Alimentación

Cómo mantener la motivación al hacer dieta

La importancia de llevar unos hábitos saludables y matenerlos en el tiempo

martes 6 de abril de 2021 - 7:03 am

Para muchos, una dieta para adelgazar puede terminar pasando factura psicológica y físicamente. Los planes milagrosos suelen tener poca efectividad porque son muy restrictivos y lo primero que consiguen es cambiar el humor de quien lo adopta. El hambre se suma a las prisas por obtener resultados rápidamente y aparece la frustración.

Para centrar el objetivo en una cuestión saludable y de bienestar es importante disfrutar de una alimentación sana y equilibrada. Ello permitirá alcanzar el peso deseado sin sufrimiento. Pero, ¿cómo se disfruta de una dieta saludable si nuestra alimentación no ha sido adecuada hasta el momento? Estos son cinco consejos para no perder la motivación:

– Cambiar el concepto de dieta. Tenemos que entender que no es algo que se haga de forma transitoria, restrictiva, que genere angustia o prohibición, entre otros. Una dieta o un estilo de alimentación debe ser el que llevemos siempre, nuestra forma de comer. Y para ello necesitamos generar un hábito saludable.

– No centrarnos en el peso. Si nuestro único objetivo se centra en eso, estamos perdiendo la perspectiva del concepto de salud en todo su significado. Por tanto, busquemos otros objetivos más a largo plazo, pensando más en generar un cambio de hábitos. El peso, en todo caso, será una consecuencia de los hábitos, pero no va a definir nuestra salud ni nos define a nosotros mismos.

– Comer de forma consciente. Usar los sentidos a la hora de comer ayudará a disfrutar de lo que ingerimos y a ser más conscientes de las señales de hambre y saciedad. Intentá generar un ambiente tranquilo y agradable alrededor de la comida.

– Planificar y organizar. La organización es clave para no generar angustia, evitar el estrés alrededor de las comidas y ser más eficientes. Planificá tus menús semanales, comprá conforme a lo que necesites (si vas a los mercados o tiendas especializadas, mejor), comprá alimentos de temporada, hacé batchcooking para ahorrar tiempo, y tratá de tener siempre alimentos saludables disponibles en casa, aunque sea para una emergencia y no tengas tiempo de cocinar.

-Sé flexible. Convertir la alimentación en algo estricto o exigente no va a ayudar a disfrutar de ella. Se trata de que la comida no sea el centro de tu vida, sino algo más de lo que sepas disfrutar.  Escuchá a tu cuerpo y sé flexible contigo y con él.

Fuente: Telva

COMENTARIOS