Economía

Dueño de un “Unicornio” argentino, enojado con el Gobierno: “Qué pena me da”

Martín Migoya, fundador y SEO de Globant, apuntó contra la ley que impulsa un sector cercano a Cristina Fernández de Kirchner para suspender las SAS, un instrumento creado para simplificar la creación de empresas en la Argentina

viernes 11 de junio de 2021 - 10:10 am

La decisión de un sector del oficialismo de avanzar en el Congreso Nacional con una ley que suspende la creación de nuevas Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS) generó la indignación del fundador y CEO de Globant, Martín Migoya.

Globant es uno de los “Unicornios” argentinos, es decir, empresas cuya valoración de mercado supera los 1000 millones de dólares. Debido a esto, Migoya es una voz que muchos emprendedores suelen tomar como referencia y, si bien esquiva los comentarios políticos, esta vez apuntó contra la decisión de un grupo de diputados del Frente de Todos de avanzar en comisión con el tratamiento de un proyecto que suspende la creación de SAS, un instrumento pensado para acelerar el proceso de creación de una empresa.

“Qué pena me da que se esté proyectando en Diputados hacerle la vida más complicada a los que quieren comenzar su nueva empresa. Argentina necesita más empresas que creen más trabajo, no más leyes que las impidan”, escribió Migoya, al compartir un hilo de Twitter de Matías Fernández.

Quienes están detrás del proyecto son diputados y senadores muy cercanos a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. De hecho, uno de sus principales impulsores es el senador Oscar Parrilli, de máxima confianza con la ex jefa de Estado.

La iniciativa suspende por seis meses la constitución e inscripción de Sociedades de Acción Simplificada (SAS), una herramienta que se implementó durante la gestión del expresidente Mauricio Macri, para facilitar la creación de empresas en 24 horas a través de Internet.

En su mensaje, Migoya compartió un hilo publicado por el economista Matías Fernández, quien fue uno de los impulsores de las SAS. En su catarata de tuits, Fernández explica: “Estoy un poco caliente pero voy a tratar de hacer un ejercicio constructivo. Ayer se trató en comisiones de Diputados un proyecto de Parrilli y la IGJ que busca desandar el camino de la Sociedad por Acciones Simplificadas (SAS). Como trabajé en su creación, abro hilo: Lo primero es entender que hacer una empresa asusta. Uno dice “empresa” e imagina grandes empresas, abogados, escribanos. Pero la mayoría de las personas que hacen empresas son 1 o 2 amigos o familiares que no saben si lo que hacen va a funcionar y que nunca vieron un contador”, comenzó tuiteando Fernández.

Y siguió: “Entonces el primer paso es cultural. Es animarse a convertir tu idea en un negocio y atravesar la burocracia. Muchos se quedan ahí. No pasan la puerta. Y es por eso que muchas empresas nacen en Argentina directamente en la informalidad o como monotributistas encubiertos. Lo pongo en números: antes de la pandemia Argentina tenía 505.000 empresas que en promedio tenían 3 empleados. Un kiosco. Una peluquería. Un almacén familiar. Una zapatería. Después tenés +- 66.000 con 17 empleados de media y 4.800 empresas medianas/grandes con + de 250 empleados”.

 

COMENTARIOS