Salud

Cómo desinfectar un sofá

Cómo hacerlo paso a paso y qué cuidados tener

jueves 18 de febrero de 2021 - 7:42 am

La crisis del coronavirus nos ha hecho conscientes de la cantidad de virus y bacterias con las que convivimos y lo sencilla que es su propagación. Si querés desinfectar el sofá después de recibir visitas, seguí estas recomendaciones.

Antes de aplicar ningún tipo de producto, comprobá de qué tejido es la tapicería. Dependiendo de con qué esté confeccionado, su limpieza es diferente. Este método sirve para sofás de tela y de microfibra.

Paso 1. Aspirá bien todo el sofá, desde la parte posterior a donde van apoyados los almohadones de los asientos, los reposabrazos y los respaldos. Lo ideal es usar el cabezal para tapicerías –el que tiene una tela aterciopelada roja– y, después, emplear un cepillo suave para eliminar los pelos o pelusas que puedan quedar. Este paso deberías hacerlo, al menos, una vez a la semana e incorporarlo a tu rutina de limpieza.

Paso 2. Quitá todos los elementos que puedas: las fundas de los almohadones, las de los asientos y reposabrazos –si se puede–. No sacudas los elementos: pequeñas partículas de polvo saldrán volando y se posarán en otras superficies. Lo mejor es aspirarlos especialmente si tenés mascotas.

Paso 3. Lavá todos los elementos desenfundables. Si están muy sucios es recomendable dejarlos en remojo al menos una hora con jabón neutro. Comprobrá la etiqueta para saber a qué temperatura las podés lavar, pero lo habitual es hacerlo a un máximo de 40º (para que no encojan y se deformen).

Paso 4. Colocá las fundas al aire libre y a la sombra para que se sequen.

Paso 5. Para el resto del sofá –y aquellos que no se pueden quitar las fundas– tenés varias opciones. Eso sí, antes de aplicar alguna de ellas sobre la tapicería, hacé una prueba en una zona no visible del sofá para comprobar que no se estropea.

– Con alcohol. Rocialo sobre la superficie, pasá un cepillo suave y un trapo limpio, mejor de microfibra o de algodón.

– Con alcohol, limón y detergente. Mezclá medio vaso de alcohol, con medio de limón y una cucharadita de detergente. Pulverizalo sobre la tapicería y retira la suciedad con un trapo.

– Con agua tibia, jugo de limón y bicarbonato. En dos litros de agua tibia, añadí el jugo y dos cucharadas de bicarbonato. Humedecé un paño de microfibra y pasalo por todo el sofá. Después pasá un trapo limpio.

– Con agua tibia, vinagre y bicarbonato. En un litro de agua tibia, echá un vaso de vinagre y una cucharadita de bicarbonato. Pasá todo el sofá con un paño humedecido en la solución y hacé énfasis en las manchas más persistentes.

– Con la vaporeta. La limpieza con vapor es el mejor método para no usar ningún producto químico, ya que las altas temperaturas desinfectan los tejidos. Además, sirve también para eliminar los ácaros y los malos olores.

Paso 6. Sea cual sea el método que emplees, dejá que el sofá se seque bien antes de sentarte en él y de volver a poner los almohadones.

Si el sofá es de piel, para desinfectarlo seguí estos pasos:

Paso 1. Al igual que con el de tela o microfibra, primero aspiralo bien con el cabezal para tapicerías.

Paso 2. Hacé una mezcla de agua destilada y jabón neutro. Con un paño humedecido con esta mezcla, frotá con delicadeza haciendo movimientos circulares. Con una toalla o trapo enjuagado en agua fría, retirá la suciedad.

Paso 3. Secá con un paño limpio y seco.

Fuente: El mueble

COMENTARIOS