Belleza

Cómo cuidar el cabello decolorado

domingo 6 de junio de 2021 - 7:32 am

¿Tenés el pelo rubio, platino o decolorado? Detrás de estas melenas se esconde una gran tarea de mantenimiento. Así que, si querés lucir una decoloración impecable, sabrás que hay que seguir una serie de cuidados.

No lo laves a diario

El cuero cabelludo produce aceites naturales que ayudan a proteger el pelo de los agentes externos. Al lavarlo a diario, retirás gran parte de estos aceites, dejando a tu melena más indefensa. La decoloración vuelve al pelo más frágil, por lo que la presencia de los aceites naturales se vuelve imprescindible. En caso de tener la necesidad de hacerlo a diario, la mejor opción es no decolorarse. Se trata de un proceso delicado que necesita mucha atención y cuidados.

Shampoo matizador o azul

Este producto se convertirá en un imprescindible para acabar con los tonos amarillentos y anaranjados ocasionados por la oxidación del tinte, el contacto con el calor de planchas y secadores o la contaminación. El shampoo azul matizador se usa un par de veces por semana o menos, alternándolo con el tuyo habitual. Además, debés seguir las recomendaciones indicadas en la etiqueta producto y no dejarlo más del tiempo aconsejado.

Shampoo sin sulfatos

Además es recomendable usar shampoos específicos para cabellos teñidos o decolorados, sin sulfatos, que son uno de los productos fundamentales para mantenerlo hidratado.

Mascarillas

Podér ponerte mascarillas intensivas un par de veces por semana. Si querés que el efecto sea mayor, optá por unas ricas en proteínas y vitamina B5. Consejos: distribuila por el pelo, mechón a mechón, dejala actuar entre 15 y 30 minutos, ponete un gorro de ducha sobre el pelo mientras la mascarilla reposa o, en su defecto, hacete un moño, retirala con abundante agua. Además, podés usar otros productos para hidratar, como acondicionadores o mascarillas, después de cada lavado.

Más allá de las comerciales, también podés preparar tus propias mascarillas caseras y aplicarlas cada 15 días durante toda una noche. El huevo, la mayonesa o los aceites esenciales pueden ser beneficiosos. También aquellas hechas a base de aceite de argán, aloe vera o té verde. Además, cabe destacar la función del aceite de oliva para pelo decolorado, ya que tiene un fuerte poder hidratante y protector. También es bueno el de coco, debido a su poder humectante.

Cómo secarlo

El mejor truco es apoyar el cabello en la toalla y presionar ligeramente. Después, lo más conveniente es dejar secar al aire libre. Evitá el uso del secador, puesto que el calor puede resecarlo y dañarlo más, haciendo que se quiebre o que las puntas se abran más rápido. En caso de que quieras más volumen, podés hacer un turbante con la toalla y mantenerla entre 15 y 20 minutos para que absorba toda la humedad.

Cómo cepillarlo

El principal daño del pelo decolorado es la sequedad, que puede causar roturas. Para evitarlas, desenredalo con cuidado. Durante los primeros días tras la decoloración, lo más recomendable es usar tus dedos como cepillo, pasándolos suavemente. Poco a poco, cuando vaya transcurriendo el tiempo, irá ganando fuerza y podrás volver a usar un peine.

Por otro lado, es preferible que lo desenredes cuando esté húmedo. Si lo hacés en seco podrías provocar que se rompa o quiebre. También es recomendable usar peines o cepillos de púas grandes y separadas.

No apliques calor

El exceso de calor o su uso habitual puede estropearlo de tal manera que sea imposible de recuperar. Se recomienda no aplicar calor por lo menos durante los siguientes 15 días después del decolorado. De este modo, le darás tiempo a ganar fuerza para soportar una herramienta de calor. Una vez pasado estos días, podrás volver a usarlas, siempre que uses un protector de calor. Con el secador, tratá de usarlo en modo templado.

Cortá las puntas con frecuencia

La decoloración provoca que tu pelo sea más débil, con lo que tus puntas tenderán a abrirse. Por ello, realizando un corte cada dos o tres meses, ayudarás a recuperarlo.

Evitá la exposición al sol

Debés evitar los climas extremos. No lo expongas al sol directamente y evitá el agua salada y el cloro durante el verano. Usá sombrero, gorra o pañuelo, además de productos para hidratar, incluso en días de playa.

Evitá dormir con el pelo húmedo

Cuando está húmedo es mucho más elástico y tiende a romperse con facilidad. Como la decoloración lo debilita más, será más frágil, así que, a la mínima fricción con la almohada puede resquebrajarse.

Fuente: Un cómo

COMENTARIOS