Alimentación

Por qué no debemos excedernos con el consumo de fibra

sábado 3 de abril de 2021 - 7:57 am

El consumo en exceso de fibra puede acarrear algunas complicaciones en el cuerpo, aunque se trata de una sustancia que casi siempre resulta beneficiosa.

El consumo diario de alimentos que aportan fibra es necesario para mantener la salud en general. Su aporte tiene influencia directa en la regulación del tránsito intestinal, hasta incluso en la mejora del ánimo.

Se encuentra en los vegetales, frutas, verduras, hortalizas, granos y legumbres. Pero, además de que este componente dietético no se digiere, tiene la capacidad de arrastrar consigo sustancias como el colesterol, algunas vitaminas y ciertos minerales. Por ende, se eliminan junto con la materia fecal. De allí surgen, entonces, algunas de las complicaciones que aparecen tras el exceso de fibra.

Problemas digestivos

Una de las complicaciones es la aparición de flatulencias y distensión abdominal. Esto puede notarse de forma frecuente en personas que no están acostumbradas a la misma, como sucede tras la ingesta de legumbres no remojadas.

Dependiendo de la cantidad de gas que se genere, pueden ocurrir molestias significativas y dolor por meteorismo. Esto proviene de la acumulación excesiva de flatos en el tracto gastrointestinal.

Además se pueden observar también: heces blandas y diarrea, deshidratación, calambres musculares y obstrucción intestinal, siempre y cuando no se aporte agua en cantidad suficiente.

Alteración en la absorción de ciertos minerales

Una ingesta excesiva y continuada de fibra dietética puede tener un efecto antinutritivo y afectar a la absorción de minerales, como el calcio, el hierro, el cobre y el zinc.

Estos forman compuestos insolubles con elementos que integran la fibra, como por ejemplo los fitatos de los cereales, los tanatos presentes en las lentejas, habas, espinacas y bananas, o bien con los oxalatos de la coliflor y los frijoles. En consecuencia, el metabolismo de los mismos se ve afectado.

Reducción en la absorción de fármacos

También puede disminuir su eficacia. De este modo, se altera la absorción de algunos antidepresivos, suplementos de hierro y medicamentos para la diabetes o el hipotiroidismo, como la metformina y la levotiroxina.

Si tomás algunos de ellos, lo aconsejable es que esperes un lapso de 3 o 4 horas para consumir alimentos que contengan fibra. En todo caso, consultá con un médico o un nutricionista para que te sugiera la forma más pertinente de usarlos.

De manera general, se sugiere que la fibra en la dieta tenga una proporción de 3:1. En este sentido, la fracción que debería predominar es la insoluble. Algunos alimentos que la contienen son los cereales integrales, los frijoles, los guisantes y la mayor parte de las frutas maduras.

Por otro lado, comidas como la zanahoria, el zapallo, los cítricos, las leguminosas secas, las ciruelas y la avena son algunos en los que se encuentra fibra soluble. Por este motivo, se recomienda que la ingesta de vegetales sea variada.

En relación a este tema, hay algunas pautas para asegurar el aporte de fibra dietética en proporciones adecuadas, entre las que se encuentran las siguientes:

– 3 raciones diarias de verduras.

– 2 raciones diarias de frutas. Mejor enteras que en jugo.

– 6 raciones diarias de cereales, ya sea en forma de pan, cereales para el desayuno, pasta o arroz. Lo aconsejable es que sean productos integrales.

– 4 o 5 raciones de legumbres en la semana.

Para hacer frente a los síntomas digestivos que puede provocar el exceso de fibra, lo aconsejable es evitar algún tiempo los productos fibrosos como las legumbres, cereales integrales y frutas y verduras crudas.

Para prevenir la deshidratación, aportar agua en cantidad suficiente. En todo caso, si las molestias no ceden, consultá con un profesional.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS