Copa Argentina

Con lo justo: un Boca deslucido sufrió para ganarle 2-1 a Claypole, por la Copa Argentina

El Tambero se puso en ventaja con gol de Landaburu. Villa y Maroni anotaron para que el Xeneize lo dé vuelta y evite una derrota que hubiese pasado a la historia

miércoles 3 de marzo de 2021 - 11:41 pm

Por Jorge Mauricio Britos (@JMBriitos)

Por los 32avos de final de la Copa Argentina, Boca venció a Claypole por 2 a 1 en el Estadio Ciudad de Lanús y pasó a la siguiente instancia de la Copa Argentina. El Xeneize jugó el peor partido del ciclo Russo y estuvo al borde de un papelón histórico.

El resumen del partido

El duelo entre David y Goliat no fue tal. Incluso los roles se invirtieron. En la primera media hora hubo un dominio absoluto del equipo del ascenso. Sin ir más lejos a los 22, Javier García, en su vuelta al arco boquense tras diez años, le sacó un mano a mano a Thiago Calone.

Siete más tarde iba a llegar un momento histórico para el fútbol argentino. Leonel Landaburu aprovechó un rebote en medio del desconcierto defensivo en el Xeneize y puso en ventaja al Tambero. El campeón de la D, una categoría amateur, vencía al bicampeón del fútbol argentino.

A los 35, Boca se iba a redimir de seguramente sus peores minutos en los últimos tiempos y, a través de Sebastián Villa, llegó al empate. El colombiano se asoció con su compatriota Cardona y definió con precisión ante la salida de Tiago Libares.

En el complemento, Boca salió con algo más de actitud y equilibró la balanza. Aún así lejos estuvo de lograr un buen nivel de juego. De hecho repitió patrones que lo aquejan en la Copa de la Liga: transiciones cansinas, poca profundidad y lentitud para resolver las acciones a balón dominado.

Ya a los 20 del ST, el juvenil Medina tuvo una clara entrando al área, pero su remate se fue desviado. Posteriormente, Russo movió el tablero. Puso a Soldano y a Maroni por Varela y Zeballos. Sin embargo, inmediatamente Iglesias tuvo el segundo para Claypole pero otra vez García lo impidió. A esa altura el guardameta ex Racing y Tigre era el único destacado del Xeneize en el Sur del Conurbano.

En el último cuarto de hora, Boca pudo evitar el papelón. A los 31′, el recién ingresado Gonzalo Maroni disparó dentro del área para darle el segundo a los de La Ribera. El arquero Libares calculó mal y fue responsable de que el remate del ex Sampdoria tenga destino de red.

La última jugada del partido la tuvo el flamante cuadro de la Primera C. Iglesias, encaró por izquierda, como en toda la noche, y lanzó un centro que nadie llegó a soplar. No había tiempo para más. Con una actuación para el olvido, Boca pasó a 16avos donde lo espera Defensores de Belgrano.

COMENTARIOS