Policiales

El acusado de matar a la psicóloga social en Ramos Mejía debía salir libre en 2024

Alejandro Miguel Ochoa había estado preso hasta mayo del 2020 pero su defensa había presentado un pedido de prisión domiciliaria al manifestar que requería “protección individualizada por considerarse población de mayor riesgo ante la Covid-19”.

martes 23 de marzo de 2021 - 3:21 pm

En medio de la detención Alejandro Miguel Ochoa, el principal acusado de asesinar a María Rosa Daglio -la psicóloga social que fue víctima de un asalto en Ramos Mejía y murió de un infarto-, trascendió que el implicado “tenía pedido de captura desde hace cinco meses” y que “debía cumplir condena hasta el 16 de agosto de 2024”.

La información fue confirmada por el fiscal Guillermo Nicora, quien intervino en 2017 en el juicio en el que fue sentenciado a 8 años y medio de prisión. Sin embargo, en medio de la pandemia, y ante un pedido de su defensa de otorgarle la prisión domiciliaria por cuestiones médicas -vinculadas a una “enfermedad respiratoria”- salió en libertad el 29 de abril del 2020.

La sentencia confirmada cuatro años atrás se dictó en el marco de la causa que lo investigaba por robo agravado por lesiones graves, en un episodio similar al de Daglio. Del delito cometido en ese entonces, resultó víctima una mujer que sufrió fracturas en un brazo tras ser arrastrada por la moto que conducía el imputado.

Alejandro Miguel Ochoa, el motochorro acusado de asesinar a María Rosa Daglio en Ramos Mejía.

De acuerdo a lo expresado por el fiscal en declaraciones al canal C5N, el acusado cumplía la condena en la Unidad Penal 15 de Batán, cuando su defensor público presentó un pedido de detención domiciliaria, por considerar que requería “protección individualizada por considerarse población de mayor riesgo ante la Covid-19”.

“Logramos un condena importante. La defensa apeló ese fallo y la Cámara de Casación confirmó la sentencia, pero redujo la pena a 8 años y cuatro meses, por lo que Ochoa debía cumplir condena hasta el 16 de agosto de 2024”, precisó el fiscal.

En diálogo con C5N, Nicora señaló además que, ante el pedido de prisión domiciliaria por parte de la defensa, “el Servicio Penitenciario Bonaerense expresó que le parecía correcto porque no podían atenderlo por sus enfermedades”.

“El 29 de abril de 2020 se le dio la libertad basado en lo que expresó el Servicio Penitenciario” y, de acuerdo con las condiciones fijadas, “Ochoa tenía que estar en prisión domiciliaria en Castelar”.

Sin embargo, “el 8 de octubre se ordenó la detención y captura” luego de que el juez Ricardo Perdichizzi determinara que Ochoa “había violado las reglas” de su prisión domiciliaria y que “se había fugado” tras cometer un delito en el partido bonaerense de Morón, durante el mismo mes del año pasado.

COMENTARIOS