Curiosidades

¿Milagro académico?: aprobó ocho finales en dos semanas y ahora lo investiga la Justicia

El caso tiene en el centro de la polémica a un alumno de la Universidad Nacional de Formosa, que logró rendir y aprobar una seguidilla de ocho materias, aún sin mantener la regularidad en su cursada desde 2017.

miércoles 31 de marzo de 2021 - 1:55 pm

Lo que podría llegar a quedar en la historia educativa como un milagro académico terminó como un caso a investigar por parte de la Justicia Federal. Un joven estudiante de la Universidad Nacional de Formosa logró superar de manera insólita una seguidilla de ocho finales en menos de dos semanas y sin haber cursado regularmente desde 2017. En los últimos cuatro años, el principal implicado solamente había aprobado seis materias.

Conocido como Miguel Villamayor, el joven es investigado por la Justicia junto a docentes y no docentes por un presunto arreglo académico. La indignación y sorpresa en torno al caso se manifiestan a partir de lo que algunos consideran un milagro: la insólita posibilidad de haber logrado ingresar nuevamente a la Facultad de Ciencias de la Salud como alumno libre -después de no haber cursado por tres años- y en un plazo de dos semanas, superar ocho finales con sus respectivas instancias -orales y escritas-.

“No diría que es imposible, pero casi. Lograr una seguidilla de exámenes en condición de libre no es usual. No tenemos registro estadístico de algo similar. Todavía falta una investigación y hay que dar el derecho a réplica, pero todo indica que pudo haber habido una asociación entre docentes y alumno”, le dijo a Infobae el rector de la UNaF, Augusto Parmetler.

Las notas que cosechaba Villamayor no dejaban de sorprender a la comunidad académica: en Fisiología se sacó un 10, en Fundamentos de la Alimentación un 9, en Introducción a la Salud Pública un 7, un mismo día -el 18 de diciembre- rindió dos exámenes y obtuvo un 7 y un 9. A eso le agregó en los días siguientes un 7 en Administración de Servicios, Elaboración y Manejo de Alimentos y un 8 en Saneamiento Ambiental e Higiene de los Alimentos.

 

 

En medio de los rumores que circulaban sobre el “niño prodigio”, un caso particular comenzó a generar sospechas. Al cursar la materia Economía Alimentaria, el alumno no logró responder cómo se genera la canasta básica alimentaria, ni siquiera sabía el significado de las siglas del INDEC. De igual manera, no supo qué contestar ante la consulta sobre dos conceptos claves, como lo son seguridad alimentaria y hoja de balance.

Al final de la misma mesa, la vicedecana de la facultad y directora de la carrera, Patricia Velazco, le dijo que le iba a llegar “un regalito”: un 6 como nota.

En ese sentido, el 8 de marzo, un estudiante de Nutrición decidió realizar una denuncia en su contra por correo electrónico ante el Fiscal Federal Nº2 de Formosa, el Dr. Luis Benítez, y ante la falta de respuestas, elevó la denuncia al Juez Federal Nº2 de la ciudad de Formosa.

En la misma demanda, sumó fotografías, documentos y 20 horas de video que reflejan una presunta asociación ilícita que involucra entre 8 y 10 docentes y no docentes dedicada al “tráfico ilegal de materias y calificaciones”.

De acuerdo a lo informado por el propio rector, se les abrió un sumario administrativo a los docentes, que los podría llevar a un juicio académico y a perder los cargos. Y en caso de confirmarse el fraude, se anularían los exámenes.

El entramado de este caso parece esconder tintes políticos. El joven Villamayor es el principal referente de la agrupación Opción Universitaria Salud, que responde al actual vicegobernador de Formosa, Eber Solís. “Hubo una orden de arriba para aprobarlo rápidamente y que pueda ser consejero estudiantil”, explicó una fuente que prefirió preservas su identidad.

“El caso sucede en un momento de conflicto político muy fuerte dentro de la universidad. El gobierno de (Gildo) Insfrán está avanzando contra la autonomía universitaria. Quieren manejar la única caja que todavía no manejan”, señaló.

En ese sentido, y con las diez materias que aprobó entre el 14 y el 30 de diciembre del 2020, Villamayor podría presentarse como candidato para consejero estudiantil, lo que le permitiría un voto en la elección de los decanatos que se renuevan este año.

Al respecto, el objetivo final sería que el candidato del gobierno provincial se quede con el rectorado en 2022. “Esto es todo político”, manifiestan desde el entorno académico.

COMENTARIOS