Psicología

Cómo afrontar el miedo a cambiar de trabajo

Algunos consejos para superar este temor

martes 23 de febrero de 2021 - 7:45 am

Algunas personas llegan a habituarse tanto a su lugar, a sus compañeros y, en términos generales, al ambiente laboral, que luego les resulta desagradable pensar en la posibilidad de un cambio de trabajo.

En primer lugar, es indispensable comenzar a cambiar la percepción de las cosas que tenemos. Esto quiere decir que debemos entender que no hay nada en la vida que pueda durarnos para siempre. No se trata de pensar siempre que la posibilidad de perder el empleo es real y podría tocarnos; eso representaría un estado ansioso, el que empeoraría la situación. Lo ideal es mantener el foco en el presente, en el aquí y ahora. Para esto, es recomendable ocuparnos de los aspectos que podemos controlar.

En la vida existen cosas que se escapan a nuestro control. No hay quien esté por encima de esa realidad. Lo que debemos hacer es trabajar en los aspectos o situaciones que podemos controlar y aceptar aquellas cosas que no dependen de nosotros.

La ansiedad es la respuesta natural ante la incertidumbre de tener que cambiar de trabajo. Los síntomas pueden ser emocionales y físicos. Abarcan desde pensamientos rumiantes (repetitivos) hasta taquicardia (aumento de la frecuencia cardíaca). Algunos otros pueden ser:

– Necesidad de hacer el trabajo perfecto siempre (obsesión).

– Querer trabajar más de lo debido (adicción al trabajo).

– Sudoración excesiva en manos y otras partes del cuerpo.

– Cefaleas tensionales.

– Sentimientos intensos y recurrentes de culpabilidad.

– Experimentar la sensación de que la vida no tiene sentido.

– Problemas para conciliar el sueño por la noche.

– Falta de deseo sexual.

La presencia de los síntomas expuestos sugiere que estamos siendo víctimas del miedo a cambiar de trabajo, por lo que es recomendable aprender a afrontar esta situación antes de que afecte el área financiera, familiar, personal y social.

Aunque algunos pueden sobreponerse a este tipo de angustia por sí mismos, en otros casos será necesaria la atención psicológica.

Un temor que está relacionado con cambiar de trabajo es el miedo a hacer mal las funciones del cargo que estamos ocupando. De este modo, puede desarrollar un patrón de pensamiento catastrófico respecto a su futuro en el puesto. El miedo a no saber hacer el trabajo termina por limitar el rendimiento profesional.

Esto suele ocurrir cuando no existen periodos de adaptación que les permitan a los nuevos empleados familiarizarse con el puesto. Generar confianza es fundamental y este proceso le ayudará a vincularse con el nuevo ambiente laboral, le permitirá hacerse una idea de cómo será su rutina y familiarizarse con algunos de sus compañeros.

A continuación, un listado con algunos consejos para superar el miedo a cambiar de trabajo:

1. Entender el miedo como una respuesta natural

Tener miedo no representa debilidad. En realidad, se trata de una alerta adaptativa para la conservación. Si no tuviéramos miedo seríamos personas temerarias que se exponen a peligros de forma innecesaria.

2. Lidiar con los pensamientos intrusivos

Por lo general, el miedo se presenta acompañado de estados ansiosos y, a su vez, la ansiedad viene acompañada de pensamientos intrusivos. Se trata de pensamientos desagradables que no podemos evitar. La mejor forma de lidiar con ellos es restarles importancia. No trates de sacarlos por la fuerza.

Mientras más intentamos quitárnoslos de encima, mayor importancia le estamos dando. Lo ideal es aceptar que están presentes, pero que no se adaptan a la realidad de las cosas.

3. Mejorar la confianza en uno mismo

En la medida que comencemos a valorarnos, iremos ganando en seguridad personal. Una buena manera de conseguirlo es crear el hábito de darnos aliento frente al espejo; se trata de un ejercicio de motivación en el que cada día repetiremos frases positivas sobre nosotros mismos.

4. Procurar un autodiálogo positivo

El autodiálogo es la conversación interna que tenemos con nosotros. De ella dependerá, en gran medida, la confianza que podamos tener. Lo más sano es aprender a respondernos de manera positiva ante los pensamientos catastróficos. Esta técnica es muy empleada en el mundo del deporte semi-profesional y profesional.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS