Salud

Cómo recuperarse después de una lesión

Qué hacer y qué no en la etapa de rehabilitación

domingo 2 de mayo de 2021 - 7:35 am

Si bien no hay una regla que garantice evitar las lesiones, hay algunos tips que pueden ayudar. Siempre hay que tener presente que un mal movimiento puede perjudicar el cuerpo. Es por eso que se recomienda realizar cualquier tipo de actividad deportiva supervisados por un profesional que esté controlando los movimientos y así, ante cualquier equivocación, poder corregirlos.

Por otro lado es preciso llevar a cabo una entrada en calor previa y elongar al finalizar, sin excepción. No importa cuál sea la actividad, todo lo que implique un movimiento extra para el cuerpo puede implicar una lesión por lo que nada estará de más.

Ahora bien, si ya se sufrió la lesión, lo importante siempre es estar supervisado por un especialista. De todas formas hay algunos consejos que pueden ayudar. En principio, si se está realizando la actividad y se presenta un dolor muy fuerte o alguna molestia poco común se deberá detener el movimiento inmediatamente. Será mejor ejercitar menos ese día que lamentarlo después.

Si se presenta hinchazón, cambio de color, fractura, o adormecimiento muscular, se deberá hacer ver por un profesional de la salud. En caso de que sea algo más leve, se suele recomendar hielo, reposo e incluso compresión de la zona para aliviar el dolor a través de vendaje y elevando la zona lesionada en caso que se pueda, como cuando ocurre en un brazo o una pierna.

Todo dependerá del grado de complicación, el tipo de rutina que lleve la persona y cada caso particular, pero un especialista podrá asesorar sobre qué ejercicios se deben realizar después de una lesión, en caso de que se pueda ya que, en muchos ocasiones, las personas pueden ejercitar el resto del cuerpo que no esté lastimado.

Una parte muy importante es llevar a cabo una buena rehabilitación, para que la parte lesionada pueda volver a educarse y recuperar la fuerza que haya perdido. Al conseguirse el alta médica, al volver a la actividad será necesario tener en cuenta la entrada en calor y la elongación final. Y, en caso de hacer algún deporte de contacto, usar protección doble en la zona lesionada brindará mayor seguridad.

Lo importante será darle al cuerpo el tiempo que requiere y saber escucharlo. En cuanto a los ejercicios que no se recomiendan después de una lesión, dependerá de cada caso en particular, pero seguramente se deberán evitar aquellos que requieran sobrecarga de peso.

Realizar ejercicios básicos y sin peso, de bajo impacto, como si fuera la primera vez que se entrena, es pensar como principiante nuevamente. Con esto muchos se frustran, pero es común que no se pueda volver al nivel que se tenía previo a la lesión de un día para el otro. Hay que darle tiempo al cuerpo y tener paciencia.

También colaborará a la recuperación realizar ejercicios de fortalecimiento y agregar poco a poco peso. Por supuesto tomar en cuenta que si se siente una mínima molestia el peso no es el adecuado y se deberá bajar. Mejorar el balance del cuerpo, entrenando la fuerza de las piernas, que son aquellas que mantienen el equilibrio de todo el organismo será fundamental.

Fuente: La Bioguía

COMENTARIOS