Salud

Ocho usos de la sal en la limpieza

Trucos para aprovechar este elemento

sábado 1 de mayo de 2021 - 7:13 am

La sal es un producto ideal para solucionar problemas de limpieza, como manchas en alfombra o cal en vasos de cristal. A continuación, los mejores remedios caseros con sal, libres de químicos artificiales.

1. Elimina la humedad: gracias a su contenido en magnesio, es una sustancia con capacidad para atraer el agua y, en consecuencia, absorber la humedad. Así, es un producto eficiente para combatir el mal olor de los armarios.  Llená de sal uno o varios tarros (dependiendo del tamaño del armario) con la tapa perforada para que la sal pueda realizar su cometido, y lo introduzcas en el armario. Cuando la sal oscurezca, hay que renovar el tarro.

2. Limpia el horno: hacé una mezcla en un recipiente con 1/2 litro de agua y 250 gr de sal. Con un trapo, extendé la mezcla por las paredes del horno, especialmente donde veas manchas o salpicaduras. Dejá actuar durante unos 20 minutos y enjuagá el interior con la ayuda de una esponja o trapo húmedo. Si sigue emitiendo malos olores, mezclá 1/2 litro de vinagre con 250 gr de sal en una botella y agitalo hasta que se diluya y pulverizá las paredes del horno con la solución. Dejalo unos minutos y enjuagá con un trapo.

3. Quita grasa: llená el objeto en cuestión (la sartén, por ejemplo) de agua con sal. Cuando esté muy caliente, retirala y fregá como de costumbre. La grasa se eliminará sin dañar el antiadherente del fondo. Si se te quemó un poco la sartén, también podés usar la sal para eliminar esas manchas sin cargarte su capa antiadherente. Echá un buen puñado de sal gruesa en la sartén y ponela a calentar; remové hasta que veas que lo quemado se va quitando. Después, fregá como de costumbre.

4. Para la plancha de ropa: si la superficie metálica de la plancha se quema y tiene manchas negras, ensucia la ropa. Para solucionarlo, agarrá una tabla de cocina grande y extendé sobre ella un trapo o varios trozos de papel absorbente hasta cubrir toda la superficie. Sobre el trapo o los papeles esparcí la sal marina fina. A continuación, poné la plancha en marcha y, cuando esté caliente, frotala con energía, haciendo presión hacia abajo.

5. Elimina las manchas de la bañadera: la cal del agua o los geles y shampoo de ducha pueden causar manchas complicadas. Un truco eficiente es mezclar dos cucharadas grandes de sal con vinagre de manzana. Seguidamente, frotá la superficie con una esponja que no ralle.

6. Deja las alfombras como nuevas: frotá las manchas con un poco de vino blanco. Acto seguido, espolvoreá un puñado de sal y dejá que actúe durante unos 10 minutos aproximadamente. Una vez pasado este tiempo, aspirá la sal. También podés cubrir las manchas con sal gruesa, enrollar la alfombra y dejar que actúe durante varias horas. Después, eliminá la sal con la aspiradora. Así además la desinfectarás.

7. Adiós a los redondeles negros de la cafetera: mezclá en partes iguales un poco de sal y vinagre de limpieza. A continuación, desmontá la cafetera y limpiá cada parte con una esponja de cocina. Enjuagá.

8. Vasos y copas sin cal: para despedirte del velo blanco que provoca el detergente o la cal, colocá en el vaso o copa dos cucharadas de bicarbonato, una de sal y agua caliente. Dejá que actúe durante unos 30 minutos y fregá el vaso o copa como hacés habitualmente. Otro remedio casero para eliminar la cal es mezclar sal, agua y vinagre en partes iguales y aplicarlo por toda la superficie. Dejalo reposar unas 24 horas, fregá y enjuagá.

Fuente: Mui

COMENTARIOS