Fórmula 1

Checo Pérez ganó una carrera increíble en Bakú

Por: Nicolás 'Zeta' Zalazar

En lo que era un día perfecto para Red Bull con un 1-2 de Verstappen y Checo, el holandés pinchó y quedó afuera a 4 vueltas del final. Pero Hamilton cometió un error gravísimo en el relanzamiento y se fue de pista. Así, el podio fue completado por dos destacados del día: Sebastian Vettel y Pierre Gasly

El circuito callejero de Azerbaiyán en Bakú siempre sorprende y hoy fue escenario de una carrera inaudita. Durante gran parte fue un día soñado para Red Bull, que luego se vio amargado por el accidente de Verstappen. Al final, el que nunca se equivoca falló y así el holandés mantiene la punta del campeonato y Red Bull la de constructores. 

La jornada había empezado poco habitual, debido a la pole position obtenida por Charles Leclerc en su Ferrari, quien al igual que en la carrera pasada, salió beneficiado por un accidente que dio por finalizada la clasificación. 

Lamentablemente para los Tifosi, el monegasco no pudo sostener el ritmo de Hamilton, Verstappen y Pérez en las rectas, por lo que solo aguantó dos vueltas antes de perder el primer lugar. Después de una parada temprana en boxes, Charles también quedaría detrás de Pierre Gasly.

Promediando el giro N° 13, Carlos Sainz se fue largo de pista y perdió varias posiciones. La acción se situó en el pitlane, donde Verstappen, Hamilton, Gasly y minutos después Pérez, cambiaron cubiertas y así quedó armada la parrilla para lo que vendría después. 

La parada de Hamilton no fue buena (4.5 segundos), y terminó perdiendo su posición con los dos pilotos de Red Bull. Así, con Checo aguantando el segundo lugar, Verstappen sacaría una cómoda diferencia adelante y Hamilton renegó con el sector medio de la pista por mucho tiempo. 

Cuando se cumplía poco más de la mitad de la carrera en la vuelta 30, el primero de los accidentes marcó lo que sería un día lleno de imprevistos. Lance Stroll había iniciado con los compuestos más duros y venía administrándolos bien, pero una pinchadura en la recta principal lo dejó afuera tras un durísimo golpe, y dio paso al primer Safety Car

Al respecto del resto de los pilotos, muchas cosas sucedían: Sebastian Vettel coronaba un día increíble y dormía a Leclerc y a Gasly en el relanzamiento para ubicarse 4°. Bottas perdía posiciones con todos y bajaba hasta el lugar N° 16, y adelante los Red Bull sacaban sobrada diferencia a Lewis Hamilton

Pero cuando solo faltaban cuatro giros a la pista, el panorama se volvió negro para el equipo austríaco, que lideraba el campeonato. Max Verstappen pinchó una goma de forma similar a la que originó el accidente de Stroll, y perdió el control de su auto. Así, se estampó contra los límites y, si bien no se lastimó, quedó afuera de carrera hirviendo de bronca. 

Así, bandera roja y a reiniciar lo que se transformó en una carrera sprint de 3 vueltas con todo para ganar y poco para perder para la mayoría de los pilotos. Cuando todos los coches estaban acomodados en la línea de largada, Lewis Hamilton afirmó por su intercomunicador que “no es un sprint, es una maratón”, y que había que conservar la calma. 

Al final, falló a su propia palabra y bloqueó neumáticos antes de la primera curva, por intentar sobrepasar a Checo Pérez. Se fue de pista y dejó el terreno acomodado para un cómodo segundo puesto de Vettel, y una linda disputa por el podio entre Gasly y Leclerc, de la que el francés salió airoso.

EL SEMÁFORO: 

EL MEJOR: Checo Pérez. Hoy hizo todo lo que su equipo necesitaba, y un poco más también. Segunda victoria en la máxima categoría para el mexicano. 

EL PEOR: Valtteri Bottas. No se encontró con el auto en ningún momento del fin de semana y, en la única mala carrera de su compañero, sumó cero puntos. 

FACTOR X: Sebastian Vettel. Es difícil explicar cómo sucedió, pero en una combinación exitosa de hombre y máquina, el 4 veces campeón sorprendió y finalizó segundo. 

COMENTARIOS