En mayo de este año los ambientalistas de tal organización mencionaron que uno de sus integrantes que trabajó como empleado de Amazon fue testigo de cómo millones de productos fueron enviados a estaciones de destrucción.

En 2019 Greenpeace también denunció que en Alemania alrededor de un tercio de las mercancías que devuelven los clientes no se ponían de nuevo en venta, sino que eran destruidas.

Según la investigación de ITV News, en Reino Unido la empresa destruye millones de productos que devuelven los clientes. La información se obtuvo después de entrevistar a un empleado que se identificó con el pseudónimo “Peter” para mantener en anonimato su identidad y poder denunciar esta práctica.

 

En un video, el empleado de Amazon muestra que la compañía manda a destruir todo tipo de mercancía, desde equipos electrónicos hasta ropa, libros y productos de belleza.

Lo que llama la atención es que ‘Peter’ argumenta que muchos de estos productos se pueden volver a poner en redistribución porque están en óptimas condiciones, de hecho, muchos incluso son nuevos debido a que son inventario en almacén que no se está vendiendo, sin embargo, la empresa decide destruirlos en lugar de ponerlos nuevamente en circulación.

En una de las capturas de pantalla que compartió Peter se observa que el número de productos a destruir en una carga es de 124,000 objetos. ITV News siguió a uno de los camiones que llevaba esos productos, el cual se reportó que se detuvo momentáneamente y sin dejar un solo producto en un centro de reciclado, sin embargo, sí descargaron todos los productos electrónicos en un basurero.

¿Por qué se destruyen los productos devueltos y que no se venden?

Vender en Amazon tiene sus ventajas y desventajas: la empresa le cobra a las compañías por mantener sus productos en sus almacenes para poder enviarlos en las primeras 24 o 48 horas después de la compra.

En 2019 el Daily Mail entrevistó a un empleado de una empresa que vendía sus productos en Amazon Francia, el cual reveló que la compañía de Jeff Bezos cobraba a su empresa 20 euros (491 MXN al tipo de cambio) por regresarle los productos devueltos por clientes o que no se estaban vendiendo, sin embargo, la empresa solo cobraba 14 céntimos (3.44 MXN) por destruirla.

Al final los vendedores tienen 2 opciones, pagar por mantener la mercancía en los almacenes, pedir que se las regresen, o dar mucho menos dinero a Amazon para que se destruya.

Según el mismo medio, Amazon cobra en Francia aproximadamente 26 euros al mes a los vendedores por metro cuadrado de espacio en sus almacenes para guardar sus productos.

John Boumphrey, empleado de Amazon mencionó a ITV News que la empresa sí destruye productos que se devuelven, pero que esta cantidad es extremadamente pequeña.