mientras tanto, la vicepresidente, Cristina Kirchner, está segura que los problemas económicos son responsabilidad de la política llevada adelante por el ministro, Martín Guzmán y puja para que Economía sea cooptada por gente de su entorno: “Con la salida de Kulfas no alcanzó. Hay que sacar a todos de Economía”, afirmó en la intimidad.

Dicha frase, según pudo confirmar Clarín, CFK se la habría dicho al economista Carlos Melconian en la sorpresiva reunión que mantuvieron ambos. Del encuentro que duro apenas 20 minutos poco se sabe. La vice le habría hablado de igual a igual, pese a no tener titulo de economista: “Yo sola analizo la economía. Leo y estudio mucho. Yo sola me hago los números”, habría afirmado, a partir del dialogo reconstruido por el periodista Marcelo Bonelli.

En el breve encuentro Cristina no escondió su enojo con Alberto Fernández, a quien responsabiliza por el rumbo económico que tomó el país: “Es un desastre”. Y cerró con un lamento envuelto de bronca: “Yo no sabía que Alberto era así, tan boludo”.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR