Seguinos en nuestras redes

Educación

Clases virtuales: el 76 por ciento de los padres consideran que sus hijos perdieron nivel educativo

Asimismo, un 65 por ciento de los padres entrevistados aseguraron a Poliarquía Consultores que en sus chicos disminuyó la motivación para aprender en la virtualidad

La pandemia de enfermedad por coronavirus (COVID-19) en la Argentina ha provocado una crisis sin precedentes en todos los ámbitos. En la esfera de la educación, esta emergencia ha dado lugar al cierre masivo de las actividades presenciales de instituciones educativas.

Una encuesta de opinión realizada durante mayo determinó que un 76 por ciento de los padres consultados en el Gran Buenos Aires (GBA) consideran que sus hijos perdieron nivel de aprendizaje por haber tomado clases virtuales.

Asimismo, un 65 por ciento de los padres entrevistados aseguraron a Poliarquía Consultores que en sus chicos disminuyó la motivación para aprender en la virtualidad, frente al interés que exhibían cuando concurrían a las clases presenciales antes del COVID-19.

Hasta ahora, acorde a todos los informes científicos publicados en el país, no hay ningún indicio técnico que permita probar que la suspensión facilita aplanar la curva de contagios y muertes causadas por la segunda ola.

El sondeo público fue realizado sobre 600 casos presenciales y tomó como base a residentes en el Gran Buenos Aires, que tuvieran hijos en edad escolar, y que convivan o no con ellos en el hogar.

“Las consecuencias de la suspensión de clases presenciales no solo han afectado el proceso educativo y el estado de ánimo de los chicos, también han impactado sobre la vida cotidiana de los padres y las familias. En un país con pobreza un aumento y cada vez mayores dificultades económicas, estas consecuencias tuvieron mayores efectos entre los sectores más vulnerables de la sociedad”, aseguró Federico Catterberg, director de de Poliarquía Consultores.

La encuesta revela que cinco de cada diez chicos en el Gran Buenos Aires no tienen clases todos los días, y en un promedio del 59 por ciento, los chicos deben compartir sus dispositivos electrónicos con otros miembros de la familia.

Educación

Récord negativo: Argentina tuvo el peor desempeño de su historia en una prueba educativa de la UNESCO

El examen se realizó en 2019 y fue llevado a cabo por el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE)

Lejos quedaron los años en los que los alumnos argentinos superaban a sus pares de la región en la mayoría de las evaluaciones internacionales que miden los niveles de aprendizaje de los menores de edad en las escuelas.

Según el examen realizado en 2019 por el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE), el desempeño de los alumnos de la escuela primaria en Argentina cayó significativamente y quedó debajo del promedio regional.

Los resultados semostraron que los alumnos argentinos de tercer y sexto grado se encuentran por debajo del promedio de América Latina y el Caribe en cuatro de las cinco materias evaluadas, lo que refleja la mayor caída registrada en los resultados de aprendizajes.

El declive comenzó hace varios años, según la evolución negativa de los resultados registrados por Argentina. En la primera entrega de esta evaluación, realizada en 2006, nuestro país se ubicó por encima del promedio en las cuatro áreas que se midieron por entonces. Sin embargo, seis años después, en 2013, ya se observaba una caída en el rendimiento comparado a la región.

El declive no se detuvo en estos últimos seis años, ya que los menores locales mostraron en este último testeo peores resultados que sus pares en matemática, lengua y ciencias naturales.

El examen abarcó a más de 4.500 escuelas y 202.000 chicos, que representan a casi 20 millones de estudiantes en sistemas educativos que albergan un universo total de 150 millones. Además de Argentina, participaron Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Continuar leyendo

Educación

Dejará de ser obligatorio el uso de barbijos para los alumnos porteños de hasta tercer grado

La medida fue dispuesta con el objetivo de “mejorar la alfabetización” de los más pequeños, según comunicó Horacio Rodríguez Larreta.

El uso de barbijos para los niños que se encuentren en el nivel inicial y en el primer ciclo de primaria (primer, segundo y tercer grado) dejará de ser obligatorio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, según una disposición del gobierno porteño.

La medida tiene como objetivo “mejorar el aprendizaje y la sociabilización de los alumnos en una etapa clave del desarrollo social”, y sigue la línea del reclamo que venían haciendo los padres desde que se retomó el ciclo lectivo tras las vacaciones de invierno.

En ese sentido, su implementación se da acorde al contexto actual de evolución de la pandemia, en el que se han registrado avances en el plan de vacunación, según precisaron en conferencia de prensa el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gabinete Felipe Miguel, y la ministra de Educación, Soledad Acuña.

“La decisión fue tomada en base a que los niveles iniciales son fundamentales en la alfabetización. El equipo del Ministerio de Educación en conjunto con especialistas en la temática concluyeron que el uso de tapabocas, sobre todo en esta etapa escolar, crea una barrera en la interacción de los chicos tanto con sus compañeros como con sus docentes”, señalaron las fuentes oficiales.

En la Ciudad se registran un promedio de 178 nuevos casos diarios actualmente y se encuentran ocupadas 1.5% de las 600 camas de terapia intensiva y 1.8% de las 1.500 camas generales del Sistema de Salud Público destinadas a pacientes con coronavirus. A mediados de octubre los números ascendían a 2.8% y 2.1%, respectivamente.

Continuar leyendo

Educación

España: suspenden a un profesor que calificaba con 10 a todos sus alumnos

El hecho sucedió en el Instituto de Gijón. Yván Pozuelo lleva adelante un método distinto de enseñanza; la institución no lo aprueba y fue apartado por ocho meses

Un particular método de enseñanza que causa debate en España: Yván Pozuelo, docente de francés en Gijón, fue suspendido por poner 10 a todos sus alumnos en su clase.

Según la información de El Mundo de España, la Universidad Laboral de Gijón lo sancionó a ocho meses de suspensión de empleo y de su sueldo acusado por “atentar contra el derecho del alumnado a la evaluación objetiva”; pero sigue ejerciendo hasta que haya una resolución definitiva por parte de la Consejería de Educación.

El protagonista sostiene que lleva una década calificando de la misma manera y que nunca nadie le había reprimido al respecto, y evoca a la Ley Orgánica de Educación del país, bajo la cual considera que se ampara su método de enseñanza.

“No entiendo que se pueda dar el título con suspensos y a mí se me expediente por poner dieces. Los suspensos no tienen sentido en un aprendizaje competencial: un alumno puede tener un 4.5 en un examen tradicional pero un 10 en competencias”, argumenta Pozuelo.

El hombre acostumbra a poner 10 a sus alumnos porque considera que “les da confianza”, “se puede aprender sin angustia”, “el estrés no incentiva el progreso del alumno” y “la nota es un freno para el aprendizaje”.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR