Seguinos en nuestras redes

Notas de Opinión

El albertismo empieza a hacer extrañar al kirchnerismo

En materia de comunicación su “periodismo militante” y la denostación de los medios independientes llegan a nuevas cumbres del ridículo

Columna publicada originalmente en Todo Noticias

En materia de comunicación, el gobierno de Alberto Fernández no se manejó tan mal en sus comienzos. El presidente hablaba con todos los periodistas. Llevó a sus amigos a los medios públicos, pero sin exagerar en el tono militante. Hasta se mostró medianamente prolijo en la repartija de la pauta oficial.

Y tal vez lo más importante, ni se le pasó por la cabeza reflotar la ley de medios de 2009, que tantas peleas inútiles había significado para CFK, y tanto tiempo y recursos malgastados, y tanta contaminación del debate público, le había costado al país.

Pero como en todo lo demás, fue paso a paso perdiendo esas notas iniciales. Porque eran más simulación e impostura que otra cosa. Y con el tiempo la comunicación albertista se fue volviendo una reedición degradada de la que el kirchnerismo ofreció en sus peores momentos, en los últimos años de Cristina, sin siquiera el entusiasmo de aquel entonces. Y con protagonistas de muy pocas luces.

El propio presidente echa mano, cada vez más frecuentemente, al tono entre victimista y patotero que solía usar Cristina cuando en sus eternas cadenas nacionales, y en sus diatribas en los patios interiores de la Casa Rosada, despotricaba contra el resto del mundo.

Pero lo hace sin transmitir la autenticidad que le haría falta para que al menos sus seguidores le creyeran, y que fue la mayor virtud de Cristina. Así que lo único que logra es que los fieles extrañen aún más a la jefa, y los demás se sientan ignorados o maltratados por sus palabras.

No por nada una parte de los votantes del propio Frente de Todos (Opinaia calcula, según sus últimas encuestas, que alrededor del 30% de ellos) considera que Alberto Fernández es parte del problema y no de la solución. Lo ven como corresponsable de las dificultades económicas y sanitarias que enfrentan, y desconfían de su capacidad de resolverlas. Su ánimo pendenciero con los opositores, los economistas, los acreedores y, finalmente, los periodistas, lo muestra enredado en peleas que no tienen que ver con las urgencias de la sociedad, sino con las suyas y las de su entorno.

Encima sus laderos no ayudan demasiado. Santiago Cafiero y Wado de Pedro han tenido que salir cada vez más frecuentemente al ruedo, a atajar peleas y devolver golpes. Pero en su esfuerzo han perdido más de lo que han aportado a la comunicación oficial. Y en poco tiempo pasaron de ser jóvenes promesas del “volvimos mejores” a adolescentes ya encanecidos cuyos trajes y cargos les quedan evidentemente grandes.

El tono militantista y querellante que adoptan en sus intervenciones, dirigidas obsesivamente a pelearse con los opositores, los economistas, los acreedores, los empresarios, las democracias del mundo y, como no podía ser de otro modo, los periodistas, no tiene siquiera la frescura que le da Kicillof a las suyas. Tal vez porque él sí es un eterno y apasionado adolescente, y no un burócrata gris y de pocas luces que solo simula el entusiasmo.

Para peor, en el entorno del oficialismo las metidas de pata comunicacionales no paran, y muestran al gobierno amenazado por el fuego amigo, acosado por papelones que rompen una y otra vez previos récords en la escala del ridículo. Como si la vocación que inauguraron Horacio Verbitsky y Carlos Zannini por incinerarse, con su impúdica exposición de la vacunación de privilegio, hubiera abierto un camino sin retorno, incentivando en toda su grey una peculiar propensión al suicidio.

Tomás Méndez, un reputado antisemita que hasta hace algunas horas se dedicaba a propalar escándalos mediáticos en C5N, acaba de meter la pata hasta el fondo al querer organizar un “hecho político” y luego “difundirlo” en su programa, frente al domicilio de Patricia Bullrich. Llevó así al extremo la teoría de que los medios “producen la realidad”, y la idea de que el periodismo es solo un engranaje más de la maquinaria de guerra entre los partidos. Debe haber pensado que no era mala idea hacer abiertamente lo que sus enemigos, los periodistas independientes, según su curiosa forma de entender el oficio, también hacen, pero con disimulo.

Lo intentó convocando a un grupo de “taxistas militantes” para que reclamaran a la presidenta del PRO que conteste sus preguntas, con carteles que emulaban y pretendían ridiculizar al “queremos preguntar” que años atrás los periodistas independientes plantearon al gobierno de Cristina. Con tan mala suerte que Bullrich no tuvo ni que defenderse ni lidiar con las cámaras que instaló C5N, ofreciéndolas como arena para que nos enteráramos de lo que ellas mismas habían disimuladamente organizado: los vecinos se enojaron tanto que terminaron echando con sus cacerolas a los taxistas y sus inquisitivos carteles. Así que Méndez se quedó sin trabajo. Algo que debió suceder, en verdad, bastante tiempo atrás, cuando se dedicó a achacar la responsabilidad de la pandemia a los judíos.

Lo peor es que con iniciativas como estas la pretensión del oficialismo de mostrar al menos cada tanto rostros mínimamente “moderados” queda desmentida, y sus críticas a la oposición por ser supuestamente ella la que está radicalizándose, al “dejarse conducir por los halcones” pierde asidero: dado que ha hecho de C5N su house organ, y sus funcionarios más bien repiten lo que escuchan en sus pantallas, antes que a la inversa, hasta la oposición dura de Bullrich luce moderada.

Fabiola Yáñez tenía hasta aquí la gran virtud de que sonreía y casi no hablaba. Pero las visitas al Papa y la intención del gobierno de su pareja de hacer uso de cualquier medio a la mano para “comunicar frescura” le jugaron una mala pasada. Se sumó una muy inorportuna revelación de que su título de licenciada en periodismo lo obtuvo con una investigación que, además de muy poco original, consiste en un pegoteo de páginas de internet que hablan de cualquier cosa menos del tema en cuestión. Que combinada con lo anterior le impidió seguir haciendo lo que le salía medianamente bien. Y allá fue entonces, sin pensarlo demasiado, a “dar batalla”.

Lo hizo desempolvando la ya rancia fraseología del discurso antiperiodístico. Y agitando todos los fantasmas de la eterna lucha entre el kirchnerismo y Clarín. Lo único que le faltaba a Alberto para que su supuesta “novedad” se extinguiera.

Encima Fabiola fue muy poco original, y de nuevo, aún menos sincera. Lo poco que hay de realmente suyo en la cuestionada tesis sostiene algo bien distinto a lo que ahora pretende que habría “molestado a la corpo”: no avala las posturas de Néstor Kirchner contra Clarín, sino que más bien pretende ser “equidistante”, lo que explica tal vez que se haya sentido interesada en entrevistar a quien terminaría siendo su pareja, en los años en que frecuentaba asiduamente los estudios de TN para hablar pestes de Cristina.

Sin embargo, en su réplica a las críticas que mereció su trabajo, pretendió ahora haber “demostrado acabadamente” en él que Néstor Kirchner había sido víctima de insoportables presiones de un grupo empresario que “pretendía cogobernar sin haber sido votado”.

Pero la vocación por la inconsecuencia y el ridículo de la primera dama no termina ahí. En su descargo, además de despotricar tardíamente contra Clarín, y dar clase sobre hipertextos, hipotextos, nuevos paradigmas de investigación y cosas por el estilo, incurrió en un nuevo plagio para desmentir el anterior, y en uno mucho más audaz que copiarse de Wikipedia: apeló a su “origen humilde”, habló de un “protagonismo que no fue buscado”, y descartó que puedan “socavar su fortaleza”, ¿a quién les recuerda? Sí, si, increible pero real: se copió de nuevo, esta vez nada más y nada menos que de Eva Perón. ¿En serio Fabiola, no te parece ya demasiado? Ridículo, ridículo, cien veces ridículo.

El kirchnerismo siempre ha tenido por costumbre creer que todos son de su misma condición. Lo hace cada vez que habla de manipulación de los jueces, de uso de los servicios de inteligencia para perseguir opositores, y también de que el periodismo crítico “opera” con sus adversarios e “inventa noticias” que lo perjudican.

Tomás Méndez y Fabiola Yáñez son dos exponentes extremos, y extremadamente fallidos, de esos mecanismos, que en su desesperación por recuperar algo de credibilidad para el oficialismo no hacen más que agotar la poca que le queda. Se entiende que cada vez más las expectativas de los dirigentes oficiales estén depositadas en lo que puedan hacer Cristina, Kicillof y gente por el estilo: al menos ellos son como se muestran, y cuando hacen y dicen bestialidades no están simulando, así que atienden con convicción y mínima eficacia a un público que las cree y las disfruta.

Notas de Opinión

Costos y límites de la política de la ambigüedad

La Argentina irrelevante: el mundo no perderá su tiempo tratando de entender los jeroglíficos que aquí improvisan políticos de cabotaje

Columna de opinión publicada originalmente en La Nación

A pesar del contundente triunfo opositor, los mercados siguen castigando sin piedad a los activos argentinos. El riesgo país alcanza récords, mientras la creciente incertidumbre sobre lo que puede llegar a ocurrir dentro y fuera del FDT mantiene en vilo al conjunto de la sociedad. Sin embargo, no conmueve a una comunidad de inversores para la que la Argentina es mala palabra y lo seguirá siendo por mucho tiempo, al menos hasta que pueda demostrar un cambio drástico de comportamiento (superávits gemelos a lo largo de varios años) y un apego genuino y duradero a las reglas del juego del sistema financiero, incluido el FMI. Como consecuencia de la falta de precisión sobre los lineamientos económicos y los equipos de gestión de un eventual gobierno en el futuro, las dudas abarcan también a la oposición. Fundamentalmente, nadie sabe si Alberto Fernández estará en condiciones y tendrá la voluntad y el coraje de ejercer la presidencia sin la tutela, la influencia, la presión y el acoso de su compañera de fórmula. ¿Qué significa el silencio de Cristina? ¿Cuánto tiempo durará? ¿Pondrá otra vez en juego la estabilidad de su gobierno con otra de sus arteras misivas?

Las tensiones internas entre los renacidos “albertistas” y los perennes “cristinistas” han venido escalando a tal punto que el propio Kulfas salió a desmentir al hasta ahora poderoso secretario de Comercio, Roberto Feletti, respecto de un tópico particularmente sensible para el universo K: las sacrosantas retenciones, en este caso a las exportaciones de carne. Sin embargo, la cuestión más polémica es el eventual acuerdo con el FMI: corren las agujas del reloj y, con la sangría permanente de reservas del Banco Central y un vencimiento imposible de pagar en marzo próximo, el gobierno argentino necesita de manera urgente poner fin a esta negociación innecesariamente dilatada. ¿Por qué Guzmán prefirió estirar tanto este proceso, cuando las condiciones para el país eran extremadamente favorables durante el pico de la pandemia, en el tercer trimestre del año pasado? “Típica maniobra kirchnerista: cuando Néstor veía que en una negociación la contraparte estaba dispuesta a un acuerdo, siempre pedía algo más”, afirma un exfuncionario. No siempre lo conseguía: es más, en alguna oportunidad pagó un precio muy caro por su inflexibilidad. Por ejemplo, antes de la brutal derrota de la 125 hubo varios intentos de acercar las partes que daban la sensación de que podían prosperar. Intermediarios hábiles como Julio De Vido o el propio Alberto Fernández fueron responsables de esos esfuerzos. Su fracaso no estuvo relacionado con la rigidez de los grupos de autoconvocados que a la vera de las rutas limitaban el margen de acción de los integrantes de la Mesa de Enlace, sino por la renuencia de Kirchner a ceder y ser consecuentemente percibido como débil.

Tal vez ahora Alberto Fernández se lamente de tanta procrastinación: negocia desde la debilidad, si no desde la desesperación. ¿Fue Cristina la que vetó aquellos supuestos avances logrados con el Fondo? Si no directa, fue al menos la responsable indirecta: el “affaire Basualdo” puso de manifiesto su negativa a corregir el déficit fiscal mediante una recomposición tarifaria (esa curiosa costumbre K de subsidiar a quienes no los votan). Y la carta del 15 de septiembre ratificó su peculiar concepción de la economía política: capitalismo es sinónimo de consumo y debe estimularse con un déficit mayor financiado con emisión monetaria. ¿Quiere la vicepresidenta un acuerdo ahora, aunque implique una corrección más severa de las tarifas y una nueva política cambiaria? El Presidente dice que apoya el paquete que prometió enviar al Congreso a comienzos de diciembre para que los nuevos representantes lo discutan. Probablemente rechace esas condicionalidades, pero tema aún más las consecuencias de un eventual default con un organismo financiero internacional perteneciente al sistema de las Naciones Unidas. Vale la pena recordar que ella vincula los casos de corrupción de su gobierno a la acción de lobbies extranjeros vinculados a los holdouts, meros especuladores privados. Aunque eso sea solo una fantasía, su miedo debería escalar, pues al incumplir con el Fondo estaría afectando el interés de los contribuyentes de los principales países del mundo. Lección para ella y para el resto de “la casta”: gobernar implica a menudo optar entre dos alternativas consideradas malas, eligiendo el mal menor.

¿Quiere un acuerdo serio y sustentable o solamente salir del paso para evitar un descalabro mayor y dejarle al próximo gobierno la responsabilidad de presentar un programa integral y consistente? Muchos consideran esa opción subóptima la más probable. Pues el Fondo, cansado de lidiar con un gobierno que perdió credibilidad y abusó de su paciencia, que cuestionó reglas establecidas desde siempre y pidió lo imposible, puede facilitar un acuerdo que no le cree riesgos a futuro en el sentido de que pueda generar antecedentes que otros países puedan solicitar. “¿Quién querría ser visto como un paria?”, afirma un avezado inversor de Wall Street. “Ser comparado con la Argentina es algo que ningún país serio va a querer”.

A finales de los años 80, Peter Evans analizó con brillantez la cuestión de los “Estados depredadores” que en contextos poscoloniales, sobre todo en África y América Latina, solían obstaculizar la implantación de modelos desarrollistas. Más recientemente, Daron Acemoglu y James A. Robinson dedicaron un capítulo completo del libro Por qué fracasan los países (Why Nations Fail) a la Argentina. Allí estudian cómo ciertas elites se especializan en extraer los recursos a los sectores más productivos de la economía en vez de generar incentivos para que se multiplique la riqueza. Lo que expresó el voto popular reciente es que más allá de las disidencias y de su amplio espectro ideológico, y sin importar si tiende a radicalizarse o a optar por el pragmatismo, el FDT continúa siendo la expresión más acabada del concepto de coalición depredadora y explica, en buena medida, por qué nuestro país lleva un estancamiento de una década durante la cual no ha logrado crecer y, peor aún, por qué perdió el tren del desarrollo desde, al menos, aquel lejano 1975 en que se produjo el Rodrigazo.

Los debates respecto de si el Gobierno encararía hacia la radicalización o hacia el pragmatismo en caso de un resultado negativo en las elecciones parecen haber omitido que históricamente el peronismo optó por la vía ambigua, tal vez con algunas pocas excepciones, como durante el menemismo a partir de 1991. Esto tomó particular fuerza en el período que Perón debió estar en el exilio, cuando el propio general incitaba a la “juventud maravillosa” a inclinarse hacia la violencia al tiempo que promovía entre el sindicalismo y entre algunos sectores más políticos aplicar estrategias menos confrontativas e incluso negociar con los militares. Así, inició una cultura que continúa hasta nuestros días: en el marco de un movimiento extremadamente heterogéneo, la mejor opción es producir múltiples mensajes que puedan satisfacer a sus diferentes segmentos. Esta política de la ambigüedad en casi todas las esferas, incluida la política exterior, con una coexistencia de actores y elementos ideológicos tan opuestos y hasta contradictorios en un mismo espacio, se tolera a nivel doméstico, pero resulta imposible de explicar fronteras afuera de la Argentina. Eso, sin contar que somos un país demasiado irrelevante para que el mundo pierda su tiempo tratando de comprender los jeroglíficos que improvisan políticos de cabotaje demasiado acostumbrados a mirarse al espejo.

Continuar leyendo

Entrevistas Nexofin

Entrevista a Antonella Punzino: sus inicios en el periodismo, análisis político y comunicación con perspectiva de género

En diálogo con Nexofin, la comunicadora recuerda sus comienzos, el arribo desde Mendoza, comenta sobre su actualidad en el Canal de la Ciudad y FiloNews y opina sobre la última contienda legislativa

Antonella Punzino construye a paso firme su carrera en la comunicación. Nació en la provincia de Mendoza y, a comienzos del 2019, luego de cinco años de experiencia en los medios de la zona cuyana, decidió seguir su crecimiento profesional en la Ciudad de Buenos Aires.

Su objetivo, según explicó a NEXOFIN, es aprovechar al máximo las oportunidades que se presentan.  Cursó la Licenciatura en Comunicación Social en la Universidad Nacional de Cuyo.

“Por suerte en Mendoza siempre pude dedicarme a la comunicación porque empecé a trabajar a la par del cursado de la carrera a los 20 años”, comentó Punzino a NEXOFIN.

Ha trabajado en varios medios como la TV Pública, Diario con Vos, TVE, GreenCoom, Diario UNO y distintos espacios del Grupo América. En la actualidad se destaca como redactora en el medio de comunicación multiplataforma FiloNews.

Desde octubre de 2021 se incorporó al Canal de la Ciudad. Se la puede seguir en el programa Hoy nos toca con Daniel Santa Cruz (lunes a viernes de 22 a 23) donde brindan información general.

Al detallar sobre su rol en el medio ubicado en la zona del Abasto, la joven comunicadora explica: “Este es un programa de análisis político por lo cual es nuevo para mí y eso es un desafío: seguir de cerca e interiorizarme todos los días con la agenda política”.

En diálogo con Nexofin, la comunicadora recuerda sus comienzos, el arribo desde Mendoza, comenta sobre su actualidad en el Canal de la Ciudad y FiloNews, y opina sobre la última contienda legislativa.

Nexofin (N): Arranquemos desde el principio en Mendoza, ¿en qué momento decidiste que te ibas a dedicar al periodismo?

Antonella Punzino (AP): Desde los 8 años jaja. Tengo cassettes donde me grababa y jugaba que tenía mi propio programa de radio, entrevistaba a mi familia y no los dejaba hablar.

Después, cuando tuve que decirme no habían más opciones, siempre pensé: “No puedo trabajar de algo toda mi vida y que no me apasione”, así que fui por Comunicación Social.

N: ¿Cuáles fueron tus primeros trabajos por fuera del medio?

Por suerte en Mendoza siempre pude dedicarme a la comunicación porque empecé a trabajar a la par del cursado de la carrera a los 20 años.

Cuando llegué a Buenos Aires en el 2019, a pesar de tener varios años de experiencia en Mendoza fue como un “empezar de cero” y acá sí tuve otros trabajos como moza de un restó hasta que me pude acomodar, con una amiga vendíamos aceites y vinos, nos la rebuscábamos hasta poder acomodarnos.

N: Durante tu etapa de formación en la Universidad Nacional de Cuyo, ¿quiénes fueron tus maestros y referentes?

No quiero olvidarme de ningunx, pero tuve grandes educadores que nos transmitían siempre la pasión y la vocación de la comunicación, sea en el periodismo o no, uno de ellos fue Jorge Sosa, personalidad muy reconocida en Mendoza con una enorme trayectoria y una forma de ver la vida a través de la poesía que hacía de sus clases magistrales.

También, uno de los primeros que me llamó la atención y no pude parar de seguirlo fue Lalo Mir en radio y después con los especiales de “Encuentro en Estudio”.

Amo la música y su forma de entrevistar y empatizar con esos “ídolos” que yo tenía, me motivó a decir: “Esto quiero hacer”. El gran Juan Albetro Badía otro gran periodista que tuvimos y al que también seguía en esa época.

N: En octubre te incorporaste al Canal de la Ciudad en el programa Hoy Nos Toca (con Daniel Santa Cruz), ¿cuál es tu mayor desafío a la hora de salir al aire?

Primero que nada el formato de HNT es un desafío para mí porque yo venía más del formato noticiero o coberturas culturales en televisión, aunque mi mayor experiencia está en radio y gráfica.

Este es un programa de análisis político por lo cual es nuevo para mí y eso es un desafío: seguir de cerca e interiorizarme todos los días con la agenda política.

Igualmente mi rol es el de darle una mirada social a las diferentes problemáticas y temáticas que suceden a la par. En resumen: lo tomo todo como un desafío y aprendizaje.

Te puede interesar:

N: También hoy estás en FiloNews, ¿cómo te organizas con la rutina?

Actualmente trabajo de domingos a domingos, en la semana en el canal y los fines de semana y feriados cubro el breaking news de Filo. Durante la semana hago mis propias notas que llevan un poco más de tiempo.

El resto lo voy mechando, soy una persona disciplinada y organizada y eso me permite tener una vida aparte de lo laboral, aunque a veces se desdibuje un poco, pero trato de hacerme mis tiempos.

N: ¿Qué aspectos faltan en la comunicación con perspectiva de género?

Aunque el debate pareciera que tiene un espacio, falta muchísimo. El periodismo, la comunicación y los medios deben aggiornarse a los cambios (necesarios).

Que ya se hable de un debate y exista una discusión (sana) al respecto es un gran paso, pero dista mucho del ideal.

Capacitaciones con perspectiva de género es lo fundamental y necesario para que no consumamos la violencia machista y mediática.

Es un proceso y también respeto eso, nadie nació deconstruidx, pero hacernos conscientes de que existe es lo que necesitamos las mujeres y disidencias para poder ocupar esos espacios que hoy no se acceden solo por cuestión de género.

N: En la actualidad política, ¿a quiénes destacas entre tus colegas mujeres del medio?

Todo es político en mí entender porque denota cómo te parás para con la vida y lo que querés comunicar.

Hace unos años cuando nació Filo, me sorprendió ver a mujeres hablando de temas que siempre lo hacían los varones, poniendo en palabras lo que nos sucede, afecta e interpela. Por eso puedo decirte que el equipo de género de FiloNews me ha enseñado y enseña muchísimo.

Por fuera destaco mucho el laburo de Marina Abiuso, la editora de género de TN, Maru Duffard y Luciana Geuna, Diana Maffía. Hay muchas que no estoy nombrando.

Hoy nos toca con la conducción de Daniel Santa Cruz, acompañado por Antonella Punzino y Leandro Dario

N: Siguiendo la línea electoral, ¿las campañas han perdido interés en la población?

Sí, en mi opinión las campañas de este año estuvieron centradas en las chicanas y ofensas personales entre candidatos.

Estuvieron anémicas de propuestas concretas para la gente que necesita de una fuerza política que de verdad se encargue de los problemas que afectan todos los días como: inflación, pobreza, vivienda, seguridad, educación.

Aparte, sentí que no estaba defino a quiénes les hablaban, directamente con el electorado joven no saben cómo hacerlo discursivamente.

Hacer un baile de Tik Tok o sumarse a un challenge como propuesta para los jóvenes creo que es subestimar sus capacidades e inteligencia, siendo que hoy son los jóvenes los que le ponen el cuerpo y llevan adelante causas como medioambiente, derechos humanos y conciencia social.

Están comprometidos, ya no va más eso de “los jóvenes no les interesa o saben nada”.

N:¿Quiénes aprovecharon la última contienda legislativa?

Respecto a los jóvenes creo que ninguna fuerza logró cautivar y aprovechar ese grupo, no lograron comunicarse.

Hubo mucha capitalización del enojo y la indignación, y eso fue un atractivo para las personas que están cansadas, por eso puede haber sido una sorpresa los números de los libertarios, que igualmente es un fenómeno que avanza y se está desarrollando paralelamente en el mundo (ejemplo de hoy con Chile).

N: Vamos con un pequeño ping-pong, ¿con qué periodista te gustaría trabajar?

No tengo hoy un favorito, siento que en cada lugar al que llego/estoy aprendo muchísimo de diferentes colegas y eso me enriquece y me hace crecer.

N: ¿Una aplicación que nunca usarías?

No sé si “nunca”, pero me generan mucho cringe las de citas, siento que es un catálogo de personas, muy obvio todo jaja.

N: ¿Qué lugar en el mundo te gustaría visitar?

Italia, es un viaje pendiente, tengo familiares allá que quiero conocer/visitar.

N: ¿Frase motivacional?

El universo está a mi favor.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Antonella Punzino es…?

Enérgica y perseverante.

Continuar leyendo

Notas de Opinión

El Gobierno pretende eliminar la pobreza aniquilando la riqueza

Creer que se puede dividir la riqueza y así lograr multiplicarla es no entender que la torta que se reparte requiere para ser más grande más harina y más relleno para que muchos más personas puedan alimentarse

Columna publicada originalmente en Infobae

Resultan innecesariamente ridículas algunas de las declaraciones que esgrimen algunos funcionarios. Cuando esas frases declaraciones son hechas por el propio Ministro de Economía Martín Guzmán, no sólo resultan ridículas sino además extremadamente preocupantes.

“Necesitamos acciones tributarias para evitar que los ricos se hagan más ricos y los pobres, más pobres”, decía el Ministro sin inmutarse mientras se encargaba de brindar las últimas palabras en el cierre de las “Jornadas Monetarias del Banco Central”. Esta idea tercermundista de creer que el pobre es pobre simplemente porque el rico es rico es una virtual condena a la miseria eterna.

Lo cierto es que en primera instancia lo que hace el ministro es estigmatizar a quien ha logrado algo más que el resto. ¿Qué es lo que considera el ministro Guzmán que significa ser una “persona rica”? ¿Cuál es ese límite que separa en su mente a los ricos de aquellos que no lo son? ¿El empresario de 1.000 millones de dólares o una persona como el propio Martín Guzmán que tiene un puñado de dólares en el exterior lo que de por si es mucho más de lo que pueda poseer gran parte de los argentinos?

Hace algún tiempo el Presidente de la Nación cuestionó duramente las cualidades de la meritocracia, despreciándola sin entender la consecuencia de su deseo. Tal vez sus ministros piensen de igual forma. ¿El ministro Guzmán sentirá culpa de haber estudiado, de haber podido viajar y de tener un mejor nivel de vida que el de muchos argentinos? ¿Sentirá remordimiento por vestirse con trajes que una jubilación mínima no puede pagar? ¿Estará arrepentido de gastar en una comida el equivalente a una o dos (o vaya a saber cuántas) Asignaciones Universales por Hijo? Es primordial que cuando se alguien habla maldiciendo la riqueza, primero la defina, para que todos sepamos exactamente a que se está refiriendo con su crítica.

Supongamos por un instante que la frase del más alto funcionario económico del país esconde detrás únicamente a los “grandes ricos” de la Argentina. Esos empresarios supuestamente inescrupulosos que solo buscan llenar sus bolsillos con grandes utilidades. Seguramente el Gobierno cree firmemente que las motivaciones de inversión, de generar empleo y crecimiento van de la mano de la filantropía y la solidaridad y no del incentivo más perfecto y noble que tiene el mundo capitalista que es precisamente el de ir detrás de un beneficio económico, que no es más ni menos que la retribución a la inversión, al riesgo que cada empresario asume y a desde ya, la oferta que hacen de miles de productos y servicios que la gente demanda para satisfacer sus necesidades. Incluso con todos los intentos que hacen para aniquilar definitivamente al sector privado, los empresarios siguen día a día haciendo lo imposible por subsistir en un país que los está invitando a retirarse para no regresar jamás.

Uno de cada cuatro empleos en el sector privado depende de las grandes empresas, éstas que se encuentran en los patrimonios de cada uno de estos empresarios “ricos” de la Argentina. Creer que porque la torta se va a dividir en más porciones (aunque cada una más pequeña que las anteriores) o que si no le servimos a uno su porción y se la damos a otro, todos van a estar mejor alimentados, resulta al menos inocente. Creer que quitándole al rico le van a solucionar la vida al pobre no es otra cosa que ignorancia disfrazada de demagogia.

Las empresas argentinas que cotizan en la bolsa local hoy tienen un valor aproximado de 35.000 millones de dólares. Supongamos el extremo de aplicarles un impuesto del 100% del capital a sus propietarios que genera que el gobierno se quede con todo ese dinero. En la Argentina hay 19.000.000 de pobres por lo que este impuesto equivale a hacerse de 1.842 dólares por persona pobre. Si lo pesificamos al dólar oficial (que es la cotización que le gusta utilizar al ministro Guzmán para explicar las bondades de la economía local) esto equivale a que cada persona pobre recibiría unos 195.000 pesos. Hoy la Canasta Básica Total (lo que divide a las personas pobres de aquellas que no lo son) se ubica en $23.419 por lo que estarían recibiendo (en caso de que no haya nada extraño en el medio) el equivalente a 8 canastas básicas. La conclusión es sencilla: si se les cobra un impuesto del 100% al patrimonio de sus empresas a los ricos, en 8 meses volveríamos al nivel actual de pobreza con un agravante inevitable: esos empresarios ya no estarían generando trabajo y probablemente la pobreza crezca varios puntos porcentuales, generando millones de nuevos pobres y una degradación aún mayor de la República Argentina en su nivel educativo, social y cultural.

Creer que se puede dividir la riqueza y así lograr multiplicarla es no entender que la torta que se reparte requiere para ser más grande más harina y más relleno para que muchos más personas puedan alimentarse: esto es el equivalente a agregarle a la economía más trabajo y más inversión para generar crecimiento, más trabajo y como consecuencia, la disminución real de la pobreza. No hay otra fórmula que no sea la del sentido común, la cordura y por sobre todo, la del mérito y el esfuerzo.

Pretender eliminar la pobreza eliminando la riqueza, es simplemente un absoluto gran absurdo.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR