Salud

Cuáles son los riesgos para el bebé de esterilizar los chupetes

Hasta qué punto es recomendable y cómo cuidar la higiene de los objetos del niño

jueves 10 de junio de 2021 - 7:30 am

Durante años se ha intentado cuidar la higiene y la salud de los bebés esterilizando los chupetes. Aunque se hace con las mejores intenciones, en algún momento puede suponer un riesgo.

Esterilizar todo lo que puedan usar, además de ser un gran trabajo, no es necesario ni totalmente recomendable. Ciertamente la higiene es fundamental en una casa y más con un bebé en ella. El exceso, sin embargo, podría inhibir la creación de defensas en el organismo o incentivar las alergias.

En los primeros años de vida es fundamental crear defensas en el organismo. Esto se consigue haciendo que el sistema inmune aprenda a defenderse de microorganismos patógenos y sustancias toxicas. Que los bebés estén expuestos a algunos gérmenes les ayuda a crear estas defensas, lo que se debe a que el organismo necesita de un mínimo de microbios para estar sano.

El uso de antisépticos o desinfectantes para esterilizar los chupetes aumenta los riesgos de alergias en el primer año. Estos son productos que inhiben el crecimiento de bacterias o patógenos y en muchos casos contienen ingredientes que pueden ser tóxicos. Las reacciones adversas en el organismo pueden aparecer en cualquier momento.

Uno de los riesgos es que se alteren la microbiota intestinal y bucal de los bebés. Ambas contienen bacterias buenas vinculadas con un sano crecimiento y desarrollo. La relación entre las alergias alimentarias y la esterilización está en la desaparición de esas bacterias buenas.

Lo recomendable es esterilizar los chupetes hasta los seis meses. Con el tiempo, los bebés comienzan a llevarse todo lo que encuentran a la boca. Esto ayuda a que el sistema inmune se vaya fortaleciendo, siempre que no sea exagerado el contacto con los patógenos. A partir de esa edad, la necesidad de esterilizar disminuye y será suficiente lavar con agua tibia y jabón el chupete.

No podemos pretender que nuestros bebés jamás se ensucien o tengan contacto con gérmenes. Esto no significa que debemos descuidar su higiene, significa mantener unos niveles adecuados, sin exagerar.

Fuente: Ok diario

COMENTARIOS