Mundo Insólito

Irlanda: monjas violaron la cuarentena para hacer un exorcismo frente al Parlamento

El hecho ocurrió en diciembre de 2020, pero las fotos se dieron a conocer recién ahora

miércoles 24 de febrero de 2021 - 10:25 pm

Dos monjas irlandesas decidió romper la cuarentena para llevar adelante una ceremonia para “expurgar los demonios” del parlamento el 8 de diciembre del año pasado, cuando el país enfrentaba una cuarentena dura.

Según informó el medio local The Irish Examiner, las hermanas Irene Gibson y Anne Marie, viajaron desde Cork hasta Dublín  en un momento en que los viajes de larga distancia estaban prohibidos en Irlanda.

Las religiosas, integrantes de las Carmelitas Descalzas del Sagrado Rostro de Jesús, hicieron unos 217 kilómetros para poder asistir a la ceremonia de exorcismo del Dáil (la Cámara de la Asamblea) unos días antes de Navidad.

El Dáil es la cámara baja irlandesa del Oireachtas, que también incluye al presidente de Irlanda y Seanad Éireann, la cámara alta de la legislatura irlandesa.

Las religiosas participaron del exorcismo y posteriormente de una misa en Herbert Park, ubicado en Dublín. El evento congregó 70 personas, cuando el límite estaba fijado en reuniones de 15 personas en ese momento.

Tras una ceremonia en la puerta del edificio público, los religiosos hicieron una procesión hasta Herbert Park, ubicado a tres kilómetros de distancia.

El padre Giacomo Balli, perteneciente a un grupo que rompió con la Iglesia Católica y se llama La Sociedad de Resistencia de San Pío, fue el encargado de oficiar la misa. “Ningún poder humano nos puede quitar el derecho de celebrar misa”, dijo frente a los congregantes.

Ni la sociedad del padre Balli ni el grupo de las religiosas de Cork pertenecen formalmente a la Iglesia Católica. En público se presentan como representantes de la “verdadera fe católica de acuerdo con la sagrada tradición previa al Concilio Vaticano II”.

Gibson y Anne Marie ya habían captado la atención de los medios en 2019, cuando fueron obligadas a dejar el lugar en el que vivían en la aldea de Leap por haber violado regulaciones de planeamiento urbano. Se deben ir en junio de este año a un nuevo hogar y para eso iniciaron una campaña de financiamiento colectivo en la página GoFundMe. Hasta el martes habían juntado 78.000 euros.

COMENTARIOS