Política

Escándalo: Taiana, Solá y Moyano y su familia se vacunaron en secreto junto a Verbitsky

Ginés González García recibió el pedido de renuncia por parte del Presidente tras la difusión de una lista de funcionarios que transitaron por el "vacunatorio VIP".

viernes 19 de febrero de 2021 - 6:19 pm

Luego de que Horacio Verbitsky admitiera llamar a Ginés González García para poder vacunarse contra el Covid-19, varios funcionarios y políticos argentinos se sumaron a la lista de privilegiados que transitaron por los pasillos del ministerio de Salud, donde se montó un vacunatorio VIP que otorgó a unos pocos la primera dosis de la Sputnik V, a pesar de no cumplir con el orden estipulado.

Las prioridades se volvieron una cuestión distorsionada para el Gobierno que continúa adeudando la posibilidad de inmunizarse a quienes se encuentran en el primer frente de batalla contra la enfermedad. En ese sentido, la danza de nombres comprende al senador Jorge Taiana, el diputado Eduardo Valdés, el canciller Felipe Solá y la familia Moyano -entre los que figuran Hugo, su esposa y su hijo de 20 años-.

Según reconstruyó Clarín, el jueves cuatro especialistas médicos del Hospital Posadas -algunos de ellos de alto rango- llegaron pasado el mediodía al Ministerio de Salud por encargo del propio ministro con una docena de dosis de la vacuna Sputnik V, sin saber a quienes deberían inocular.

La logística, confiaron, fue “ultra secreta“: los especialistas no llegaron al ministerio en autos oficiales y subieron a uno de los salones del segundo piso del ministerio en el ascensor privado que utiliza el propio González García y los funcionarios de mayor jerarquía.

En el caso de Valdés, el diputado de 65 años explicó que se vacunó por pedido ceremonial de la Presidencia de la Nación antes del viaje a México.

“Fue por mi edad. Me mandaron al vacunatorio del Posadas y cuando estoy llegando me dicen que vaya al vacunatorio del ministerio. Llegué, subí al segundo piso, me llevaron a un lugar donde había cuatro enfermeros, me vacunaron y me fui”, explicó al mismo medio. “No era un consultorio ilegal”, aseguró el diputado mientras salía de Casa Rosada de hacerse un análisis de PCR.

El mismo procedimiento corrió para Taiana: en su entorno contestaron que también fue a vacunarse al Posadas -tiene 70 años- y que al final lo derivaron “al vacunatorio” de Salud.

En lo que respecta al clan Moyano, una fuente de la familia informó a La Nación que tanto el jefe de Camioneros como su mujer y su hijo de 20 años recibieron la primera dosis de la Sputnik V. Sin embargo, ni el gremialista ni Zulet respondieron las llamadas ni los mensajes.

En el caso de Verbitsky, él mismo lo contó por radio El Destape, unas horas después de que los funcionarios recibieron las consultas de Clarín por el vacunatorio VIP.

Por su parte, el canciller Felipe Solá también recibió la primera dosis de la vacuna rusa. Sin embargo, desde el el Gobierno remarcaron que se situación es diferente: se vacunó por pedido de la Cancillería en el Hospital Posadas, y no en el edificio de la cartera sanitaria, como sí hicieron los otros privilegiados.

Solá se vacunó por pedido oficial del equipo médico de la Cancillería, por ser integrantes de la población de riesgo (tiene 70 años) y estar sometido a permanentes intercambios personales con el extranjero por su trabajo. Este domingo, el canciller viajará con el presidente Fernández a México.

COMENTARIOS