Seguinos en nuestras redes

Judiciales

El caso Losardo y el fin de la “década ganada” para el tándem Angelici-Olmos

La salida de la ministra y las acusaciones del kirchnerismo en su contra por pertenecer a la “corporación judicial” dejan al descubierto los movimientos subterráneos que se están gestando en la Justicia, donde dos operadores históricos lucen como los grandes perdedores

Esta vez no fue el “circo” de los opositores ni de los medios de comunicación la razón de la ya anunciada salida de la ministra de Justicia, Marcela Losardo. Esta vez, las balas llegaron desde el propio oficialismo. El pasado fin de semana, el periodista -y “vacunado VIP”- Horacio Verbitsky cargó contra la ministra al vincular a su esposo, el escribano Fernando Mitjans, con el fiscal Carlos Stornelli, enemigo declarado del kirchnerismo. Según Verbitsky, Mitjans y Stornelli hicieron buenas migas durante su paso por el club Boca Juniors. “Sin militancia en ninguna agrupación política, más próxima a la Asociación de Magistrados que a Justicia Legítima“, escribió Verbitsky este fin de semana, para referirse a la ministra con boleto picado.

La salida de Losardo -identificada con la “corporación judicial” tanto por kirchneristas como por opositores- y la danza de nombres que podrían ocupar su asiento es un síntoma de lo que ocurre en el subsuelo de la Justicia, siempre opaco para aquellos sin conexiones con los pasillos de Comodoro Py y del edificio del Consejo de la Magistratura, ubicado en Diagonal Sur.

En el terreno judicial se transita un cambio de mando que no afecta a jueces ni a fiscales, pero sí a los principales e históricos operadores judiciales, que detentan (¿o deberíamos decir detentaban?) aún más poder que muchos magistrados. Hablamos de Daniel Angelici y Juan Manuel Olmos, un tándem que manejó de modo omnímodo a la justicia de la Capital Federal, a los juzgados nacionales y también a un sector de Comodoro Py.

Mucho se ha escrito del primero, pero muy poco se conoce sobre Juan Manuel Olmos, actual jefe de asesores del Presidente. A lo largo de su carrera, Olmos llegó a presidir el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires durante el gobierno de Cristina Kirchner y, con los años, construyó vínculos con los personajes más diversos de la sociedad porteña. “Es amigo de una gran cantidad de jueces donde tiene su base de apoyo. Desde el Consejo de la Magistratura, apadrinó a más de 50 jueces”, comentó a este medio un magistrado federal que conoce a Olmos desde hace más de una década.

Juan Manuel Olmos, uno de los perdedores en la interna judicial

Durante los últimos años de Aníbal Ibarra, la breve gestión de Jorge Telerman y los dos mandatos de Mauricio Macri, el dúo manejó a su antojo, en una entente peronista–radical, todos los resortes del Poder Judicial.

Tras la eyección de Alberto Fernández del gobierno de Cristina Kirchner, Olmos se refugió en la Ciudad y comenzaron a ganar espacio los K duros de la Justicia: Juan Martín Mena y Carlos Zannini, bajo el faro intelectual de Carlos Zannini. Luego, Angelici perdió peso apenas iniciado el gobierno de Macri cuando la “Mesa Judicial” macrista decidió avanzar sobre el kircherismo. La cercanía de “El Tano” con un sector K fue la excusa para el avance de José Torello y José “Pepín” Rodríguez Simón.

Al mismo tiempo que los viejos partenaires se desgastaban y perdían influencia, aparecían en escena nuevos jugadores, más jóvenes, pero no por ello con menos eslabones con los jueces. De ese modo, Juan Bautista Mahiques, actual Fiscal General de la Ciudad, y Wado de Pedro, ministro del Interior, conocidos desde chicos desde su Mercedes natal, comenzaron a crecer en poder e influencia en la Justicia. Ambos volvieron a reencontrarse en el Consejo de la Magistratura Nacional, cada uno en representación de su bando: el kirchnerismo y el macrismo.

Juan Manuel Olmos, junto a Wado de Pedro

Ambos construyeron una carrera meteórica que, en pocos años, terminó ubicándolos en lugares relevantes en el ámbito político-judicial.

La alianza de Mariano Recalde con Wado De Pedro, dos de los principales conductores de La Cámpora, y la destreza política que viene demostrando Mahiques, sostenido en la Ciudad por dos pilares como son Horacio Rodríguez Larreta y el omnipresente Coti Nosiglia, han fortalecido a esta dupla, que a cada lado de sus respectivos mostradores están pasando a jubilación a Olmos y Angelici.

TE PUEDE INTERESAR